AllWorldGuides
AllWorldGuides


w3c
Guía de Madrid.
Autor: David Mora Diez.

Enero -2013

©Copyright: AllWorldGuides.
All Rights Reserved 2015.
145-157 St. John Street, London
EC1V 4PW - United Kingdom info@allworldguides.com
w3c


De Madrid, al cielo y un agujerito para seguir viéndolo, reza una antigua expresión del siglo XVIII que luego fue convertida en el eslogan que la capital de España extendería a los cuatro vientos para hacerse conocer durante la primera época en que se abrió el turismo en la aislada España del franquismo.

Por aquella época … y mucho después …. Barcelona parecía el referente del turismo internacional en España, pero recientemente parece que Madrid se va haciendo un más que merecido rincón en los planes de los millones de turistas y gracias a su insuperable oferta cultural, gastronómica y de ocio nocturno en el año de 2006 se convirtió en la cuarta ciudad más visitada de Europa y la primera de España al acoger a más de 3,9 millones de visitantes ese año.

Hoy en día Madrid ha consolidado este nivel y acoge a unos 4 millones de turistas al año lo que la mantiene en el puesto 10 del ranking.

Madrid es la capital de España y como tal, una vibrante metrópolis donde los grandes negocios se mezclan con la vida cotidiana de los madrileños y de los cientos de turistas que cada fin de semana invaden las monumentales calles de la ciudad.

Madrid es de alguna manera comprable a un pequeño New York en el centro de la península ibérica y es que desde los años 60 viene acogiendo a miles de inmigrantes que vienen a la capital desde los pueblos para hacer su fortuna en “la gran ciudad”, igual que en los primeros años del siglo XX hicieran irlandeses e italianos en la Gran Manzana. Cabe además destacar que esta ciudad tampoco duerme nunca.

La oferta cultural es alucinante, tres de las mejores pinacotecas del mundo están separadas entre sí por menos de un kilómetro de distancia y la esplendida herencia arquitectónica nos permite desde admirar embelesados los fascinantes monumentos que Carlos III erigió en la capital de su imperio, pasando por perdernos entre los laberínticos y angostos callejones que nos transportan a su más glorioso pasado durante la Edad de Oro, hasta pasear a la sombra de algunos de los más altos rascacielos de la Europa del siglo XXI.

Sin embargo lo que más fama trae a esta ciudad es la mundialmente conocida oferta de ocio nocturno y su universal gastronomía de tapas y vinitos, presente a casi cualquier hora del día y casi en cualquier esquina de cualquier calle.



Básico.
Nombre
Madrid
Horario comercial
libre
Población
3.265.000 hab.
Enchufes
220v/50Hz clavija tipo B
Densidad
5.390 hab./km²
Código internacional
0034
Uso horario
GMT+1 (+2 en verano)
Prefijo
91
Divisa
Euro €
Bandas telefonía móvil
GSM 900/1800, UMTS
Policía
112
Ambulancia y bomberos
112


 Geografía y administración.


El área administrativa de Madrid cubre apenas 45 km², un espacio relativamente pequeño si lo comparamos con otras capitales europeas, que aunque tengan poblaciones similares o menores, se extienden sobre terrenos más amplios debido a que el método de construcción en España se orientó más hacia arriba que a lo ancho durante los años 60, cuando la expansión demográfica de la capital experimento su crecimiento más importante.

A pesar de disfrutar de inmensas zonas verdes, la mayor parte del espacio administrado por el ayuntamiento está ocupado por la ciudad en sí y junto a su área metropolitano alcanza los 6,5 millones de habitantes situándola en la plaza 51 del ranking mundial de ciudades por número de habitantes.

La ciudad se sitúa en la zona central de la Península Ibérica, a pocos kilómetros de la Sierra de Guadarrama y del Cerro de los Ángeles, supuesto centro geográfico del país.

Se encajona en la cuenca del río Tajo y su altura sobre el nivel del mar es de 667 metros, lo que la convierte en una de las capitales más altas de Europa.

El terreno sobre el que se asienta está salpicado de colinas de mayor o menor magnitud, de las cuales el río Manzanares, tiene buena culpa de su presencia.

El río cruza la ciudad, dejando a su derecha la zona suroeste de la misma y a su izquierda el resto, incluyendo el centro de la ciudad y a pesar de ser pequeño y de escasa relevancia geográfica, ha jugado un importante papel en la historia de Madrid fruto de su estrecha relación con la ciudad.

guia de madrid Distritos de Madrid

La última división administrativa tuvo lugar en 1988, cuando se consideró terminada la transición política, mediante la paulatina aplicación del Plan General de Ordenación Urbana que buscaba un nuevo método que combatiera la segregación social y funcional imponiendo un modelo de administración municipal más eficiente.

La ciudad se dividió administrativamente en 21 distritos dirigidos por una Junta Municipal de Distrito cuyas competencias canalizarían la participación ciudadana en los mismos.

Las competencias que exceden a la capacidad de las Juntas se centralizan en el Ayuntamiento de Madrid, que gobierna y administra los impuestos municipales de la ciudad y cuyos representantes se eligen cada cuatro años por sufragio universal.



 Un poco de Historia.


Madrid no ha sido una ciudad históricamente importante hasta el año 1561, cuando se consolidó España como país y se eligió la antigua villa como capital para el imperio, sin embargo los terrenos ocupados por la actual ciudad fueron elegidos como asentamiento por multitud de culturas desde la prehistoria.

Como ha sido demostrado gracias al hallazgo de numerosos objetos encontrados durante las diferentes excavaciones a lo largo de las orillas del río Manzanares, pequeños grupos sedentarios se instalaron sobre el actual término municipal, sin embargo el calibre de los asentamientos apenas tuvo importancia ni durante la prehistoria ni durante las épocas romana y visigoda.

Sin embargo fueron estos anónimos pobladores los que bautizaron la ciudad, ya que los últimos estudios indican que el nombre original del principal asentamiento en la zona era Matrice, una palabra pre-musulmana que hace referencia a las aguas del arroyo que antiguamente corría por la calle de Segovia.

guia de madrid Restos de la antigua muralla arabe de Madrid
Restos de la antigua muralla árabe de Madrid a los pies de la Almudena.

Madrid, como tal, no es mencionado en ninguna crónica hasta finales del siglo IX, cuando los dirigentes del Emirato omeya de al-Ándalus erigieron una fortaleza en el área que hoy ocupa el Palacio Real. Los musulmanes que ocupaban esta zona de pobre valor estratégico llamaron al-Magrit, fuente de agua, al río Manzanares y Magerit a la población que se extendía a sus pies y que finalmente ha derivado a actual nombre de Madrid.

Durante la reconquista de Hispania los guerreros del Califato de Córdoba mantuvieron a raya a los cristianos hasta el año 1085, cuando Alfonso VI en su avance hacia Toledo conquistó la ciudad para el reino de Castilla.

El rey ordenó la purificación de la mezquita principal y consagró el recinto como una nueva iglesia católica bajo la guía de la Virgen de la Almudena, actual patrona de la ciudad.

Madrid se va consolidando como villa castellana vinculada a la corona y durante la primera mitad del siglo XIV aumenta la importancia estratégica de la localidad por su cercana situación a las vías pecuarias hasta tal punto, que en el año 1329, acogió por primera vez una reunión de las Cortes Castellanas.

Durante los siglos XIV y XV el reino de Castilla experimenta múltiples conflictos internos por el mantenimiento del poder de la sociedad nobiliaria frente a la Corona, la cual, era partidaria de la consolidación de un gobierno centralizado, más fuerte, que acabase con los privilegios de la nobleza. A partir de esta época Madrid se convirtió en una de las residencias preferidas de los reyes y comenzaron a celebrarse Cortes con cierta frecuencia.

A pesar del apoyo del pueblo de Madrid a Pedro I de Castilla, de la casa de Borgoña, la casa de Trastámara, a la que pertenecían los gobernantes castellanos, frecuentaba la villa gracias a la abundancia y calidad de sus cotos de caza, a la que eran muy aficionados. Antes incluso, Alfonso XI anotaría en libro de Montería: "Madrid, un buen lugar de puerco y oso", y muy probablemente de esta frase derivaría el escudo que las tropas madrileñas portaron durante la batalla de las Navas de Tolosa y que se ha convertido en actual escudo de la capital.

Enrique VI dio a Madrid el título de "Muy Noble y Muy Leal Villa" pero tras morir sin una herencia clara se desató una guerra por la sucesión, de la que Isabel, hermana del rey, resultaría victoriosa. Isabel y su marido Fernando serían conocidos como los reyes católicos, y entre los dos, una vez conquistados los reinos de Navarra y Granada ya gobernaban sobre todos los reinos de la península.

Tras ellos gobernó Juana la Loca y después Carlos I de España y Quinto de Alemania, quién heredaría en 1516 la corona hispánica, que finalmente unificaba todos los reinos peninsulares en el Reino de España bajo el linaje de los Habsburgo.

Felipe II, heredero de Carlos I, fue quien finalmente trasladó toda la Corte Imperial a Madrid en 1561, cuando se hizo popular la frase de sólo Madrid es corte.

Desde entonces la tranquila villa de Madrid no sería nunca lo mismo, se construye un nuevo Alcázar Real, los mejores edificios son asignados a Chancillerías, Secretarías, Audiencias, Consejos y Tribunales y con la llegada de los miles de funcionarios, frailes y una innumerable cantidad de los despojos de la sociedad del momento, la población de la ciudad alcanzó alrededor de las 25000 personas.

Durante los primeros años, la antigua muralla defensiva simplemente se desborda y surge la necesidad de levantar un nuevo muro, ya más barato, de hecho una simple cerca, dado que tampoco hay más amenaza para la ciudad que la de los ladrones y timadores que ya campean por sus angostas callejuelas.

guia de madrid Fragmento de una obra anonima del siglo XVI donde se ve el Alcazar de Madrid
Alcázar de Madrid en un fragmento de una obra anónima del siglo XVI.

El heredero de Felipe II sería su débil hijo Felipe III, quién se rodeo de validos que gobernaran en su nombre dada su demostrada incapacidad. El Duque de Lerma, gobernante virtual, tenía tal cantidad de haciendas y terrenos en Valladolid, que trasladó la Corte entera y por poco la capitalidad con ella a la ciudad castellana, sin embargo el abandono en que se ve Madrid hace reaccionar a sus más poderosos habitantes que consiguen que el rey y su corte regresen a Madrid en 1606.

Para asegurar la supremacía de Madrid sobre Valladolid o Toledo, Felipe III es forzado a emprender importantes reformas en la ciudad, por lo que en 1616 ordena construir la Plaza Mayor y en 1618 se adquieren los terrenos del Parque del Retiro donde se instalan bellos jardines y fuentes ornamentales.

Durante el periodo del reinado de Felipe IV se vivió la más importante revolución cultural madrileña, conocida como el Siglo de Oro Español, y las calles de Madrid fueron testigo de la presencia de genios literarios de la talla de Cervantes, Quevedo, Velázquez o Lopez de Vega, que describieron en sus obras las aventuras y desventuras de la sociedad más representativa de la España de la época. Pero, sobre todo, Velázquez pinta.

El tiempo de los Habsburgo tenía sus días contados en España y es que a Felipe IV le sucedió Carlos II, quién tras los sucesivos matrimonios consanguíneos de la familia real, sufría tal degeneración que creció raquítico, enfermizo y de corta inteligencia, además de estéril. Madrid apenas noto los 25 años del reinado del rey hechizado, como se le conocía jocosamente en las tabernas madrileñas.

Tras la muerte sin descendencia de Carlos II, la Corona de España pasó, una vez terminadas las correspondientes negociaciones, a Philippe d'Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y sobrino-nieto del último de los Habsburgo. Al ser coronado en 1700 Rey de España, Philippe cambia su nombre a Felipe, la forma española, mientras que el apellido francés Bourbon se castellanizó como Borbón.

Siguiendo la corriente francesa que consideraba la cultura y el arte como garantes de la grandeza real, Felipe V fomentó el desarrollo artístico y cultural y fundó en la capital prestigiosos organismos culturales como la Real Academia Española o la Real Academia de la Historia.

Se ordenó la construcción del Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, inspirado en el palacio de Versalles, al cual se retiraba la nobleza para cazar y recuperarse del estrés de la capital y se amplió y reformó notablemente el palacio de Aranjuez.

Durante la navidad de 1734 el Real Alcázar construido por Felipe II se consumió en un terrible incendio en el que se perdería un enorme tesoro histórico formado por centenares de pinturas además de muebles, tapices y alfombras. Sobre sus humeantes ruinas, Felipe ordena edificar un nuevo palacio, que estará listo 30 años después para Carlos III, inmortalizado por la historia como el mejor alcalde que jamás ha tenido Madrid.

guia de madrid Retrato de carlos III
Retrato de Carlos III, obra de Rafael Mengs.

El reinado de Carlos III contribuyó a mejorar notablemente el aspecto de la ciudad, las calles se limpiaron, empedraron e iluminaron, se instauro un servicio de recogida de basuras, se canalizaron los arroyos y alcantarillas y se construyó un incontable número de fuentes, monumentos y edificios públicos como el Museo del Prado, la Academia de Bellas Artes, la Imprenta Nacional, hospitales, Academias de Ciencias y Letras, etc, etc.

Cuando Carlos III murió en 1788, su hijo Carlos IV accedió al trono dotado de una amplia experiencia en los asuntos de política, pero se vio rápidamente superado por los acontecimientos acaecidos en Francia durante la Revolución Francesa y por su falta de ímpetu, que hizo que el gobierno estuviese en manos de su esposa María Luisa de Parma y de su valido, Manuel Godoy, de quien se cree que era amante de la reina.

El reinado de Carlos IV trajo consigo algunas mansiones notables a las calles de Madrid, como el Palacio de Buenavista, actual Ministerio de las Fuerzas Armadas o el Palacio de los Duques de Liria en la calle Princesa.

Los últimos años de mandato de Carlos IV fueron bastante oscuros, el tratado de Fontainebleau, firmado en octubre de 1807 entre España y Francia, comprometía a ambos países a ocupar Portugal, nación aliada de Inglaterra y por tanto enemiga de Napoleón. Para tal empresa, una de las clausulas del tratado permitiría el transito y alojamiento de las tropas francesas en España.

Los ejércitos franceses se instalaron en las principales ciudades de España aprovechando este derecho e iniciando a todos los efectos una ocupación sin resistencia del territorio español. El plan de Napoleón era terminar con la débil y corrupta monarquía borbónica e instalar un moderno gobierno satélite encabezado por su hermano Jose Bonaparte y basado en los ideales de la ilustración.

La situación se hizo insostenible para los madrileños cuando el 2 de mayo de 1808 las tropas francesas se dispusieron a trasladar a Bayona a la infanta María Luisa y al infante Francisco de Paula desde el Palacio de Aranjuez.

Los testigos que presenciaron la escena a primera hora del 2 de mayo, no lo soportaron y un cerrajero, José Blas Molina, pudo entrar en el edificio y desde uno de sus balcones gritó: ¡Traición! ¡Nos han quitado a nuestro rey y quieren llevarse a toda la familia real! ¡Muerte a los franceses!.

La proclama sirvió de detonante para el célebre Levantamiento del 2 de Mayo y la población de la zona se alzó en armas contra los franceses para impedir el traslado de los hijos de Carlos IV. La represión de los soldados del general francés Joachim Murat contra los amotinados no se hizo esperar, lo que provocó que la sublevación se extendiera a lo largo y ancho de Madrid. Al motín popular se unieron los capitanes de artillería Daoíz y Velarde, quienes murieron presentando heroica resistencia al invasor francés en el Parque de Artillería de Monteleón.

Así dio comienzo la conocida como Guerra de la Independencia Española, que a pesar de las fantasiosas historias de afamados e inteligentes guerrilleros que se cuentan, la triste realidad, es que el pueblo de España, incapaz de liberarse por sí mismo, venció a Napoleón gracias a la intervención británica y a las excelentes dotes estratégicas del general Wellington.

España se “libraría” de este modo de las ideas progresistas y anticatólicas importadas de Francia cuando el último de los franceses salió de Madrid el 27 de mayo de 1813 y el nuevo rey Fernando VII, uno de los peores reyes de la historia reciente de España, entró en la ciudad.

En 1835 la famosa Universidad de Alcalá de Henares fue trasladada a Madrid, donde se le añadió la Facultad de Ciencias, convirtiéndose en la Universidad Complutense de Madrid.

guia de madrid Muerte de Daoiz y Velarde
Muerte de Daoiz y Velarde.

Durante el reinado de Isabel II, la ciudad continuó mejorando. Se restauraron o reemplazaron multitud de antiguas casas, como por ejemplo las que configuran actualmente la Puerta del Sol y se construyeron nuevos edificios de uso público como el Congreso de los Diputados o el Teatro de la Zarzuela e infraestructuras como el Canal de Isabel II y el sistema de iluminación de lámparas gas.

A principios del siglo XX la población de Madrid alcanzó el medio millón de habitantes y comenzó a forjarse el actual carácter cosmopolita de la urbe gracias a una frenética actividad económica y urbanística. Se dota a la ciudad de nuevas sedes para las administraciones públicas, de grandes mercados y se inaugura el sistema de metro de Madrid para cubrir la demanda de una creciente población que paseaba maravillándose de la magnífica nueva Gran Vía, junto a la que comenzaron a erigirse muchos de los edificios más emblemáticos de la ciudad como el Círculo de Bellas Artes, el Edificio Metrópolis, o la sede de Telefónica.

La Guerra Civil trajo la destrucción a Madrid, pero a pesar de que fue una de las ciudades que más sufrió durante la contienda, un enorme esfuerzo de reconstrucción acompañado del intenso impulso de la industria de los años 60, hizo resurgir a la capital de sus cenizas. Desde entonces la transición política y la llegada del siglo XXI aceleran el progreso urbano de Madrid hasta alcanzar el nivel de una de las capitales más bellas de Europa, dotada de magníficos servicios e infraestructuras y agradable tanto por su animado espíritu como por su ecléctico aspecto combinación de la máxima modernidad con el más bello clasicismo.

 Clima.


Madrid disfruta de un clima típicamente continental caracterizado por la gran diferencia existente entre las temperaturas de los días de invierno y verano. Al igual que el clima general de la península ibérica, Madrid es bastante seco y muy soleado, lo que no significa que nunca llueva, ya que durante las estaciones de primavera y otoño siempre cae algo de agua sobre la capital.

La ciudad se sitúa a unos 650 metros de media sobre el nivel del mar, lo que acentúa lo extremo de sus temperaturas. Así durante un verano caluroso es fácil alcanzar los 40º C durante los días de Julio y Agosto, mientras que en invierno el mercurio suele bajar hasta los 9º C los días soleados de Diciembre.

Las noches de verano son estupendas, las temperaturas medias rondan los 18º C, lo que favorece la proliferación de terrazas nocturnas en las calles de la ciudad, mientras que en invierno las noches pueden llegar a ser durísimas con frecuentes registros bajo cero, sobre todo durante Diciembre, Enero y Febrero, cuando nieva ocasionalmente.

Durante la primavera y el otoño las temperaturas alcanzan 17ºC diurnos de media y bajan entre 6 y 8 grados por las noches.

La época más agradable para visitar Madrid son las estaciones de primavera y otoño aunque el calor de finales de julio y agosto deja a la ciudad casi desierta, lo que puede ser una ventaja ya que evitaremos multitudes.



 Visado.


España es miembro integrante de la Unión Europea desde 1986 con lo cual todos los ciudadanos con pasaporte europeo tienen derecho a circular libremente dentro de España y de toda la Unión Europea el tiempo que lo deseen.

Para el resto de nacionalidades, excepto para Noruega, Islandia, Liechtenstein o Suiza, es necesario obtener un visado de turista con una validez máxima de 90 días, válido para transitar y permanecer durante este tiempo por todos los países europeos integrantes del Acuerdo de Schengen.

Los visados son expedidos por el Ministerio de Asuntos Exteriores a través de las embajadas y consulados en todo el mundo. Antes de viajar a España es necesario obtener el visado en el país de origen (se recomienda que se aplique al menos con un mes de antelación). No intentes entrar a España sin una visa valida, no existen procedimientos para estos casos y la embajada de tu país no podrá hacer nada, por lo que te será negada la entrada.

El turista debe demostrar que tiene razones suficientes para volver a su país de origen, sin quedarse a engrosar las filas de los inmigrantes en Europa, y debe presentar los siguientes documentos en la embajada: Formulario de solicitud de visado (disponible en la propia embajada), 2 fotografías , pasaporte con vigencia de al menos 120 días , pago de seguro médico, reserva del vuelo confirmada y justificante de alojamiento.



 Dinero.


En España la divisa oficial desde el año 2000 es el Euro (€), equivalente a 100 céntimos (c). Las monedas abarcan distintos valores desde 1 céntimo, 5 céntimos, 10 céntimos, 20 céntimos, 50 céntimos y 1 Euro y 2 Euros.

guia de madrid billetes de euro

En cuanto a los billetes convencionales, tienen valores de 5 Euros (grises), 10 Euros (marrones), 20 Euros (azules) y 50 Euros (amarillos). También existen billetes de 100, 200 y hasta 500 Euros, pero lejos de ser útiles para alguna transacción, es muy difícil pagar en cualquier establecimiento con ellos a no ser que sea una gran superficie e incluso en estos establecimientos no están obligados a disponer de cambio suficiente en las cajas.

Para el cambio de moneda, además de en el aeropuerto y en la Estación de Chamartín, existen algunas casas de cambio en torno a la Puerta del Sol y Gran Vía y en el Servicio de Atención al Cliente de los centros comerciales del Corte Inglés situados en el centro de la ciudad. También podremos cambiar en los bancos, sin embargo las comisiones aplicadas son mayores.

Existen cajeros automáticos de las redes internacionales más populares del mundo como Visa o Master Card repartidos a lo largo de toda la urbe. Además se pueden utilizar tarjetas de crédito y débito para pagar en la inmensa mayoría de comercios y restaurantes.



 Oficina de información y turismo.


La oficina de información y turismo oficial de Madrid está dirigida por un organismo semiprivado sin ánimo de lucro conocido como Madrid Visitors & Convention Bureau (MVCB), y se encarga de proveer información práctica permitiendo preparar la estancia y disfrute de actividades culturales y visita de la ciudad.

Su oficina principal se sitúa en el Salón de Columnas de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor, 27 y ofrece todo tipo de información, mapas, folletos, etc. Proporciona también información sobre tour operadores y agencias de viajes, así como excursiones por los alrededores de la ciudad.

Otra oficina de semejantes características se localiza en los bajos del paso subterráneo de la Plaza de Colón, junto al Paseo de Recoletos. Ambas permanecen abiertas entre las 9:30 y las 20:30 todos los días.

A las oficinas centrales de turismo del ayuntamiento se suman los importantes puntos de información situados en los principales puntos de acceso a la ciudad.

El Aeropuerto de Barajas dispone de oficinas de información en la zona de llegadas internacionales de la T1 y en las salas 10 y 11 de la zona de desembarque de pasajeros de la T4. De igual manera abren a diario entre las 9:30 y las 20:30. Las estaciones ferroviarias de Atocha y Chamartín también disponen de dos pequeños puntos de información turística.

guia de madrid Punto de informacion y turismo

Complementariamente existen varios puestos de información diseminados por la ciudad y localizados en los puntos más turísticos de la capital tales como la Plaza de Cibeles, la Plaza de Callao y el Paseo del Arte, junto al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia.

Aparte de las oficinas de turismo provistas por el ayuntamiento, la Comunidad de Madrid dispone de la suya propia en la Calle Duque de Medinaceli, 2, donde se provee información más detallada acerca de otros destinos turísticos en torno a la capital. Esta última permanece abierta de lunes a viernes entre las 08:00 y las 15:00.



 



 Aeropuerto Internacional Madrid Barajas. MAD.


El Aeropuerto Internacional de Madrid Barajas se sitúa en el barrio de Barajas, a unos 15 kilómetros al noreste del centro de la ciudad y con un tránsito de cerca de 50 millones de pasajeros transportados al año está considerado como el cuarto de aeropuerto más importante de Europa y el undécimo del mundo.

Sus cuatro pistas sirven a cerca de 70 aerolíneas de más de 80 países del mundo que operan regularmente vuelos entre Madrid y la mayoría de capitales y ciudades importantes de todo el planeta.

Para poder dirigir tal cantidad de vuelos, el Aeropuerto internacional de Madrid Barajas cuenta con 192 puertas de embarque operativas repartidas a lo largo de sus 4 terminales, en torno a las que se distribuyen oficinas de alquiler de vehículos, hoteles, aparcamientos y servicios varios.

Las terminales se conectan entre sí mediante un servicio gratuito de autobuses para pasajeros sin tarjeta de embarque que conecta las terminales T1, T2, T3 y T4 las 24 horas del día.

Su frecuencia la mayor parte del día es de 5 minutos pero a partir de las 23:00 disminuye a 20 minutos y entre las 1:50 y las 6:30 pasa un autobús cada 40 minutos.

guia de madrid Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas
Instalaciones de facturación de la nueva T-4 de Barajas.

La terminal 4 dispone de un edificio satélite unido a la estructura principal mediante un tren subterráneo automático que tarda unos 4 minutos en recorrer la distancia que las separa y que funciona siempre que haya vuelos previstos.

Web oficial del Aeropuerto Internacional Madrid Barajas

    Tren.
    La línea C-1 del sistema de trenes de cercanías de Madrid conecta la Terminal 4 de Barajas con Chamartín, Príncipe Pío y Atocha , principales estaciones ferroviarias de de la ciudad y con Méndez Álvaro, con conexión con la Estación Sur de autobuses.

    Los trenes parten desde Príncipe Pio entre las 6:02 y 23:32, mientras que desde el aeropuerto el último tren del día sale a las 22:30. El recorrido completo de toda la línea es de 40 minutos y la frecuencia media de paso es de 1 tren cada 30 min por sentido.

    Los tickets se compran en las máquinas automáticas dispuestas en el vestíbulo de la estación y tienen un coste de 1,55 €.



    Metro.
    Madrid Barajas está cómodamente comunicado mediante la línea 8 de metro con la estación de Nuevos Ministerios, donde también se pueden tomar la mayoría de líneas de trenes de cercanías de la comunidad de Madrid, además de las líneas 6 y 10 de metro.

    El aeropuerto dispone de paradas en la Terminal 2, desde donde se puede llegar fácilmente a pie a las terminales 1 y 3, y en la Terminal 4. El trayecto entre el centro de Madrid, por ejemplo desde Sol, hasta la T4 se cubre en apenas 40 minutos.

    El billete es especial, ya que incluye el suplemento-aeropuerto y se puede adquirir en cualquier estación de la red por 4,50 € si la distancia recorrida es de 5 o menos estaciones y por 6 € para el resto de la red. Si no se dispone del billete que incluye el suplemento se puede llegar a las estaciones del aeropuerto y antes de salir adquirir por 3€ el suplemento que permite la salida de la estación y el acceso a las instalaciones aeroportuarias.

    El sistema funciona entre las 6:05 y las 2:00 en ambos extremos y la frecuencia media de paso ronda los 5 minutos.



    Autobús y taxi.
    La compañía pública de transporte de Madrid ha inaugurado recientemente un estupendo servicio de lanzaderas conocido como Airport Express, que conecta en apenas 40 minutos, si el tráfico es normal, las terminales 1,2 y 4 del aeropuerto con O´Donell, Cibeles y Atocha, donde se puede conectar con el resto de la red de transportes de Madrid.

    Entre las 6:00 y las 23:00 los autobuses pasan con una frecuencia media de 18 minutos y entre las 23:00 y las 6:00 hay un servicio cada 35 minutos. Los Servicios nocturnos no hacen parada en Atocha, limitando las paradas en la ciudad a Cibeles y O´Donell. El coste es de 5 €.

    Además de esta línea dedicada al aeropuerto, el autobús número 200 conduce desde las terminales 1,2 y 4 al intercambiador de Avenida de América, donde existe una importante estación de autobuses de largo recorrido y un nodo de la red de metro con acceso a las líneas 4,6,7 y 9 de metro.

    Otra línea urbana, el 101, parte desde las terminales 1 y 2 y termina su recorrido en Canillejas, al noroeste de Madrid, donde podemos tomar la línea 5 de metro.

    Tanto el 101, como el 200 son servicios urbanos y sus recorridos están plagados de paradas. La tarifa es de 1,50 € y funcionan entre las 6:00 y las 23:25.

    En cuanto al taxi, en Madrid son tristemente famosos por su predisposición a timar a los clientes no habituados a la ciudad y aunque son mucho más cómodos, apenas suponen una ventaja respecto al transporte público para alcanzar el centro de Madrid en hora punta.

    Para un trayecto normal en taxi al aeropuerto desde el centro de la ciudad el precio rondará entre los 30 y los 35 €, incluyendo el suplemento aeroportuario, mientras que de noche el precio se incrementará unos 6 € de media. Si no hay tráfico, alcanzaremos Barajas en apenas 25 minutos.



 Ferrocarril.


Madrid dispone de dos grandes estaciones terminales para trayectos de media y larga distancia. Cada una de ellas está situada en un extremo del eje Prado-Recoletos-Castellana, que vertebra la ciudad de norte a sur. Además dos túneles subterráneos las comunican entre sí mediante el sistema de trenes de cercanías de la Comunidad de Madrid.

guia de madrid Tren AVE en Puerta de Atocha
Tren AVE en Puerta de Atocha.

Al norte la Estación de Chamartín se conecta a la línea 10 de la red de metro y sirve de punto de partida y destino para los trenes regionales e intercity con destino a la mayoría de capitales y ciudades importantes situadas en la red ferroviaria española.

En el año 2007 la estación se incorporó al sistema de alta velocidad y desde entonces los servicios de largo recorrido cambiaron su itinerario para aprovechar este nuevo tendido, mucho más rápido que el convencional, conocido en España como imperial.

Los trenes AVE de alta velocidad desde Chamartín alcanzan Valladolid en apenas una hora, mientras que el resto de servicios de larga distancia conducen a los destinos situados en el norte y este de la península.

Los Tren-Hotel Francisco de Goya y Lusitania cubren diariamente los trayectos internacionales hacia París-Austerlitz y Lisboa-Santa Apolonia.

La otra estación es la vieja Atocha, situada al sur del Paseo del Prado y reconvertida en el siglo XXI en una flamante terminal de trenes AVE, de alta velocidad, que recorren a más de 300 kilómetros por hora los ramales, Madrid-Sevilla, Madrid-Barcelona y Madrid-Levante.

Además de las importantes líneas de alta velocidad desde Puerta de Atocha, como se han rebautizado las nuevas instalaciones, parten servicios de largo recorrido que combinan dichas vías con el viejo trazado imperial alcanzando importantes ciudades del sur como Albacete, Cádiz, Granada o Algeciras. Hacia el norte parten trenes con destinos a puntos distribuidos a lo largo de la línea Madrid-Barcelona como Huesca o Logroño.

Los servicios están gestionados por la compañía nacional de transporte ferroviario española, Renfe, que emite los billetes y planifica los trayectos nacionales e internacionales a y desde Madrid.

Web oficial de Renfe



 Autobús.


Para el transporte de viajeros de largo recorrido en autobús, Madrid dispone de la Estación Sur de Autobuses, desde donde parten y llegan rutas a las ciudades más importantes y a todas las capitales de provincia del país así como varios destinos internacionales en Europa occidental y del este.

Su comunicación es excelente, se encuentra a apenas 600 metros de la estación de Atocha y forma parte del intercambiador de Mendez Alvaro, conectado con la línea 6 de la red de metro y con las líneas C-1, C-5, C-7 y C-10 de trenes de cercanías de la Comunidad de Madrid.

Sus modernas instalaciones se distribuyen a lo largo de dos niveles: el primero, a nivel de suelo, donde encontraremos los servicios imprescindibles para este tipo de instalaciones y el segundo, semisoterrado, donde se disponen más de 50 dársenas desde donde operan más de 80 compañías de entre las cuales la más importante es la ALSA.

Web oficial de ALSA

Para las comunicaciones interurbanas Madrid dispone de un excelente sistema de intercambiadores localizados en la confluencia del centro de Madrid con los siete grandes corredores de carreteras radiales por donde se canalizan las líneas de autobuses interurbanos.

Cada intercambiador dispone de varios niveles subterráneos entre los que se distribuyen los accesos a la red de metro, trenes de cercanías y autobuses urbanos e interurbanos.

guia de madrid Estación Sur de autobuses
Estación Sur de autobuses.

El de Avenida de América conecta con las localidades situadas al noreste de Madrid y además sirve de origen para algunos servicios de largo recorrido con destinos en País Vasco, Aragón, Logroño, Navarra, Castilla León y Cataluña.

En su planta más profunda conecta con las líneas 4,6,7 y 9 de metro, mientras que cuatro líneas urbanas de autobuses unen la segunda planta con los barrios más al norte de la capital.

En Plaza de Castilla se conectan los servicios interurbanos hacia el norte de Madrid con las líneas 1, 9 y 10 de Metro y hasta 25 líneas de autobuses urbanos que se extienden por toda la capital.

Desde Plaza Elíptica parten los autobuses con destino a las grandes ciudades dormitorio del sur de Madrid, así como 12 líneas de autobuses urbanos y dispone de conexión con las líneas 6 y 11 de metro.

Principe Pío está dedicado a la zona este, dispone de 16 líneas urbanas y conecta con las líneas 6, 10 y el Ramal Ópera-Príncipe Pío de metro y C-1, C-7 y C-10 de cercanías de Madrid. Desde sus dársenas también parten servicios de largo recorrido a Segovia, Sepúlveda y Talavera de la Reina.

Por último el intercambiador de Moncloa acoge los servicios de autobuses interurbanos hacia el norte y oeste de la capital y el servicio de autobuses de largo recorrido a Valladolid, León y Palencia, permitiendo la conexión entre las líneas 3 y 6 de Metro y 20 líneas de autobuses urbanos.



 



 Metro.


