AllWorldGuides
AllWorldGuides


w3c
Guía de Tokio.
Autor: David Mora Diez.

Enero -2014

©Copyright: AllWorldGuides.
All Rights Reserved 2015.
145-157 St. John Street, London
EC1V 4PW - United Kingdom info@allworldguides.com
w3c


Viajar a Tokio es prácticamente como visitar otro planeta… es imposible encontrar algo igual en este mundo, y es que la vibrante capital nipona despliega sin ninguna contención todos los medios a su alcance, mezcla de esa arcaica y rígida tradicionalidad y el último grito en altísima tecnología, llenando cada rincón de la megalópolis por excelencia de fascinantes contrastes y sobre todo de miles y miles de colores.

Sus míticos centros neurálgicos, como Shibuya, Ginza, Shinjuku o Akihabara, se distribuyen a lo largo de impresionantes pistas férreas de transporte cuyas estaciones principales de transporte público se convierte en el centro neurálgico de la zona. Estas autenticas ciudades multinivel, de las que muchas veces puede resultar complicado incluso salir a la calle, son recorridas a diario por millones de hormiguitas y sirven de refugio contra las frecuentes lluvias tokiotas donde los japoneses puede picar algo mientras leen comics en las pequeñas tiendas de alimentación o disfrutan de alguno de esos extravagantes juegos con millones de luces y estridentes sonidos.

Tokio ofrece a sus visitantes una selección aparentemente ilimitada de compras, entretenimiento, cultura y gastronomía. La tradicionalidad de la ciudad se aprecia en distritos como Asakusa, y en muchos de los excelentes museos, templos y jardines históricos que se extienden a lo largo y ancho de la ciudad.

Contrariamente a la percepción común, Tokio también ofrece una importante serie de atractivos espacios verdes en el centro de la ciudad y a pocas horas en tren, podremos disfrutar de maravillosas excursiones en algunas de las poblaciones y parques naturales más mágicos y misteriosos del Japón más tradicional e histórico.

Básico.
Nombre
Tokyo-to
Horario comercial
10:00 - 20:00
Población
13.185.000 hab.
Enchufes
110v/50Hz clavija tipo A
Densidad
6.000 hab./km²
Código internacional
0081
Uso horario
GMT+9
Prefijo
03
Divisa
Yen ¥
Bandas telefonía móvil
UMTS
Policía
010
Ambulancia y bomberos
119


 Geografía y administración.


guia de tokio Distritos

La ciudad de Tokio está asentada junto a la bahía de Tokio, situada en la costa este de la isla Honshu, en la región de Kanto y es la capital administrativa y financiera de Japón.

La ciudad de Tokio es la más grande y más densamente poblada de Japón, su superficie es de 620 km² y alberga una población de alrededor de 8.500.000 habitantes en sus 23 distritos, que sumados al Área del Gran Tokio, que abarca Tokio y las tres prefecturas colindantes (Kanagawa, Saitama y Chiba) llegan a ser casi 38.000.000 de personas en una superficie de unos 13.500 km².

La Gran Tokio además incluye en su extensión las 14 islas Izu y las 30 Islas Ogasawara situadas a entre 1000 y 2000 kilómetros del centro de la ciudad.

El resto de la superficie sobre la que se construye Tokio, un 40% de la ciudad aproximadamente, es de lo más característico ya que se trata de terreno ganado al mar gracias a la acumulación de basura prensada llamada gomi.



 Un poco de historia.


Tradicionalmente siempre se ha dicho que el origen de Tokio se sitúa en 1457, cuando un samurái llamado Ota Dokan construyó una fortaleza junto a una pequeña aldea de pescadores situada en la desembocadura del rio Sumida. Aquel pequeño asentamiento, que por entonces se conocía como Yedo o Edo, se convertiría en menos de dos siglos en la gran ciudad de Edo, la más poblada del mundo durante un tiempo y capital japonesa de facto durante siglos.

Sin embargo la historia de Tokio se remonta muchos siglos atrás y es que en realidad el valle de Kanto ha sido habitado ininterrumpidamente por asentamientos desde aproximadamente el siglo III antes de Cristo. Como Tokio ocupa una gran parte del valle, se puede decir que cada asentamiento es una pequeña parte de la historia de la ciudad y de hecho actualmente el Tokio moderno aún mantiene alguno de los nombres de las pequeñas aldeas que ocuparon la zona durante todo este tiempo.