El metro de Madrid está considerado el sexto más grande del mundo. Sus 12 líneas recorren 293 kilómetros de vías y brindan servicio a 300 estaciones repartidas por toda la ciudad de norte a sur y de este a oeste, conectando radialmente cada uno de los 25 distritos de la ciudad con el centro, circunvalado por una línea circular que conecta las estaciones más importantes de la red.

Los orígenes del metro en Madrid se remontan a 1913, cuando maltrechas calles de la ciudad adolecían tremendos problemas de tráfico debido a la lentitud de los carruajes y al excesivo número de tranvías operativos.

guia de madrid Metro Nuevos Ministerios
Estación de metro de Nuevos Ministerios.

La primera línea fue inaugurada en 1919 por el rey Alfonso XIII y recorría los 3,48 km que separan la Puerta del Sol y Cuatro Caminos con 8 estaciones entre medias.

Lamentablemente una política de mejoras y ampliaciones muy poco sensible ha acabado con la mayoría de los vestigios históricos del metro y las estaciones más antiguas perdieron su aspecto original, obra del arquitecto Antonio Palacios, en beneficio de unas modernas y asépticas instalaciones más propias del siglo XXI que de aquellos románticos primeros años del metro a principios del siglo XX.

Toda la red se caracteriza por un uso sencillo y eficaz y es sin duda el mejor medio de transporte en cuanto a rapidez y practicidad de Madrid. Cada línea esta designada por un número y un color y los sentidos de los andenes están marcados con el nombre de la última estación de la línea a la que prestan servicio.

Cada estación dispone normalmente de máquinas automáticas de venta de billetes en cada uno de sus accesos y de una oficina de venta e información en el vestíbulo principal. El coste del billete sencillo es de 1,5 €, pero a partir de la quinta estación alcanzada, se incrementa en 0,10 € hasta la decima, a partir de la cual el coste del billete es de 2 €. El bono de 10 viajes cuesta 12,2 € y es válido tanto para el metro como para los autobuses urbanos.

Las últimas ampliaciones llevadas a cabo en el año 2007 llevaron el sistema de metro hasta las localidades más cercanas a Madrid por lo que se aplican nuevas tarifas para estas redes. El Metro Sur (línea 12) y las extensiones de la línea 7 (Metro Este) y línea 10 (Metro Norte) requieren el uso de su propio billete con un coste de 1,50 €. Se pueden adquirir billetes combinados de estas tres extensiones y la red convencional de metro por 3 €.

Para las estaciones del aeropuerto es necesario abonar un suplemento de 3 € que se puede pagar tanto en el momento de adquirir el billete como en los vestíbulos de salida al aeropuerto.

Web oficial del Metro de Madrid.





 Autobuses urbanos.


El sistema de autobuses públicos de Madrid está gestionado por la Empresa Municipal de Transporte (EMT), que se encarga del buen funcionamiento de los más de 2000 autobuses del servicio urbano que a diario recorren las 217 rutas de las cuales 171 son convencionales, 8 especiales y 38 nocturnas.

La mayoría de los autobuses de la EMT lucen un brillante color azul que los distingue de otros servicios, aunque aún quedan algunos pintados del antiguo color rojo que presentaban sus predecesores. La flota está compuesta por modernos vehículos de en su mayoría consumen combustible biodiesel y disponen de piso bajo, conexión WiFi gratuita y aire acondicionado, muy importante durante los calurosos veranos madrileños.

Los mapas de las líneas, donde se indican las paradas y horarios, se pueden consultar impresos sobre el poste que marca cada parada y normalmente encontraremos un amplio mapa de la red completa enmarcado sobre la marquesina.

Las líneas regulares de la EMT circulan a diario más o menos entre las 6:00 y las 0:00, mientras que durante el resto de la noche, 37 líneas sustituyen a los servicios diurnos.

guia de madrid Autobús de la EMT
Autobús de la EMT.

La red de autobuses nocturnos, se compone de los Búhos, servicio compuesto por 26 líneas radiales que parten desde la Plaza de Cibeles y por una segunda red conocida como MetroBúhos, que recorren más o menos los trayectos de las 11 líneas de Metro durante los fines de semana y vísperas de festivos.

El coste de un billete sencillo es de 1,50 € y solo se puede adquirir a bordo del autobús, mientras que el bonometro, de diez viajes, también se puede adquirir en las estaciones de metro, ya que es válido para este sistema de transporte. El coste del bonometro es de 12,20 €.

Web oficial de la EMT.



 Cercanías Madrid.


La red ferroviaria de Renfe dispone de más de 20 estaciones localizadas a lo largo del área metropolitano de Madrid y conectadas con las estaciones terminales de ferrocarril de Atocha y Chamartín, sin embargo no es un medio de transporte local propiamente dicho, ya su fin es alcanzar las principales poblaciones de la Comunidad de Madrid.

guia de madrid Tren de Cercanías
Tren de Cercanías.

El centro histórico es atravesado por la mayoría de las líneas del sistema por lo que es muy útil para salir y entrar en Madrid, pero como medio de transporte local solo dispone de las estaciones de Atocha, Sol, Recoletos, Nuevos Ministerios y Príncipe Pio situadas en las zonas de interés turístico.

Los horarios dependen de cada línea, aunque aproximadamente todas comienzan a funcionar entre las 5:00 y 05:30 y terminan a medianoche. De igual manera la frecuencia de paso de los trenes depende de la población de las ciudades que atraviesa cada línea, siendo lo normal un tiempo de espera de entre 3 ó 4 minutos para las líneas más frecuentadas en horario laboral.

El sistema tarifario está dividido en 7 zonas concéntricas. Las zonas 0 y 1 se corresponden con los límites del centro de la ciudad y el coste de un billete sencillo es de 1,55 €.

A partir del centro los precios se van incrementando dependiendo del número de zonas que se atraviese hasta 5,15 €, que cuesta alcanzar las poblaciones incluidas en la zona 7.

Se pueden adquirir bonos de 10 viajes, válidos durante un mes desde el momento de su adquisición, y que aplican un descuento aproximado del 40% del precio de un billete sencillo. Un bono de 10 viajes para dos zonas tiene un coste de 9,45 €.

Cada estación dispone normalmente de máquinas automáticas de venta de billetes en cada uno de sus accesos y al menos una oficina de venta e información en el vestíbulo principal.

Web oficial de Cercanías Madrid.



 Taxis.


La flota de taxis de Madrid permanece incansablemente en funcionamiento durante los 365 días del año y a todas horas. Los coches van pintados de color blanco y muestran una franja diagonal roja pintada en las puertas delanteras y un cartel de "taxi" sobre el techo del vehículo. Cualquier otra cosas diferente a esto, no es un taxi, por mucho que insista el conductor.

Es muy fácil encontrarlos circulando por las calles y se les para levantando la mano si la luz situada junto a la “capilla” está encendida en color verde. En las zonas comerciales y en las estaciones e intercambiadores suele haber paradas de taxi.

Los taxis pueden resultar el medio más cómodo para realizar algunos trayectos, especialmente durante la noche o de camino al aeropuerto, cuando se llevan demasiadas maletas, pero a pesar de que el precio de la “carrera” en Madrid es más bajo que en otras capitales europeas, no se puede considerar un medio de transporte económico.

Los taxistas de Madrid tienen cierta fama de estafadores. Nunca se debe pagar ningún coste adicional por el transporte de equipaje o de mascotas en transporte homologado. Los precios cerrados son ilegales y todos los suplementos deben aparecer claramente indicados sobre unos paneles informativos en las ventanas traseras del taxi. El taxista siempre debe cobrar en función del precio indicado en el taxímetro.

guia de madrid Taxi de Madrid
Taxi de Madrid.

El taxímetro comienza a sumar desde la "bajada de bandera", cuyo coste va desde 2,15 durante el día a 3,10 durante las noches. A partir de entonces el precio va incrementándose en función de la distancia recorrida, la zona urbana, el día de la semana (tarifas superiores durante días festivos) y el punto de recogida. El suplemento en estaciones de ferrocarril y autobús es de 3 €, mientras que en el aeropuerto es de 5 €. Conviene tener siempre presente que la tarifa nocturna es superior en todo a la diurna.



 Teleférico.


Madrid cuenta desde la década de los años 70 con un poco habitual método de transporte para una ciudad de orografía relativamente llana: el teleférico, que en realidad más que un transporte público como tal, es más fácil de clasificar como otra atracción turística, eso sí, que te lleva de un sitio para otro.

guia de madrid Vistas de la Plaza de España desde el teleférico
Vistas de la Plaza de España desde el teleférico.

La hilera de azuladas cabinas de aspecto retro parte desde la estación motora situada en el Paseo del Pintor Rosales, junto al Parque del Oeste y sobrevuela, además del parque, la estación de Príncipe Pío, la ermita de San Antonio de la Florida y el río Manzanares para adentrarse después en los confines de la Casa de Campo hasta el Cerro de Garabitas.

El teleférico de Madrid cubre un total de 2457 metros que separan Rosales de la Casa de Campo, dispone de 80 cabinas con capacidad para cinco personas y necesita apenas 11 minutos para realizar el trayecto. No es demasiado alto, en el punto más alejado del suelo tan solo se alcanzan los 40 metros de altura sin embargo ofrece unas vistas inmejorables de la ciudad.

El Teleférico funciona de manera interrumpida todos los días a partir de las 12:00. El horario de cierre depende del estado del tiempo, pero es en torno a las 16:00 en invierno y las 20:30 en verano.

El coste de un billete de Ida es de 3,85 € mientras que Ida y vuelta cuesta 5,60 €.

Web oficial del teleférico.



 Bicicleta.


El centro de Madrid no está verdaderamente preparado para el uso de bicicletas. Durante los últimos años se han comenzado a instalar carriles bici radiales en la mayoría de los distritos que encierran el centro histórico de la ciudad, pero a pesar de ser muy útiles para los madrileños, carecen de interés turístico alguno.

Ahora bien, existen dos tramos que atraviesan el centro de Madrid: El eje Alcalá-Mayor, que une el Retiro con Madrid Río y que puede ser muy interesante dadas las posibilidades de los parques situados en ambos extremos. Lo malo es que fuera del carril bici el tráfico puede ser bastante peligroso y las calles suelen estar permanentemente atestadas de gente.

El segundo tramo atraviesa toda la Calle Serrano desde el Parque del Retiro.

Sin embargo en su uso como deporte, Madrid dispone de fantásticas infraestructuras. El parque de Madrid Río, la inmensa y rústica Casa de Campo y sobre todo el Anillo Ciclista, cuyos 64 kilómetros de pista rodean todo el termino urbano, harán las delicias de quienes se puedan tomar una tarde para disfrutar de unas pedaladas al aire libre.

guia de madrid Madrid Río en bicicleta
Madrid Río en bicicleta.


 



Bienvenido a Madrid, donde el día comienza más tarde y la noche termina más tarde y aunque es posible que la ciudad europea que nunca duerme se haya calmado un poco durante los últimos años ahora que los bares cierran un poco antes, no quepa duda de que el ambiente festivo de Madrid estará presente durante casi cualquier momento del día y en casi todas las situaciones.

¿Suena bien? Pues aún hay más, mucho más. Madrid es hogar de algunos de los más grandes y espectaculares monumentos del viejo continente y de tres de las mejores, sino las mejores, pinacotecas del mundo.

Madrid se mantiene en perpetuo movimiento, relajado, sí, pero sin parada y por supuesto, llegado el momento de recuperarse, nos enfrentaremos a una gastronomía sin igual en el mundo entero y a magníficos jardines bajo el sol donde reposar los mejores platos de la cocina española. La vida es buena.

Las plazas, jardines y monumentos de la ciudad nos hablan de la rica historia de Madrid, que tras convertirse en la capital del imperio ha disfrutado de siglos y siglos de permanecer en la cima. Sirvió como centro artístico de la España de la Edad de Oro, convirtiéndose en el legado viviente de la riqueza, la cultura y la gloria imperial, cuyas huellas permanecen presentes en los barrios literarios como Huertas, en el elegante interior de las propiedades reales como el Palacio Real o en las impresionantes colecciones de los museos en torno al Paseo del Prado.



 Visitando Madrid.


La ciudad de Madrid es una ciudad de tamaño medio y su centro histórico no se puede considerar demasiado grande, aunque atravesarlo de este a oeste bien podría llevarnos unas horas. Sin embargo su eficiente sistema de transporte público se extiende a lo largo y ancho de la urbe y facilita enormemente a los viajeros la posibilidad de visitar varios puntos de interés localizados lejos entre sí durante cada jornada.

La gastronomía es uno de sus fuertes, en Madrid se come extraordinariamente bien y a un precio muy asequible, es muy recomendable destinar algún momento para recrearse entre sus platos, de igual modo, los museos principales: el Thyssen, el Prado y el Reina Sofia son sencillamente excelentes, así que a pesar de no ser amantes del arte, es muy recomendable visitar alguno de ellos, cuyas obras impresionaran al más escéptico.

Otro atractivo obligatorio es su noche. De jueves a domingo es posible divertirse hasta la madrugada en los más variopintos locales de la capital e ir a desayunar unas tapas en el rastro después de haber cerrado el último bar, si el cuerpo aguanta, no tiene parangón.

A pesar de que su tamaño no sea el de una megalópolis, Madrid ofrece una grandísima variedad de actividades y cosas que ver, así que para conocer a fondo la ciudad será necesario recorrerla al menos durante cinco o seis días. Además merece mucho la pena destinar algunos días de excursión a la visita de Alcalá de Henares, El Escorial o Aranjuez, hermosas e históricas localidades situadas en torno a la capital de España cuyos monumentos representan los momentos más importantes de la historia del país.



 Como utilizar esta guía.


La descripción de lugares y monumentos de esta guía está clasificada por su localización en las zonas históricas de Madrid.

Así en primer lugar describiremos los puntos de interés situados en el Madrid de los Austrias, que se corresponde con el área que ocupaba la ciudad durante la época medieval, cuando Madrid fue designada capital del Reino de España. En este apartado veremos la distribución medieval de la ciudad y las obras renacentistas y barrocas propias de la época de los Habsburgo, a las que se suman una importante variedad de monumentales construcciones que posteriormente han sido introducidas por las autoridades de la ciudad y el país.

Seguiremos nuestro recorrido por los carismáticos Barrios del centro de la ciudad, que más o menos han formado parte de la capital durante todos los periodos que ha atravesado Madrid durante su crecimiento, bien sea localizados en sus afueras, formando los sucios arrabales del Medievo, o como ocurre actualmente, situados en las zonas más cosmopolitas de la ciudad.

A continuación nos adentraremos en la zona ampliada por los monarcas de la dinastía borbónica. Conocido como el Madrid de los Borbones, esta zona situada sobre el eje más importante de comunicaciones de la ciudad es el resultado urbanístico del modelo de capital ilustrada que introduciría el racionalismo y las artes y ciencias en todos los ámbitos de la vida de Madrid entre los siglos XVII y XIX.

A finales del siglo XIX la ciudad se quedó pequeña y necesito de una ampliación importante que fuera capaz de afrontar las necesidades de una ciudad a punto de entrar en el industrializado siglo XX. Las nuevas zonas y su arquitectura más representativa se describen en el apartado de Los ensanches de Madrid, nombre con el que se conocería el ambicioso plan de Carlos María de Castro.

Para concluir veremos los edificios y complejos arquitectónicos más espectaculares del Madrid de los Siglos XX y XXI.

El título de cada descripción está acompañado del nombre de la estación del sistema público de transporte más cercana, así como las líneas que dan servicio en ellas.



Metro de Madrid.
Renfe.Cercanías de Madrid.
Renfe.Medio/largo recorrido.
Teleférico.


Sobre cada título se han añadido iconos que representan las actividades o puntos de interés que podemos encontrar en torno al monumento o área descrito.

Cada monumento o área están descritos detallando sus características más importantes y reseñas históricas, así como precios y horarios actualizados.

La descripción de museos incluye dirección, precio, horarios y brinda acceso a la web oficial de cada institución.

Esta guía incluye sencillos planos detallados de las zonas de interés donde se señalan los monumentos descritos y las estaciones de medios públicos de transporte.

Los puntos de conexión entre planos están señalados e identificados por un número y cada plano se acompaña de un pequeño diagrama donde se puede ver un esquema del conjunto para facilitar la orientación.

Monumento/edificio histórico.
Zona de ocio nocturno.
Teatro.
Museo.
Zona verde/parque natural.
Área comercial.
Zoo.
Playa.
Senderismo.
Hospital.
Restaurante.
Información turística.
Supermercado.
Zona deportiva.
Sala de conciertos.
Estación ferrocarril.



 El eclecticismo, reseña arquitectónica de Madrid.


A pesar de la importancia que ganó Madrid a partir del siglo XVI, cuando Felipe II trasladó la Corte a la capital, en la ciudad nunca hubo suficiente dinero para la construcción de grandes obras arquitectónicas debido al alto coste que suponían las guerras que tanto Austrias como Borbones mantuvieron durante siglos con las principales potencias Europeas.

Así, y siempre con alguna excepción, el Renacimiento pasó de puntillas por la capital, mientras que el Barroco no dejaría más que un montón de pequeños templos cuyas exageradas decoraciones, propias del estilo arquitectónico, eran colocadas sobre fachadas e interiores en la cantidad justa para no caer en el olvido.

No sería hasta la llegada de Carlos III y su despotismo ilustrado, cuando se comenzaron a introducir construcciones verdaderamente monumentales en la capital de España, sin embargo no es por estas bellas obras neoclásicas por las que más brilla la arquitectura de Madrid, sino por las corrientes que le siguieron inmediatamente, el historicismo y el eclecticismo, que inundaron las zonas más emblemáticas de la ciudad de magníficos edificios civiles y residenciales.

guia de madrid Eclecticismo

España sobresale durante la segunda mitad del siglo XIX, al igual que ocurre en Francia, con construcciones arquitectónicas eclécticas de gran belleza y calidad, separándose estos dos países, con notable diferencia y singularidad, del resto de Europa. Ello se debe a los excelentes arquitectos que tiene España durante este periodo, quienes al amparo de la Escuela Superior de Arquitectura, fundada en 1845, ejecutan una inmejorable producción artística en el Madrid en plena expansión de la época.

El eclecticismo es la inevitable respuesta de una nueva generación de innovadores arquitectos a la rigidez del neoclasicismo impuesto. Su característica principal es la exaltación de la creatividad y la libertad en el diseño y en la composición. Básicamente no conoce límites, el arquitecto puede elegir para cada caso la opción que mejor se adapte a los fines de la obra, pudiéndose combinar cualquiera de los estilos anteriores y contemporáneos a la vez, sin la necesidad de mantener una coherencia estilística.

Gracias a las técnicas y materiales de la nueva era industrial y sobre todo gracias al acero y al hormigón, se creaban fácilmente complejas estructuras historicistas que imitaban las corrientes de la antigüedad y se las cubría de adornos y estructuras de corrientes clásicas o modernistas, y de esta manera, resultaba algo totalmente nuevo.

La utilización masiva del eclecticismo en Madrid se produce durante el desarrollo de los planes de Ensanche de Carlos María de Castro, así que es en estos nuevos barrios en los que se localizan mayor cantidad de obras. Destaca especialmente el Barrio de Salamanca, donde se estaba instalando la burguesía de la ciudad y donde nunca faltaba dinero para la construcción de suntuosos edificios. Las Calles de Serrano y Velázquez, y sobre todo la Calle Goya y la Calle de Alcalá presentan los mejores ejemplos de arquitectura ecléctica en edificios residenciales.

Para disfrutar de las grandes obras eclécticas madrileñas deberemos acercarnos al eje Prado-Recoletos-Castellana, donde grandes edificios civiles se mezclan con suntuosos palacios de la nobleza española de la época o a la Gran Vía, abierta a principios del siglo XX para facilitara el tránsito por el entramado de callejuelas que conformaban el centro histórico de la ciudad.

 



 El Madrid de los Austrias




 Puerta del Sol.
 Puerta del Sol
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


La Puerta del Sol es sin lugar a dudas el perfecto punto de partida para explorar Madrid.

Se puede considerar el centro absoluto de la capital. Desde Sol se está muy cerca de prácticamente todos los puntos de interés del Madrid histórico y además la zona que la rodea ofrece a sus visitantes centenares de bares, restaurantes, hoteles, tiendas, cines y casi cualquier servicio que se pueda necesitar.

Su característica planta semi-ovalada recuerda a un sol naciente con la línea del horizonte al sur y amplias avenidas concéntricas, a modo de emergentes rayos de luz, que parten hacia varios lugares de interés muy cercanos como la Plaza Mayor, la Casa de la Ópera, la Plaza de Cibeles o Callao, en la Gran Vía.

guia de madrid Real Casa de Correos
Real Casa de Correos.

La mayoría de la plaza, hoy en día semipeatonal, está constantemente llena de transeúntes ocasionales, muchísimos turistas y decenas de artistas callejeros que buscan las sonrisas de la gente disfrazándose de variopintos personajes o mostrando sus habilidades representativas y musicales.

Entre toda esta muchedumbre encontramos varios puntos de interés presididos por la Real Casa de Correos, un emblemático edifico de finales de la segunda mitad del siglo XVIII que tras otras muchas funciones, hoy en día sirve como sede para la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

En la parte central sobre el pórtico principal se eleva una torreta cuyas paredes albergan el famoso reloj que cada 31 de Diciembre señala con sus campanadas el cambio de año para toda España.

A los pies del edificio y sobre la acera encontramos la placa del "kilómetro 0", que marca el centro de la red de carreteras españolas y sirve de punto de partida desde donde se miden todas las distancias de las autopistas radiales del país.

El centro de la Plaza está presidido por una gran estatua ecuestre fabricada en bronce del rey Carlos III e instalada aquí en el año 1994, mientras que a ambos extremos de la plaza encontraremos otras dos famosas estatuas:

guia de madrid El oso y el madroño
Estatua del Oso y el Madroño.

Al este, frente a la Calle del Arenal, la Estatua de la Mariblanca, vuelve a su posición original, tras 400 años de idas y venidas y al oeste, frente a la Calle del Carmen, el Oso y El Madroño representan el símbolo más famoso de la capital.El oso, que en realidad es una osa, simboliza la tierra fértil de Madrid mientras que el árbol simboliza la aristocracia.

Los edificios que rodean la plaza fueron construidos a mediados del siglo XIX con bellas fachadas uniformes y dan paso a las calles del Carmen y Preciados, corazón comercial de la ciudad y a lo largo de las cuales se alinean una tras otra las tiendas de las más conocidas firmas de moda del país.

A mitad de la Calle del Carmen destaca la austera fachada de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, parte superviviente del antiguo convento del Carmen Calzado del siglo XVII.

En los últimos tiempos la Puerta del Sol se ha convertido en el icono mundial de los diferentes movimientos que surgen a lo largo del mundo reclamando un cambio político desde que el 15 de mayo de 2011, decenas de manifestantes acamparan en la plaza esa misma noche, a los que durante la semana siguiente se sumaron miles de ellos para debatir de forma pacífica como crear un mundo mejor para el mañana.



 Iglesia de San Ginés.
 Calle Arenal 13
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


Hacia el oeste de la Puerta del Sol parte la Calle Arenal, una vía peatonalizada llena de encanto y siempre atestada de viandantes que deambulan entre las acogedoras cafeterías y pastelerías típicas de la zona.

Muy cerca de la Puerta del Sol, al margen izquierdo de la calle se localiza la iglesia de San Ginés, de cuyos orígenes, haya por el siglo XII, no queda absolutamente nada. En principio el templo fue construido en la zona del Arenal, antigua bajada de aguas del arrabal cristiano en tiempos de la dominación musulmana, y cuenta la leyenda que San Isidro, patrón de la ciudad, la visitaba frecuentemente.

En el siglo XVII se erigió un nuevo templo, pero la precariedad de los húmedos terrenos del arrabal que soportaban la iglesia provocó su hundimiento en numerosas ocasiones, a lo que se unieron varios incendios que terminaron definitivamente con la estructura original de San Ginés. De aquella época inicial tan solo queda la torre.

Tras una vanidosa reconstrucción llevada a cabo a finales del siglo XIX, el edificio tomo un renovado aspecto neoclásico con adornos platerescos, cosa que no causo demasiado buena impresión al arzobispo.

El actual aspecto de la fachada principal se debe a la última restauración llevada a cabo en el templo entre los años 1956 y 1964, cuando se devolvió nuevamente al edificio la apariencia que tuvo en el siglo XVII, típica del Madrid de los Austrias.

guia de madrid Iglesia de San Ginés
Iglesia de San Ginés.

En el interior de la iglesia, difícilmente visitable debido a que suele permanecer más tiempo cerrada que abierta, la Parroquia de San Ginés cuenta con una importante colección artística, que incluye obras de Francisco Ricci o el Greco, si bien es reducida comparada con la presente en siglos anteriores.

Como dato interesante cabe destacar que Quevedo fue bautizado y Lope de Vega se casó en esta iglesia, como podemos leer en una placa situada en el exterior del templo.



 Huertas, el barrio de las letras.
 
 Metro
 Antón Martín
1. 


El barrio de las letras o Huertas, como es más comúnmente conocido por los madrileños, se extiende al sureste de Sol y comprende el área delimitada por la Carrera de San Jerónimo al norte, la Calle Atocha al sur, Carretas al oeste y el Paseo del Prado al este.

Esta céntrica y animada barriada de aire dieciochesco debe su nombre al probable hecho de haber sido el lugar donde se ha dado la mayor y más fructífera concentración de escritores de toda la historia de la humanidad.

Sus calles, que aún mantienen el antiguo trazado de la zona, fueron testigo del paso de escritores como Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Quevedo o Góngora, quienes vivieron en la zona. Cervantes, concretamente habitó en el número dieciocho de la Calle Huertas, una de las más bohemias y animadas de la ciudad.

Hoy en día la calle ha sido peatonalizada, lo que ha facilitado la proliferación de centenares de negocios dedicados al ocio.

guia de madrid Plaza de santa Ana
Plaza de santa Ana.

Toda la zona circundante es conocida por su marcha nocturna y bares y discotecas abundan a lo largo de la Calle Huertas, la Plaza Santa Ana, Cruz y las paralelas.

Además de su rica vida nocturna, Huertas ofrece la oportunidad de disfrutar de tranquilos cafés, coloridas terrazas y fantásticos restaurantes de exquisita gastronomía nacional o visitar una amplísima y rica variedad de comercios de carácter más cultural como galerías de arte, anticuarios, librerías clásicas, y tiendas de música, donde se pueden adquirir fantástico objetos de coleccionismo o de última moda en las tiendas del Barrio.

El centro neurálgico del barrio es la Plaza de Santa Ana, una amplia explanada llena de terrazas y rodeada por gran número de restaurantes, cafeterías y bares de tapas, de entre los que se encuentran algunos de los locales que más tiempo llevan abiertos en la capital.

El extremo oriental de la plaza acoge la estatua del poeta Federico García Lorca y, frente a él, podemos admirar la fachada neoclásica del Teatro Español. Al lado opuesto, al fondo de la plaza se erige la estatua de Calderón de la Barca y justo detrás, el Gran Hotel Reina Victoria , quizá uno de los edificios más reproducidos de Madrid.

Este emblemático edificio de miradores acristalados y fachada blanca de estilo art decó con toques modernistas nació como centro comercial, aunque ha servido casi desde sus orígenes como hotel de lujo. De hecho es conocido en la ciudad por haber sido el “hotel de los toreros” ya que era el lugar preferido de estos para dormir en Madrid antes de una corrida en la plaza de la Ventas.

Su última planta esconde una exclusiva terraza conocida como The Penthouse, a la que se accede por un ascensor y presume de tener a vista de pájaro el Barrio de las Letras, el Retiro y parte de Gran Vía.



 Plaza de Canalejas.
 Plaza de Canalejas
 Metro
 Sevilla
2. 


En el límite norte de la zona de Huertas encontramos la encantadora Plaza de Canalejas, situada en la confluencia de la Carrera de San Jerónimo con las calles de la Cruz, Sevilla y Príncipe.

Esta plaza de planta circular está dedicada a José Canalejas, antiguo primer ministro asesinado por un anarquista en el año 1912 y los bonitos edificios que la conforman hoy en día fueron construidos por las más importantes entidades bancarias de principios de siglo XX con el fin de incorporarse al nuevo distrito financiero que se gestaba por entonces en el centro de Madrid.

A este centro financiero se le conoce con el nombre de Triángulo de Oro y comprende el área urbana formada por las Calles de Alcalá, Montera y la Gran Vía, si bien se extendió rápidamente a la vecina Plaza de Canalejas, a la Carrera de San Jerónimo y a sus vías colindantes.

guia de madrid Plaza de Canalejas
Edificio Meneses y Antiguo Banco Hispano Americano.

El conjunto en la Plaza de Canalejas es impresionante y a pesar de que cada edificio fue diseñado independientemente y existe gran diferencia en la decoración, todos se caracterizan por una importante verticalidad en sus fachadas y aspecto en su mayor parte modernista.

Entre la Calle Sevilla y a la Carrera de San Jerónimo, encontramos el Antiguo Banco Hispano Americano, cuyo diseño se inclina por los recursos clásicos: pilastras, semicolumnas, entablamentos, frontones y dos esculturas flanqueando la puerta principal que representan al cálculo y la economía.

En frente, los números 3 y 4 de la plaza se corresponden con la antigua sede del Credit Lyonnais, de estilo montañés navarro, que luce un magnífico ático con torreón en la esquina y al Edificio Meneses, decorado mediante largas semicolumnas clásicas rematadas en distinguidos capiteles y una balaustrada en el piso superior coronado por un templete circular acabado en cúpula.

guia de madrid Palacio de la Sociedad de Seguros La Equitativa
Palacio de la Sociedad de Seguros La Equitativa.

La plaza conecta con la Calle de Alcalá siguiendo la Calle Sevilla, por donde se extiende la fantástica fachada de piedra berroqueña del edificio de la Sociedad de Seguros La Equitativa, que construido entre 1882 y 1891 se considera el primer edificio del Triangulo de Oro.

Este original palacio fue construido sobre un solar triangular muy agudo que enfatiza su carácter monumental mediante un chaflán semicircular coronado por una torrecilla terminada en un templete y adornada con un reloj.

Por último, en el lado opuesto de la Calle Sevilla podemos admirar la mastodóntica arquitectura de la Sede del BBVA, un magnífico conjunto de orden clásico compuesto por dos edificios unidos por una rotonda cubierta decorada con vidrieras murales y gigantescas columnas.

Ambos bloques están bellamente coronados por dos cuádrigas monumentales realizadas en bronce por el escultor Higinio de Basterra.



 El triángulo de Oro.
 
 Metro
 Sevilla
2. 


Inmediatamente al noreste de la Puerta del Sol y delimitado por las Calles de Alcalá, Montera y la Gran Vía, se extiende el conocido como Triángulo de Oro, una manzana de planta triangular donde se aglutina un nutrido cogollo de prominentes edificios.

Como ya habíamos visto, la construcción de la mayoría de estos monumentales edificios responde a la necesidad de grandes entidades financieras y aseguradoras por disponer de una sede en el nuevo distrito financiero que se estaba gestando en esta zona de Madrid entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Situado entre los número 5 y 11 de la Calle Alcalá el actual Ministerio de Hacienda es el edificio administrativo más antiguo de la zona. Originalmente fue edificado para sustituir a la antigua aduana de la ciudad por orden de Carlos III.

guia de madrid Casino de Madrid
Casino de Madrid.

Los trabajos se finalizaron en 1769 bajo la supervisión de Francisco Sabatini, quién proyectó un edificio de grandes dimensiones con las fachadas exteriores caracterizadas por la sucesión de distintos órdenes de ventanas y frontones, a modo de un palacio italiano.

A continuación siguiendo la Calle Alcalá hacia el vértice más agudo del triangulo, al este, encontraremos la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, emplazada desde 1774 en un bello palacio obra del insigne arquitecto barroco José Benito de Churriguera. Contiene obras de Murillo, Pereda, Goya, Zurbarán, Corregio, Rubens y el único Arcimboldo que hay en España.

Inmediatamente a su derecha se erige el Casino de Madrid, un magnífico ejemplo del eclecticismo madrileño de principios del siglo XX, cuya fachada mezcla tendencias francesas y barrocas y adopta una solución asimétrica con la situación de la entrada principal en el lateral izquierdo, que queda elegantemente coronada por un torreón.

En su interior, decorado por los mejores artistas y artesanos, destacan la escalera principal, de singular estilo modernista y el gran salón de fiestas decorado mediante vidrieras neobarrocas y modernistas de Maumejean.

guia de madrid Torre de la Unión y el Fénix Español
Torre de la Unión y el Fénix Español.

Acercándonos al vértice, junto a la iglesia de las Calatravas, el número 23 de la Calle Alcalá está ocupado por la Torre de la Unión y el Fénix Español, un “minirascacielos” de piedra blanca y aspecto funcional inspirado en las construcciones norteamericanas de la época.

Entre sus dos cuerpos destaca una vanguardista terraza acristalada, mientras que lo alto del cuerpo central queda coronado por un enorme Ave Fénix, emblema de la compañía.

Algo más abajo, en el número 31, destaca la monumental fachada del Edificio del Banco Mercantil Industrial, cuyo inmenso mirador queda incrustado tras un gran arco triunfal elevado sobre pilastras gigantes y rematado por un cuerpo de columnas abierto.

Finalmente alcanzamos el vértice del triangulo para encontrarnos con dos de los edificios más emblemáticos de la capital, el Edificio Metrópolis y el Edificio Grassy, a los que nos referiremos posteriormente en la descripción de la Gran Vía.



 Círculo de Bellas Artes.
 Calle Alcalá, 42
 Metro
 Sevilla
2. 


Frente a la esquina formada por la Calle Alcalá y la Gran Vía, a la derecha si dejamos la Plaza de Cibeles a nuestra espalda, podemos admirar las monumentales fachadas que se suceden en altura de la sede del Círculo de Bellas Artes.

Esta asociación fue creada en 1880 por un grupo de artistas con el fin de promocionar y vender sus obras de arte. Su primera sede se localizaba en la Calle Barquillo, pero tras sucesivos cambios de emplazamiento, finalmente en 1919 la salud económica del grupo permitió encargar la construcción de un bello edificio monumental al arquitecto de moda por entonces: Antonio Palacios, famoso por la reciente construcción del Palacio de Comunicaciones, actual sede del ayuntamiento de Madrid.

El diseño es sencillamente fantástico. Palacios propuso una distribución del edificio a modo de una "ciudad en miniatura", formada por diferentes cuerpos que presentan características y volúmenes propios y que cumplen diferentes funciones.

Las fachadas mezclan distintos estilos arquitectónicos, predominando el clasicismo, y sirven como soporte de numerosas estatuas y conjuntos ornamentales, cuya creación correría a cargo de los más conocidos artistas de la época.

En su interior destaca la escalera barroca de doble tiro que recorre las distintas plantas del edificio, estructuradas en tres partes diferenciadas de acuerdo a los usos para los que están destinadas.

Los sótanos están reservados al ocio y el deporte, e incluyen gimnasio, sala de baile, sala de baños, esgrima e incluso una pequeña sala de patinaje, además de las dependencias destinadas al mantenimiento, almacenaje y servicios generales del edificio.

A pie de calle, la planta baja contiene el vestíbulo desde el que se distribuyen las salas de exposiciones y conferencias y brinda acceso a un estupendo restaurante con vistas a la calle Alcalá.

guia de madrid Círculo de Bellas Artes
Círculo de Bellas Artes.

La planta principal alberga el salón de baile, donde tradicionalmente se celebra el carnaval por todo lo alto y cuenta con un pequeño cine-teatro que se prolonga hasta el entresuelo. A continuación, los dos áticos albergan la biblioteca y oficinas de la institución.

Las siguientes dos plantas aterrazadas acogen los comedores, situados en la primera y a cuya entrada podemos admirar una pequeña fuente colocada en medio del vestíbulo de entrada cuya parte inferior se puede ver desde el salón de baile, mientras que la segunda, está destinada a la exhibición de exposiciones de arte.

Por encima, las siguientes plantas albergan diferentes talleres, mientras que la azotea, situada en el séptimo piso brinda la oportunidad de disfrutar de unas de las mejores vistas panorámicas de la ciudad, con la Gran Vía al frente y el Paseo del Prado a nuestra espalda.

Finalmente una pequeña torre de dos pisos, reservada para los talleres de pintura, corona el conjunto a 56 metros de altura.

La visita de la azotea es obligada. El coste es de tan solo 3 € y permanece abierta de lunes a domingo de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 21:00 horas.



 Gran Vía.
 Gran Vía
 Metro
 Gran Vía
1. 5. 


Retratada innumerables veces en zarzuelas, libros y películas por igual, la Gran Vía es con seguridad la calle más conocida de Madrid y desde luego el corazón y el alma de la ciudad… el Broadway de Castilla.

Comienza en la Calle de Alcalá y atraviesa los barrios más céntricos de la ciudad hasta la Plaza de Callao para finalmente “desembocar” al norte en la Plaza de España. A lo largo de su amplio recorrido se extienden cientos de negocios. Comercios, tiendas, hoteles, bancos, restaurantes, bares, cines y teatros hacen de la Gran Vía, la calle más comercial de Madrid, con incluso mayor número de negocios que las zonas comerciales más importantes de la ciudad.

guia de madrid Gran vía
Impresionante entrada a la Gran Vía desde la Calle de Alcalá.

Sus orígenes se remontan a los finales del siglo XIX, cuando se hizo necesario comunicar adecuadamente el norte y oeste de la capital, por donde comenzaban a extenderse los límites de la ciudad, a través del centro, cuyo laberinto caótico de callejuelas hacían del trayecto una tarea muy laboriosa.

En 1899 los arquitectos José López Salaberry y Francisco Octavio Palacios presentaron el proyecto de enlace de la Plaza de Callao con la Calle de Alcalá, aunque debido a la fuerte oposición de los vecinos las obras no pudieron comenzar hasta 1910.

El proyecto contemplaba la devastación absoluta en un área de aproximadamente 142.650 m², donde rápidamente se demolieron numerosas casas entre las que figuraban varias iglesias y multitud de calles desaparecieron o fueron transformadas.

Las obras se completaron en tres fases. La primera afectaba a las zonas entre la Calle de Alcalá y la Calle de la Montera y se completó entre 1910 y 1915. Se modificó el trazado de la Calle de San Miguel y se respetaron la iglesia de San José, donde comienza la nueva calle y el Oratorio del Caballero de Gracia, cuyo ábside fue elegantemente incrustado en un enorme arco triunfal, más adecuado al diseño y proporciones de la Gran vía.

De esta fase destaca por encima de todos el Edificio Metrópolis, cuya impresionante fachada de estilo francés coronada por una hermosa cúpula de pizarra con incrustaciones doradas irrumpe en medio de la calle Alcalá para dar paso a la Gran Vía.

Inmediatamente detrás le sucede la extravagante estampa del Edificio Grassy, que toma su nombre de la lujosa relojería instalada en sus bajos y a continuación, a ambos lados de la avenida se elevan gloriosamente las fachadas de estilo ecléctico de hoteles y residencias de lujo junto a las antiguas sedes de las grandes compañías y oficinas en general.

Al final de este primer tramo, en lo alto del desnivel que sigue toda la calle se erige la poderosa estructura de la Torre de Telefónica, que con casi 80 metros de altura está considerado el primer rascacielos construido en toda Europa.

Los primeros bocetos fueron trazados por el arquitecto norteamericano Lewis Weeks, autor del edificio de la ITT en Nueva York, aunque el diseño final se debe a Ignacio de Cárdenas Pastor, quien añadió una serie de adornos inspirados en las formas escultóricas del barroco español al recubrimiento exterior.

El segundo tramo, conocido como el Bulevar, recorrería el antiguo trazado de la Calle Jacometrezo, entre la Red de San Luis y la Plaza de Callao. Las obras comenzarían en 1917 y finalizaron en 1922, aunque la entrega definitiva no se escenificó hasta el 20 de agosto de 1927.

Se bautizó como Avenida de Pi y Margall, en recuerdo del que fuera presidente de la Primera República Española.

Durante las obras de construcción se llegó a la conclusión de que el bulevar arbolado del proyecto original dificultaría mucho el tráfico rodado, por lo que finalmente se decidió suprimirlo. Se construyeron en este tramo doce manzanas que incluyen edificios de los mejores arquitectos del momento, entre otros del propio Salaberry, de exquisito diseño afrancesado y, en menor medida, de estilo americano.

guia de madrid Cara norte del segundo tramo de la Gran Vía
Cara norte del segundo tramo de la Gran Vía.

Al final de este segundo tramo se abre la bulliciosa Plaza de Callao, centro neurálgico de la Gran vía y nexo de unión con la Puerta del Sol a través de la comercial Calle Preciados. Su arquitectura es verdaderamente espectacular, pero nos referiremos a ella a continuación en su propia descripción.

Finalmente el último tramo fluye hacia la Plaza de España atravesando las antiguas manzanas de edificios de la zona, que hubieron de ser más transformadas, ya que a diferencia con las anteriores fases, cuyo trazado discurría siguiendo las antiguas Calles de San Miguel y Jacometrezo, esta última no disponía de una calle “guía” sobre la que proyectar las obras.

Las obras discurrieron entre los años 1925 y 1929, aunque algunos de los últimos edificios en finalizarse no estarían disponibles hasta después de la Guerra Civil. En este tercer tramo se erigieron edificios más modernos, de estilo racionalista, aunque también perduraría el eclecticismo anterior.



 Plaza de Callao.
 Plaza de Callao
 Metro
 Callao
3. 5. 


A medio camino entre la Plaza de Cibeles y la Plaza de España, La Plaza de Callao secciona la Gran Vía por la mitad y rodeada de altos edificios, evoca otras ciudades más bulliciosas como New York o Tokio. Sus números son escalofriantes para una ciudad relativamente tranquila y compacta como es Madrid: su intersección es transitada a diario por 51.000 vehículos y unos 113 millones de personas la atraviesan al año.

Bautizada en memoria de la batalla de Callao, acaecida en Perú en 1866, esta encrucijada de calles comerciales representa la transición de Madrid entre la moderna urbe que es hoy en día y la castiza y desordenada capital de la España de hace dos siglos.

guia de madrid Plaza de Callao
Plaza de Callao.

Tan pronto como fue construida comenzaron a surgir los comercios que atraían a cada vez más gente y esto trajo ineludiblemente la concentración de negocios dedicados al ocio, especialmente cines y teatros. Desde entonces, la Plaza de Callao ha estado siempre asociada al séptimo arte y es que ha llegado a ser el hogar de hasta seis salas de cine a la vez.

La atmosfera nos conduce de inmediato a los años 20, cuando las estrellas del cine español abarrotaban las salas, de hecho la mayor parte de los edificios colindantes parecen ser el producto de la imaginación de un arquitecto de la década de 1920 que haya imaginado una ciudad del futuro.

El ejemplo que escenifica mejor lo que Callao significó para el cine en Madrid es el edificio del Cine Callao, construido en 1927 y reconocible por su fachada de estilo art decó de colores crema y rosa.

El edificio más emblemático es sin duda alguna la fantástica Torre Carrión, un magnífico modelo del art decó más vanguardista de principios del siglo XX que dejaría en vergüenza al mismísimo Chrysler Building de New York, salvo por su altura, claro está. Construida en 1933, con sus 14 pisos coronados por un gran letrero luminoso de Schweppes, el edificio es hoy en día sin duda uno de los símbolos más conocidos de la ciudad.

En frente, al lado opuesto de la Gran Vía, el Palacio de la Prensa presenta un desafiante diseño de corriente clasicista concebido como un edificio multifuncional que en el momento de su construcción albergaba una sala de conciertos, un cine, viviendas de alquiler y oficinas.



 Plaza Mayor.
 Plaza Mayor
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


A unos 250 metros al este de la Puerta del Sol bajando a lo largo de la Calle Mayor y tomando la bulliciosa Calle Postas alcanzaremos el arco de la Sal, tras el cual se abre la imponente plaza de 129 metros de largo y 94 metros de ancho.

La plaza porticada está completamente cerrada a excepción de por los 9 arcos que la comunican con las calles aledañas y sus rojizas fachadas de tres plantas mantienen un bello esquema uniforme de corte clásico obra de Juan de Villanueva.

Bajo los soportales, sostenidos por pilares de granito, se alojan decenas de comercios de hostelería y tiendas de coleccionismo, filatelia y numismática.

Sus orígenes se remontan a la edad media, cuando se hizo necesario ampliar los mercados de la ciudad. El terreno seleccionado fue la antigua plaza del Arrabal, donde se celebraba el mercado principal de la villa fuera de las murallas de la ciudad, mientras que como arquitecto, Felipe II hizo llamar a Juan de Herrera, arquitecto del magnífico palacio del Escorial.

guia de madrid Plaza Mayor Casa de la Panadería
Casa de la Panadería.

Con el paso del tiempo y tras distintos incendios, la Plaza Mayor ha sido reconstruida y reformada en varias ocasiones hasta que su aspecto actual se debe a la última reconstrucción llevada a cabo Juan de Villanueva.

Desde sus inicios la Plaza Mayor se convirtió, no solo en el principal mercado de la ciudad, sino también en el escenario de numerosos actos públicos, como corridas de toros, autos de fe o ejecuciones públicas. Hoy en día todos los meses de diciembre, se celebra el tradicional mercado navideño, costumbre que se mantiene vigente desde el año 1860.

En el centro de los dos laterales más largos se encuentran las casas más importantes, la Casa de la Carnicería y la Casa de la Panadería, cuyas fachadas destacan por poseer torres simétricas y arcadas más elaboradas.

El centro de la plaza se encuentra presidida por una estatua ecuestre de bronce del rey Felipe III instalada en 1616 y obra de los escultores italianos Giovanni de Bolonia y Pietro Tacca.

En 1992 con motivo del nombramiento de Madrid como capital de Europa durante este año, la fachada de la Casa de la Panadería fue decorada con imágenes representando personajes de la mitología relacionados con la historia de Madrid, obra del pintor Carlos Franco.

guia de madrid Plaza Mayor Arco de Cuchilleros
Arco de Cuchilleros.

Para finalizar la visita a la Plaza no podemos dejar pasar la más famosa de las nueve puertas de acceso, el Arco de Cuchilleros, situado en la esquina suroeste.

Desde la Caba de San Miguel podemos observar su poderosa estructura, que debe su diseño a la necesidad de salvar el desnivel que existía entre la Caba de San Miguel y la Plaza Mayor y de contener la plataforma sobre la que se asienta la plaza.

La mayoría de las viviendas que forman el arco y su entorno conservan la originalidad del siglo XVII gracias a gruesos muros de ladrillos, ventanas con rejerías y balcones de hierro forjado y además los negocios que se concentran en torno al Arco, incluyen algunos de los mejores mesones típicos castellanos y tablados de flamenco.



 Palacio de Santa Cruz.
 Plaza de Provincia
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


Muy cerca de la Plaza Mayor, en la Plaza de Provincia, situada a apenas unos pasos de la puerta sureste, encontramos el Palacio de Santa Cruz, uno de los palacios más importantes de cuantos se conservan en la capital española.

Sus orígenes datan de 1629, cuando el rey Felipe IV ordenó la construcción de un nuevo palacio que albergara las importantes dependencias de la Sala de Alcaldes de Casa y Corte y de la Cárcel de Corte. Para la consecución de tan elevada función no se escatimaron recursos y prueba de ello es su magnífica portada principal, que dadas las limitaciones presupuestarias del momento, era un elemento que apenas tenía cabida en otras obras públicas de la época.

El diseño se atribuye a Juan Gómez de Mora pero las obras fueron finalizadas por Cristóbal de Aguilera ya que el soberbio arquitecto conquense se ganó la enemistad de los comisarios de la obra y decidieron apartarlo de la construcción.

El palacio se compone de dos bloques construidos en distintas épocas y unidos mediante un patio interior y dos pasadizos volados. El edificio principal es de planta rectangular y composición simétrica, donde una ilustre portada-retablo queda enmarcada por dos torres que rompen la verticalidad de la fachada.

Tras sus funciones como Cárcel de Corte, el Palacio de Santa Cruz ha servido sucesivamente como sede para el Palacio de Justicia, Ministerio de Ultramar, Ministerio del Estado y, desde 1938, del Ministerio de Asuntos Exteriores.

guia de madrid Palacio de Santa Cruz
Palacio de Santa Cruz.

El actual nombre del palacio se debe a su proximidad con la Iglesia de la Santa Cruz, situada en el número 6 de la Calle Atocha sobre el solar en el que se encontraba el desafortunado convento de Santo Tomás, reducido a cenizas durante un terrible incendio.

La iglesia actual presenta una fachada muy vertical de estilo neogótico en ladrillo y piedra blanca traída desde las canteras de Colmenar Viejo. La portada luce un gran arco apuntado coronado por un frontón triangular delante de un gran rosetón y sobre él un gran reloj, sin embargo el elemento más destacado es su inmensa torre de 80 metros de altura con aspecto de fortaleza.

Durante casi 30 años, hasta la construcción en 1926 de la torre de Telefónica en la Gran Vía, el matacán de piedra caliza que le da ese aire florentino a la torre fue el punto más alto de la ciudad.



 El Mercado de San Miguel.
 Plaza de San Miguel
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


De vuelta a la Plaza Mayor, fuera de la plaza y junto a la esquina noreste se abre la pequeña Plaza de San Miguel, que debe su nombre a la antigua iglesia de San Miguel que ocupaba este espacio hasta que fue gravemente dañada durante el incendio de 1790 de la Plaza Mayor.

guia de madrid Mercado de San Miguel
Mercado de San Miguel.

Tras varios intentos de reconstrucción se decidió finalmente abandonar el proyecto dejando el solar vacío hasta el año 1916, cuando se aprobó la instalación de un pequeño mercado de pescado cerrado en el lugar.

El diseño corrió a cargo de Alfonso Dubé, quién planteó un moderno edificio semiabierto cuya estructura de hierro forjado soportaría un tejado de madera sobre suelos de granito donde se instalarían los puestos de venta.

Tras más de 90 años de servicio, la nueva competencia de los centros comerciales hizo que el mercado dejara de ser sostenible, así que para adaptarlo al siglo XX se fundó una sociedad protectora que adquirió el edificio y lo restauró completamente dotándolo de nuevos equipamientos y un respetuoso acristalamiento exterior.

En el año 2009 se volvió a abrir con 33 puestos destinados a reflejar la pluralidad gastronómica de España y así convertir al mercado en un centro cultural culinario donde podemos disfrutar de las mejores especialidades del país. Además se complementa con comercios variados como una librería gastronómica, una floristería o una tienda de diseño.

Gracias a su horario resulta perfecto tanto para disfrutar de sus exquisiteces tanto de día y como de noche, ya que también posee vinotecas y barras de degustación de tapas.



 Basílica de San Miguel.
 Calle de San Justo, 4
 Metro
 La Latina
5. 


Como acabamos de ver en la anterior descripción del Mercado de San Miguel, la iglesia original de San Miguel hubo de ser demolida tras el incendio que asoló la Plaza Mayor en 1790.

Afortunadamente para los feligreses, no tuvieron que esperar demasiado para poder volver a adorar a su santo, ya que la parroquia fue rápidamente trasladada a al vecina iglesia de los Santos Justo y Pastor, de reciente construcción en la cercana Calle de San Justo.

El arquitecto principal de la rebautizada Basílica de San Miguel fue el italiano Santiago Bonavia, que fue llevado a Madrid en 1731 por orden de Felipe V y a pesar de ser un edificio relativamente pequeño, es un ejemplo significativamente importante en términos arquitectónicos como uno de los templos más relevantes del Barroco español.

La fachada tiene una única forma convexa, lo cual es raro en España, e incorpora varias esculturas de Roberto Michel y Carisana Nicolás, que representan el martirio de los Santos Justo y Pastor, a quienes fue dedicada originalmente la iglesia. Los interiores son especialmente interesantes por su cúpula decorada con frescos de Bartolomé Rusca.

guia de madrid Basílica de San Miguel
Basílica de San Miguel.

Junto a la iglesia se extienden las sencillas fachadas del Palacio Arzobispal, construido a finales del siglo XVIII como residencia del arzobispo y de los cardenales de la archidiócesis de Madrid.



 Plaza de la Villa.
 Plaza de la Villa
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


Tras llenar el buche en San Miguel estaremos preparados para asaltar el Madrid más vetusto, cuyas empinadas cuestas se extienden a lo largo de toda la ladera que “cuelga” hacia el sur desde el extremo occidental de la Calle Mayor.

A unos 80 metros del mercado se abre la histórica Plaza de la Villa, uno de los conjuntos monumentales mejor conservados de la ciudad y uno de los principales núcleos de la villa medieval.

Se situaba equidistante a las puertas de Guadalajara y de la Vega, dos de los antiguos accesos más importantes de la ciudad y desde su explanada tienen origen tres pequeñas calles que aún sobreviven al trazado medieval de la ciudad: la del Codo, la del Cordón y la de Madrid.

Su nombre data del siglo XV, cuando el rey Enrique IV de Castilla otorgó a Madrid el título de Noble y Leal Villa.

guia de madrid Plaza de la Villa
Plaza de la Villa.

El flanco occidental está dominado por el edificio principal de la plaza, la Casa de la Villa, sede del ayuntamiento de la ciudad hasta el año 2007, cuando se trasladó al Palacio de Comunicaciones.

Originalmente concebido como Cárcel de Villa, el edificio comenzó a construirse en 1644 siguiendo el proyecto del arquitecto Juan Gómez de Mora y se finalizó en 1696 bajo la supervisión de Teodoro Ardemans y José del Olmo, tras la muerte del primero.

Su fachada simétrica de ladrillo y granito está flanqueada por sendas torres y dispone de dos puertas. La primera brindaba la entrada a la prisión, mientras que la segunda, decorada con el escudo de la ciudad, servía para acceder a la parte administrativa del edificio.

La galería de columnas dóricas que corre a lo largo de la Calle Mayor se añadió en 1789 bajo la dirección de Juan de Villanueva.

En el extremo sur encontramos la Casa de Cisneros, construida en estilo plateresco y fuertemente adornada en el año 1537, por orden de Benito Jiménez de Cisneros, sobrino del cardenal Cisneros. La fachada que da a la plaza fue renovada a principios del siglo XX, cuando el Ayuntamiento de Madrid adquirió la propiedad y la integró mediante un pasadizo volado a las dependencias de la casa consistorial. .

Por último, frente a la Casa de la Villa se erige el edificio de carácter civil más antiguo de Madrid, la Casa y Torre de los Lujanes, construidos durante el siglo XV en estilo gótico-mudéjar. El conjunto consta de un caserón señorial junto a una robusta torre rematada mediante una torreta con cubierta a cuatro aguas y hoy sirve como sede de la Academia de Ciencias Morales y Políticas.



guia de madrid map

 Colegiata de San Isidro el Real.
 Calle Toledo, 37
 Metro
 La Latina
5. 


De vuelta a la Plaza Mayor y saliendo por el Portal de Cofreros, que desemboca en la Calle Toledo, obtendremos una estupenda vista elevada de toda la calle, al final de la cual despuntan las torres de la Colegiata de San Isidro.

El edificio fue construido en el siglo XVII por los jesuitas gracias al dinero donado por la emperatriz María de Austria tras su muerte, de hecho, su escudo de armas adorna las rejas de la puerta principal de la Colegiata.

La iglesia fue construida siguiendo el modelo de la Iglesia del Gesu en Roma. Presenta una fachada dividida en tres segmentos mediante columnas incrustadas, en cuyo centro se abre un pórtico enrejado con tres grandes puertas que se asientan sobre la escalinata. Sobre el pórtico se sitúa una hornacina que contiene las estatuas de San Isidro y su mujer, Santa María de la Cabeza, y está flanqueada por sendos balcones.

A ambos lados del segmento central de la fachada emergen dos torres rematadas mediante sencillas cúpulas, que sustituyen a los antiguos tejadillos que fueron dañados durante la Guerra Civil.

guia de madrid Colegiata de San Isidro el Real
Colegiata de San Isidro el Real.

Sobre el centro de la crucería se eleva la primera cúpula encamonada construida en Madrid. Este método de construcción fue introducido por el jesuita Francisco Bautista y consiste en la instalación de una falsa cúpula soportada sobre un armazón de madera recubierto de yeso, que, dada su ligereza, facilita el apoyo sobre muros de escaso grosor.

Gracias a lo barato que resultaba, está técnica se extendió rápidamente a otros edificios madrileños del siglo XVII.

En 1661 se consagró la iglesia en honor a San Francisco Javier, pero cuando el rey Carlos III expulsó a los jesuitas de España en 1767, el templo cambio de santo y a partir de entonces el lugar de veneración se dedicaría a San Isidro, patrón de la ciudad.

Un año más tarde, en 1768 se reformaron las decoraciones interiores y se añadieron un nuevo presbiterio y el retablo del altar mayor, todo ello obra de Ventura Rodríguez. La iglesia ya estaba preparada para albergar el cuerpo incorrupto del Santo y su mujer.

En 1814, con la restauración monárquica en España, los Jesuitas fueron reintroducidos de nuevo en el reino y en 1816 se les devolvió la colegiata, sin embargo en 1885, con la creación de la diócesis de Madrid-Alcalá, y mientras se construyera la nueva catedral de la Almudena, la colegiata pasó a funcionar como catedral provisional de Madrid.

Nada más comenzar la Guerra Civil en 1936, el templo sufrió un incendio que además de destruir toda la decoración interior y el retablo de Ventura Rodriguez, provocó el hundimiento de la cúpula y afectó seriamente a la estructura.

En cuanto al cuerpo del Santo, pues como cabía esperar sobrevivió, pero no por un milagro, sino por el acierto de un obispo que ocultó a San Isidro en uno de los muros de la iglesia. En mayo de 1939 los restos incorruptos del santo fueron recuperados.

Una vez finalizada la contienda comenzaron las obras de recuperación del templo bajo la dirección de Javier Barroso, que aprovechó para culminar las torres de la fachada, ya que nunca alcanzaron la altura originalmente proyectada en el diseño de 1620 de Pedro Sánchez.



 La Latina.
 
 Metro
 La Latina
5. 


La latina es el barrio castizo por excelencia, de hecho, se puede decir que casi todo el Madrid de los Austrias queda encerrado entre sus límites, fijados hoy en día desde el cruce de las Calles Mayor y Bailén, por la Calle Segovia, la Ronda de Segovia, la Ronda de Toledo y la Calle Toledo.

La planificación del barrio discurre por el entramado de estrechas calles que siguen el antiguo recorrido del agua y por las concurridas plazas de origen medieval, donde aun se respira ese ambiente del Madrid más popular de las antiguas tabernas instaladas entre los muros de las desaparecidas murallas.

Su historia es prácticamente la de Madrid. Surge del antiguo asentamiento árabe de Mayrit, cuyas murallas, tras pasar a manos de la Corona de Castilla, fueron ampliadas encerrando prácticamente lo que se considera actualmente como el barrio de La Latina.

El barrio debe su nombre a que sirvió de residencia en Madrid a Beatriz Galindo, escritora castellana del siglo XV conocida por el sobrenombre de “la Latina” por su dominio de la lengua y que llegó a ser maestra de la reina Isabel la Católica.

guia de madrid San Pedro el Viejo
San Pedro el Viejo.

A pesar de la antigüedad del barrio, la mayor parte de los edificios que hay en pie hoy en día fueron construidos durante el siglo XIX, cuando casi todas las construcciones no civiles que quedaban en la zona se hallaban en estado bastante ruinoso.

Aún quedan algunos caserones del siglo XVII, de los que cabe destacar las casas a la malicia o incómoda partición, que gracias a sus interiores excesivamente compartimentados, ayudaron a sus dueños a eludir la obligación de alojar a un funcionario del rey en la mitad de la superficie útil de la casa, ley instaurada por Felipe II con la llegada de la Corte a Madrid.

Buenos ejemplos de estas casas son las situadas en la Calle del Toro y del Conde, pero sin duda la mejor de todas las casas a la malicia que han llegado hasta nosotros se encuentra en la confluencia de las calles de la Redondilla y de los Mancebos. Este inmueble es además uno de los pocos edificios del siglo XVI que aún se conservan en Madrid. Su construcción puede datarse entre 1565 y 1590.

De este periodo medieval destaca la alta y esbelta torre mudéjar de la iglesia de San Pedro el Viejo, levantada en el siglo XIV en la actual confluencia de las calles del Nuncio y de Costanilla de San Pedro.

Hoy en día La Latina es un barrio bohemio lleno de encantadores rincones por descubrir y es el escenario preferido por los madrileños para tomarse unas tapas.

guia de madrid Plaza de la Puerta Cerrada
Confluencia de las cavas en la Plaza de la Puerta Cerrada.

El "tapeo" es casi obligatorio en La Latina y las zonas más populares se concentran en torno a las plazas donde podremos disfrutar de estos deliciosos bocados junto a una espumosa y bien fresquita cerveza desde por la mañana hasta la madrugada.

La más popular es la Plaza de San Andrés, rodeada de bares de tapas y estupendas terrazas donde disfrutar de un buen vino en verano a la sombra de la exuberante estampa de la Iglesia de San Andrés, un magnífico templo construido hacia el siglo XII y ampliado sucesivamente, al que nos referiremos más adelante.

Le siguen la Plaza de los Carros, cuyo aspecto actual fusiona la tradición y la modernidad, la Plaza de la Paja, enclave histórico del barrio donde aún podremos observar la fachada del Palacio de los Vargas, construido durante el siglo XVI y la Plaza de la Cebada, hoy oscura y bastante abandonada, que fue en mejores tiempos un mercado de cereales.

Sin embargo y a pesar de la abundante cantidad de bares situados en las plazas no son estas los lugares más populares de tapeo, sino la zona en torno a las Cavas, dos calles utilizadas originalmente como fosos para la muralla, que una vez demolida, comenzaron a alojar numerosas posadas que han evolucionado hasta su actual forma: el bar de tapas, símbolo universal de España.



 El Rastro.
 
 Metro
 La Latina
5. 


Cada domingo entre las 9:00 y las 15:00 los aledaños del barrio de la Latina celebran una colorista tradición de más de 400 años de antigüedad: El Rastro, que en torno a la Plaza de Cascorro y la Ribera de Curtidores extiende más de 3500 tenderetes en el que está considerado como el mayor mercado al aire libre de toda Europa.

El género es abundante y variopinto, hay de todo, desde muebles y antigüedades a ropa, calzado, excedentes militares, marroquinería, revistas, juguetes … incluso repuestos para baterías de cocina o pajaritos y tortugas.

A lo largo de la Ribera de Curtidores se concentran además un importante número de anticuarios y tiendas de deportes de alta montaña que operan a diario, mientras que en las proximidades de la Plaza de Cascorro encontraremos un sinfín de castizas tabernas donde los asiduos del Rastro tapean y toman cervezas para reponer fuerzas y continuar con su agotadora búsqueda de gangas.

La Plaza de Cascorro, se sitúa a lo alto de la Ribera de Curtidores y está dominada por la estatua de Eloy Gonzalo, héroe español de la guerra de Cuba.

Justo al lado, sobre un pequeño conjunto de escalones donde la gente se suele parar a descansar, destaca el edificio de la Escuela Mayor de Danza, construido sobre los terrenos del matadero que antes había en la zona.

guia de madrid El Rastro
El Rastro.

De hecho el mercadillo debe su nombre al rastro de sangre que dejaban las reses muertas al ser arrastradas calle abajo tras abandonar los mataderos para llevarlas a los talleres de curtido, donde se obtenía la piel de los animales para luego tratarla.

Para organizar una visita al rastro conviene tener en cuenta algunos consejos. Si deseamos simplemente echar un vistazo y tomar alguna foto, no hay ningún problema, pero si nuestra intención es comprar muchas cosas o algo muy voluminoso, las mejores horas son las cercanas a la apertura y cierre, ya que el resto del día hay tal cantidad de gente que las compras se pueden volver una tediosa tarea.

Otra cosa a tener en cuenta son los carteristas y descuideros, que aunque últimamente no sean muy numerosos en el Rastro, te pueden fastidiar las vacaciones si no prestas atención y pones cuidado a tus más importantes pertenencias.





 Iglesia de San Andrés.
 Plaza de San Andrés
 Metro
 La Latina
5. 


De vuelta al corazón de la Latina, en la Plaza de San Andrés se erige la monumental capilla de San Isidro, añadida durante el siglo XVII a la antiquísima iglesia de San Andrés, cuyos orígenes datan del siglo XI.

guia de madrid Portada renacentista de la capilla del Obispo
Portada renacentista de la capilla del Obispo.

La iglesia primitiva se levantó en pleno barrio de la morería y ha sido destruida y reconstruida varias veces hasta que finalmente durante las obras de construcción de la capilla de San Isidro, el viejo templo sufrió su último desplome. Dada la envergadura de la nueva capilla proyectada, la reconstrucción fue muy modesta y apenas se edificó una sencilla estructura que conectaba con la capilla del Obispo de Madrid, situada en la Plaza de la Paja y desde donde se puede acceder al complejo religioso.

El conjunto monumental ocupa toda la manzana delimitada por las plazas de los Carros, de San Andrés y de la Paja y por las calles de la Costanilla de San Pedro y la Costanilla de san Andrés y presenta una amalgama de estilos arquitectónicos que incluyen el gótico de la planta de la Iglesia de San Andrés , el barroco de la capilla de san Isidro y el renacentista de la fachada de la capilla del Obispo.

Los interiores de la capilla del Obispo sin embargo son puramente góticos destacando el prodigioso retablo mayor de la nave principal, obra del palentino Francisco de Giralte, discípulo de Berruguete.

En cuanto a la añadida capilla de San Andrés, se puede considerar uno de los principales monumentos de la ciudad y primer ejemplo de plenitud barroca en Madrid. La capilla fue proyectada para salvaguardar los restos incorruptos del San Isidro, que hasta entonces habían descansado en la iglesia de San Andrés y en la Capilla del Obispo.

El ayuntamiento encargo inicialmente el proyecto al genial, Juan Gómez de Mora, quien concibió una capilla independiente y ricamente decorada, sin embargo los planos serían rechazados a favor de los presentados por Pedro de la Torre, quien propuso una capilla de mayores proporciones que la propia iglesia de San Andrés.

La primera piedra fue puesta en 1643, pero rápidamente las obras quedaron interrumpidas por problemas de financiación hasta 7 años más tarde, cuando José de Villarreal retomó el proyecto respetando la idea inicial pero aportando importantes modificaciones en la distribución de espacios.

La estructura exterior que podemos admirar hoy en día apenas ha sufrido alteraciones. El robusto cuerpo principal está construido casi enteramente en ladrillo mientras que cada esquina esta reforzada mediante columnas de piedra y queda rematado bajo un entablamento de piedra decorado con modillones.

La nave “envuelve” el soporte sobre el que descansa un enorme tambor octogonal decorado mediante una serie de hornacinas que albergan las estatuas de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas, separadas entre sí por grandes ventanales. Por encima, la amplia cúpula finaliza en una estilizada linterna.

Los interiores lamentablemente no han llegado a nuestros días, ya que fueron saqueados e incendiados durante la Guerra Civil y se perdió todo el patrimonio artístico que descansaba en su interior.

Sin embargo en 1986, tras un riguroso proceso de investigación, comenzó un concienzudo proceso de restauración que ha devuelto a la capilla su antiguo esplendor.

Se renovaron mármoles y estucos de los suelos, paredes y columnas, se reemplazaron todos los soportes de madera y cubrieron con pan de oro y se enyesó y repintó el interior de la cúpula y a excepción de las obras de arte que se perdieron, la capilla ofrece hoy en día el mismo aspecto que en 1936.

guia de madrid Capilla de San Isidro
Capilla de San Isidro.


 Real Basílica de San Francisco el Grande.
 Gran Vía de San Francisco
 Metro
 La Latina
5. 


Aunque relativamente poco transitada, la Real Basílica de San Francisco el Grande es probablemente la iglesia arquitectónicamente más importante de Madrid, tanto por sus importantes dimensiones como por su valor artístico.