Desde el siglo X y hasta la llegada de los Tokugawa al poder, el sistema de gobierno en Japón y por extensión en la región de Kanto, estaba en manos de señores feudales conocidos como daimyo, cuyos nobles guerreros samurái administraban el poder a nivel local… en Edo y desde 1457, como ya hemos dicho, fue Ota Dokan quien edificó su castillo y auspició la prosperidad de la población que se extendía a sus pies.

guia de tokio Ieyasu Tokugawa, pacificador y unificador de Japón
Ieyasu Tokugawa, pacificador y unificador de Japón.

Esta época, que abarcaría los periodos Sengoku y Azuchi-Momoyama, casi un siglo, se caracterizó por una acérrima rivalidad entre clanes que provocó un estado de guerra total permanente en la lucha por el poder. Ota Dokan no fue ajeno a toda esta desestabilidad en la que el emperador era una mera figura simbólica y en 1486 fue ejecutado al ser acusado de deslealtad para con el clan Uesugi. Tras la muerte del samurái, el castillo fue ocupado por los Uesugi y finalmente cayó en manos del clan rival de los Hojo.

El verdadero cambio para Edo sucedería en 1603, cuando Tokugawa Ieyasu, flamante vencedor de la batalla de Sekigahara, unificó el país otorgándose el título de Shogun y estableciéndose como suprema autoridad militar del país en Edo.

Así comienzan los 300 años de dominio del clan Tokugawa, cuyos líderes imponen un férreo control administrativo y político en todo Japón mientras el emperador continuaba viviendo en Kioto como una figura puramente decorativa.

Para evitar cualquier tipo de nueva conspiración Ieyasu promulga la ley Sankin-kotai, que obligaba a los daimyos a visitar Edo cada dos años y que establecía la residencia de sus esposas e hijos en la ciudad, asegurando así la lealtad de estos. De esta manera los daimyos deben afrontar los costes de una segunda residencia en Edo y los gastos de un costoso viaje cada año alterno, con lo que se debilita su poder minando su capacidad económica.

Además gracias a este sistema, el país construye las míticas cinco rutas que conectan Tokio con las ciudades más importantes de la isla de Honshu por aquel entonces.

La dominación de los Tokugawa fue estupenda para la ciudad. Se sanearon y desecaron las marismas y se construyó una extensa red de canales para favorecer el comercio, lo que propició un enorme desarrollo urbanístico aumentando la población de la ciudad en miles de personas hasta alcanzar el 1.300.000 habitantes en 1787. Al mismo tiempo la estabilidad propiciada por la “gran paz Tokugawa” favorece el florecimiento de las artes y las letras.

De cara al exterior los Tokugawa blindaron Japón mediante el sakoku, lo que significa literalmente "país en cadenas" o "cierre del país. Esta política radical prohibía el contacto con los extranjeros y sólo permitía el comercio controlado con los holandeses, los coreanos y los chinos, siempre bajo estricta supervisión y solo en tres pequeñas islas determinadas para impedir que ningún extranjero pisara suelo japonés.

Desde mediados del siglo XVIII el shogunato y los daimyos sufrirían importantes dificultades económicas debido a que la riqueza comenzó a cambiar de manos a favor de los comerciantes de las ciudades, que manejaban los mercados sin ningún competidor extranjero pudiendo así fijar los precios a placer.

El creciente descontento entre los granjeros y los samuráis impulsó al gobierno a intentar arreglar la situación por medio de diversas medidas, ninguna de las cuales surtieron efecto.

Las potencias extranjeras aprovecharon el panorama para presionar al shogunato para que Japón se abriera al comercio y finalmente en 1853 el Comodoro Perry de la marina de los EE.UU situó una imponente flota en la bahía de Tokio y dio un plazo de un año al gobierno para que rompiera el aislamiento con la amenaza de que si negaban a su petición, Edo sería asediado por la potente flota. A pesar de que la ciudad comenzó a fortificarse, cuando la flota de Perry regresó en 1854, los navíos fueron recibidos sin resistencia alguna y al no alcanzarse un consenso entre la Corte Imperial, el shogunato y los daimyos, el administrador de Edo decidió aceptar las demandas de Perry y permitió la apertura de varios puertos y la llegada de un embajador estadounidense a la ciudad.

guia de tokio Ieyasu Naves holandesas comerciando en la isla de Dejima durante el sakoku
Naves holandesas comerciando en la isla de Dejima durante el sakoku.