Se localiza en el punto de encuentro entre la Calle de Bailén y la Gran Vía de San Francisco y si nos aproximamos desde la Latina, bajando por la Carrera de San Francisco, veremos cómo delante de nuestros ojos la majestuosa cúpula que corona el edificio va pareciendo verdaderamente grande a medida que nos acercamos, hasta perderse oculta a la vista detrás de la portada neoclásica a dos alturas del templo, ligeramente adelantada sobre el resto de la obra.

guia de madrid Basílica de San Francisco el Grande
Basílica de San Francisco el Grande.

El edificio destaca sobre todo por su grandiosa cúpula de planta circular y 33 metros de diámetro, solo superada en tamaño en occidente, por dos edificios: el Panteón de Agripa y San Pedro del Vaticano.

Dos campanarios con 19 campanas y seis pequeños domos rodeando la base de la cúpula sobre sendas capillas completan la zona alta del conjunto, que descansa sobre una sencilla estructura de ladrillo enfoscado sobre sillares de granito.

Debido a la enorme altura de la iglesia, que alcanza los 58 metros, la estructura se construyó sin el uso de un tambor que soportara el enorme peso, lo que provoca que desde el exterior la cúpula, escondida tras los campanarios, parezca incluso discreta. Su interior sin embargo es exuberante, una explosión de luz y color.

La suntuosa decoración interior, terminada en estilo ecléctico a finales del siglo XIX, sirve de marco para una magnífica colección de lienzos decorativos de prestigiosos pintores entre los que destacan Goya y Zurbarán.

La iglesia fue construida por orden del rey Carlos III en 1760 en el lugar en que, según cuenta la leyenda, el mismísimo San Francisco de Asís, yendo de peregrino a Santiago, paró en Madrid y construyó una choza para pasar la noche. Los trabajos se encargaron a Francisco Cabezas y Francesco Sabatini.

Sobre la fachada norte destaca la estructura barroca de la Capilla del Santo Cristo de los Dolores, construida para la Venerable Orden Tercera de San Francisco, donde se guarda la exquisita talla del Cristo de los Dolores, tallado en 1664 por el carpintero Juan Ursularre Echevarría.



 Las Vistillas.
  Plaza Gabriel Miró
 Metro
 La Latina
5. 


Rodeando las fachadas posteriores de San Francisco el Grande y sobre la cima y laderas que vierten hacia el valle del río Manzanares se extiende una zona ajardinada conocida como las vistillas desde la que se obtienen unas inmejorables vistas panorámicas de las riberas del río Manzanares y de la Casa de Campo.

La zona situada junto a la iglesia recibe el nombre de Parque de la Cornisa y se extiende sobre una terraza que bordea toda la Basílica de San Francisco el Grande hasta encontrarse con las fachadas neo-mudéjares de la cara occidental del edificio del Seminario Conciliar de Madrid. Allí se funde con La Plaza de Gabriel Miró, trazada en los terraplenes existentes junto al Viaducto de Segovia.

La Plaza de Gabriel Miró es una de las zonas más castizas y tradicionales de Madrid y alcanza su máximo apogeo durante las Fiestas de San Isidro y la Verbena de la Paloma, cuando se instala un escenario para conciertos y los bares de los alrededores sacan sus barras a la calle para atender a las multitudes que se concentran en la zona hasta altas horas de la madrugada.

Al norte de las vistillas el Viaducto de Segovia salva el profundo terraplén de 23 metros de altura formado por el antiguo cauce del arroyo de San Pedro, por donde actualmente sube la calle de Segovia.

El viaducto en su forma actual es relativamente moderno, aunque todavía conserva un cierto aspecto arquitectónico clásico, sin embargo su historia es mucho más antigua e interesante. Los primeros planes de construcción datan de mediados del siglo XVIII, cuando Juan Bautista Sachetti, uno de los arquitectos del Palacio Real, proyectó una estructura que facilitaría la comunicación del palacio con el sur de la ciudad, sin embargo, este puente nunca vería la luz debido a la falta de fondos.

Tras otro fallido intento de retomar el proyecto por orden de José Bonaparte, finalmente en 1874 los planes fueron completados bajo la dirección de Eugenio Barrón, quién planteó una estructura de madera y hierro para cuya construcción fue necesario la demolición de la iglesia de Santa María de la Almudena, por aquel entonces la iglesia más antigua de Madrid.

guia de madrid Terraza en las Vistillas
Terraza en las Vistillas.

La estructura Eugenio Barrón se mantuvo hasta 1932, cuando fue reemplazada por un nuevo puente de hormigón, que se completó dos años después. Esta última sufriría severos daños durante la Guerra Civil española, pero fue reparada de nuevo en 1942.

A finales de 1970 el viaducto estuvo a punto de ser demolido, sin embargo, la decisión final fue mantenerlo intacto y darle un renovador lavado de cara, cuyo resultado es el que podemos ver hoy en día.

Desgraciadamente el Viaducto de Segovia ha ganado una cierta notoriedad en los últimos años como un lugar predilecto suicidas, por lo que en 1998, el ayuntamiento se vio obligado a erigir pantallas transparentes a ambos lados del puente que limitan el fácil acceso a los bordes.



guia de madrid map



 Catedral de la Almudena.
 Calle de Bailén
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


La Catedral de la Almudena de Madrid es un caso bastante peculiar, ya que a pesar de que Felipe II nombrara capital del país a la ciudad y ordenara construir una catedral de acuerdo al nuevo estatus de la villa, la fuerte oposición de la poderosa arquidiócesis de la entonces más grande ciudad de Toledo, posponía constantemente la construcción del templo.

Finalmente en 1868 la congregación dedicada a la Virgen Almudena, patrona de Madrid, recibió el permiso de la archidiócesis para la construcción de una nueva iglesia. En 1879 la Reina Mercedes impulsó la compra de un solar junto al Palacio Real y el 4 de abril de 1883, el rey Alfonso XII puso la primera piedra de la futura catedral de La Almudena.

Los trabajos fueron encargados a Francisco de Cubas, quién propuso una colosal iglesia neogótica con planta de cruz sobre una cripta románica. La cripta se finalizo en 1911 según el plan previsto, pero los trabajos de construcción avanzaban lentamente e incluso se detuvieron completamente durante la guerra civil en la década de 1930.

guia de madrid Catedral de la Almudena
Abside y fachada sur de la catedral de la Almudena.

Tras la Guerra Civil se abrió un largo debate acerca del diseño de Francisco de Cubas, cuyo estilo neogótico contrastaría demasiado con el estilo neoclásico del Palacio Real. En 1944 se convocó un nuevo diseño a concurso, que ganaron Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro gracias a su brillante proyecto que revestiría la nave neogótica mediante un "envoltorio" neoclásico.

Tras varios periodos de inactividad en su construcción por falta de fondos y a pesar de que las obras continuaron hasta el año 1999, la Almudena fue declarada oficialmente terminada en 1993 y el Papa Juan Pablo II consagró la nueva catedral.

En el interior, bastante sobrio, destacan las vidrieras y el altar mayor donde se encuentra la talla en madera de la Virgen de la Almudena y situado en una especie de altillo accesible mediante unas escaleras laterales.

Fuera, una fachada principal dividida en tres órdenes y orientada hacia la plaza de Armería, contiene entre sus campanarios una imagen de la Virgen de la Almudena y junto a ella cuatro estatuas que representan a cuatro santos de España: San Isidro Labrador, Santa María de la Cabeza, Santa Teresa de Jesús y San Fernando Rey.

Debajo, sobre el balcón, encontramos cuatro estatuas de los cuatro evangelistas que flanquean una vidriera que representa a la Virgen de Lis, mientras que en la parte inferior, dos escudos enormes representan las Armas Plenas de la Casa Real Española y el Escudo Pontificio. Junto a ellos se encuentran las estatuas de San Pedro y San Pablo.

A pesar de que artísticamente ni su exterior ni su interior destaquen por encima de cualquier otro monumento de la ciudad, bien merece la pena visitarla aunque solo sea para admirar sus mastodónticas dimensiones, que alcanzan los 104 metros de largo y 76 metros de ancho. La cúpula central tiene un nada desdeñable diámetro de 20 metros.

La catedral está abierta al público todos los días desde las 9:00 hasta las 19:30, pero si hay misa no puede ser visitada durante ese momento, aunque siempre se puede Asístir a la misa.



 Palacio Real.
 Plaza de Oriente
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


A pocos pasos de la Plaza de España y junto a la Catedral de la Almudena se encuentra el mayor palacio de Europa y sin duda uno de los más impresionantes del mundo, el Palacio Real de Madrid.

Sus modestos orígenes se remontan a la ocupación musulmana de Madrid, cuando durante el siglo IX se construyó una edificación defensiva que posteriormente los reyes de Castilla utilizarían como base para levantar el antiguo Alcázar de Madrid.

Durante la Nochebuena de 1734 el Alcázar sufrió un terrible incendio que acabó con la mayoría de su estructura de madera hecha cenizas, así que Felipe V decidió reemplazarlo con un nuevo edificio construido enteramente de piedra caliza y granito.

La nueva construcción se basaría libremente en el diseño del parisino Palacio de Versalles, donde el rey había pasado parte de su juventud. Las obras del nuevo palacio comenzaron en 1738 sobre la base de un diseño del arquitecto italiano Filippo Juvara, modificados de manera notable por su discípulo Juan Bautista Sachetti. Francesco Sabatini se encargó de la conclusión del edificio.

guia de madrid Palacio Real
Fachada norte del palacio vista desde los jardines de Sabatini.

Carlos III, hijo del rey Felipe V trasladó la corte al palacio en 1764 y desde entonces está sería la residencia principal de la corona española hasta 1931, cuando Alfonso XIII fue enviado al exilió después de que los republicanos ganaran las elecciones y exigieron su renuncia.

Hoy en día la familia real vive en el más modesto palacio de la Zarzuela, un antiguo pabellón de caza situado a las afueras de Madrid, mientras que el Palacio Real se utiliza oficialmente solo para ceremonias y recepciones reales.

La simple visión de los exteriores del Palacio ya imponen pero es en su interior donde uno se siente aún más anonadado por unos espacios que fueron concebidos a la medida de los poderosos reyes de la España imperial.

Cuenta con más de 2000 habitaciones lujosamente decoradas que necesitaron más de 100 años para ser completadas, 50 de las cuales se pueden visitar. Se emplearon ricos materiales: mármoles españoles, estucos, madera de caoba en puertas y ventanas e importantes obras de arte, en especial las pinturas al fresco de los principales artistas de la época como Giaquinto, Tiepolo o Mengs y sus seguidores españoles Bayeu y Maella.

Los visitantes entran a palacio a través de la gran Plaza de la Armería, que brinda acceso a la Real Armería, donde se conservan armas y armaduras pertenecientes a los reyes de España y a otros miembros de la Familia Real desde el siglo XIII y que está considerada una de las colecciones más importantes de su género.

guia de madrid Cambio de Guardia
Cambio de la guardia.

Entre los salones más destacados encontramos el Comedor de Gala, con una superficie de nada menos que 400 m2, la Sala de Porcelana, obra de la Real Fábrica del Buen Retiro, o el Salón del Trono, con paredes de terciopelo rojo y decorado mediante enormes espejos y unos hermosos frescos de Tiepolo que cubren el interior de la bóveda y representan la Alegoría de la Monarquía Española, con personificaciones de los reinos que la integraban el imperio en el siglo XVIII

Cada primer miércoles de mes, durante casi una hora a las 12:00, tiene lugar el Relevo Solemne de la Guardia en la plaza de la Armería. Todo un viaje en el tiempo que nos transporta a la época de los tiempos de los reyes Alfonso XII y Alfonso XIII, cuando desfilaban lanceros y alabarderos, compañías de fusiles y militares a cargo de piezas de artillería. En total, 400 personas y 100 caballos escenifican el relevo tal y como se hacía en la época y con los uniformes de entonces.

El palacio está rodeado al este por el Campo del Moro, un gran parque que sube desde el río Manzanares hasta el Palacio Real. Desde el verde césped en frente del parque se obtiene la mejor vista despejada de palacio.

Al noreste, entre la Calle de Bailén y la Cuesta de San Vicente, se extienden los Jardines de Sabatini, un bonito parque público de estilo neoclásico construido en los años 30 en el lugar que ocupaban las caballerizas del palacio tras la proclamación de la Segunda República, cuyo gobierno ordenó la expropiación de algunos de los bienes pertenecientes a la corona.



 Plaza de Oriente.
 Plaza de Oriente
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


La Plaza de Oriente se sitúa justo frente al Palacio Real, motivo por el cual a veces el palacio es también conocido como “Palacio de Oriente”.

La plaza fue creada durante la primera mitad del siglo XIX, pero su trazado actual se deriva de la última remodelación de finales del siglo XX, que convirtió el espacio en una zona peatonal, muy popular entre los turistas que desean relajarse después de visitar el adyacente Palacio Real . La plaza como se conoce hoy se sitúa sobre los terrenos del antiguo Palacio de la ciudad Habsburgo, cuyos escasos restos fueron definitivamente demolidos en 1997 para dejar espacio a la construcción de un parking subterráneo.

Los árboles y los jardines formales se disponen en torno a la imponente estatua ecuestre del rey Felipe IV. Las dos filas de estatuas bordean los jardines representando a varios gobernantes romanos, visigodos y cristianos de España, estaban destinadas a ser colocadas en la parte superior de la balaustrada del Palacio Real, sin embargo el rey Carlos III se negó, argumentando que las estatuas serían demasiado pesadas y podrían caerse de la azotea.

Durante su corto reinado, José Bonaparte (hermano del emperador Napoleón), puso en marcha un proyecto para abrir el lado este del Palacio Real y crear un largo bulevar que conduciría directamente a la Plaza de Cibeles al modo de los grandes bulevar parisinos. Varios edificios fueron tristemente demolidos en el proceso, incluyendo la biblioteca real, las iglesias colindantes y los edificios residenciales de la zona.

guia de madrid Plaza de Oriente
Plaza de Oriente.

Tras la expulsión de los franceses, los planes de la avenida fueron olvidados y el “deseado” rey Fernando VII continuo adelante con el desarrollo de la plaza que se completaría con el magnífico Teatro Real, finalizado durante el reinado de Isabel II.

La estatua ecuestre del rey Felipe IV se localiza en el centro. Fue creada en el 1639 por el escultor italiano Pietro Tacca y destaca por estar considerada como el primer intento exitoso en la creación de una estatua de un caballo encabritado. Los cálculos de la estabilidad corrieron a cargo de Galileo, quien sugirió al escultor la utilización de bronce macizo para la sección trasera del caballo, mientras el resto de la estatua permanecería hueco con el fin de evitar que se caiga.

La estatua fue instalada originalmente en los jardines del Palacio del Buen Retiro, pero en 1843 fue trasladada al centro de la Plaza de Oriente y se colocó sobre una gran fuente decorada con estatuas de leones y figuras alegóricas.



 Teatro Real.
 Plaza de Oriente
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


Tras el fallido intento de José Bonaparte de crear un bulevar que condujera directamente a la Plaza de Cibeles desde el Palacio Real, Fernando VII proyectó la construcción de un magnífico teatro de ópera que remataría la necesaria remodelación de la Plaza de Oriente. Para ello, se hubo de demoler del antiguo Teatro de los Caños del Peral.

guia de madrid Teatro Real
Teatro Real.

El diseño corrió a cargo del arquitecto Antonio López Aguado quién presento un esquema neoclásico de 3 alturas sobre una planta hexagonal cuya fachada principal daría a la Plaza de Oriente, mientras que la otra, de menor presencia, miraría hacia la actual Plaza de Isabel II.

Durante su construcción las obras sufrieron un sinfín de obstáculos, pero finalmente el flamante teatro fue inaugurado en 1850 por una jovencísima Isabel II, que disfrutó aquella noche de "La Favorita", de Gaetano Donizetti.

A finales del siglo XIX y principios del XX el Teatro Real fue ganando gran reputación en Europa como uno de los grandes teatros de ópera, especialmente tras las frecuentes representaciones de óperas de Verdi y Wagner, así como actuaciones musicales de Igor Stravinsky y la regularidad con que el ballet hacia las delicias del público madrileño.

Sin embargo no todo iba a ser fortuna y gloria para el edificio. Hacia 1920 la estructura estaba experimentando algunos problemas y en 1925 los estudios determinaron que el edificio estaba en grave peligro de colapso debido a las infiltraciones de agua subterránea. El teatro hubo de echar el telón durante las más de cuatro décadas que duraron los trabajos de restauración.

Tras su recuperación y la última ampliación llevada a cabo entre 1988 y 1997, el teatro disfruta hoy en día de las más avanzadas comodidades mezcladas con la estupenda decoración original del siglo XIX y ha recuperado el lugar que le corresponde en el panorama mundial con estupendos carteles de ópera y ballet durante toda la temporada.



 Plaza de España.
 
 Metro
 Plaza de España
3. 10. 


Al noreste de los Jardines de Sabatini, se extiende la inmensa Plaza de España, flanqueada por los primeros rascacielos que se construyeron en Madrid.

La zona, ocupada hoy en día por esta amplia área ajardinada, perteneció originalmente a unos barracones asociados al Palacio Real, que tras ser demolidos, dejaron espacio para una nueva plaza pública que serviría como eje continuador uniendo la nueva Gran Vía con la Calle de la Princesa.

Durante la década de los años 50 y tras comenzar la economía española a recuperarse de la guerra civil y del aislamiento exterior, Francisco Franco eligió este emplazamiento para comenzar la construcción de un Madrid más cosmopolita y acorde con la época. Para ello encargó la construcción de dos monumentales rascacielos a los hermanos Otamendi.

El Edificio de España fue construido entre 1947 y 1953 y es el más elegante de los dos rascacielos. Se compone de una torre central 25 alturas flanqueada por dos alas.

El segundo, la Torre de Madrid, fue levantado en 1957 y en el momento de su construcción, con una altura de 142 metros, fue el edificio más alto de hormigón del mundo. Apodado “La jirafa”, fue el edificio más alto de Madrid hasta 1989, cuando se construyó la Torre Picasso en AZCA.

guia de madrid Plaza de España
Plaza de España.

Además de estos dos gigantes, en las inmediaciones de la plaza destacan dos magníficos exponentes del eclecticismo madrileño: la Casa Gallardo y la sede de la Consejería de Cultura en el Edificio de la Compañía Asturiana de Minas.

Sin embargo, a pesar de la espectacular arquitectura que rodea la plaza, su atractivo más popular se encuentra en el centro: el Monumento a Miguel de Cervantes, autor de la famosa historia de Don Quijote de la Mancha y su fiel escudero, Sancho Panza. Centenares de visitantes acuden al monumento para conseguir una foto frente a las estatuas de bronce de Don Quijote sobre su caballo y Sancho Panza en su mula. Detrás de ellos, una estatua del mismo Cervantes observa el panorama por encima de sus inmortales personajes.



 El Parque del Oeste.
 
 Metro
 Príncipe Pío
6. 10. R. 
 
 Tren
 Príncipe Pío
C1. C7. C10. 
 
 Teleférico
 Parque del Oeste
 


A apenas 200 metros de la Plaza de España, la zona más occidental de Madrid centro disfruta de uno de los principales pulmones de la ciudad, el Parque del Oeste, instalado sobre el principal vertedero de basuras que la ciudad utilizaba a principios del siglo XX.

La construcción del parque formó parte de una iniciativa del alcalde Alberto Aguilera para eliminar el vertedero y fue concebido originalmente por el paisajista Cecilio Rodríguez, quien reconvirtió la zona en un gran jardín de estilo Inglés inaugurándolo en 1905.

Durante la Guerra Civil Española el Parque del Oeste fue el primer testigo de la invasión de Madrid, ya que este fue el lugar elegido por las tropas antigubernamentales para atacar a la capital de la república. De la conocida como la Batalla de la Ciudad Universitaria, aún se pueden encontrar en el extremo norte del parque tres bunkers para ametralladoras construidos durante la guerra civil.

guia de madrid Templo de Debod
Templo de Debod.

Tras la recuperación del parque durante los primeros años de postguerra, los terrenos se ampliaron ocupando los antiguos Cuarteles de la Montaña, donde se instaló el Jardín de la Rosaleda, célebre por el concurso internacional de rosas que tiene lugar cada primavera.

El área al sur de la Rosaleda se conoce como el Parque de la Montaña, conocido así por su ubicación elevada sobre una colina, desde la que se disfruta de amplias vistas sobre la Casa de Campo.

Sin embargo la mayoría de los visitantes no suben la colina por sus vistas, si no que vienen a admirar la atracción más famosa del Parque del Oeste: el Templo de Debod, un auténtico templo egipcio transportado desde su ubicación original en Debod piedra a piedra y reconstruido aquí durante la década de los 70.

El pequeño templo fue un regalo del gobierno egipcio para agradecer las ayudas aportadas por España para salvar los templos de Nubia, en peligro de hundirse bajos las aguas debido a la construcción de la Presa de Asuán en 1961.

Originalmente fue construido a las orillas del Nilo, en la pequeña localidad de Debod y tiene unos 2200 años de antigüedad. Su núcleo más antiguo fue erigido bajo el faraón Ptolomeo IV en honor al Dios Amón e Isis.

La visita es gratuita para todos los públicos y permanece abierto durante todo el año, aunque dada la particular estructura interna del edificio y por motivos de seguridad, solo se permite ocupar las salas del templo a un máximo de 60 personas a la vez.



guia de madrid map

 Casa de Campo.
 Casa de Campo
 Metro
 Casa de Campo
5. 10. 
 
 Teleférico
 Casa de Campo
 


La Casa de Campo es el mayor parque público de la ciudad y desde luego, su verdadero pulmón verde. Se sitúa junto a los límites noroccidentales de Madrid y con una superficie de 1700 hectáreas, es cinco veces más grande que el famoso Central Park de Nueva York.

Su historia va de la mano del nombramiento de Madrid como capital de España. Los terrenos fueron adquiridos por la Corona Española tan pronto como se instauró la Corte en Madrid, con el objeto de permitir a la nobleza española disfrutar de su diversión favorita: la caza.

Con el paso del tiempo se fueron introduciendo edificios y estructuras con diferentes propósitos, algunos de los cuales han llegado hasta nuestros días. Destacan, por citar algunos, el Puente de la Culebra, un pequeño capricho real diseñado por Sabatini y construido en 1782 sobre el Arroyo de Meaques, la Tapia, construida también por Sabatini para delimitar los límites del coto o el Palacio de los Vargas.

Con la proclamación de la Segunda República en 1931, la Casa de Campo dejó de formar parte del patrimonio real y fue abierta al público para el uso y disfrute de todos los madrileños. Durante la Guerra Civil los terrenos del parque fueron escenario de cruentos combates, pero en cuanto terminó la contienda comenzaron los trabajos de reforestación y a lo largo de los años se han ido añadiendo importante instalaciones deportivas y culturales que forman lo que hoy es el mayor espacio verde de la ciudad y posiblemente de toda Europa.

guia de madrid Puente de la Culebra
Puente de la Culebra.

La característica más notable del parque es, como es natural, su vegetación. Está formada por tres ecosistemas diferentes: la encina es la especie arbórea dominante en la zona, algunas de ellas tienen más de 100 años y alcanzan gran altura, mientras que los extensos pinares se han adaptado perfectamente a las condiciones del parque y ayudan a la proliferación de setas de todo tipo, que suelen surgir después de las primeras lluvias de otoño. Por último, los bosques caducifolios se componen de varias especies que incluyen álamos, sauces o alisos.

En cuanto a la fauna, la Casa de Campo sirve de hogar para unas 133 especies de vertebrados. Las aves son las más numerosas, sobre todo gorriones y pinzones, a los que se suman el pechiazul y varios tipos de búhos. La lista de mamíferos del parque incluye a los omnipresentes conejos, ardillas e incluso erizos, que se pueden observar cerca de los matorrales ribereños durante la noche.

guia de madrid Lago de la Casa de Campo
Lago de la Casa de Campo.

Aparte de todos sus atractivos naturales la Casa de Campo es sobre todo un lugar ideal para practicar cualquier tipo de deporte. Existen multitud de instalaciones deportivas donde practicar el tenis, natación, futbol o baloncesto y voleibol.

Sus senderos y carreteras son ideales para correr y montar en bicicleta, mientras que un inmenso lago artificial sirve de base para el club de piragüismo de Madrid.

Finalmente, el parque ofrece además diversas opciones de ocio para todos los públicos en sus instalaciones. Dispone de un Parque de Atracciones por todo lo alto, situado junto a la estación de metro de Batán, donde grandes y pequeños disfrutan de decenas de atracciones que incluyen hasta 6 montañas rusas para morirse de vértigo.

Junto al parque, en el Zoo de Madrid viven cerca de 3.000 animales de todos los continentes, y dispone de un gran acuario y un tanque de delfines, mientras que el antiguo Recinto Ferial incluye un importante centro de convenciones que sirve como lugar de celebración para conciertos.

 



 Los Barrios del centro




 Chueca.
 
 Metro
 Chueca
5. 


En pleno centro de Madrid, muy cerca de la Gran Vía, el barrio de Chueca se extiende a lo largo y ancho de las decenas de callejuelas que cruzan de este a oeste las calles Fuencarral y Barquillo.

Chueca es un barrio pequeño pero sin embargo sus calles rebosan vida, es uno de los lugares más cosmopolitas de la ciudad, y el centro del movimiento gay de Madrid y de España.

Anteriormente era un lugar a evitar, muy pocos se atrevían a pasar por aquí, ya que era un barrio relacionado con la droga y la prostitución. A partir de principios de la década de los 90 la comunidad gay madrileña comenzó a instalarse en la zona atraídos por el irresistible encanto de sus edificios de 1900 y a medida que el barrio fue evolucionando también dio un giro en lo comercial, acogiendo multitud de tiendas tradicionales a las que se unirían un gran número de servicios destinados a la comunidad homosexual como sex shows o saunas y finalmente todo tipo de locales de ocio como modernos restaurantes, cafés, bares y pubs nocturnos.

Su centro neurálgico es la concurrida Plaza de Chueca, que recibe su nombre del compositor de zarzuelas Federico Chueca y además de esta plazoleta se encuentran dos plazas algo mayores, la Plaza del Rey y la Plaza Vázquez de Mella, que se llenan de terrazas en verano y en torno a las que gira la vida del barrio.

guia de madrid Plaza de Chueca
Plaza de Chueca.

La zona es ideal para pasear, sus calles semi-peatonales ofrecen centenares de locales, desde tabernas de toda la vida, hasta las más modernas y exóticas propuestas y sobre todo es un lugar fantástico para vivir la noche madrileña gracias a sus variados locales nocturnos, tanto de ambiente gay como no-gay.
Al límite occidental del barrio, la Calle Fuencarral se ha convertido en el referente de la moda alternativa de la ciudad, y decenas de pequeñas tiendas independientes y boutiques se mezclan con franquicias de todas las grandes marcas.

A finales de junio, cuando se celebra el Festival del Orgullo Gay, el barrio alcanza su apoteosis y las callejuelas de Chueca se convierten en una acuarela de vivos colores formada por el emblema arcoíris de la comunidad gay, que decora casi cada balcón del barrio.

El momento álgido de esta fiesta, que ha llegado a ser un acontecimiento social de primer orden en Madrid, llega cuando las coloristas carrozas de los diferentes colectivos parten desde la Puerta de Alcalá, para atravesar la Calle Alcalá, la Plaza de Cibeles, Gran Vía y finalizar en la Plaza de España, donde se lee un manifiesto reivindicativo para manifestar el apoyo al colectivo de homosexuales, transexuales y bisexuales.



 Palacio Longoria.
 Calle Fernando VI, 4
 Metro
 Alonso Martínez
4. 5. 10. 


El modernismo, tal y como se entiende en Barcelona, Viena o París, nunca llegó a Madrid y dada la extraordinaria cantidad de excelentes arquitectos modernistas catalanes, como Gaudí en la Barcelona de principios de siglo XX, es notable, sobre todo para los extranjeros, que no haya un solo ejemplo de su trabajo en la ciudad.

La explicación es sencilla, el modernismo estaba pisando fuerte en Barcelona por una serie de circunstancias que lo propiciaron: el crecimiento y consolidación de una poderosa burguesía que pudiera costear las obras, el plan del ensanche, implantado algo más tarde que en Madrid y sobre todo el increíble genio de Gaudí.

guia de madrid Palacio Longoria
Palacio Longoria.

Por el contrario para la conservadora burguesía madrileña este estilo arquitectónico no tenía mucha aceptación, de hecho, se consideró como algo anómalo y muy discutible.

Madrid se encontraba apegado a la arquitectura ecléctica, muy consolidada en la capital desde finales del siglo XIX, lo que condujo a un alejamiento de estas nuevas tendencias artísticas y arquitectónicas que triunfaban en Europa. No obstante existió cierta tolerancia que permitió que dentro de la arquitectura ecléctica se utilizara ornamentación modernista, más como opción decorativa que como estilo arquitectónico en sí.

Podemos encontrar ejemplos de esta influencia en cerca de 200 edificios de Madrid, que presentan detalles modernistas en vanos, cornisas, rejería, balcones, miradores o vidrieras.

El único ejemplo puro del modernismo en Madrid es el Palacio Longoria, construido en el barrio de Chueca por José Grases Riera en 1902 como residencia para el banquero Javier González Longoria.

La voluptuosa fachada del palacio, carente de elementos rectos, centra el eje de atención en un torreón de planta circular que parece moldeado por un experto en decoración de tartas gigantes. En el mismo se pueden apreciar atrevidas formas onduladas, así como las formas vegetales de los elementos decorativos que rodean y adornan unos balcones de marcos derretidos, muy característico de la arquitectura modernista.

Sus primeros inquilinos vendieron el edificio al dentista del rey Alfonso XIII, quien instaló la presidencia de la Compañía Dental Española y su propia residencia. Finalmente en el año 1946, los herederos se deshicieron del inmueble que fue adquirido cuatro años más tarde por la Sociedad General de Autores, de la que actualmente es sede.



 Casa de las siete chimeneas.
 Plaza del Rey, 1
 Metro
 Banco de España
2. 


En la zona más oriental de Chueca, justo antes de salir al Paseo de Recoletos, se abre la Plaza del Rey, donde nos encontramos con uno de los edificios más misteriosos de Madrid: la Casa de las Siete Chimeneas.

Actualmente sede del Ministerio de Cultura , este edificio fue construido en 1577 por los arquitectos Antonio Sillero y Juan de Herrera para Fray Pedro de Ledesma, secretario del consejo de Indias del Rey.

En 1583 el edificio fue adquirido por el comerciante genovés Baltasar Cattaneo, quién encargó al arquitecto Andrea de Lurano la ampliación de la estructura. Estas reformas incluirían la construcción de las famosas siete chimeneas de las que toma su nombre el palacete renacentista.

Concluidas las obras, el genovés vendió el edificio al doctor Francisco Sandi y Mesa, fundador del mayorazgo de los Colmenares y desde entonces ha sido propiedad de la familia hasta el siglo XIX, cuando paso a funcionar como sede central del Banco de Castilla y finalmente, en el siglo XX, como sede del Ministerio de Cultura.

En el siglo XVIII la casa fue ocupada brevemente por el Marqués de Esquilache, ministro de Carlos III, bajo cuyo patrocinio se añadió la sección trasversal que transformó la primitiva planta rectangular en la actual en forma de L. Durante el motín provocado por una ley promulgada por el marqués que prohibía llevar capa larga, bajo la que se podían esconder armas, y sombrero de ala ancha para llevar el rostro siempre visible, la casa fue saqueada por un grupo de exaltados, sin embargo este no es el suceso más trágico del que el edificio es testigo.

Muchas y muy dramáticas son las leyendas, pero todas coinciden en lo mismo, la casa está habitada por fantasmas desde hace mucho tiempo. En la Corte de Felipe II no se hablaba de otra cosa y todo el pueblo aseguraba haber visto el fantasma de una mujer deambulando entre las siete chimeneas que coronan el tejado del palacio. Después de recorrer todo el alero se arrodilla, se golpea el pecho y finalmente desaparece.

Una de las historias cuenta que el rey Felipe II encerró a una hija ilegítima que se volvió loca en la casa, aunque el relato más famoso, sin embargo, se refiere a una amante del rey, que se convirtió en una molestia para él cuando se casó con su cuarta esposa. Él la encerró en la Casa de las Siete Chimeneas, pero ella escapó y amenazó con casarse con un hombre mayor para dar celos al monarca. Cuando este respondió con júbilo a la invitación de boda, la mujer se volvió tan loca que se apuñaló en el corazón en el sótano de la casa.

guia de madrid Casa de las siete chimeneas
Casa de las siete chimeneas.

Curiosamente en el siglo XIX, durante las reformas que se ejecutaron en las dependencias del palacio para acomodarlo a su nueva función como sede del Banco de Castilla, los obreros se encontraron con el esqueleto de una mujer en el sótano con una daga en el corazón acompañada de varias monedas del siglo XVI.

Una alternativa a esta leyenda indica que una mujer, hija de un caballero a las órdenes del rey, se suicidó con el corazón roto cuando su marido murió en la batalla de San Quintín, y su padre enterró el cuerpo en el sótano de la casa para ahorcarse días después. De nuevo, cuando el edificio fue restaurado en 1960, el esqueleto de un hombre fue encontrado enterrado en las paredes del edificio.

Otra habladuría cuenta que durante el Motín de Esquilache uno de los mayordomos ofreció resistencia y encontró la muerte a manos de los exaltados que asaltaron la casa y desde entonces su espíritu pasea ocasionalmente por los pasillos que se encuentran cerca de la puerta de entrada.

De cualquier forma y al margen de las leyendas, este es uno de los pocos ejemplos de la arquitectura renacentista madrileña que aún queda en pie en la capital, aunque, quién dice que no, quizás en próximas renovaciones se encuentre algún otro esqueleto y la leyenda vuelva a sobrepasar el valor artístico del palacio.



 Real Hospicio de San Fernando.
 Calle Fuencarral, 78
 Metro
 Tribunal
1. 10. 


En la misma Calle Fuencarral encontramos quizá el más importante referente arquitectónico del barroco español, el Real Hospicio de San Fernando, obra cumbre del arquitecto Pedro de Ribera.
Construido en el 1726, originalmente el edificio fue utilizado por la Congregación de los Esclavos del Dulcísimo nombre de María como albergue y comedor para que los más pobres de Madrid pudieran pasar las noches más frías del invierno a cubierto.

guia de madrid Real Hospicio de San Fernando
Real Hospicio de San Fernando.

La arquitectura de la estructura en general es bastante sobria, sin complicaciones ni adornos, sin embargo alrededor de la puerta, a modo de capricho barroco, la portada se organiza de la misma manera que un retablo profusamente decorado.

Todo un repertorio de cortinajes de recargada decoración se alzan sinuosamente en torno a la puerta en forma ascensional hacia la hornacina que corona el conjunto bajo los remates de la cornisa y donde se refugia la escultura de San Fernando.

A principios del siglo XX comenzó a utilizarse para exposiciones y finalmente, desde la restauración de 1929, el hospicio alberga el Museo de Historia de Madrid, donde se ilustran mediante una importante colección de pinturas, esculturas, grabados y otros objetos, la vida cotidiana de los madrileños desde 1561, cuando fue nombrada capital, hasta hoy.

A la espalda del hospicio se encuentran los Jardines del Arquitecto Ribera, frente a los que podemos admirar la Fuente de la Fama, situada tras la valla que separa el museo de los jardines desde 1941, cuando fue trasladada a su actual emplazamiento.

Se trata de una fuente de ornamental encargada por el rey Felipe V para embellecer la Plaza de Antón Martín y a la vez mejorar el suministro de agua en la zona.

Al igual que el Hospicio, es obra de Pedro de Ribera y al igual que el pórtico de este, también presenta un diseño en estilo churrigueresco con diversos motivos ornamentales. La estatua de la Fama, que corona el conjunto, fue labrada por el escultor Juan Bautista.



 Malasaña.
 
 Metro
 Tribunal
1. 10. 


Al otro lado de la Calle Fuencarral Chueca se convierte en Malasaña y el sofisticado ambiente gay deja lugar al bohemio aire que se respira por las enrevesadas calles de este barrio cuyo nombre rinde honor a la bordadora Manuela Malasaña.

La historia de esta joven bordadora se remonta a la ocupación francesa, cuando tras el levantamiento del 2 de mayo, la revuelta fue acallada y Manuela Malasaña detenida y fusilada por llevar unas tijeras en la mano, que según los franceses era un peligroso arma.

Sin embargo la historia reciente de Malasaña es bastante más amable. El barrio fue durante la década de los 80, el centro del movimiento cultural que lideró los profundos cambios sociales que se produjeron necesariamente tras la muerte del dictador Franco y la llegada de la democracia a España.

Aquel movimiento de tinte punk transgresivo y muy canalla fue conocido como la movida madrileña y acogió en su seno a todas las expresiones del arte, hasta entonces reprimidas por el régimen franquista.

De la nada surgieron decenas de grupos musicales, se emitieron fantásticos programas progresistas en televisión y grandes personalidades del actual panorama cultural español comenzaron sus carreras, como Pedro Almodóvar, Nacho Cano o Alaska.

guia de madrid Puerta del Cuartel de Monteleón y estatuas de Daoíz y Velarde
Puerta del Cuartel de Monteleón y estatuas de Daoíz y Velarde.

El fotógrafo Alejandro Castellote resume perfectamente el ambiente de la época cuando afirma que la Movida fue, para los españoles, sobre todo mucho ruido, poca calidad, pero mucha energía y muchas ganas de pertenecer de una puta vez a la modernidad y dejar de ver cómo todos los trenes de los grandes cambios -el 68, el movimiento hippie, el rock, el cine, etc.- pasaban de largo.

De todo aquello en el barrio aún quedan algunos bares de entonces y en mayor medida, el ambiente callejero de cerveceo y farándula nocturna que nunca desapareció. El corazón de Malasaña se considera la Plaza del Dos de Mayo y sus aledaños, donde se concentran una buena cantidad de bares y terrazas de verano, mezcla del ambiente más tradicional de Madrid y de los más bohemios y modernos locales de la cosmopolita ciudad del siglo XXI que es hoy.

Madrid fue el punto de origen del heroico levantamiento del pueblo de España contra los invasores franceses el día 2 de mayo de 1808, hecho del que la plaza toma su nombre y que conmemora con un monumento situado en el centro y compuesto por el arco original de la entrada del Cuartel de Monteleón, donde los generales Daoíz y Velarde murieron presentando heroica resistencia al invasor francés, acompañado de las estatuas de ambos oficiales.



 San Antonio de los Alemanes.
 Calle Puebla, 20
 Metro
 Callao
3. 5. 


A pesar del gran número de parroquias instaladas en el centro histórico de Madrid, el barrio de Malasaña no destaca por poseer un gran número de iglesias entre sus calles, sin embargo una de ellas; San Antonio de los Alemanes, se distingue por su increíble interior por encima de la mayoría de los templos de la capital.

El origen de esta iglesia, ubicada en la calle de la Puebla, se remonta al siglo XVII, cuando Felipe III fundó un hospital dedicado a ofrecer refugio a los portugueses más desfavorecidos que vivían en Madrid.

guia de madrid Espléndidas decoraciones de la cúpula de San Antonio de los Alemanes
Espléndidas decoraciones de la cúpula de San Antonio de los Alemanes.

En aquella época Portugal pertenecía a la corona española y muchos portugueses llegaron a Madrid en busca de trabajo.

En 1624 Felipe IV ordenó la construcción de la nueva iglesia de San Antonio de los Portugueses junto al hospital, sin embargo, en 1640 Portugal consiguió la independencia del Reino de España y en 1689 Mariana de Austria, esposa del rey Felipe IV, decidió donar el hospital y la iglesia a los alemanes que vinieron a Madrid. Desde entonces, la iglesia se conoce como San Antonio de los Alemanes.

La iglesia fue construida por Francisco Seseña, quien diseñó un templo de planta elíptica y características barrocas, pero muy sobrio y carente de adornos. La fachada, sin demasiado merito en su diseño, se atribuye a Juan Gómez de Mora.

Sin embargo su interior es absolutamente increíble. Una espléndida nave abovedada sin columnas ni pilares presenta un único espacio, sin divisiones, completamente cubierto por magníficos frescos que alcanzan el techo desde el suelo, creando un efecto de lujo, movimiento y colorido en una arquitectura que de otra forma parecería pobre y escasa.

La sensación, una vez en su interior, es como si nos hubiéramos metido dentro de un cuadro. Los frescos fueron pintados en su mayoría por Lucas Jordán y representan algunos reyes medievales de España, Francia, Hungría, Alemania y Bohemia, que defendieron la cristiandad, a santos portugueses, figuras alegóricas, a la Virgen y el Niño y como no, a San Antonio.

Las pinturas anteriores a la bóveda representan elementos arquitectónicos ficticios como columnas, frontones, ventanas, pilastras y molduras, todos ellos cubiertos de una profusa ornamentación barroca. Estos elementos son obra de Carreño de Miranda y Francisco de Rizi.

Lamentablemente es complicado visitar el interior de la iglesia, ya que sólo está abierta durante la misa, sin embargo la experiencia bien merece la pena un esfuerzo.



 Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat.
 Calle de San Bernardo, 78
 Metro
 Noviciado
2. 


En el número 78 de la Calle de San Bernardo encontramos la iglesia de Nuestra Señora de Montserrat, considerada el ejemplo más complejo y elaborado de la arquitectura barroca en Madrid.

Las obras comenzaron en el año 1668 con el propósito de albergar la orden de los monjes benedictinos que habían sido expulsados de Cataluña aprovechando la insurrección catalana en contra de la Casa Real.

El diseño original corrió a cargo de Sebastián Herrera Barnuevo, quien proyectó una gran iglesia compuesta por tres naves separadas por arcos de medio punto y pilastras dóricas, sin embargo por diversos motivos nunca se lograron recabar los ingentes recursos para continuar una obra tan ambiciosa y la construcción del templo se prolongo lánguidamente en el tiempo.

En 1671 el arquitecto murió y Gaspar de la Peña, ahogado por la falta de financiación, continuó lentamente con las obras hasta que por fin en 1716 Pedro de Ribera fue capaz de dar su forma definitiva a la fachada principal con la adición de la decoración barroca en puertas y ventanas.

La construcción de las torres comenzó en 1729 pero a pesar de que estaba previsto dotar a la iglesia con dos campanarios, finalmente solo se ha levantado el de la derecha, cuya singularidad y personalidad son suficientes para dotar al conjunto de la belleza y armonía.

guia de madrid Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat
Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat.

Durante la desamortización de Mendizabal, a mediados del siglo XIX, la orden religiosa fue abolida y la iglesia fue confiscada pasando a funcionar como una cárcel para mujeres hasta principios del siglo XX, cuando el templo fue devuelto a los monjes benedictinos.

Para entonces, dado la falta de interés y de dinero, las obras se consideraron completas y la nave se quedó sin la gran cúpula del crucero proyectada originalmente por Herrera, además de la cabecera y las sacristías cuyo cerramiento actual se finalizo en 1986 gracias a la colaboración de la Dirección General de Bellas Artes.



 Cuartel del Conde Duque.
 Calle Conde Duque, 9
 Metro
 Ventura Rodríguez
3. 


Desde la Calle de San Bernardo hacia el este, Malasaña cambia de carácter y sus calles se tornan mucho más tranquilas y ordenadas. Esta zona de planta triangular está delimitada por las calles San Bernardo, de la Princesa y Alberto Aguilera y es más conocida como el Barrio del Conde Duque, ya que fue la zona elegida por Felipe V para construir el Cuartel del Conde Duque. En este inmenso complejo militar se instalaría la guardia personal del rey, formada por un selecto grupo de miembros del ejército compuesto por 600 soldados y 400 caballos.

guia de madrid Patio principal del Cuartel del Conde Duque
Patio principal del Cuartel del Conde Duque.

Su nombre proviene del antiguo palacio que ocupaba la zona, propiedad de Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares y que tras la muerte de este, fue abandonado y cayó en ruinas. Gracias a su cercanía con el Palacio Real, el emplazamiento era perfecto para situar el nuevo cuartel, cuya maciza estructura fue diseñada por el arquitecto Pedro de Ribera y se completó entre 1717 y 1730.

A pesar de ser puramente funcional, el diseño del cuartel incluye algunos elementos decorativos del estilo barroco español, sin embargo es su portada, de estilo churriguerresco, la que realmente llama la atención. Los portalones se rodean de cortinajes labrados sobre columnas que se alzan en torno a la puerta en forma ascensional hacia un frontón triangular que corona el conjunto bajo los remates de la cornisa y donde podemos admirar un enorme escudo real.

En el interior del cuartel hay tres grandes patios y una torre que antiguamente soportaba un sistema de telégrafo óptico, ideado en España en el siglo XIX, y que comunicaba Madrid con Irún mediante señales luminosas.

Esta torre y varios de los pisos superiores fueron dañados por un incendio en 1869, tras el cierre del cuartel, y después el edificio empezó a caer en mal estado debido a su desuso y a la poca atención que se prestó a su restauración.

Por último, en 1969, el arquitecto Julio Cano Lasso fue seleccionado por el ayuntamiento de Madrid para rediseñar el Cuartel del Conde Duque y convertir la casa cuartel en un espacio multipropósito donde se asientan el Museo Municipal de Arte Contemporáneo de la ciudad, las oficinas locales de gobierno, los archivos históricos de Madrid, hemerotecas y vídeotecas, así como varias salas de exposiciones temporales.



guia de madrid map



 Lavapiés.
 Plaza de Lavapiés
 Metro
 Lavapiés
3. 


El barrio de Lavapiés abarca toda la zona sur del centro de Madrid, desde la Calle de Toledo, lindando con la Latina al este, hasta la Calle de Atocha, junto a la Glorieta de Carlos V, donde da comienzo el Madrid de los Borbones.

Lavapiés es uno de los barrios más antiguos de Madrid. Sus orígenes se remontan a hace más de 500 años, cuando el área estaba ocupado por los judíos y su principal centro de actividad era la sinagoga, situada en el lugar que hoy ocupa la modesta iglesia de San Lorenzo. Tras la expulsión de los judíos de España en el siglo XV por orden de los Reyes Católicos, la mayoría de las familias judías de Madrid se convirtieron al catolicismo para poder mantener sus propiedades. De esta manera la cristianización del barrio trajo consigo los nuevos nombres de exagerada exaltación religiosa que mantienen hoy en día calles como Ave María, de la Fe, Amor de Dios y un largo etcétera.

El nombre del barrio sin embargo y curiosamente se ha mantenido en el subconsciente madrileño como Lavapiés, a pesar de que su verdadero nombre es Barrio de Embajadores, y proviene del acto de purificación de lavarse los pies que realizaban los judíos antes de sus oraciones.

guia de madrid Típica corrala de mediados del siglo XIX
Típica corrala de mediados del siglo XIX.

En la plaza del mismo nombre, hoy centro neurálgico del barrio, había una fuente donde los judíos realizaban este ritual de purificación ritual antes de ir a la sinagoga.

Lavapiés es sinónimo de castizo. Tiene fama de ser el barrio del Madrid de los más madrileños y es que durante las últimas décadas del siglo XIX, este fue el lugar elegido por los guionistas de zarzuelas para enmarcar unas historias plagadas de las intrigas, aventuras y amoríos, de las que aún se nutre el carácter madrileño más tópico.

Sin embargo la realidad era bien diferente. Lavapiés era pura miseria y los personajes que habitaban el barrio sufrían las más temibles carencias sociales. Era gente cargada de hijos criados en calles enlodadas y polvorientas que se ganaban el pan de las más variopintas maneras: cigarreras, lavanderas, traperos, pordioseros y colilleros habitaban casas y chabolas sin agua ni luz.

En esta época se popularizaron las tan revalorizadas corralas, surgidas en el siglo XVI ante la falta de espacio de los inmigrantes pobres que llegaban en oleadas al Madrid cortés en busca de trabajo.

Durante el siglo XIX miles de familias se hacinaban en estos edificios de tres o cuatro pisos de altura dispuestos en torno a un patio central. Sobre él, unos corredores exteriores orientados al patio brindaban acceso a viviendas de entre 20 y 40 metros cuadrados, además de a los aseos, compartidos muchas veces por centenares de personas.

Tras la Guerra Civil llegó el abandono extremo. Para hacernos una idea basta decir que sobre la fuente de la plaza de Cabestreros, aún se conserva la única mención a la República Española existente en un monumento público de Madrid.

guia de madrid Plaza de Lavapés
Plaza de Lavapés.

Mención ignorada incluso por el régimen franquista que sistemática y eficazmente eliminaba tales menciones de cualquier monumento en cualquier parte del país.

Otro ejemplo del abandono del barrio son las ruinas de las Escuelas Pías en la plaza de Agustín Lara, que a pesar de la ingente energía que el franquismo consumió en restaurar los edificios religiosos de la ciudad, no fue hasta el año 2002, en el que se aprovecharon las ruinas para construir una biblioteca.

Afortunadamente para el barrio, durante la década de los años 80 los movimientos ocupas se encargaron de revitalizar una población vieja y cansada con sangre nueva y poco a poco, Lavapiés se fue poniendo de moda entre artistas y gente joven con lo que comenzó un proceso de renovación que continúa hoy en día y que ha revalorizado actualmente la zona.

Lavapiés ofrece un ambiente bohemio, sus plazas y calles han visto el resurgir y donde antes solo había tristeza y suciedad ahora florecen teatros, como el Valle Inclán y salas de exposiciones como la Casa Encendida. Su población también ha cambiado y los buscavidas de antaño ahora han sido sustituidos por una cosmopolita y radiante juventud con ansias de vivir y sobre todo por miles de inmigrantes que alegran el barrio con su exacerbo cultural.

El barrio es un sinfín de cuestas. Se asienta sobre una ladera en cuya zona más alta se sitúa la Plaza de Tirso de Molina, que cuenta con un Mercado de flores y cafés al aire libre, mientras abajo del todo, la Plaza de Lavapiés y sus alrededores, especialmente la Calle Argumosa, ofrecen zonas de tapeo y sobre todo muchísimos restaurantes y teterías de origen árabe.



 Iglesia de San Millán y San Cayetano.
 Calle Embajadores, 15
 Metro
 Lavapiés
3. 


A pesar del abandono sufrido por el barrio, en Lavapiés se esconde uno de los más ilustres ejemplos de la arquitectura barroca madrileña: la iglesia de San Millán y San Cayetano, cuya fachada sobrevivió a la quema de conventos del 19 de julio de 1936.

Su construcción comenzó en 1669 bajo la dirección del arquitecto Marcos López. Generosamente se cree que José de Churriguera y Pedro de Ribera, cuyos restos descansan en el interior, continuaron con las obras, y finalmente fueron concluidas por Francisco de Moradillo en 1761.

La planta es de cruz griega y en su centro esta coronada mediante una gran cúpula de tambor sobre pechinas de estilo bizantino. El interior consta de tres naves y cuatro capillas cerradas con sus correspondientes cúpulas.

La imponente fachada de granito y revoco de repente parece asalta a los viandantes que suben la estrecha calle de Embajadores sin previo aviso. Se compone de ocho grandes pilastras rematadas con capiteles de orden compuesto que dividen verticalmente la fachada, separando las torres del orden central, donde se disponen tres arcos de acceso de medio punto cerrados por herrajes.

guia de madrid Iglesia de San Millán y San Cayetano
Iglesia de San Millán y San Cayetano.

Sobre cada arco se colocaron sendas hornacinas laboriosamente ornamentadas, que albergan las estatuas de San Cayetano, de Nuestra Señora del Favor, y de San Andrés Avelino, talladas en piedra caliza por Pedro Alonso de los Ríos.

 



 El modelo Borbón de capital




 Plaza del Emperador Carlos V.
 Plaza del Emperador Carlos V
 Metro
 Atocha Renfe
1. 
 
 Tren
 Atocha-Cercanías
C1. C2. C3. C4. C5. C7. C10. 
 
 Tren
 Puerta de Atocha
Servicios Renfe 


Con el siglo XVIII llegaría desde Francia la nueva dinastía Borbónica. Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, llega Madrid en 1701 y con él una nueva Corte afrancesada se propone desarraigar las viejas modas e instaurar la modernidad en la capital de España.

guia de madrid Estación de Atocha
Estación de Atocha.

La expansión arquitectónica de la ciudad se ve reflejada sobre todo en el eje norte-sur de la zona oriental de Madrid, en lo que hoy se conoce como el eje Prado-Recoletos y se caracteriza por la inclusión de grandes obras monumentales de equilibrio formal en la arquitectura muy amarrado a la ornamentación barroca.

En el extremo sur del eje se localiza la Plaza del Emperador Carlos V, cuyo mayor monumento, la impresionante Estación de Atocha, fue construido cerca de dos siglos más tarde con la tardía entrada de la revolución del transporte en España.

La modesta estación original fue destruida por un incendio unos 10 años después de su construcción. En 1892 las ruinas fueron sustituidas por una estación más grande con una inmensa bóveda de hierro forjado preparada para albergar el intenso humo que provocarían las locomotoras de vapor.

La nave central se extiende a lo largo de 152 metros y la cubierta rígida alcanza 27 metros de altura. La fachada principal se cierra en la esquina de la Plaza del Emperador Carlos V y presenta una armadura de hierro característica rematada por dos enormes grifos enfrentados.

Con la entrada de la alta velocidad en el panorama ferroviario español, la estación de Atocha fue completamente renovada entre 1985 y 1992 con una nueva estructura diseñada por Rafael Moneo, donde se “trasladarían” todos los andenes y vías dejando la vieja estación sin uso.

Sin embargo este no sería el fin para esta catedral del progreso. Atocha fue completamente renovada y convertida en un área de descanso con un gran jardín tropical en su interior rodeado de tiendas y restaurantes, que bien merece la pena visitar.

En el exterior, frente a la fachada norte, encontramos el monumento cilíndrico de vidrio que conmemora a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, cuando un grupo terrorista musulmán colocó bombas en varios trenes matando a 192 personas.

Detrás del monumento podemos admirar la fantástica fachada del Ministerio de Agricultura, un magnífico ejemplo de la arquitectura ecléctica de finales del siglo XIX.

Su característica más interesante es el conjunto formado por el acceso, cuya entrada está flanqueada por dos cariátides que simbolizan el comercio y la industria y el balcón, compuesto por un frente de enormes columnas coronado mediante un hermoso frontón con un gran escudo central y rematado por grandes esculturas de bronce.

Desde el flanco izquierdo del edificio podemos tomar la Calle Claudio Moyano, mejor conocida como la Cuesta de Moyano, famosa por una treintena de casetas instaladas desde 1925 donde se venden todo tipo de libros nuevos y de segunda mano.

guia de madrid Ministerio de Agricultura
Ministerio de Agricultura.

Al lado opuesto de la plaza, hoy en día invadida por el tráfico, destaca la sobria fachada neoclásica del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, del que nos extenderemos en la sección de museos de esta misma guía.



 Paseo del Prado.
 Paseo del Prado
 Metro
 Atocha Renfe
1. 
 
 Tren
 Atocha-Cercanías
C1. C2. C3. C4. C5. C7. C10. 
 
 Tren
 Puerta de Atocha
Servicios Renfe 


El Paseo del Prado es uno de los ejes de comunicación más importantes del centro de Madrid. Con cuatro carriles por sentido se articula en sentido norte-sur desde la Plaza de Cibeles hasta la Plaza del Emperador Carlos V y está continuamente acompañado de un arbolado bulevar por el que pasear, mientras a lo largo del subsuelo se extiende el “túnel de la risa”, que comunica ferroviariamente las estación de Atocha con Chamartín.

guia de madrid Caixa Forum
Caixa Forum.

Los jardines del Prado Viejo fueron originalmente construidos por orden de Felipe II con la intención de acercar la iglesia de San Jerónimo el Real, nuevo centro religioso monárquico, al centro urbano del Madrid de entonces, donde se acababa de instalar la Corte.

Pese a ser uno de los jardines más populares de la ciudad, el Prado Viejo había ido cayendo paulatinamente en desuso y su aspecto desmejoró notablemente con lo que perdió su función de lugar dedicado al ocio, hasta que durante el reinado de Carlos III, se plantearon nuevas reformas urbanas en lo que entonces continuaban siendo las afueras de la ciudad.

Esta nueva reforma, conocida como el Salón del Prado convertiría la alameda que daba lecho al arroyo de Valnegral en un nuevo paseo con jardines profusamente arbolados y bellas fuentes ornamentales.

En la zona más próxima a la actual estación de Atocha se instaló el Jardín Botánico, rodeado de una elegante verja abierta en su parte central mediante una sencilla portada clásica de granito donde una inscripción reza que la obra fue realizado por el rey Carlos. Al fondo, junto al Museo del Prado, se abre la elegante portada con cuatro columnas de orden dórico que brinda acceso a la espléndida colección de cerca de 30.000 plantas y 1500 árboles de los cinco continentes que se exponen en el vivero.

Frente a la portada clásica del botánico, al otro lado del bulevar destaca el edificio de la institución cultural del Caixa Forum, un fantástico edificio que parece levitar sobre una plaza pública abierta hacia sus cuatro costados.

El centro cultural nació de un ambicioso proyecto social auspiciado por la Fundación la Caixa e incluido dentro del Proyecto de reordenación del eje Recoletos-Prado del año 2008. Su diseño se encargó a la firma suiza Herzog & de Meuron, que presento un revolucionario diseño que redefinía volumétricamente la antigua Central Eléctrica de Mediodía, que abastecía a todo el sector sur del casco antiguo de Madrid a principios de siglo XX.

El edificio preserva la imagen industrial de la antigua fábrica sobre la que se ha extendido una nueva estructura cubica de metal crudo y bajo la que se ha incrustado un futurista acceso a la plaza, cuyo jardín se extiende verticalmente a lo largo de la fachada anexa.

De vuelta a los orígenes de la avenida, al norte del Jardín Botánico se encuentra el edificio más importante del bulevar: El Museo del Prado, que cuenta con una impresionante colección de cerca de 9.000 pinturas, 5.000 dibujos, 2.000 grabados, 1.000 monedas y medallas, y cerca de 2.000 objetos decorativos y que está considerada una de las mejores pinacotecas del mundo.

El edificio fue originalmente planeado como un museo de historia natural por Carlos III. Su diseño corrió a cargo de Juan de Villanueva que planteo una estructura de estilo neoclásico formada por un cuerpo central terminado en ábside y atravesado por una larga galería central iluminada mediante luz natural terminada en ambos extremos por un espacio en forma de cubo.

En 1807 las tropas napoleónicas invadieron España y las obras del museo fueron paralizadas durante varios años hasta que después de la guerra, el nuevo rey Fernando VII impulsó la finalización del que a partir de entonces sería el Museo Real de Pintura y Escultura.

A comienzos del siglo XX la enorme colección de obras de arte almacenadas había superado con creces el espacio de la estructura y se hizo necesaria una nueva ampliación.

guia de madrid Museo del Prado
Museo del Prado.

Las primeras reformas fueron hechas en 1918 pero de nuevo se quedaron cortas así que durante los años 60 y 70 se volvió a añadir nuevas habitaciones y aún así, no había espacio para la creciente colección que no paraba de aumentar.

El espacio del edificio original era para entonces imposible de ampliar así que se extendieron los espacios de exposición a dos edificios adicionales, el Casón del Buen Retiro y el Palacio de Villahermosa, proporcionando así espacio suficiente para mostrar la sorprendente colección del Museo del Prado.

El museo cuenta por supuesto con la mejor colección del mundo de arte español, que incluye las mejores obras de El Greco, Velázquez, Goya o Murillo. Destaca además una excelente colección de obras del pintor flamenco Peter Paul Rubens y del pintor holandés Hieronymus Bosch, así como una amplia serie de obras maestras italianas.



 Los Jerónimos.
 Calle Ruiz de Alarcón
 Metro
 Banco de España
2. 


A espaldas del Museo del Prado, en la zona donde antaño se encontraban el Palacio del Buen Retiro y sus jardines se erige prácticamente el único vestigio importante del la arquitectura gótica en Madrid: la iglesia de San Jerónimo el Real, o Los Jerónimos, como es más comúnmente conocida por los madrileños.

El templo que se puede ver hoy es lo que queda del monasterio de San Jerónimo el Real, fundado en Madrid en 1503 durante el reinado de Isabel I. Fue construido originalmente en un estilo conocido como gótico isabelino, pero a lo largo de su historia ha sufrido un importante número de añadidos, de modo que ahora muestra una mezcla de estilos arquitectónicos.

guia de madrid Iglesia de San Jerónimo el Real y Cubo de Moneo
Iglesia de San Jerónimo el Real y Cubo de Moneo.

Una vez convertida Madrid en la capital del reino, el Rey Felipe II ordeno ampliar el edificio con un aposento real, desde el cual el rey Asístía a la misa. Así desde 1528 a 1833, el monasterio adquirió el rango de “real” siendo el lugar de la investidura del Príncipe de Asturias, heredero del trono español.

El claustro de estilo renacentista, construido originalmente en el siglo XVI, fue sustituido un siglo más tarde por uno nuevo de estilo barroco, obra de Fray Lorenzo de San Nicolás. Este es el claustro que ha llegado a nuestros días y ha sido recientemente incorporado a la colección del Museo del Prado. En 2007 los sus maltrechos restos fueron desmontados y retirados piedra a piedra para ser incorporados a un nuevo espacio, conocido como el Cubo de Moneo, que conecta mediante un corredor subterráneo el Museo del Prado con el claustro, incrustado a la estructura del “Cubo”.

En 1808 los franceses invadieron España y expulsaron a los monjes del monasterio para utilizar las dependencias como el cuartel general de la artillería en Madrid, lo que dejaría muy dañado todo el patrimonio artístico del templo.

Durante el siglo XIX, los Jerónimos fueron objeto de dos períodos de restauración, el primero, en 1859 sirvió para añadir las torres de estilo francés, mientras que en 1879 se remozaron las fachadas y se eliminó todo vestigio del monasterio. La escalera que conduce a la impresionante entrada fue construida en 1906 con motivo de la boda del rey Alfonso XIII.



 Plaza de Cánovas del Castillo.
 Plaza de Cánovas del Castillo
 Metro
 Banco de España
2. 


Inmediatamente al norte del Museo del Prado se abre la Plaza de Cánovas del Castillo, donde confluyen la Carrera de San Jerónimo, la Calle de Cervantes, el Paseo del Prado y la Calle de Felipe IV, y donde se sitúa la famosa fuente de Neptuno. De hecho, en Madrid pocos conocen el verdadero nombre de la plaza ya que es más comúnmente conocida como la Plaza de Neptuno.

La magnífica Fuente de Neptuno representa al dios del mar portando su característico tridente en una mano y una serpiente enroscada en la otra sobre un carro con forma de concha tirado por caballos marinos y rodeado de delfines y focas. Fue instalada como colofón a la reforma del Salón del Prado de Carlos III con la intención de embellecer el área mediante un conjunto monumental de tres fuentes que incluiría a la Cibeles, Apolo y a Neptuno.

El diseño corrió a manos de Ventura Rodríguez y fue esculpido en mármol blanco por Juan Pascual de Mena en 1784. Al igual que La Cibeles, a finales del siglo XIX las obras de ampliación del Paseo del Prado obligaron a trasladarla al lugar donde se puede admirar hoy en día y al igual que su homóloga femenina también sirve de lugar de celebración para las victorias de un club de futbol, en este caso del Atlético de Madrid.

guia de madrid Fuente de Neptuno
Fuente de Neptuno.

El actual emplazamiento es sin duda un lugar privilegiado en Madrid. La plaza se halla rodeada del Museo del Prado, una de las mejores pinacotecas del mundo, y del Palacio de Villahermosa, donde se instala el Museo Thyssen y a ella se asoman las fabulosas fachadas de los lujosos Hotel Ritz y Hotel Palace, principales centros de la alta sociedad española durante mucho tiempo.



 Palacio de las Cortes.
 Plaza de las Cortes
 Metro
 Banco de España
2. 


A apenas 150 metros de la Plaza de Neptuno subiendo por la Carrera de San Jerónimo se encuentra el Palacio de las Cortes, sede del Congreso de los Diputados, que sirve de cámara baja para el actual sistema de gobierno español.

Brevemente, la historia este órgano se remonta al siglo XI con la creación de las Cortes, una asamblea formada por consejeros de la iglesia y la nobleza que aconsejaban al rey castellano. En el siglo XIX las Cortes se convirtieron en un parlamento moderno e independiente, y en 1812 se creó la primera Constitución española. El sistema actual fue acordado en 1978 tras la muerte del dictador Franco y se compone de la cámara baja y una cámara alta, el Senado, este sentado en el Palacio del Senado, cerca de la Plaza de España.

El edificio del Palacio de las Cortes fue construido entre 1843 y 1850 en el sitio que anteriormente ocupaba el Convento del Espíritu Santo, arrasado por un incendio en 1823.

guia de madrid Palacio de las Cortes
Palacio de las Cortes.

El proyecto corrió a cargo del arquitecto Narciso Pascual Colomer, quién propuso un imponente edificio con una fachada de estilo neoclásico frente a una nueva plaza triangular, la Plaza de las Cortes.

La entrada principal está enmarcada bajo un gran pórtico sobre el que se levanta un frontón decorado mediante una serie de estatuas alegóricas que representan a España y su constitución acompañada de las virtudes de la justicia, el coraje, la fortaleza, la armonía, la ciencia, las artes, los ríos, el comercio, la agricultura, la abundancia y la paz.

Ambos lados de la escalinata de acceso están flanqueados por sendos leones de bronce forjados en 1866 con los cañones capturados al enemigo durante la Guerra de África de 1860. Ociosamente fueron bautizados como Daoíz y Velarde, en honor a los dos capitanes insurrectos muertos durante el levantamiento del dos de mayo.

El interior está dominado por un gran salón de actos semicircular conocido como “el hemiciclo”, cuya bóveda está bellamente decorada con una pintura de Carlos Luis de Ribera que representaba a varios personajes históricos españoles, entre ellos Colón, Velázquez, el Cid, Cervantes o la reina Isabel II.

Como curiosidad cabe destacar que aún se mantienen visibles los agujeros de bala en el techo del fallido golpe de Estado de 1981, cuando varios oficiales del ala derecha del ejercito liderados por el coronel Tejero ocuparon el edificio y secuestraron a todos los diputados.

En 1990 se construyó una extensión del Palacio de las Cortes junto al edificio histórico. La nueva ala, diseñada por Rubert de Ventos, Clos Oriol y Josep Parcerisa, cuenta con un diseño moderno basado en una sucesión de curvas de cristal y piedra natural, en marcado contraste con la arquitectura neoclásica de su viejo vecino.

Los días 7 y 8 de diciembre es posible visitar el edificio, donde se celebran jornadas de puertas abiertas para conmemorar la aprobación de la última constitución española.



 Plaza de la Lealtad.
 Plaza de la Lealtad
 Metro
 Banco de España
2. 


De regreso al Prado, y de nuevo en el margen oriental, una vez dejamos atrás la fuente de Neptuno podemos tomarnos un pequeño respiro en la pequeña pero apacible Plaza de la Lealtad, cuya turbulenta historia conoce sus orígenes en el lugar donde numerosos madrileños sublevados contra los franceses fueron fusilados.

Tras la Guerra de la Independencia el lugar fue conocido como Campo de la Lealtad y se escogió por su simbolismo para erigir el Obelisco del Dos de Mayo, que conmemora a todos los luchadores anónimos caídos durante el Levantamiento del 2 de mayo de 1808 en la ciudad. Posteriormente en 1985 se reinauguro para representar a todos los “soldados desconocidos” caídos por España y se añadió una llama que arde permanentemente.

En la cara oeste del zócalo existe un sarcófago que supuestamente contiene las cenizas de los madrileños fusilados el 3 de mayo. Más arriba, en el segmento más alto de la base se incrustó un medallón en bajorrelieve con los retratos de los heroes Luis Daoíz y Pedro Velarde y sobre él, un conjunto ornamental de estatuas alegóricas representa la Constancia, el Valor, la Virtud y el Patriotismo.