Este desafío al poder establecido junto con la inestabilidad social y los desencuentros entre la Casa Imperial y el shogunato desataron una crisis política que tras la muerte del shogun Tokugawa Iesada, sin descendencia, se acentuó con la subida al poder no consensuada de Tokugawa Iemochi. A todo este clima de inestabilidad se suman decenas de incidentes entre los comerciantes locales y los militares extranjeros, que alcanzan su máxima tensión en 1862, cuando las potencias occidentales iniciaron una intervención militar contra los samuráis. En marzo de 1863, el Emperador Komei reaccionó rompiendo su carácter ceremonial y regresó al escenario político emitiendo la orden de expulsión de los bárbaros.

El Shogunato sin embargo no tenía la más mínima intención de hacer cumplir esta orden, y al final lo que se propició fueron una serie de enfrentamientos entre partidarios del emperador, los grupos de extranjeros y las fuerzas del shogunato, que lo que dejaron muy claro fue básicamente que Japón no era rival para el poderío militar de occidente y que una confrontación directa no sería una solución viable a la crisis.

En 1865 se apostaron varios barcos de guerra occidentales frente a los puertos de Hyogo y Osaka para presionar al emperador Komei y que rectificara su política comercial con occidente y se impusieron una serie de condiciones que incluían la apertura de más puertos y la concesión de más privilegios a las potencias, lo que demostró que el dominio del shogunato estaba por aquel entonces completamente obsoleto y que era necesario un nuevo tipo de régimen, teniendo como máxima figura al emperador.

En 1866, los daimyos Kido Takayoshi y Saigo Takamori, señores de los dominios de Choshu y Satsuma, encabezaron una rebelión contra los Tokugawa para restaurar la figura del emperador y promover la modernización del país. Finalmente en 1867 el último de los Tokugawa transfiere el poder oficialmente al jovencísimo emperador Mutsuhito, dando comienzo a la era Meiji.

guia de tokio guerreros samurái de Satsuma
Guerreros samurái de Satsuma.

Con esta maniobra Tokugawa Yoshinobu esperaba que el clan Tokugawa se mantuviera en la sombra y tuviera la oportunidad de participar en futuros gobiernos, sin embargo esta perspectiva estaba muy lejos de lo planeado por los Choshu y Satsuma, que querían terminar definitivamente con los Tokugawa.

Tras varios encontronazos entre los clanes rivales, Tokugawa Yoshinobu, acorralado en Edo, decidió preparar un ataque contra Kioto, donde se concentraban las fuerzas de Choshu y Satsuma y donde se situaba la corte del emperador. La ventaja militar rápidamente estuvo del lado del bando imperial, relativamente modernizado gracias a la ayuda occidental y después de una serie de batallas que culminaron con la rendición de Edo, el último shogun Tokugawa se rindió en persona. Una vez el ejército acabó con los últimos focos de resistencia, el gobierno del Emperador se extendió a todo el país, completando la fase militar de la Restauración Meiji y dando fin a la última guerra civil.

En 1868, antes del fin de la contienda, el emperador trasladó toda la Corte desde Kioto a la fortaleza de Edo, convirtiéndola en el Palacio Imperial del Japón. Además cambio de nombre a la ciudad de Edo, que a partir de entonces se conocería como Tokio, "Capital del Este".

La nueva oligarquía dominante formada por los consejeros del Emperador y los antiguos daimyos inicia una serie de drásticas reformas que abolían para siempre el sistema feudal de clases imperante en el país e incluía la creación de un moderno ejército alejado de la obsoleta figura de los samurái.