En torno al Obelisco se extiende un pequeño jardín rodeado de preciosos árboles, entre los que se encuentra un Madroño centenario, símbolo de la ciudad de Madrid.

A espaldas del parquecito, donde antes hubiera un teatro, hoy podemos admirar la fantástica fachada de estilo ecléctico, aunque en su mayoría neoclásico, del edificio del Palacio de la Bolsa de Madrid.

guia de madrid Obelisco del Dos de Mayo
Obelisco del Dos de Mayo.

El arquitecto, Enrique María Repullés y Vargas, era hijo de un agente de cambio y bolsa y, por lo tanto era bien conocedor de la atmósfera que se respiraba en los parqués y de las necesidades arquitectónicas para acoger la actividad bursátil. El diseño de este nuevo “templo de la economía” se basó en el edificio de la Bolsa de Viena y además de poseer una amplia nave diáfana reservada para la contratación se incluyó una amplia entrada de luz natural gracias a que una importante superficie del techo fue cubierta con vidrio.

La precisa maquinaria del reloj, instrumento fundamental para el buen funcionamiento de la institución, fue importada de Estrasburgo.

La institución ofrece visitas guiadas todos los jueves a las 12:00 del mediodía para todas aquellas personas que quieran acercarse a conocer los entresijos del lugar donde se mueve la economía española.



 Plaza de Cibeles.
 Plaza de Cibeles
 Metro
 Banco de España
2. 


El último tramo del Paseo del Prado discurre hasta la confluencia con la Calle de Alcalá y el nacimiento de la Gran Vía. En este importante cruce de caminos se erige otro de los iconos de Madrid, la Fuente de la Cibeles, que representa a la diosa griega de la fertilidad y de la naturaleza sosteniendo un cetro y una llave sobre un carro tirado por dos leones.

El conjunto fue diseñado por Ventura Rodríguez y esculpido en 1782 por Francisco Gutiérrez y Roberto Michel. Originalmente se localizó frente al Museo del Prado y junto a la Fuente de Neptuno, pero a finales del siglo XIX las obras de ampliación del Paseo del Prado obligaron a trasladarla al lugar donde se puede admirar hoy en día.

guia de madrid Plaza de Cibeles
La Cibeles frente a la fachada del ayuntamiento.

La estatua sirve de multitudinario lugar de celebración para las victorias importantes del Real Madrid, y por ello, cada vez que el club merengue juega una final, las autoridades se esfuerzan por “blindar” la figura y evitar que sufra desperfectos como ocurrió en el pasado cuando un fan desatado rompió la mano derecha de la diosa.

El entorno es impresionante, en cada una de las cuatro esquinas de la plaza se erige un edificio a cada cual más monumental. En la esquina sur-este, el Palacio de Comunicaciones preside la plaza con su resplandeciente y esbelta fachada blanca que combina el estilo gótico con elementos neoclásicos y neobarrocos.

Cada pared exterior está ricamente decorada mediante grabados y pilastras, mientras que largos pináculos adornan la parte superior de las torres, la más alta de las cuales alcanza una altura de casi 40 metros.

Los orígenes del Palacio datan de 1907, cuando la compañía postal estatal necesitaba una moderna central de distribución de correos, telégrafos y teléfonos, pero tras el paso de los años fue perdiendo su función hasta el año 2007, cuando el ayuntamiento de Madrid traslado sus oficinas desde la Plaza de la Villa a este emblemático edificio.

Al lado opuesto de la Calle Alcalá encontramos el Palacio de Linares, una impresionante joya artística de tres plantas y un estilo arquitectónico ecléctico, que mezcla diversos estilos muy lujosos, como el barroco, el rococó, el Luis XV y el Luis XV.

Fue construido en 1877 por encargo de los Marqueses de Linares, que vivieron en este majestuoso palacio apenas 11 años. Posteriormente lo heredó una ahijada y tras pasar por diversas empresas estuvo cerrado y abandonado hasta que finalmente, en 1992 un consorcio formado por el Instituto de Cooperación Hispanoamericana, el ayuntamiento y la comunidad autónoma de Madrid, lo adquirieron para convertirlo en la Casa de América, una organización que promueve los lazos políticos, económicos y culturales con América latina.

Al otro lado, el Palacio de Buenavista, construido en 1777, alberga la sede del ejército español y, de nuevo en el lado opuesto de la Calle Alcalá, en la esquina sur-oeste de la plaza se encuentra el Banco de España, ubicado en un gran edificio, cuya construcción inició en 1884.

El edificio fue construido con el objetivo de proporcionar al Banco Nacional una sede acorde con la importancia de sus funciones, como era la emisión única de billetes en España y su aspecto tendría que reflejan el poder y asegurar la existencia duradera de la institución.

Para su construcción hubieron de ser demolidos varios edificios. La primera piedra la puso Alfonso XII en 1884, pero la inauguración corrió a cargo de su hijo el Rey Alfonso XIII acompañado de su madre la Reina Regente María Cristina el día 3 de marzo de 1891.

En 1927 se amplió la fachada de la Calle de Alcalá, aunque la más reciente remodelación fue llevada a cabo en 2006, cuando se completó el cerramiento de la manzana bajo la dirección de Rafael Moneo.

Actualmente el edificio cuenta con una superficie de 4726 metros cuadrados con 4 plantas bajo rasante, la planta principal y cuatro más por encima del nivel del suelo tras unas impresionantes fachadas cubiertas por un deslumbrante repertorio decorativo ecléctico, aunque la solidez de los zócalos y plantas bajas aumenta la impresión de solidez que le corresponde a la institución que alberga.

guia de madrid Banco de España
Banco de España.

Además de un impresionante despliegue de arquitectura, la Plaza de Cibeles es uno de los principales centros de transporte urbano en Madrid, ya que además de la estación de metro de Banco de España, la rotonda acoge un gran número de líneas de autobús y sirve de origen para todas las líneas nocturnas de la ciudad.



 Puerta de Alcalá.
 Plaza de la Independencia
 Metro
 Retiro
2. 


Uno de los iconos más representativos de Madrid es sin duda la archiconocida Puerta de Alcalá que, como otras tantas de estas puertas, servía de acceso a la ciudad y marcaba sus límites.

La de Alcalá se situaba en el límite noreste de la cerca de Felipe IV, que rodeaba toda la ciudad y cuya construcción estuvo más motivada por asuntos fiscales y de vigilancia, que como una muralla defensiva. El único resto de la cerca que ha llegado hasta nosotros se puede ver en la Ronda de Segovia.

guia de madrid Puerta de Alcala
Puerta de Alcalá.

Originalmente la puerta era una modesta estructura barroca del siglo XVI, pero cuenta la leyenda que cuando Carlos III la atravesó por primera vez a su llegada a Madrid el 9 de diciembre de 1759 quedo muy desilusionado por su pobre apariencia por lo que decidió derribarla y construir una nueva, proyecto que se inscribía dentro de sus planes de mejora de la ciudad.

El diseño corrió a cargo del prolífico arquitecto italiano Francesco Sabatini, que imaginó una gran estructura de granito gris y caliza blanca de estilo neoclásico, con tres arcos principales y dos pequeños pasillos rectangulares a cada lado.

Las decoraciones se pueden atribuir más al estilo barroco que al neoclásico de la estructura en general, e incluyen columnas y pilastras con capiteles jónicos y trofeos con escudos y banderas, además de cabezas de leones, cornucopias y guirnaldas.

Una inscripción en el frontón indica "REGE CAROLO III, ANNO MDCCLXXVIII".

Una vez se demolieron los últimos restos de las cercas y murallas de Madrid en el siglo XIX, la Puerta de Alcalá fue trasladada piedra a piedra desde su emplazamiento original, cercano al actual Palacio de los Deportes, pasando de ser la frontera exterior de la ciudad, a un reclamo turístico de obligado paso que aparece hoy en día insertado casi en el mismo centro de la ciudad.

Si nos fijamos detenidamente, la fachada de la puerta aún mantiene el impacto de varios proyectiles que alcanzaron al monumento durante la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en apoyo de Fernando VII en 1823 y que han sido cuidadosamente respetados a lo largo de las sucesivas restauraciones.



 Parque del Buen Retiro.
 Calle de Alfonso XII
 Metro
 Retiro
2. 


La obra cumbre de las reformas borbónicas en Madrid es sin duda alguna el magnífico Parque del Buen Retiro, hoy pulmón del centro de la capital y lugar de recreo para los miles de turistas y madrileños que lo visitan a diario.

Sin embargo sus orígenes distan de la orientación popular de la que disfruta hoy por hoy, ya que en realidad el Retiro fue creado como el inmenso jardín del Real Sitio del Buen Retiro, un complejo palaciego construido en 1632 por orden el rey Felipe IV como refugio para la familia real.

De todo aquel magnífico complejo actualmente apenas quedan algunos vestigios ya que durante la ocupación napoleónica de Madrid, las tropas francesas utilizaron los edificios como cuarteles y polvorín, deteriorando gravemente unos edificios que desde el mismo momento de su construcción ya carecían de la solidez suficiente como para perdurar en el tiempo dada la premura del diseño y construcción del palacio.

Para cuando Isabel II intentó acometer su restauración, se verificó que no se podía hacer otra cosa que demoler casi la totalidad de las estructuras.

guia de madrid Casón del Buen Retiro
Casón del Buen Retiro.

Las partes supervivientes se localizan fuera del actual parque. El Salón de Reinos era la principal sala para las recepciones y celebraciones reales y hoy sus fachadas se puede observar desde la Calle Méndez Núñez, mientras que el Casón del Buen Retiro se localiza frente a la puerta principal del parque y servía como salón de baile. Ambos edificios están anexionados al Museo del Prado.

La principal atracción del parque, obviando sus hermosas arboledas, jardines y praderas, es el inmenso estanque que se sitúa más o menos en el centro del parque y en el que podemos relajarnos y navegar plácidamente en alguno de los botes de remos disponibles para alquilar en el embarcadero.

El lateral este del estanque está dominado por un gran monumento dedicado al rey Alfonso XII con vistas al lago. El monumento, erigido en 1922 por orden de la madre del rey, consta de una columnata semicircular con una estatua ecuestre del rey al frente.

Más al sur se encuentra otro lago, mucho más pequeño, a la orilla del cual se sitúa el hermoso Palacio de Cristal, construido en 1887 por Ricardo Velázquez Bosco e inspirado en los grandiosos palacios de cristal que se construían por aquel entonces en Londres y París. Inicialmente fue utilizado para exhibir plantas exóticas de interior traídas desde Filipinas y en la actualidad se utiliza principalmente para albergar exposiciones temporales dependientes del museo Reina Sofia.

guia de madrid Casón del Buen Retiro
Estanque y monumento a Alfonso XII.

Muy cerca se encuentra otro pabellón, el Palacio de Velázquez, diseñado en 1884 por el mismo arquitecto y también utilizado para exposiciones temporales.

Esparcidos a lo largo y ancho del parque destacan varios “caprichos” incluidos por los diferentes monarcas en el Retiro, sobre todo por Fernando VII, que entre otras pequeñas obras ordenó la construcción del Paseo de las Estatuas, flanqueado por las estatuas de varios monarcas de España, la Montaña Artificial o la Casita del Pescador.

De entre los jardines, destacan los jardines de la Rosaleda, mientras que entre las decenas de fuentes y monumentos desperdigados por el parque, el más famoso es la Fuente del Ángel Caído, dedicada a Satanás y posiblemente ejemplo único de arte clásico en Europa dedicado al maligno.



guia de madrid map

 Paseo de Recoletos.
 Paseo de Recoletos
 Metro
 Colón
4. 
 
 Tren
 Madrid-Recoletos
C1. C2. C7. C10. 


El Paseo del Prado se alarga desde la Plaza de Cibeles hacia el norte hasta la Plaza de Colón siguiendo el Paseo de Recoletos, añadido durante el reinado de Carlos III a las reformas que ya se llevaban a cabo sobre la antigua alameda del Salón del Prado.

Esta ampliación se conocería como Prado de los Recoletos, ya que los jardines terminaban en la Puerta de Recoletos, antigua entrada a la ciudad construida durante el reinado de Fernando VI en el lugar donde había un convento de la orden de los agustinos recoletos, construido en 1592.

El actual bulevar comenzó a adquirir su forma durante el reinado de Fernando VII, aunque quien finalmente le dio el elegante aspecto que preserva hoy en día fue Pepe Osorio, Duque de Sesto y alcalde de Madrid a mediados del siglo XIX.

La reforma contemplaba la construcción de suntuosos palacios para los nobles de la época, y el mismo Pepe Osorio, siendo Duque de Sesto y marqués de Alcañices, instalo el suyo en el número 13 de la avenida, junto al que podemos ver el Palacio de López Dóriga y Salaverria.

guia de madrid Café El Espejo
Café El Espejo.

El paseo cuenta con una amplia mediana ajardinada que recorre todo el eje de la avenida y por donde se suceden estatuas, fuentes y pequeños monumentos dispersos entre las animadas terrazas de algunos de los cafés más históricos de Madrid, como los famosos Café Gijón y el Café El Espejo.

La arquitectura que acompaña al paseante es abrumadora. Al sur, junto a la Plaza de Cibeles se sitúan los palacios de Linares y de Buenavista, como ya habíamos comentado durante el repaso a la plaza. A continuación del de Linares, una manzana más al norte en el margen oriental de la avenida encontramos otro asombroso palacio: el Palacio del Marqués de Salamanca.

Este edificio de estilo neo-renacentista fue construido para José de Salamanca y Mayol, Marqués de Salamanca, que se ocupo de financiar la construcción y promocionar la venta de miles de viviendas proyectadas sobre el nuevo ensanche que se construía a lo largo del margen norte del paseo y que fue posteriormente bautizado como Barrio de Salamanca en su honor. Lamentablemente el marqués murió arruinado al acometer por si solo semejante proyecto, por lo que se vio obligado a vender el palacio al Banco Hipotecario. Actualmente pertenece al BBVA.

guia de madrid Biblioteca Nacional
Portico de entrada a la Biblioteca Nacional.

Algo más hacia el norte y al otro lado de la avenida, los números 23 y 25 del Paseo de Recoletos están ocupados por el Palacio de la Duquesa de Medina de las Torres y el Palacio del Duque Elduayen, ambos construidos a finales del siglo XVIII sobre el solar que quedó tras derribar el Circo Price y ambos, propiedad de la aseguradora Mapfre hoy en día.

Finalmente, en el extremo norte del bulevar se erigen las impresionantes fachadas de estilo neoclásico del edificio del Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales .

El enorme edificio alberga el Museo Arqueológico Nacional, que ocupa las plantas que dan a la calle Serrano y parte de las laterales y la Biblioteca Nacional, situada frente al Paseo de Recoletos y considerada una de las más ricas e importantes del mundo. En su interior se almacenan cerca de 3.500.000 volúmenes, incluyendo manuscritos, incunables y libros de incalculable valor.



 Iglesia y convento de las Salesas Reales.
 Calle Bárbara de Braganza
 Metro
 Colón
4. 
 
 Tren
 Madrid-Recoletos
C1. C2. C7. C10. 


Muy cerca del Paseo de Recoletos, a unos 100 metros subiendo por la Calle de Bárbara de Braganza, alcanzaremos la Plaza Salesas, donde la calle continúa hacia el oeste con el nombre de Calle de Fernando VI. Los dos personajes de los que ambas calles reciben su nombre eran marido y mujer y rey y reina de España y a diferencia del resto de monarcas españoles, cuyos restos han sido enterrados o trasladados al panteón real del monasterio del Escorial, ambos descansan en la iglesia y convento que aquí encontramos.

La Iglesia y el convento fueron construidos bajo el amparo de la reina Bárbara de Braganza como colegio y residencia para jóvenes de la nobleza, sin embargo se dice que el proyecto no contemplaba sólo la creación del convento, sino que aseguraba a la reina un lugar tranquilo donde pudiera vivir en caso de que Fernando VI muriera.

Los trabajos de diseño fueron dirigidos por el arquitecto francés Francisco Carlier, aunque debido a un largo viaje de éste a Parma, las obras se completaron con la colaboración de Francisco Moradillo en 1758.

La iglesia se levanta sobre una planta de cruz latina coronada mediante una gran cúpula de tambor sobre pechinas y rodeada de capillas. La fachada principal sigue el estilo rococó, muy raramente utilizado en los monumentos barrocos madrileños y presenta un triple pórtico rematado mediante un frontón que se sitúa entre dos pequeñas torres terminadas en sendas cúpulas bulbosas. La mayoría de las decoraciones y relieves que se extienden por la fachada corrieron a cargo del escultor italiano Juan Domingo Olivieri.

En sus lujosos interiores destacan los sepulcros de Fernando VI y de su esposa Bárbara de Braganza, diseñados por Francisco Sabatini y labrados por Francisco Gutiérrez y Juan León por encargo de Carlos III. Ambos monumentos funerarios se sitúan en diferentes estancias, sin embargo los dos consortes descansan juntos, ya que se encuentran cada uno a un lado de la misma pared.

guia de madrid Iglesia y convento de las Salesas Reales
Iglesia de las Salesas Reales.

En frente a la tumba del Rey se encuentra el sepulcro del general Leopoldo O´Donnell, presidente del país muy vinculado a la dinastía de los Borbones durante los revueltos años de la segunda mitad del siglo XIX.

Durante la complicada situación política en que se vio envuelto el país tras la revolución de 1868, la iglesia y el monasterio fueron incautados por el estado, que destino las dependencias del monasterio a albergar la sede del Palacio de Justicia, mientras que la iglesia permaneció abierta al culto. Finalmente en el arreglo parroquial de 1891, la iglesia se convirtió en la parroquia del barrio, función que continúa desempeñando en la actualidad.

Durante el siglo XX, el Palacio de Justicia sufrió dos grandes incendios que afectaron a las antiguas dependencias conventuales. La restauración la realizó Joaquín Roji, mientras que las escalinatas que acceden a la portada fueron añadidas en 1930, cuando se abrió la nueva Calle de Barbara de Braganza.

Actualmente el edificio del convento lo ocupa el Tribunal Supremo.



 Plaza de Colón.
 Plaza de Colón
 Metro
 Colón
4. 
 
 Tren
 Madrid-Recoletos
C1. C2. C7. C10. 


Al final del Paseo de Recoletos encontraremos la Plaza de Colón, instalada en Madrid en 1893 como homenaje al navegante genovés y su viaje en el que descubrió el continente Americano para occidente 400 años atrás.

La plaza cuenta con dos obras artísticas muy diferentes que honran al gran explorador, quien convenció a la realeza de España para financiar un peligroso viaje que en principio le conduciría a las Indias a través del océano Atlántico.

La primera, situada recientemente sobre una rotonda que sirve de eje de unión para la amplia avenida de Recoletos y el Paseo de la Castellana, representa al mismo Colón encaramado sobre la cima de una alta columna sobre una espectacular base de estilo neo-gótico.

El segundo monumento, situado en 1977 en torno al extremo oriental de la plaza, es un poco más abstracto. Se trata de tres enormes pedazos de grueso cemento que evocan mediante relieves e inscripciones las profecías, la génesis y el descubrimiento.

guia de madrid Monumento a Colón con las Torres de Colón de fondo
Monumento a Colón con las Torres de Colón de fondo.

En el ala occidental, junto al Paseo de Recoletos, encontramos el singular espacio que servía como pedestal para la estatua de Colón antes de la última remodelación de la plaza.

Su principal novedad es un paso subterráneo sobre el que antes caía una cascada de agua (hoy en día cubierto por marquesinas) y que brinda acceso a la más importante oficina de información y turismo de la ciudad y al Centro de arte Teatro Fernán Gómez, antiguamente conocido como Centro Cultural de la Villa de Madrid.

Entre medias se extienden los Jardines del Descubrimiento, un encantador espacio donde tomar un poco de aire fresco y conseguir alguna buena fotografía, especialmente durante los meses de primavera, cuando la zona está en plena floración.

En el centro de los jardines ondea la colosal bandera de España de Colón, un paño de 38 kilos y 21x14 metros de superficie que necesita ser revisado hasta tres veces al año para evitar el excesivo desgaste de material dadas sus mastodónticas dimensiones.

En el cruce de la plaza con la Calle de Génova se erigen las emblemáticas Torres de Colón, dos rascacielos gemelos de 116 metros de alturas proyectados por el arquitecto Antonio Lamela Martínez. Lo novedoso de su construcción fue el uso de una estructura suspendida compuesta por un eje central rematado por una amplia plataforma desde la que cuelga todo el conjunto habitable del edificio mediante el uso de enormes vigas pendulares en el exterior de las fachadas.

A finales de los 90 se llevó a cabo una profunda remodelación que transformaría los edificios, raramente bien considerados, en la estructura que conocemos hoy en día. Sus grises fachadas fueron reemplazadas por cubiertas por cristal de brillante color naranja y sobre las plataformas superiores se instaló un conjunto monumental de planchas de metal verde rematadas por dos cilindros alargados con cierto aire art decó, que fue rápidamente bautizado informalmente por los madrileños como “el enchufe”.

 



 Los ensanches




 El Barrio de Salamanca.
 
 Metro
 Serrano
4. 


El Barrio de Salamanca es el resultado más refinado de los planes de ensanche de Madrid propuestos por Carlos María de Castro, que implicaban una gran expansión de la ciudad en cuadrículas ortogonales y calles jerarquizadas por anchura, en tres zonas de Madrid, de las cuales, Salamanca se localizaría al este de la capital.

El nombre del ensanche se debe a José de Salamanca y Mayol, Marqués de Salamanca, que se ocupo de la construcción y promoción de las miles de viviendas proyectadas al estilo del arquitecto Cristóbal Lecumberri, quién trazó edificios de bellas fachadas con amplios portales para carruajes, patios interiores y una altura máxima entre 3 y 4 plantas.

Lamentablemente el marqués murió arruinado sin ver su magnífico barrio terminado ya que tuvo que ocuparse de financiar por sí mismo las obras de infraestructuras, parcelación, urbanización y edificación de una obra de gran magnitud como era la construcción de todo un barrio.

Cada nueva casa construida era dotada de las más modernas tecnologías de la época, y así, fueron los primeros edificios en disponer de luz eléctrica, calentadores de agua caliente, cocinas de carbón, cuartos de baño con inodoro, ascensores y teléfono, lo que atrajo a las familias más pudientes de la ciudad.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el barrio de Salamanca se convirtió en el lugar favorito de la burguesía, que se estableció en la zona añadiendo magníficos palacios residenciales.

guia de madrid Edificios residenciales de lujo en el barrio de Salamanca
Edificios residenciales de lujo en el barrio de Salamanca.

Su reputación de exquisitez ha sobrevivido y hoy en día es uno de los barrios más exclusivos de Madrid y de mayor nivel de vida en Europa.

Frecuentado por las clases más altas y ultra-conservadores de Madrid, Salamanca, se asocia con la riqueza y el buen gusto y es donde se concentran el mayor número de tiendas de alta costura, galerías de arte privadas, hoteles de lujo y restaurantes de prestigio de la capital.

Sus calles principales son la Calle Goya, la Calle Velázquez y, sobre todo, la Calle Serrano, la milla de oro de Madrid, sobre cuya interminable longitud se suceden escaparates de joyerías de alta gama y boutiques de todas las grandes marcas internacionales y marcas de lujo que podrías desear.



 Plaza de Toros de Las Ventas.
 Calle Alcalá, 237
 Metro
 Ventas
2. 5. 


Tras acometerse la parcelación del ensanche de Salamanca y prolongarse la Avenida de Aragón, actual Calle de Alcalá, comenzaron a surgir núcleos urbanos que fueron paulatinamente anexionándose a los nuevos límites de Madrid. Al noreste del ensanche de Salamanca y sobre el paso del arroyo Abroñigal comenzaron a instalarse centenares de chabolas que acabaron convirtiéndose en uno de los peores barrios del Madrid de la época, el de Las Ventas del Espíritu Santo.

Los intentos por reacondicionar el barrio y desmontar los poblados resultaban vanos debido a las dificultades que presentaban los irregulares terrenos para la urbanización de la zona. Sin embargo, tras cerrarse la plaza de toros de Goya, se eligió este área para edificar una nueva plaza de toros que estuviera a la altura de la capital, lo que facilitaría el desarrollo y paulatina mejora del barrio.

guia de madrid Plaza de Toros de Las Ventas
Plaza de Toros de Las Ventas.

Las obras comenzaron en 1920 bajo el impulso del gran torero José Gómez 'Gallito', y terminaron diez años después bajo la dirección de José Espeliú, arquitecto de la obra, quien se inspiró claramente en la plaza de toros de Goya y proyectó una estructura muy parecida a esta e igualmente de estilo neomudéjar en ladrillo visto.

La decoración corrió a manos de Manuel Muñoz Monasterio, quién aplicó azulejos de colores con motivos arabescos sobre cada arco de herradura de las fachadas y engalanó las puertas principales con los escudos de todas las provincias españolas.

Con capacidad para más de 23.000 espectadores, las Ventas es hoy en día la tercera plaza de toros con más aforo del mundo, solo superada por las de Ciudad de México y Valencia , en Venezuela, y está considerada por los críticos del toreo como la más importante del mundo.

La plaza se puede visitar todos los días del año entre las 10:00 y las 14:00 en grupos guiados que recorren el Patio de Cuadrillas, el Patio de Arrastre, la Puerta Grande y Ruedo y Tendidos cada media hora. El precio de entrada para un adulto es de 7 € y los tickets se adquieren en las mismas taquillas de la plaza.



guia de madrid map

 Plaza de la Moncloa.
 Plaza de la Moncloa
 Metro
 Moncloa
3. 6. 


El ensanche de Madrid expandió los límites noroccidentales de la capital desde la Plaza de España a lo largo de la Calle Princesa mediante la construcción del nuevo barrio de Argüelles, en cuyo límite se abriría una nueva plaza, conocida como Plaza de Cánovas del Castillo.

En 1890 se rebautizó como plaza de la Moncloa en homenaje a los antiguos dueños de los terrenos donde se encuentra la plaza y en 1980 recuperaría finalmente este nombre tras un breve periodo de tiempo durante el cual se la conoció como Plaza de los Mártires de Madrid, en honor a los caídos durante la defensa de la ciudad en la Guerra Civil española.

La Plaza de la Moncloa fue el lugar por el que entraron por primera vez las tropas fascistas en Madrid tras la sangrienta batalla de la Ciudad Universitaria y parece ser que para el General Franco, un verdadero amante de la simbología, este se convirtió en su lugar favorito de la capital donde enfatizar los valores del régimen.

En el centro de la plaza se sitúa el edificio de la Junta Municipal del Distrito, originalmente proyectado por orden de Franco como panteón para homenajear a los caídos durante la Guerra Civil. Las obras no concluirían hasta la década de los 80, muerto ya el dictador, con lo cual fue directamente inaugurado con su función actual.

En la esquina con la Calle Princesa destaca el inmenso edificio del Cuartel General del Aire, construido en pleno Madrid entre 1942 y 1951 a la imagen de un pequeño Monasterio del Escorial, símbolo por excelencia del imperialismo español.

guia de madrid Arco de la Victoria y Faro de la Moncloa al fondo.
Arco de la Victoria y Faro de la Moncloa al fondo.

La plaza se prolonga hacia el norte sobre una glorieta alargada diseñada para magnificar el gran arco que domina todo el conjunto y que sin duda alguna es el legado más exaltador del General Franco en Madrid.

También conocido como la Puerta de Moncloa por aquellos que no quieren que se le asocie al fallecido dictador, el Arco de la Victoria fue erigido en 1956 como homenaje al ejército nacionalista que derrotó a los republicanos durante la Guerra Civil.

El arco mide 38 metros de altura, está coronado por una cuadriga de bronce y es uno de los pocos símbolos franquistas que quedan en la ciudad, probablemente debido a que por sus enormes dimensiones su demolición sea muy complicada y sobre todo polémica.

Frente al arco, sobre un pequeño promontorio se eleva la futurista estructura metálica del Faro de la Moncloa, una torre de comunicaciones y mirador de 110 metros de altura construido en 1992. Desgraciadamente las deficiencias en seguridad de este monumento obligaron a su cierre al público en 2005.

 



 Siglos XX y XXI




 Nuevos Ministerios.
 Paseo de la Castellana
 Metro
 Nuevos Ministerios
6. 10. 8. 
 
 Tren
 Nuevos Ministerios
C1. C2. C3. C4. C7. C10. 


El colapso en el tránsito ferroviario de la Estación de Atocha sumado al surgimiento incontrolado de nuevas barriadas chabolistas en torno a los ensanches de la capital provocó, que a principios de la década de los años 30 se hiciera patente la necesidad de ampliar Madrid hacia su única vía de escape viable; el norte.

guia de madrid Nuevos Ministerios
Ala sur del edificio de de Nuevos Ministerios.

De tal planteamiento se proyectó la prolongación del Paseo de la Castellana desde el antiguo Hipódromo Real hasta la actual Plaza de Castilla, donde se estaba forjando un nuevo núcleo urbano y cerca de donde se proyectaba la construcción de la nueva estación de Chamartín que aliviara el tráfico de Atocha.

De dicha prolongación se completó el eje Prado-Recoletos-Castellana, principal arteria de la ciudad y en cuyo centro, más o menos, se planteo la construcción de un nuevo edificio que centralizara las sedes de varios ministerios gubernamentales sobre una estación de ferrocarril subterránea que estaría conectada con las estaciones periféricas de Atocha y Chamartín.

El diseño del edificio de los Nuevos Ministerios fue encargado a Secundino Zuazo, quién se había formado como arquitecto a la vez que trabajaba en el mantenimiento de El Escorial.

Las influencias de Herrera son evidentes en la nueva obra, que presenta solidas y sencillas fachadas rodeadas de una gran arquería, así como unas dimensiones acordes al gusto de los regímenes políticos de aquellos años.

Frente a la esquina sureste del conjunto destaca el Palacio Nacional de las Artes y las Industrias, construido sobre un pequeño promontorio ajardinado entre los años 1881 y 1887, con el objeto de dotar a Madrid de un edificio adecuado para la celebración de exposiciones y ferias internacionales. Actualmente es sede del Museo de Ciencias Naturales y de la Escuela Técnica de Ingenieros Industriales.



 AZCA.
 Paseo de la Castellana
 Metro
 Nuevos Ministerios
6. 10. 8. 
 
 Tren
 Nuevos Ministerios
C1. C2. C3. C4. C7. C10. 


AZCA, conocido como el “Manhattan madrileño”, es un distrito de negocios situado en el eje de la Castellana, al norte del centro de la ciudad. El complejo fue desarrollado durante la década de los 70 para reflejar el moderno resurgimiento de Madrid y su papel como la capital de España.

Sus instalaciones ocupan una gran manzana de edificios separados del tráfico e interconectados entre sí mediante pasarelas a varios niveles por las que discurren zonas ajardinadas.

Un gran centro comercial y una importante estación ferroviaria subterránea conectada con todas las líneas de cercanías de la provincia y las más importantes líneas de la red de metro, completan el conjunto.

Entre los distintos rascacielos del distrito el más notable es la Torre Picasso, diseñada por el arquitecto Minoru Yamasaki, autor antes del World Trade Center en Nueva York.

En su día, con sus 45 plantas y 157 metros de altura, ostentó el título de rascacielos más alto de España, aunque hoy en día ha sido claramente superado por el complejo Cuatro Torres, recientemente levantado al inicio del paseo de la Castellana.

La construcción de la torre comenzó en el año 1982 y fue inaugurada en a finales de 1988. Desde entonces su brillante fachada recubierta de aluminio blanco y cristal se ha convertido en el emblema de AZCA, junto con la Torre BBVA, de 107 metros de altura y Torre Europa, de 121 metros.

El último rascacielos añadido al conjunto es la futurista Torre Titania, de 111 metros de altura, que ocupa el lugar donde antes se elevaba la majestuosa figura del edificio Windsor, que hubo de ser demolido tras sufrir un grave incendio en 2005.

guia de madrid AZCA
Vista general de AZCA al atardecer.

A pie de calle, AZCA está lleno de vida. Las zonas más próximas a la Castellana y a la Avenida del General Perón se llenan de oficinistas durante las horas de trabajo y en los locales comerciales se ofrecen todo tipo de servicios adecuados a este tipo de clientes como restaurantes, cafeterías, bancos, hoteles o gimnasios.

Por otra parte, la zona occidental, perteneciente a la Calle Orense, está llena de grandes boutiques de moda de las más conocidas marcas españolas, mientras que a lo largo de la Calle de Raimundo Fernández Villaverde se extiende un conocido centro comercial junto a la estación intermodal.

Por la noche AZCA ofrece todo tipo de diversión, junto a la Castellana hay un conocido Bingo y decenas de locales de ocio abren sus puertas cada noche en la zona conocida como los bajos de AZCA, localizados en la parte más baja del complejo a lo largo de la Calle Orense y la Avenida del General Perón.

Gracias a la popularidad de la zona, los locales de ocio se han extendido a las zonas colindantes de la Avenida de Brasil y a los bajos del estadio Santiago Bernabeu, situado junto a la esquina noreste del AZCA.



 Plaza de Castilla.
 
 Metro
 Plaza de Castilla
1. 9. 10. 


La Plaza de Castilla se encuentra en el extremo norte del Paseo de la Castellana y sirve como punto neurálgico de comunicación para las principales avenidas de los barrios residenciales del norte de la capital.

A principios del siglo XX la zona pertenecía al Ayuntamiento de Chamartín de la Rosa, por aquel entonces independiente al de de Madrid, y fue el lugar elegido para instalar las tropas procedentes de África. A medida que los campamentos crecían surgieron nuevos comercios y establecimientos para cubrir las necesidades de los soldados y poco a poco se desarrolló todo un nuevo barrio conocido como Tetuán de las Victorias.

El crecimiento imparable de la ciudad hizo necesaria la creación de nuevas instalaciones de refuerzo para el sistema de canalización y transporte de agua potable y así, entre 1930 y 1941, se construyó sobre un terreno colindante a la Plaza de Castilla un nuevo depósito subterráneo de almacenamiento de agua y una potente estación elevadora que hacía circular el agua a una torre de casi cuarenta metros de altura.

En la actualidad estas instalaciones se han quedado obsoletas y sobre la cubierta del depósito subterráneo se ha construido un refrescante lugar de reposo urbano de más de 2000 metros cuadrados, cuyo protagonista, como no podía ser de otra manera, es el agua.

guia de madrid Puerta de Europa
Puerta de Europa.

Bajo tierra, en el mismo interior del depósito subterráneo, el Centro de Exposiciones Arte Canal desvela los secretos de la estructura y formas de un depósito enterrado. Su estructura interna formada por una sucesión ordenada de pilastras y arcadas de ladrillo ofrece un singular y desafiante espacio de exhibición donde frecuentemente se organizan importantes exposiciones temporales.

Una vez finalizada la construcción de los depósitos de agua se trazó una amplia avenida hacia el sur que la comunicaba con los Nuevos Ministerios con la intención de convertir algún día a esta nueva zona de Madrid en el centro de negocios de la ciudad para el siglo XX.

En el extremo norte se planificó una inmensa plaza circular destinada a albergar el nuevo monumento a Calvo Sotelo, político de la ultraderecha española cuyo asesinato fue uno de los detonantes de la guerra civil.

El monumento, que fue inaugurado en el año 1959, presenta una gran proa blanca a cuyo frente se erige la escultura de Calvo Sotelo. Detrás, una estatua alegórica representa al Dolor, mientras que a ambos lados del conjunto se extienden sendos relieves que representan las facetas del “Héroe” y del “Mártir” que Calvo Sotelo supuso para el régimen franquista.

La modernidad llegaría finalmente a la plaza en 1979 cuando se erigió la Torre Castilla, un pequeño rascacielos residencial de 70 metros de altura y de aspecto sencillo para los estándares actuales de la ciudad.

Finalmente en 1996 la Plaza de Castilla vería su imagen transformada para siempre en el icónico espacio que es hoy para Madrid gracias a la finalización de la Puerta de Europa, un conjunto de dos torres de 114 metros de altura e inclinadas la una hacia la otra 15° respecto a la vertical. Los rascacielos son obra de los arquitectos Philip Johnson y John Burgee y están considerados los primeros rascacielos inclinados del mundo.

Las torres son más comúnmente conocidas por los madrileños como las Torres KIO debido a que fueron construidas por la empresa kuwaití KIO (Kuwait Investments Office).

El conjunto actual de la plaza queda definitivamente completo en 2009, cuando se inauguró el Obelisco de la Caja, una columna de 92 metros de altura formado por un conjunto de lamas móviles de bronce dorado que giraran produciendo un curioso efecto ondulatorio ascendente. Esta es la única obra del universal arquitecto español Santiago Calatrava en Madrid y fue un regalo que el banco CajaMadrid hizo a la ciudad de Madrid con motivo del aniversario del tercer centenario de su creación.



 CTBA.
 
 Metro
 Begoña
10. 


El CTBA, acrónimo de Cuatro Torres Business Area, es la última adición importante al paisaje urbano de Madrid, aunque bien podría extenderse a la Comunidad de Madrid, ya que sus enormes cuatro torres son fácilmente identificables desde muchísimos kilómetros a la redonda fuera de la ciudad.

Este parque empresarial situado en la parte alta del Paseo de la Castellana fue levantado en pleno auge económico de España con la intención de acoger las sedes de las empresas españolas más importantes así como centenares de oficinas y espacios para convenciones y congresos.

En orden de altura encontramos en primer término la Torre Espacio, de 230 metros de altura, seguida de la Torre PwC, que alcanza los 236 metros de altura. A continuación la Torre de Cristal llega a los 248 metros y finalmente la más alta de las cuatro, la Torre Bankia, que alcanza los 249 metros de alto.

Los cuatro rascacielos superan con creces la altura de cualquier edificio construido hasta entonces en España, con lo que las convierte en los edificios más altos del país, seguidos muy de lejos por el edificio In Tempo, de 200 metros de altura y situado en Benidorm.

La Torre Espacio, de 57 plantas de altura, es quizá la más llamativa de todas ya que su vanguardista diseño, obra de Pei Cobb Freed, consta de una estructura oval central rodeada de dos flancos que “escalan” la estructura en espiral.

guia de madrid CTBA
CTBA.

La Torre PwC fue diseñada por Enrique Álvarez-Sala y Carlos Rubio Walterwas Carvajal y fue la última torre en iniciar su construcción. Su estructura de sección triangular recubierta de una capa de cristal abombada cuenta con 58 plantas sobre rasante, y se utiliza principalmente como espacio de oficinas, aunque también alberga el hotel más alto de España.

El diseño de la Torre de Cristal, corrió a cargo del afamado arquitecto argentino César Pelli, quien proyectó una robusta estructura puntiaguda en cuya cúspide se instaló un impresionante jardín vertical de 200 metros cuadrados que supone el perfecto colofón para este impresionante gigante de cristal.

El último y más alto de los cuatro rascacielos es la Torre Bankia, la estructura más alta de los cuatro edificios que forman el Cuatro Torres Business Area por apenas 89 centímetros. El edificio ha sido diseñado por el arquitecto inglés Sir Norman Foster, quien es bien conocido por sus diseños optimizados en cuanto a ahorro de energía y accesibilidad para el mantenimiento. La enorme fachada acristalada cuelga de dos sólidos núcleos de comunicaciones verticales por los que circulan todos los sistemas de aclimatación, energía y comunicaciones del edificio, además de los ascensores y escaleras.



 Madrid Río.
 
 Metro
 Legazpi
3. 6. 


A diferencia de otras grandes capitales europeas, Madrid no se asienta junto a ningún gran río, de hecho el Manzanares se puede considerar apenas un arroyuelo si lo comparamos con el Támesis, el Sena o el Danubio.

guia de madrid Puente de Toledo
Puente de Toledo.

El río nunca fue tomado en serio por las autoridades, para quienes su depresión representaba más un obstáculo para el transporte de mercancías y personas que cualquier otra cosa, con la única excepción de Carlos III, quien ordenó construir paseos ajardinados a su vereda.

Para salvar el terraplén hubieron de ser construidos varios puentes, que por su belleza, pudieron ser el único motivo por el cual acercarse a la orilla del Manzanares durante mucho tiempo a no ser que se fuera lavandera.

El magnífico Puente de Toledo fue construido por Pedro de Ribera en 1732 y además de cruzar el río, como es natural, destaca por sus dos templetes adornados con elementos churriguerescos que se sitúan en la parte central del puente y que contienen las estatuas de los patrones de Madrid, San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza.

El otro acceso histórico a la capital por encima del río, el Puente de Segovia, tiene sus orígenes en el reinado de Felipe II, cuando Madrid acogió a la corte y necesito mejorar sus comunicaciones, sin embargo la estructura original fue dinamitada por el bando republicano para evitar la entrada en Madrid de las tropas franquistas durante la Guerra Civil. Una vez finalizada la guerra, fue reconstruido, aunque no fielmente y además se ensanchó para poder acoger el creciente tráfico de los automóviles.

A principios del siglo XX, el río se canaliza con el objetivo principal de ganar terrenos para la construcción de nuevas barriadas, mientras que tras la Guerra Civil, el régimen de Franco, lo represa por tramos con la intención de ensanchar su curso y que la lámina de agua que lo recorre parezca el gran río del que carece Madrid.

La poca vida que ganaron los aledaños del río se vio rápidamente oscurecida con la construcción de la circunvalación M-30, que con hasta cuatro o cinco carriles por sentido, encajonó los límites del río haciendo de su ribera un lugar inaccesible y sucio hasta entrado el siglo XXI.

Afortunadamente para el Manzanares, aunque no tanto para el pueblo de Madrid, que se ha endeudado hasta dentro de varias generaciones, la autopista se soterró en el año 2007 y en el lugar por el que antes circulaba media ciudad de camino al trabajo, actualmente se extiende uno de los parques más esplendidos y modernos de toda Europa.

Madrid Río ha convertido las tan olvidadas orillas del río en una parte integral del centro de la ciudad y además ha supuesto la eliminación de un obstáculo que ha separado durante mucho tiempo a los distritos del centro y sureste de la capital.

Los casi 10 kilómetros de longitud del parque ofrecen a sus visitantes una agradable zona rodeada de vegetación por donde pasear, un sinfín de instalaciones deportivas y zonas de ocio y servicios culturales.

A los amplios sendero dispuestos a lo largo de toda la vereda para correr o practicar ciclismo y patinaje, se unen siete canchas de tenis y seis de padel que se han construido cerca del Puente de Praga, además de varios campos de futbol y baloncesto localizados sobre los terrenos del antiguo parque de Arganzuela.

guia de madrid Madrid Río a la altura del antigüo Parque de Arganzuela
Las playas de Madrid Río.

La reforma no solo contempla los deportes “clásicos” sino que se han introducido instalaciones para deportes más atractivos. Junto al Puente de Toledo se ha instalado un estupendo rocódromo, mientras que en el antiguo parque de Arganzuela encontraremos un skate park y junto al nudo sur de la M-30, el parque dispone de un novedoso y moderno circuito de BMX.

A pesar de que el parque está enfocado sobre todo a la práctica de deportes, también dispone de un montón de zonas ajardinadas destinadas al ocio. Destaca, especialmente durante los calurosos veranos de Madrid, la Playa del Manzanares, un original proyecto que incluye varias “zonas de baño” sobre las que se “disparan” chorros de agua que luego caen en forma de spray sobre los “bañistas”. Junto a las “piscinas” se extienden amplias superficies de césped, donde sombrillas, tumbonas y sillas están disponibles para que los visitantes puedan tomar el sol junto al río.

Al sur, los edificios de aspecto industrial del antiguo Matadero Municipal de Legazpi se han convertido en un gran centro cultural cuya atmósfera se alimenta de las exhibiciones artísticas contemporáneas más diversas y una oferta complementaria de actividades y servicios que incluyen zonas al aire libre destinadas a conciertos y espectáculos, así como varios restaurantes, cafés y locales nocturnos.



 



 Alcalá de Henares.


Alcalá de Henares se sitúa a apenas 30 kilómetros al noreste de Madrid. Es una ciudad de mediano tamaño que a lo largo de su historia a ejercido gran trascendencia en España. Prueba de ello es su monumental casco histórico fuertemente influenciado por su prestigiosa universidad y por el carácter religioso de la villa, en la que se construyeron numerosas iglesias y monasterios.

Alcalá, cuna de Miguel de Cervantes, tiene una historia muy larga y rica y ha sido habitada por la mayor parte de las culturas que algún día se instalaron en la península ibérica, hecho por el cual sus calles esconden multitud de monumentos de gran diversidad que han servido para que la UNESCO nombrara su casco antiguo patrimonio de la humanidad en 1998.

Gracias a la longeva historia de Alcalá y sobre todo a su legendaria universidad, la ciudad complutense disfruta de un magnífico patrimonio arquitectónico que entre sus decenas de edificios históricos incluye una basta cantidad de estupendas obras barrocas castellanas, que dan un carácter especial a la ciudad de las cigüeñas.

Alcalá es una ciudad bastante pequeña y su área de interés se reduce al casco antiguo, por lo que puede ser perfectamente visitada a lo largo de un día.

guia de madrid Fachada de la emblemática Universidad Cisneriana de Alcalá
Fachada de la emblemática Universidad Cisneriana de Alcalá.

Si se llega a Alcalá mediante transporte público, tanto en tren como en autobús, el lugar de referencia para empezar la visita es la Plaza de Cervantes.

La plaza se sitúa a 400 metros al oeste de la estación de autobuses, siguiendo la Avenida de Guadalajara y la Calle Libreros, y a 600 metros al sur de la estación de ferrocarril bajando por el Paseo de la Estación.

Desde la plaza se pueden disfrutar de los monumentos más emblemáticos de la ciudad como la antigua Universidad Cisneriana. Hacia el oeste discurre la Calle Mayor, donde encontramos la mejor oferta hostelera de la ciudad.

La avenida principal de Alcalá desemboca en la Plaza de los Santos Niños, donde podemos disfrutar de la Catedral y del Palacio Arzobispal.

Al sur y norte del eje formado por la Calle Mayor, corren casi en paralelo las calles Santa Úrsula y Santiago, donde se pueden visitar la mayor parte de conventos de la ciudad.

Además de por sus magníficos monumentos la ciudad complutense es muy conocida en Madrid por su oferta gastronómica de gran calidad. La mejor comida se ofrece en los establecimientos de la conocida como ruta de los mesones, aunque bien es sabido que Alcalá es famosa por su cultura de las tapas.

En torno al casco antiguo se distribuyen decenas de bares de tapas en los que se "obsequia" a los consumidores con una ración de comida gratuita por cada consumición. Las tapas de Alcalá son generosas y muy variadas siendo común comer tapeando cuando se visita la ciudad.

Como llegar

Alcalá de Henares está comunicada con Madrid durante 24 horas al día gracias a los servicios de la línea 223 de autobuses de la Continental Auto, que enlaza la estación de Alcalá, situada en las estribaciones del casco histórico, con el intercambiador de Avenida de América en Madrid, que disfruta de interconexión entre servicios de autobuses urbanos, interurbanos, de largo recorrido y la red de metro de Madrid. El trayecto dura 40 minutos aproximadamente y tiene un coste de 3,60 €. Durante las horas puntas funcionan 5 autobuses a la hora, el resto del día entre dos y tres y por la noche sale uno a la hora.

Alcalá además dispone de una estación de ferrocarril incluida en las líneas C-7 y C-2 de cercanías de Madrid, que permiten viajar entre la ciudad y Atocha en unos 45 minutos. La estación de Atocha conecta con el resto de la red de cercanías de la comunidad de Madrid y con el sistema de metro de la ciudad. Los trenes funcionan entre las 5:00 y las 23:50 partiendo de Madrid y entre las 5:10 y las 23:24 de Alcalá a Madrid, su frecuencia es de varios a la hora y el precio de un billete es de 3,25 €.



 Real Sitio y Villa de Aranjuez.


Esta tranquila localidad se sitúa a 42 km al sur de Madrid, a orillas de los ríos Tajo y Jarama, y a pesar de sus reducidas dimensiones es una ciudad donde hay muchos puntos de interés turístico, ya que fue el lugar elegido por los reyes ilustrados españoles para descansar durante los veranos del siglo XVIII.

Las ideas de la Ilustración adaptadas al desarrollo urbano de las ciudades se plasman perfectamente en el trazado racionalista de Aranjuez, en constante equilibrio entre la naturaleza y el hombre. El casco antiguo incluye el Palacio Real y los jardines a orillas del río Tajo, origen de su esplendor y por los que la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

El aspecto actual de Palacio Real es el resultado de las reconstrucciones y ampliaciones y mejoras que ha sufrido constantemente la obra de Juan Bautista de Toledo, arquitecto de Felipe II, a lo largo del tiempo.

En su interior, hay abundantes piezas barrocas como las que podemos ver en la sala del reloj o de de la porcelana y numerosas pinturas de artistas tales como Lucas Jordán, Vicente López o Esquivel entre otros.

El otro elemento característico de Aranjuez son los fantásticos jardines versallescos que discurren a lo largo de la vereda del Tajo y que se suceden uno tras otro presentando diferentes estilos y decoraciones y escondiendo en su interior decenas de bellas fuentes, monumentos y pabellones o palacetes, como la conocida Real Casa del Labrador.

guia de madrid Palacio Real de Aranjuez
Palacio Real de Aranjuez.

El trazado de las calles del resto de la ciudad también muestra los mismos valores ilustrados, que se reflejan claramente en la uniformidad de sus edificios y la utilización de espaciosas avenidas arboladas.

Otros sitios interesantes para visitar son la Fuente de la Mariblanca, el Teatro Real, o el Mercado de Abastos y algunos otros palacios, como el de los Osuna, los Medinaceli o el de Godoy. Entre la arquitectura religiosa también encontraremos buenos ejemplos como el convento de San Pascual y las iglesias de Alpajés y San Antonio.

Aranjuez también destaca en al comunidad de Madrid por su gastronomía y es que los fértiles campos de la vega del Tajo que rodean la ciudad son grandes suministradores de alcachofas, coles de Bruselas, habas y espárragos ... que preparados de acuerdo con las recetas tradicionales acompañan a las típicas presas de la caza tradicional de la que la monarquía española tanto disfrutaba en los bosques que rodean la localidad como son el faisán, la perdiz o la codorniz.

Como llegar

Aranjuez conecta mediante la línea C-3 de Cercanías con la estación de tren de Atocha en apenas 47 minutos. Desde la estación se puede cambiar al resto de la red de cercanías de la comunidad de Madrid y al sistema de metro de la ciudad. Los trenes funcionan entre las 5:36 y las 23:51 partiendo de Madrid y entre las 5:20 y las 23:29 de Aranjuez a Madrid, su frecuencia es de varios a la hora y el precio de un billete es de 3,85 €.

Los sábados y domingos entre los meses de Junio a Octubre (exceptuando Agosto), el Museo del Ferrocarril organiza viajes de ida y vuelta a Aranjuez en el Tren de la Fresa, formado por una locomotora de tracción vapor que arrastra una composición de coches de madera de los años 20.

Por 29 €, el Tren de la Fresa incluye viaje de ida y vuelta desde el Museo del Ferrocarril, degustación de fresones a bordo, animación teatral, traslado en autobús desde la estación al centro de Aranjuez, visita guiada al Palacio Real, acceso al Museo de Falúas y descuento del 50% en el Museo Taurino. Normalmente el tren parte a las 09:50 de la mañana con llegada a Aranjuez a las 11:25 horas y regresa a Madrid a las 18:30.

También se pueden tomar las líneas 419 y 423 de autobús en el intercambiado de Méndez Alvaro o la 429 en la Plaza de Legazpi. El servicio funciona entre las 6:30 y las 23:30 con una frecuencia de paso de entre dos a seis autobuses a la hora. Por las noches la línea N402 enlaza Aranjuez con la estación de Atocha en Madrid una vez cada hora. El coste del billete es de 4,20 €.



 El Escorial.


A unos 45 kilómetros al noreste de la bulliciosa capital se sitúa la localidad de San Lorenzo de El Escorial, un tranquilo pueblo que cada año acoge a millares de turistas que se acercan a visitar el famoso monasterio real que Felipe II ordenó construir en la villa como testimonio de la devota fe católica de España.

En este pequeño pueblo de la sierra de Guadarrama el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, visible desde kilómetros de distancia, conmemora la victoria del monarca español sobre Enrique II de Francia en la batalla de San Quintín, una heroica gesta que tuvo lugar el 10 de agosto de 1557, día de la festividad de San Lorenzo. El primer arquitecto a cargo de las obras, Juan Bautista de Toledo, diseñó la planta del edificio en forma de parrilla, recordando así a la parrilla en la que San Lorenzo fue martirizado.

El monasterio, considerado el monumento arquitectónico más importante del renacimiento español, es en realidad una compleja y multifacética estructura formada por los aposentos reales, una basílica, un monasterio, el Panteón, la biblioteca y galerías de arte y museos, todo bajo el mismo techo.

Severo en sus líneas, El Escorial fue construido en granito gris y presenta cuatro plantas principales con grandes torres en cada esquina. Sus números apabullan a cualquier edificio de la época. Mide 205 metros de norte a sur y 160 metros de este a oeste, las torres de las esquinas alcanzan 55 metros de altura, mientras que la cúpula de la basílica se alza 91 metros por encima del suelo. El palacio cuenta con 15 patios y 86 conjuntos de escaleras que brindan acceso a 300 habitaciones iluminadas gracias a 2.600 ventanas y comunicadas entre sí por más de 1.200 puertas.

Del centro religioso, las áreas del monasterio ocupan todo el tercio sur del edificio y aún continúan habitadas por los padres Agustinos, mientras que la basílica, concebida como centro del conjunto monacal, permanece abierta al público.

guia de madrid Monasterio del Escorial
Monasterio del Escorial.

Las fachadas de la basílica apenas son visibles ya que están encajonadas entre los cuerpos de edificación sin embargo los interiores deslumbran tanto por sus mastodónticas dimensiones como por la belleza de su decoración, compuesta por frescos, retablos y cuadros. Destaca el famoso Cristo crucificado en mármol blanco a tamaño natural, obra de Cellini, que fue encargado por el Gran duque de Toscana en 1576 para Felipe II. Inusualmente el cuerpo de Jesús aparece totalmente desnudo, genitales incluidos, por lo cual normalmente se exhibe cubierto por un paño blanco.

Bajo los suelos de la basílica se localiza el Panteón de Reyes, en cuyo interior se encuentran los 26 sepulcros de mármol donde reposan los restos de todos los reyes Borbones y Habsburgo que gobernaron España, a excepción de Felipe V, quien está enterrado en La Granja de San Ildefonso y de Fernando VI, sepultado en la iglesia de las Salesas Reales, en Madrid.

En la zona propia del Palacio Real se suceden habitaciones lujosamente decoradas. En particular destaca la Sala de las Batallas, adornada con frescos que representan complejas escenas de batalla y finos tapices, mientras que las habitaciones designadas al rey son modestas en comodidad, pero ricas en arte e incluyen un fantástico tríptico obra de Hieronymus Bosch.

La biblioteca contiene unos 40.000 libros y manuscritos y sus techos están bellamente decorados por una serie de magníficos frescos de Tibaldi. En esta zona es donde también se encuentran los museos destinados a almacenar las obras de arte de las colecciones reales de los Habsburgo, que incluyen cuadros de pintores de la talla de El Greco, Luca Giordano o Claudio Coello, además de la colección de pinturas de artistas del renacimiento y del barroco donados por la corona.

Desde 1984, El Escorial esta designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es uno de los hitos más visitados de la España de hoy.

Como llegar

San Lorenzo del Escorial dispone de una parada de tren incluida en la línea C8A de la red de Cercanías de Madrid con conexiones a las estaciones de Atocha y Chamartín. El trayecto se cubre en unos 50 minutos y los trenes funcionan entre las 6:51 y las 23:34, partiendo de Atocha y entre las 5:48 y las 22:15, desde El Escorial. Su frecuencia es de varios a la hora y el precio de un billete es de 5,30 €.

Para ir en autobús es necesario tomar las líneas 661 o 664 en el Intercambiador de Moncloa, en la misma estación de Metro de Moncloa. Ambas líneas tardan cerca de una hora en llegar a la estación de autobuses de San Lorenzo, situada muy cerca del Monasterio., pero lo más aconsejable es coger la línea 661, que tiene una mayor frecuencia de paso de entre 15 y 20 minutos. El coste del billete es de 4,20 €.



 



 Museo del Prado.
 
 Metro
 Banco de España
2. 


Dirección: Paseo del Prado.
Horario: Abre de 10:00 a 20:00 a diario excepto los domingos que cierra a las 19:00.
Precio: 12 €. Los domingos el acceso es gratuito.
Web oficial del museo

El Museo del Prado es el museo más prestigioso de Madrid y, probablemente, la mayor galería de pinturas clásicas del mundo. Incluso si no está totalmente familiarizado con el mundo del arte bien vale la pena una visita ya que muchas de las pinturas almacenadas en la pinacoteca son muy impresionantes y cuentan interesantes historias.

El edificio fue originalmente planeado como un museo de historia natural por Carlos III, pero en 1807 las tropas napoleónicas invadieron España y las obras del museo fueron paralizadas durante varios años hasta que después de la guerra, el nuevo rey Fernando VII impulsó la finalización del que a partir de entonces sería el Museo Real de Pintura y Escultura.

El Prado cuenta con una impresionante colección de cerca de 9.000 pinturas, 5.000 dibujos, 2.000 grabados, 1.000 monedas y medallas, y cerca de 2.000 objetos decorativos a los que se suman periódicamente importantes exposiciones temporales que organiza el museo.

El museo cuenta por supuesto con la mejor colección del mundo de arte español, que incluye las mejores obras de El Greco, Velázquez, Goya, Zurbarán o Murillo. Destaca además una excelente colección de obras del pintor flamenco Peter Paul Rubens y del pintor holandés Hieronymus Bosch, así como una amplia serie de obras maestras italianas.



 Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia.
 
 Metro
 Atocha Renfe
1. 
 
 Tren
 Atocha-Cercanías
C1. C2. C3. C4. C5. C7. C10. 
 
 Tren
 Puerta de Atocha
Servicios Renfe 


Dirección: Calle Santa Isabel, 52.
Horario: Abre de 10:00 a 21:00 excepto los domingos que cierra a las 19:00. Martes cerrado.
Precio: Entrada general 6 €, exposiciones temporales 3 €.
Web oficial del museo

El Centro de arte Reina Sofia se localiza muy cerca de la estación de Atocha, en las instalaciones del antiguo Hospital General, un gran edificio neoclásico del siglo XVIII encargado por Carlos III y diseñado por José de Hermosilla.

Tras un lavado de cara que incluía la instalación de sus dos característicos ascensores panorámicos de cristal, en 1992 fue inaugurado como una “prolongación” del Museo del Prado donde exponer las obras de la colección creadas desde finales del siglo XIX a la actualidad.

La colección permanente cuenta con magníficas obras de grandes artistas españoles del siglo XX, especialmente Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró, a la que se suma una numerosa colección de obras de artistas nacionales e internacionales de las corrientes más representativas de las vanguardias y el arte modernista y contemporáneo.



 Museo Thyssen-Bornemisza.
 
 Metro
 Banco de España
2. 


Dirección: Paseo del Prado, 8.
Horario: Abre de martes a domingo de 10:00 a 19:00. Lunes cerrado.
Precio: 9 €.
Web oficial del museo

Situado en una magnífica mansión neoclásica de 1806, el Museo Thyssen-Bornemisza completa el “triangulo de Oro”, como se conoce al conjunto de pinacotecas madrileñas formado por el Museo del Prado, el Reina Sofia y el mismo Thyssen.

Las primeras obras que se expusieron en el museo fueron reunidas por el barón Heinrich Thyssen-Bornemisza y su hijo Hans Heinrich, quienes fueron capaces de juntar algunos de los mejores ejemplos de la historia del arte occidental, desde los primitivos pintores flamencos e italianos hasta el Pop Art del siglo XX.

Tras un acuerdo entre el Estado español y la familia Thyssen, el museo cuenta en la actualidad con cerca de 1000 obras expuestas que permiten apreciar toda la evolución de la historia del arte sin salir de sus instalaciones, además de raros ejemplos de algunos movimientos no representados en las colecciones estatales, como pueden ser el impresionismo, el fauvismo, el expresionismo alemán y las vanguardias experimentales de comienzos del siglo XX. Destaca una importante colección de pintura norteamericana del siglo XIX, única entre el conjunto europeo de museos.



 Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
 Metro
 Sol
1. 2. 3. 
 
 Tren
 Sol
C3. C4. 


Dirección: Calle de Alcalá, 13.
Horario: Abre de martes a domingo de 10:00 a 15:00. Lunes cerrado.
Precio: 5 €.
Web oficial del museo

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando fue creada por orden de Fernando VI en 1752 y desde entonces han pasado por sus aulas importantes artistas de la talla de Picasso o Dalí por ejemplo.

A pesar de no ser tan famoso como el Prado, el Reina Sofía o el Museo Thyssen, esta considerado como una de las galerías de arte españolas más importantes. La colección conserva más de 1.500 pinturas y casi 600 esculturas que abrazan todos los periodos desde el siglo XV hasta llegar a la actualidad.

Entre los artistas representados destacan: Goya, a quien se ha dedicado una sala completa, Zurbarán, Arcimboldo, Rubens, Bassano, Mengs, Reni Seghers, Crayer, Carlos de Haes, Sorolla, Muñoz Degrain o Benjamín Palencia, entre otros.



 Museo del Palacio Real.
 
 Metro
 Ópera
2. 5. R. 


Dirección: Calle Bailén s/n.
Horario: Abre a diario de 10:00 a 18:00 entre los meses de octubre a marzo y el resto del año cierra a las 20:00.
Precio: 10 €.
Web oficial del museo

Construido en 1738 por orden de Felipe V el Palacio Real ha servido de residencia a la familia real hasta la última restauración monárquica en 1975, cuando Don Juan Carlos I traslado la residencia real al más modesto Palacio de la Zarzuela. Hoy en día es uno de los museos más visitados de Madrid.

Los visitantes entran a palacio a través de la gran Plaza de la Armería, que brinda acceso a la Real Armería, donde se conservan armas y armaduras pertenecientes a los reyes de España y a otros miembros de la Familia Real desde el siglo XIII y que está considerada una de las colecciones más importantes de su género.

Entre los salones más destacados encontramos el Comedor de Gala, con una superficie de nada menos que 400 m2, la Sala de Porcelana, obra de la Real Fábrica del Buen Retiro, o el Salón del Trono, con paredes de terciopelo rojo y decorado mediante enormes espejos y unos hermosos frescos de Tiepolo que cubren el interior de la bóveda y representan la Alegoría de la Monarquía Española, con personificaciones de los reinos que la integraban el imperio en el siglo XVIII.



 Museo Nacional de Ciencias Naturales.
 
 Metro
 Nuevos Ministerios
6. 10. 8. 
 
 Tren
 Nuevos Ministerios
C1. C2. C3. C4. C7. C10. 


Dirección: José Gutiérrez Abascal, 2.
Horario: Abre de 10:00 a 17:00, excepto los sábados y domingos previos a festivos que cierra a las 20:00.
Precio: 6 €.
Web oficial del museo

Fundado en tiempos de Carlos III, el Museo Nacional de Ciencias Naturales fue trasladado en 1907 a su actual emplazamiento, el Palacio Nacional de las Artes y las Industrias, construido en Madrid entre los años 1881 y 1887 con el objeto de dotar a la capital de un edificio adecuado para la celebración de exposiciones y ferias internacionales.

El museo presenta 3 grandes áreas dedicadas a la historia natural en las que se repasan la evolución biológica y diversos aspectos de la relación del ser humano con su entorno. Un último espacio conocido como el Real Gabinete de Historia Natural, heredero del antiguo museo de Carlos III, exhibe las piezas históricas más emblemáticas del museo.



 Museo Arqueológico.
 
 Metro
 Colón
4. 
 
 Tren
 Madrid-Recoletos
C1. C2. C7. C10. 


Dirección: Calle Serrano, 13.
Horario: Abre de martes a sábados entre las 9:30 y las 20:00 horas.
Precio:
Web oficial del museo

El Museo Arqueológico, junto con la Biblioteca Nacional, están emplazados en el edificio conocido como el Palacio de Bibliotecas y Museos, inaugurado junto a la Plaza de Colón en 1892 para conmemorar el 400 aniversario de la llegada de Colón a las Américas.

En su interior se hace un repaso de la historia de España desde la prehistoria hasta la actualidad a través de objetos y obras artísticas entre las que destacan la Dama de Elche, un exquisito busto del siglo cuarto a quinto antes de Cristo de una mujer que pudo haber contenido reliquias o cenizas fúnebres, la Dama de Baza, del siglo cuarto, el Tesoro de Guarrazar, una magnífica colección de tesoros religiosos de los reyes visigodos de la Península Ibérica o una reproducción exacta de las pinturas rupestres descubiertas en los techos de las cuevas de Altamira.

La colección se complementa en otras cosas, con momias egipcias y sarcófagos, así como de mosaicos romanos y cerámicas griegas.



 Museo Sorolla.
 
 Metro
 Gregorio Marañón
7. 10. 


Dirección: Calle General Martínez Campos, 37.
Horario: Abre de martes a sábado de 9:30 a 20:00 y los domingos de 10:00 a 15:00.
Precio: 3 €.
Web oficial del museo

El antiguo estudio-mansión en Madrid del pintor valenciano Joaquín Sorolla alberga tras sus muros una estupenda colección de pinturas del artista en la que se pueden ver reflejados todos los estilos por los que atravesó el artista a lo largo de su vida.

La mayoría de sus obras muestran escenas tranquilas y serenas donde aparecen niños y mujeres y típicas escenas de las playas mediterráneas de valencia bellamente iluminadas.

Además de las pinturas, el museo exhibe la colección de arte y los objetos que el artista acumuló durante su vida en la mansión de estilo andaluz, que él mismo diseño.



 Museo Cerralbo.
 
 Metro
 Plaza de España
3. 10. 


Dirección: Calle Ventura Rodríguez, 17.
Horario: Abre de martes a sábado de 09:30 a 15:00. Domingos y festivos de 10:00 a 15:00.
Precio: Libre.
Web oficial del museo

Este interesante museo se localiza en el palacio de Enrique Aguilera y Gamboa, doceavo marqués de Cerralbo, y su interior conserva el espíritu original del siglo XIX, además de la fabulosa colección familiar de pinturas, objetos y armas.

Entre sus salones podemos disfrutar de las obras de 177 artistas de distintas épocas y tendencias que completan cerca de 50.000 piezas entre las que se incluyen dibujos, pinturas, esculturas, muebles, monedas, antigüedades, relojes, armas, armaduras, objetos arqueológicos y un largo etcétera.



 Fundación Lázaro Galdiano.
 
 Metro
 Gregorio Marañón
7. 10. 


Dirección: Calle Serrano, 122.
Horario: Abre de miércoles a lunes entre las 10:00 y las 16:30. Los domingos cierra a las 15:00.
Precio: 6 €.
Web oficial del museo

La Fundación Lázaro Galdiano conserva una fantástica colección de obras de arte reunidas por el escritor, editor y financiero José Lázaro Galdiano, un entusiasta coleccionista que a lo largo de su vida acumuló una importante cantidad de obras de arte.

Destaca la colección de pintura, con lienzos de grandes maestros de la historia del arte tan dispares como Velázquez, Ribera y Murillo, El Greco, Gainsborough, Reynolds, Goya poco conocidas, de los pintores ingleses Constable o Turner.

El museo está instalado en lo que era la casa del escritor y además de la colección de arte en sí, el inmueble está repleto de objetos cotidianos de interés como vajillas, joyas, cerámicas y muebles de época.



 Museo de las Américas.
 
 Metro
 Moncloa
3. 6. 


Dirección: Avenida Reyes Católicos, 6.
Horario: Abre de martes a sábados de 9:30 a 18:30 entre el 1 de noviembre al 30 de abril y el resto del año cierra a las 20:30.
Precio: 3 €.
Web oficial del museo

El Museo de América de Madrid se localiza en un interesante edificio con forma de iglesia neocolonial directamente creado con el fin de albergar el museo.

En su interior se repasa la historia de América desde las épocas precolombinas hasta la actualidad a través de distintas colecciones de objetos y obras artísticas procedentes de las distintas culturas del continente americano.

Destaca una estupenda colección de pergaminos mayas que datan del año 1250 y extraordinarias joyas como la cabeza Viracicha o el Tesoro de los Quimbayas.



 Museo de Historia de Madrid.
 
 Metro
 Tribunal
1. 10. 


Dirección: Calle Fuencarral, 78.
Horario: Abre de martes a domingos y festivos de 09:30 a 20:00.
Precio:
Web oficial del museo

Las instalaciones del Museo de Historia de Madrid se sitúan desde 1929 en el Real Hospicio de San Fernando, obra cumbre del arquitecto Pedro de Ribera.

La colección ilustra mediante pinturas, esculturas, grabados y otros objetos, la vida cotidiana de los madrileños desde 1561, cuando fue nombrada capital del reino, hasta hoy.

Destaca el soberbio lienzo de Goya Alegoría de la Villa de Madrid y una estupenda maqueta obra de León Gil de Palacio que reproduce toda la ciudad de Madrid en 1830.



 Museo del Ferrocarril.
 
 Tren
 Delicias
C1. C7. C10. 


Dirección: Paseo de las Delicias, 61.
Horario: Los lunes permanece cerrado. El resto de los días abre a las 10:00 y cierra a las 15:00 de martes a jueves y domingos y a las 20:00 los viernes y sábados.
Precio: 5,09 €.
Web oficial del museo

El Museo del Ferrocarril de Madrid se ubica en la antigua estación de Delicias, inaugurada en 1880 por el rey Alfonso XII. El edificio en sí destaca por su característica arquitectura de hierro típica del siglo XIX.

En su interior encontramos una fantástica colección de locomotoras y vagones de todas las épocas de la gloriosa historia ferroviaria española. Destacan una composición de Talgo II y la locomotora de tracción a vapor Confederación, la locomotora de este tipo más potente jamás construida en toda Europa.



 Museo Naval.
 
 Metro
 Banco de España
2. 


Dirección: Paseo del Prado, 5.
Horario: Abre de martes a domingo de 10:00 a 14:00.
Precio: libre.
Web oficial del museo

El Museo naval de Madrid expone una importante variedad de objetos históricos de forma cronológica desde la época de Colón hasta la actualidad. La colección se compone de maquetas, condecoraciones, cartografía, cuadros, fotografías, instrumentos náuticos y científicos, armamento y manuscritos relacionados con la actividad naval.

El museo muestra básicamente la historia naval española, aunque también ofrece una visión general sobre las marinas de otros países importantes. En su interior además encontraremos diversos materiales recogidos por marinos españoles en sus viajes, así como objetos y reproducciones que ilustran el proceso de la construcción naval.



 



La vida nocturna en Madrid es quizá uno de los mayores atractivos de la ciudad. En Europa solo ciudades como Berlín o Barcelona están en disposición de hacerle la competencia a la capital de España en este sentido y es que para hacerse una idea de la magnitud de la oferta de ocio nocturno de la ciudad, basta con decir que es muy posible salir de noche durante un fin de semana cualquiera y encontrarse atascos de tráfico en el centro.

La mayoría de los jóvenes madrileños pasan la semana estudiando y trabajando con la cabeza puesta en el viernes … a veces incluso en el jueves … y por fin, cuando llega el fin de semana se ponen sus mejores galas y salen de copas en pandillas hasta que sale el sol al día siguiente.

Lo más normal es comenzar con unas cervezas tapeando en alguno de los miles de bares de las barriadas periféricas de la ciudad y después tomar el metro o un taxi hacia el centro donde abundan los bares de copas para finalmente acabar en una discoteca o un after, hasta que cierra el local o la red de metro abre de nuevo.

Los madrileños, al igual que todos los españoles en general, no se quedan en el mismo local durante toda la noche, prefieren cambiar todo el tiempo de garito en garito y de hecho, en Madrid de zona en zona.

guia de madrid Animación nocturna en la Plaza de Santa Ana
Animación nocturna en la Plaza de Santa Ana.

Probablemente la zona más popular en el centro de la ciudad es Huertas, situada entre la Puerta del Sol y la Plaza de Santa Ana, donde cada noche miles de jóvenes madrileños y turistas extranjeros pululan entre sus cafés y las decenas de bares de moda que se extienden a lo largo de la Calle Huertas, separados entre sí por apenas 10 metros.

La Plaza de Santa Ana es el centro neurálgico de la zona de Huertas, donde durante las cálidas noches de verano las terrazas abren hasta altas horas de la noche.

En esta zona también encontraremos varios de los numerosos cafés tradicionales madrileños, muchos de ellos decorados al estilo de la "Belle Epoque", que cuando el frío viento del invierno sople fuera, servirán como perfecto reemplazo de las terracitas de Santa Ana.

La otra zona del centro de Madrid para salir por excelencia es el barrio de Malasaña, hogar de la movida madrileña, como se conoció al movimiento cultural que experimento la capital durante los años 80 y que tuvo su centro en los bares del barrio.

De todo aquello en Malasaña aún quedan algunos bares de entonces y en mayor medida, el ambiente callejero de cerveceo y farándula nocturna que nunca ha desaparecido. El corazón de Malasaña se considera la Plaza del Dos de Mayo y sus aledaños, donde se concentran una buena cantidad de bares y terrazas de verano, mezcla del ambiente más tradicional de Madrid y de los más bohemios y modernos locales de la cosmopolita ciudad del siglo XXI que es hoy.

De esta zona destacan algunas pequeñas tabernas típicas castizas con más de 100 años de antigüedad, que aún conservan su aspecto original.

Separado de Malasaña por la Calle Fuencarral, las calles del barrio de Chueca rebosan vida. Tras cada esquina encontraremos bares de todo tipo y de todos los colores y sobre todo mucho glamur en los cosmopolitas locales de ambiente gay que se extienden por las proximidades de las concurridas Plazas de Chueca, Plaza del Rey y la Plaza Vázquez de Mella, que se llenan de terrazas en verano y en torno a las que gira la vida del barrio.

Algo más al norte, a lo largo de las zonas de Alonso Martínez y Bilbao se despliegan los locales de moda para los más jóvenes, donde vistosos bares de copas sirven centenares de diferentes recetas de coloristas chupitos a su revolucionada clientela.

Otra de las zonas de mayor popularidad para salir de marcha en Madrid es el bohemio barrio de La Latina, lleno de encantadores rincones por descubrir y escenario preferido por los madrileños para tomarse unas tapas. El "tapeo nocturno" es casi obligatorio en La Latina y las zonas más populares se concentran en torno a las plazas donde podremos disfrutar de estos deliciosos bocados junto a una espumosa y bien fresquita cerveza desde por la mañana hasta la madrugada.

La más popular es la Plaza de San Andrés, rodeada de bares de tapas y estupendas terrazas donde disfrutar de un buen vino en verano.

guia de madrid Ambiente en las calles de Malasaña
Ambiente en las calles de Malasaña.

Hacia el este de la Latina se extiende la zona de Lavapiés, conocida en la ciudad por su exacerbado multiculturalismo. Centenares de pequeños restaurantes y teterias regentados por inmigrantes africanos y de oriente próximo salpican la zona concentrándose en mayor número cuanto más cerca estamos de la Plaza de Lavapiés, corazón del barrio y desde donde parte la Calle Argumosa, donde decenas de terrazas nocturnas hacen las delicias de sus visitantes durante el verano.

Además de todas estas zonas situadas en lo que se puede considerar el centro de la ciudad, en Madrid se puede salir por la noche por casi cualquier barrio. Ciudad lineal, al noreste, despliega una importante cantidad de bares de copas en torno a la Calle Alcalá, mientras que AZCA por la noche se quita la corbata y ofrece todo tipo de diversión. Junto a la Castellana hay un conocido Bingo y decenas de locales de ocio abren sus puertas cada noche en la zona conocida como los bajos de AZCA, localizados en la parte más baja del complejo a lo largo de la Calle Orense y la Avenida del General Perón.

Gracias a la popularidad de la zona, los locales de ocio se han extendido a las zonas colindantes de la Avenida de Brasil y a los bajos del estadio Santiago Bernabeu, situado junto a la esquina noreste del AZCA.

Otros lugares a destacar son Argüelles y Moncloa, zonas de bares de ambiente estudiantil por excelencia gracias a su proximidad con la Ciudad Universitaria.

Las oportunidades son inmensas e independientemente de por donde decidamos salir, la fiesta en Madrid está garantizada.

Los horarios de cierre varían dependiendo del bar, pero suelen estar abiertos hasta la 3 o 4 de la madrugada, aunque es posible encontrar sitios abiertos toda la noche. No se permite fumar en el interior de los bares y la edad mínima para consumir alcohol es de 18 años.

Existen todo tipo de locales en los que se puede escuchar cualquier estilo de música y los precios también varían pero, en general, Madrid es una ciudad bastante barata para salir en comparación con otras capitales europeas.



 



La gastronomía madrileña se caracteriza por poseer una gran variedad de platos ya que desde que Felipe II nombrara a Madrid como capital de su imperio, numerosas recetas e influencias de todas las regiones del país se sumaron a los platos regionales a medida que ciudadanos de otras provincias se asentaban en la ciudad, atraídos por las nuevas posibilidades de negocio que se abrían en Madrid.

La cocina tradicional castellana se caracteriza por la abundancia de platos de cuchara como las sopa de ajo y castellana, platos de hortalizas como el pisto y sobre todo los sabrosos asados de carne y cocidos.

guia de madrid Cocido Madrileño
Cocido madrileño en toda regla.

El cocido madrileño, quizá es el mejor referente de la comida tradicional madrileña. Este legendario y contundente plato se compone básicamente de garbanzos, a los que se añaden col, nabo, patatas y zanahorias y se cuecen lentamente en un puchero de barro junto a todo tipo de carnes y embutidos de cerdo, ternera y cordero.

Para servirlo primero se separa el caldo restante, al que se añaden fideos y se sirve como entrante. Después se presentan los garbanzos en una fuente con las verduras y finalmente se sirven las carnes y embutidos.

En las zonas más antiguas de la ciudad, sobre todo en torno a la Plaza Mayor hay un gran número de restaurantes castellanos tradicionales dispuestos a colmar los más exquisitos paladares, entre los que destaca, por estar considerado el restaurante más antiguo del mundo, el Botín, situado en la Calle de Cuchilleros y abierto al público desde el año 1725.

Los sabores más castizos y tradicionales están reservados solo para aquello menos escrupulosos y dispuestos a engullir casquería, de la que se nutre ampliamente la cocina tradicional madrileña. Los más famosos son quizá los callos a la madrileña, pedazos de estómago de vaca o de carnero que se comen guisados y los entresijos y las gallinejas, que son básicamente tripas e intestinos de la gallina y cordero, mezclados, fritos y a veces rebozados. Estos manjares se pueden degustar en la mayoría de bares del centro y periferia de la capital

Además de la tradicional comida castellana y la casquería, Madrid es, curiosamente a pesar de su ubicación geográfica, un auténtico paraíso para los amantes del pescado y es que desde los tiempos del catolicismo exacerbado de la España del siglo XV, el comercio y consumo de pescado en el territorio castellano era muy común debido a la fuerte influencia de la religión católica y su mandamiento penitencial impuesto en los numerosos días de abstinencia de carnes.

La segunda mayor lonja de pescados del mundo, solo por detrás del célebre mercado de Tsukiji en Tokio, se encuentra en Madrid y en muchos restaurantes de la capital se ofrece una amplia selección de pescado fresco de extraordinaria calidad.

Entre sus recetas más tradicionales destacan el besugo al horno y el bacalao, pero el producto del mar más popular de la capital es sin duda alguna el flamante bocadillo de calamares, que puede encontrarse en la mayoría de los bares de la ciudad servido recién fritos y acompañado de unas refrescantes cañas.

La cuarta pata que sostiene la mesa de la gastronomía madrileña son, como en la mayoría del país, las famosas tapas, pequeños platos con los que se "obsequia" a los consumidores en tabernas y bares para satisfacer la ancestral costumbre española de picotear entre horas.

guia de madrid Bocadillo de clamares
Bocadillo de clamares.

De entre las cien mil teorías de los orígenes de las tapas, destacaremos, aunque solo sea por simpática, la que cuenta que estando una vez Alfonso XIII de paso por Cádiz, paró en una taberna a tomar un vino de jerez y tras levantarse un viento que arrastraba arena de la playa al camarero se le ocurrió tapar el vaso con un loncha de jamón. Cuando el rey fue a dar un sorbo, preguntó sorprendido: “¿Qué es esto?” y el tabernero contestó: “Perdone mi atrevimiento Majestad pero le he puesto tapa al vino para que no entre arena en la copa”.

En Madrid, las más típicas son, de acuerdo con los orígenes castellanos de la ciudad, la Oreja a la plancha, las gallinejas y entresijos, los Caracoles a la madrileña o los Huevos estrellados, pero la variedad se extiende a casi cualquier plato que se pueda servir en pequeñas cantidades.

En cuanto a las bebidas, la región de Madrid no brilla por sus buenos viñedos. La cerveza es la estrella de cualquier bar que se precie y en restaurantes lo mejor es elegir alguna de las botellas de cualquier vino español, cuyas propiedades seguro pondrán en entredicho a las mejores bodegas francesas a pesar de disfrutar de menor fama internacional. (Esto último está garantizado).

guia de madrid Torrijas
Deliciosas torrijas de Semana Santa.

Para terminar una buena cena de una manera muy típica, no podemos irnos sin probar una digestiva taza de aguardiente anisado de Chinchón.

Comparativamente con otras regiones españolas e incluso castellanas, los madrileños no somos muy aficionados al dulce, de hecho la mayoría de postres y dulces madrileños están vinculados a la celebración de un santo, bien sea una romería o una verbena.

Por San Isidro se toman rosquillas tontas y listas, los huesos de santo, son típicos en las estanterías de las pastelerías en las fechas cercanas al Día de Todos los Santos y las Torrijas, acompañadas de un buen vinito, son obligadas en Semana Santa. Para hacernos una idea de la sobriedad madrileña para los postres basta añadir que ninguno de los anteriores lleva chocolate, ni crema, ni nata.

Lo mejor de Madrid en este aspecto es que los bares y restaurantes son como la CocaCola, allá donde estés siempre habrá uno. Hay dos tipos bien diferenciados: aquellos que ofrecen cartas al gusto y los siempre convenientes que ofrecen menú del día, donde por unos 10 € puedes elegir entre varios primeros y segundos platos e incluyen bebida, café, pan y postre, así que no perder el tiempo y BUEN PROVECHO!!!



 



 Sociedad.


Madrid es el epicentro cultural y social de Castilla desde que Felipe II trasladara la corte a la ciudad en el siglo XVII, por ello no es difícil comprender que los madrileños hayan forjado a lo largo de muchos siglos de centralismo en España un carácter, que a simple vista, puede parecer erróneamente altivo.

La realidad es bien distinta, el comportamiento de los madrileños puede resultar fatuo y arrogante, pero solo es porque todos y cada uno de ellos están verdaderamente orgulloso de su ciudad. Lo que sí es bien distinto es la intencionalidad, ninguno lo hace a propósito, solo es lo que han “mamado” durante toda su vida.

Esta “chulería”, tan bien reflejada en las zarzuelas y en el chotis, llama mucho la atención, no ya por la actitud de los madrileños, que también, si no sobre todo por su lenguaje lleno de una jerga local difícil de seguir y que no deja de reinventarse a diario.

El otro gran tópico que distingue a los madrileños del resto de los españoles es la picaresca, ese modo tan madrileño de resolver los problemas por la vía rápida y sencilla. Evidentemente visible en las zarzuelas, nacidas a finales del siglo XVIII, esta característica tiene un origen más histórico, ya que su práctica y consecuente representación en obras literarias y pictóricas se remonta al Siglo de Oro, cuando la ciudad estaba plagada de buscavidas, espadachines y corruptos nobles a la orden del rey y su corte y la supervivencia, dependía del ingenio.

Hoy en día la realidad social en Madrid es bien distinta. Los madrileños son un pueblo moderno y trabajador, alejado de las lacras tradicionalistas impuestas por los diferentes regímenes que han gobernado el país y capaz de mirar con optimismo hacia el futuro, a pesar de las inmensas trabas que la clase política española no deja de poner con cada nuevo gobierno a cargo.

guia de madrid Sociedad

El mejor ejemplo de este inconformismo, fue el colectivo del 15-M, referente mundial de los diferentes movimientos que surgen a lo largo del mundo reclamando un cambio político desde que el 15 de mayo de 2011, decenas de manifestantes acamparan en la Puerta del Sol esa misma noche, a los que durante la semana siguiente se sumaron miles de ellos para debatir de forma pacífica como crear un mundo mejor para el mañana.

Alejándonos de las facetas más ensalzables, si buscamos un punto de encuentro para todos los madrileños, ese es el bar. Madrid sabe divertirse. La mayoría de los madrileños pasan la semana estudiando y trabajando con la cabeza puesta en el viernes … a veces incluso en el jueves … y por fin, cuando llega el fin de semana se ponen sus mejores galas y salen de copas o de tapas en alegre compañía.

El clima hace mucho y el hecho de que en Madrid brille el sol la mayoría del año favorece a que la gente haga mucha parte de su vida en la calle, llenando todos los rincones de la ciudad de alegría y bullicio.

Por último es imposible pasar por alto lo abierta que es la ciudad de Madrid. El que vive en Madrid, es de Madrid, haya nacido donde haya nacido y es que la capital de España lleva acogiendo inmigrantes con los brazos abiertos casi desde el mismo momento de su fundación.



 Museos.


Madrid es actualmente uno de los más importantes referentes de la cultura mundial y atrae continuamente a una innumerable cantidad de visitantes, tanto españoles como extranjeros, conocedores del incalculable valor artístico de las obras salvaguardadas en sus mundialmente famosos museos y pinacotecas.

La oferta de museos es variada, a lo que se suma un importante número de edificios civiles como palacios, ministerios, templos o nudos de transporte, que bien podrían ser considerados como museos, con lo cual se podría decir que el número de espacios dedicados al arte es bastante abundante en la ciudad.

Todo esto impulsa una fuerte apuesta cultural de las instituciones madrileñas en lo que a exposiciones se refiere con lo que el patrimonio de la ciudad se conserva y no deja de ampliarse y reinventarse para obsequiar a los visitantes con algunas de las mejores imágenes que puedan conservar en su memoria.

guia de madrid Gernika
El "Gernika", expuesto en el Reina Sofia.

Si adoramos el arte y además contamos con mucho tiempo para visitar Madrid lo ideal es no perderse nada, pero si por el contario solo disponemos de algunos días o el arte no ha sido determinante en la elección de Madrid como destino turístico, es conveniente saber que no podemos perdernos.

Lo más destacable en la capital es el conocido Triangulo del Arte. En ningún lugar del mundo encontraremos tantas obras maestras en tan poco espacio. Entre sus “vértices” se localizan el Museo del Prado , el Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, protagonistas de este recorrido único, donde podremos repasar toda la historia y la evolución de la pintura.

Algo más desconocida, pero no por ello menos impresionante, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ofrece una colección digna de que el famoso triangulo se convierta en un cuadrilátero.

Otros museos destacables en la capital española son las casas museo, donde además de, generalmente, poder contemplar una bella colección de arte nos empaparemos de la vida cotidiana del Madrid de la época en la que vivio la ilustre figura a quien se asocia la casa. Algunos ejemplos son la Casa de Lope de Vega, en el barrio de las letras, la de Sorolla, o la Fundación Lázaro Galdiano.

Además de estos museos de eminentes características artísticas Madrid dispone también de varios museos dedicados a las ciencias y tecnología como los clásicos Arqueológico y Museo de Ciencias de Madrid, nacidos durante el periodo ilustrado que vivió la ciudad en el siglo XVIII.

Por último destacan cuatro importantes fundaciones localizadas en el centro de la ciudad, casualmente todas "contenidas" en las antiguas instalaciones de edificios industriales reformados, que no disponen de colecciones permanentes, pero que organizan magníficas exhibiciones temporales de relevancia mundial.

Muy cerca del Museo del Prado, frente al Jardín Botánico, encontramos la Fundación Caixa Forum, cerca del Reina Sofia podremos visitar la Casa encendida, mientras que finalmente, bastante más alejadas, en la Plaza de castilla se encuentra el Centro de Exposiciones Arte Canal y en el parque de Madrid Rio encontramos las instalaciones del Matadero.

Web oficial de la Fundación Caixa Forum
Web oficial de la Casa Encendida
Web oficial del Centro de Exposiciones Arte Canal
Web oficial del Matadero

Revisa la sección de museos de esta guía, donde se describen los museos más importantes de la ciudad y se facilitan sus datos básicos.



 Artes escénicas.


La música clásica, el ballet o la ópera no alcanzan en Madrid la dimensión de las que disfrutan ciudades clásicas centroeuropeas como Viena, Praga o Salzburgo y tampoco se acerca demasiado a otras capitales de países como Londres o París. De hecho en Madrid, para disfrutar de las artes escénicas clásicas la oferta se ciñe casi exclusivamente a lo agendado por el Teatro Real durante las correspondientes temporadas.

Web oficial del Teatro Real

Cuando en Centroeuropa se gestaban las mejores orquestas sinfónicas y compañías operísticas, en Madrid se afianzaba el género representativo autóctono por antonomasia: La zarzuela.

Nacida en el siglo XVI, esta forma de arte popular y costumbrista combina diálogos, con canciones, danzas y coros y toca temas diversos, como el amor (tema muy frecuente), la política, sociedad y otros.

Actualmente existen en Madrid dos teatros especializados en zarzuela: cómo no, el Teatro de la Zarzuela y el Teatro Apolo, aunque en este último también tienen lugar representaciones de otro índole.

Web oficial del Teatro de la Zarzuela
Web oficial del Teatro Apolo

Por otra parte lo que sí es muy popular en Madrid son las obras teatrales actuales (especialmente la comedia) y últimamente los musicales, que no dejan de hacerse hueco en las carteleras de los teatros más importantes de la ciudad.

guia de madrid Zarzuela
Zarzuela, "con todas las de la ley".

A finales del siglo XIX el teatro era muy popular en Madrid, así que cuando se construyó la Gran Vía, ese Broadway madrileño, este fue el lugar donde más teatros se concentraban, sin embargo el paso del tiempo fue convirtiéndolos en salas de cine y después incluso en centros comerciales. Hoy en día algunos de los teatros más importantes de la ciudad pueden ser el Teatro la Latina, el Teatro Marquina o el Teatro Maravillas, todos situados en el distrito centro de la ciudad.

Web oficial del Teatro la Latina
Web oficial del Teatro Marquina
Web oficial del Teatro Maravillas

Destacaremos por su relevancia histórica el Teatro Circo Price, un circo-teatro fundado y dirigido inicialmente por Thomas Price en 1868 y que tras varios cambios de emplazamiento, en marzo de 2007 fue reabierto como circo estable en Madrid.

Web oficial del Teatro Circo Price



 Deportes.


En España y en Madrid el deporte rey es el futbol y eso es impepinable por mucho que se practiquen otros deportes y que de la ciudad hayan salido grandísimas figuras deportivas que brillan en otros campos. Las masas se decantan por el futbol y cada domingo salen en procesión al Estadio Santiago Bernabeú a ver al Real Madrid o al Vicente Calderón a apoyar al Atlético de Madrid. El otro estadio es el bar, donde se concentran religiosamente todos los seguidores que no caben en los estadios.

guia de madrid Santiago Bernabeu durante un partido
Interior de Santiago Bernabeu durante un partido.

A pesar del futbol, el baloncesto también es muy seguido en la capital y cada fin de semana el Real Madrid de baloncesto y el Estudiantes hacen las delicias de sus seguidores en el Palacio de Vistalegre y en el Palacio de Deportes.

El tenis tiene su espacio en la Caja Mágica, donde cada año se celebra el Masters series de Madrid, incluido en el calendario del circuito ATP y celebrado sobre pista batida descubierta.

Algo más selecto pero no por ello menos espectacular son las trepidantes carreras de caballos de los Grandes Premios nacionales que tienen lugar a lo largo de la temporada hípica en el importante Hipódromo de la Zarzuela, situado en las inmediaciones de El Pardo, a la altura del kilómetro 7,8 de la Autovía del Noroeste.

También fuera de los límites de la ciudad, esta vez a unos 30 kilómetros por la a la autovía A-1, Madrid dispone de un circuito de carreras automovilísticas: el experimentado Circuito del Jarama, cuyas pistas han sido testigo de los trepidantes adelantamientos de famosos pilotos de formula 1 y motociclismo como Graham Hill y Niki Lauda o Alex Crivillé y Mike Doohan. Actualmente, en cierto declive, se celebran una docena de carreras de diferentes categorías y campeonatos nacionales durante toda la temporada.

Como punto destacable añadiremos que la ciudad lleva optando para acoger a los Juegos Olímpicos durante las últimas cuatro elecciones, y es de esperar que continúe haciéndolo hasta convertirse algún día en Sede Olímpica, así que nunca se descarta que en el futuro se celebren unas olimpiadas en Madrid.



 Eventos.


Además de las exhibiciones temporales organizadas por museos, fundaciones y ayuntamiento y a los calendarios de teatro, ópera, danza y música, que varían cada temporada, Madrid ofrece interesantes actividades y celebra variados eventos durante todo el año para todas las edades y todos los gustos.

Primavera

La primavera arranca en Madrid con las celebraciones de la Semana Santa a finales de marzo, cuando las hermandades madrileñas celebran la pasión de Cristo con distintas procesiones que llenan la ciudad de cofrades portando sus adoradas tallas y estandartes al paso de la música sacra.

Pasada la resaca de las fiestas religiosas, en torno a la segunda semana de abril tiene lugar en el Recinto Ferial Juan Carlos Primero (IFEMA) el Salón de gourmets, encuentro de referencia en Europa entre productores y consumidores de productos delicatessen, con degustaciones y corte de jamón.
Salón de gourmets

Abril termina con el Roc k´n´roll Maratón, catalogado como Silver Road Race y cebrado a finales del mes amenizado con música en directo entre las calles y parques de Madrid, donde miles de corredores de todas las nacionalidades buscan sus límites.
Roc k´n´roll Maratón

A principios de mayo la Caja Mágica acoge el Masters series de Madrid, donde las mejores raquetas del mundo compiten por el gran premio del tenis español, incluido en el calendario del circuito ATP y celebrado sobre pista batida descubierta.

guia de madrid Procesión de Semana Santa en Madrid
Procesión de Semana Santa en Madrid.

Masters series de Madrid

El 2 de mayo la ciudad de Madrid conmemora el levantamiento contra las tropas francesas para conseguir su independencia con numerosos actos por toda la región.

El 15 de mayo la ciudad disfruta de sus fiestas patronales en honor a San Isidro Labrador. La ciudad se viste de gala para celebrar romerías y verbenas a ritmo de chotis en los barrios más castizos: las Vistillas, Lavapiés y los aledaños de la Plaza Mayor, sin olvidar la Pradera de San Isidro, junto a la iglesia del Santo, donde los madrileños acuden vestidos de chulapos para cumplir con la tradición.

Las últimas semanas del mes nos dejan los festivales de MADRIDFOTO , feria internacional especializada en fotografía, celebrada en el Matadero, y el Open Studio, cuando decenas de artistas plásticos abren sus propios estudios al público general.
MADRIDFOTO
Open Studio

Durante las dos primeras semanas del mes de junio el parque del retiro es escenario de la Feria del libro, que despliega cientos de puestos al aire libre donde los mejores libreros y editores de España venden todo tipo de volúmenes a los mejores precios. Casi todos los días algún autor de renombre es invitado a firmar ejemplares para el público.
Feria del libro

También durante un par de semanas el festival Suma Flamenca reúne en junio a las grandes figuras del flamenco en las mejores salas de conciertos y teatros de la capital. Y más música!. El Matadero organiza su Día de la Música a finales de mes, cuando varios escenarios acogen en sus instalaciones a los principales grupos emergentes del rock y el pop internacional en un festival que cuenta también con mercados y conferencias.
Día de la Música

Para finalizar el mes y la estación, distintas sedes a lo largo de Madrid acogen el prestigioso certamen de PHOTOESPAÑA y durante unos dos meses se ofrecen decenas de geniales exposiciones de fotografía por toda la ciudad.
PHOTOESPAÑA

Verano

La noche de San Juan es el pistoletazo de salida para el verano en Madrid. Las multitudes se reúnen alrededor de hogueras y los fuegos artificiales se pueden contemplar por todo el parque del Retiro.

En cuanto a eventos, el verano comienza fuerte con los Veranos de la Villa, un importante festival durante el cual las noches veraniegas se convierten en el escenario perfecto para celebrar espectáculos de teatro, danza o música en directo con artistas de fama mundial. El flamenco y la zarzuela son los principales protagonistas, mientras que los Jardines de Sabatini son el escenario principal.

guia de madrid Desfile del día del Orgullo Gay
Desfile del día del Orgullo Gay.

La programación de estas actividades al aire libre ocupa los meses de junio, julio, agosto y septiembre.
Veranos de la Villa

A finales de junio, el barrio de Chueca celebra el Festival del Orgullo Gay y sus callejuelas se convierten en una acuarela de vivos colores formada por el emblema arcoíris de la comunidad gay, que decora casi cada balcón del barrio.

El momento álgido de esta fiesta, que ha llegado a ser un acontecimiento social de primer orden en Madrid, llega cuando las coloristas carrozas de los diferentes colectivos parten desde la Puerta de Alcalá, para atravesar la Calle Alcalá, la Plaza de Cibeles, Gran Vía y finalizar en la Plaza de España, donde se lee un manifiesto reivindicativo para manifestar el apoyo al colectivo de homosexuales, transexuales y bisexuales.
Festival del Orgullo Gay

Agosto sirve de marco para la celebración en Madrid de sus varias fiestas patronales: El 7 de agosto San Cayetano, el 10 de agosto San Lorenzo y el 15 de agosto La Virgen de la Paloma, llenan los barrios más castizos de la ciudad de jolgorio y algarabía. Lo más típico son bailar el chotis y comer barquillos y zarajos y gallinejas “embutido” en un traje de chulapo.

El verano se despide con la Apertura de la temporada, en la que la asociación de galerías Arte-Madrid inaugura cada mes de septiembre el inicio del nuevo curso.
Arte-Madrid

A pesar de su popularidad los dos últimos años no se ha celebrado la Noche en Blanco, un evento cultural organizado conjuntamente por múltiples museos e instituciones, en el que sus sedes permanecen abiertas hasta altas horas de la madrugada. Se celebra a lo largo y ancho de todo Madrid e incluye conciertos y actividades culturales. Su futura celebración depende de los presupuestos del ayuntamiento, actualmente muy limitados debido a la crisis mundial.
Noche en Blanco

Otoño

El otoño, como siempre, no incluye gran cantidad de eventos en su agenda, sin embargo destaca el SIMO network, que a mediados de octubre congrega a profesionales y profanos de la informática y las soluciones tecnológicas en el Recinto Ferial de Juan Carlos I.
SIMO network

También en Octubre, a principios de mes, Madrid celebra la flamante Semana de la Arquitectura, siete días dedicados a la arquitectura de la ciudad, con visitas guiadas por los edificios más emblemáticos de Madrid organizadas por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

A partir de finales de Octubre y hasta la nueva primavera arranca el Festival de Otoño, que organiza conciertos, teatro y danza en varios teatros diseminados por toda la comunidad de Madrid.
Festival de Otoño

Y finalmente en Noviembre la capital celebra su Festival de Jazz, que llena los teatros de Madrid de los cambiantes acordes tanto de bandas aficionadas y como de los artistas de jazz más conocidos mundialmente.
Festival de Jazz

Invierno

Los inviernos en Madrid están eclipsados por la celebración de la Navidad, que cada año llega a la ciudad con su clásico mercadillo de la Plaza Mayor, los alumbrados de diseño, exposiciones de belenes y espectáculos temáticos varios. Es agradable caminar por las calles y echar un vistazo entre los puestos donde se pueden comprar las decoraciones navideñas, así como escuchar los villancicos tradicionales de España.

La última tarde del año es famosa en la ciudad por la celebración de la clásica San Silvestre Vallecana, una de las carreras populares de mayor participación del mundo.
San Silvestre Vallecana

Aunque sin duda el más popular de los eventos es la víspera de Año Nuevo, cuando la gente se reúne durante la noche del 31 de Enero en la Puerta del Sol y comen una uva por cada última campanada del año. Las fiestas navideñas terminan en Madrid el 5 de enero con el desfile de los Reyes Magos que entregan esa misma noche los regalos a los niños que se han portado bien.

En el mes de enero, la ciudad rinde homenaje a la gastronomía mediante Madrid Fusión, un gran congreso de cocina de vanguardia que reúne a los mejores chefs de todo el mundo, y el Gastrofestival, iniciativa por la que restaurantes y bares de Madrid acercan la alta gastronomía al gran público con menús y tapas especiales a precios populares. Catas o cursos de cocina completan el programa.
Madrid Fusión

A finales de enero y principios de febrero cerca de 10.000 empresas del sector turístico procedentes de más de 150 países presentan en el Recinto Ferial Juan Carlos I su oferta, en el FITUR, considerada como la feria más importantes de este tipo del mundo.
FITUR

guia de madrid Mercado navideño en la Plaza Mayor
Mercado navideño en la Plaza Mayor.

También en el Recinto Ferial Juan carlos I, cada febrero tiene lugar la prestigiosa edición anual de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCO Madrid, una de las principales citas del sector a nivel mundial.
ARCO madrid

Para terminar, los Carnavales de Madrid concentran centenares de gente que se disfraza para salir por las calles de la ciudad entre los últimos días de febrero y principios de Marzo.





©Copyright: AllWorldGuides Ltd /Reg: 8727139. - All Rights Reserved 2015.
145-157 St. John Street, London, EC1V 4PW. - info@allworldguides.com.