En 1872 llegó el desarrollo industrial y urbanístico a la ciudad con las obras de construcción de la primera línea de ferrocarril y entre 1885 y 1925 se construyó la Línea Yamanote, la línea de tren local más importante de la ciudad en la actualidad. En 1914 se inauguró la estación de Tokio central y en 1927 se abrió la Línea Ginza, el primer metro subterráneo.

En 1923 el Gran Terremoto de Kanto arrasó Tokio. El temblor de tierra destruyó cerca de la mitad de la ciudad y segó la vida de unas 70.000 almas. La reconstrucción se prolongo durante siete largos años y transformaría completamente el aspecto de Tokio ya que la “nueva ciudad” seguiría el modelo occidental. Esta no fue la primera vez que la ciudad era víctima del infortunio pues Tokio ha sufrido numerosos desastres a lo largo de toda su historia: incendios, terremotos y guerras, aunque de todos ellos solo han quedado las crónicas, ya que sus huellas han sido eficazmente borradas tras cada reconstrucción.

En 1657 tuvo lugar el Gran Incendio de Edo, en el que murieron alrededor de cien mil personas. En 1855 otro incendio terminó con toda la ciudad que hubo de ser casi completamente reconstruida, mientras que el de 1872, solo destruyó los distritos de Ginza y Marunouchi, los cuales fueron reconstruidos posteriormente siguiendo los modelos arquitectónicos occidentales.

guia de tokio Aspecto de la ciudad tras el Gran Terremoto de Kanto en 1923
Aspecto de la ciudad tras el Gran Terremoto de Kanto en 1923.

Otro desastre con menos incidencia que sufrió Edo fue la erupción del monte Fuji en 1707.

Sin haberse repuesto totalmente del terremoto la ciudad se vio inmersa en la Segunda Guerra Mundial, sufriendo intensos bombardeos a partir de 1942 que causarían graves daños en sus edificios y sistemas urbanos y que acabarían con la vida de cientos de miles de personas. En plena guerra, en 1943, la ciudad fue unida con la prefectura creándose la Metrópolis de Tokio, Tokyo-to, que dividida en 35 barrios es lo que hoy en día llamamos Tokyo, pero que a partir de esta fecha oficialmente no existe ciudad en Japón que se llame Tokio.

La rendición de Japón se firmó en la bahía de Tokio, a bordo del famoso acorazado Missouri, en 1945 y una vez finalizada la contienda, la ciudad fue ocupada militarmente por los estadounidenses, que hoy en día aún controlan alguna base militar en la zona.

Entre los 50 y los 60, la ciudad experimentó un desarrollo económico impensable gracias a la ayuda prestada por los Estados Unidos; sus industrias crecieron, sus infraestructuras fueron ampliadas, se continuó con la introducción del metro, frenada durante la guerra, se abrió la primera línea de alta velocidad del Shinkansen y su administración fue renovada a la actual de 23 barrios. En 1964 se celebraron los Juegos Olímpicos.

En los 70 la ciudad comenzó a crecer de manera descontrolada hasta que en los 80 alcanzó su máxima extensión lo que provoco que poco a poco se fuera hinchando una peligrosa burbuja económica financiera e inmobiliaria, que explotó en 1990, causando un largo periodo de recesión durante toda esa década bautizada por los japoneses hoy en día como la década perdida.

Hoy por hoy el Tokio del siglo XXI sigue siendo una de las ciudades más grandes y potentes del mundo, uno de los principales centros económicos mundiales y una de las ciudades más atractivas de oriente. Como capital nipona, la ciudad concentra el poder político y económico del país, ya que en ella se encuentran los órganos del gobierno y las sedes centrales de las mayores empresas, y además está considerada también el baluarte de cultura, el deporte o las comunicaciones de todo el país gracias a las prestigiosas universidades y colegios y a los museos y centros comerciales que se extienden a lo largo y ancho de esta embaucadora megalópolis sin igual en el mundo entero.



 Clima.


Tokio disfruta, o sufre, según se mire, de un clima muy variado y bastante extremo. Su cualidad más destacable es la humedad, ya que aproximadamente el 50% de los días del año llueve en mayor o menor medida, siendo su humedad relativa del 65%.

guia de tokio Clima

El invierno es la estación más seca, aunque hace bastante frio con temperaturas medias de tan solo 6º y nevadas ocasionales. Por el contrario los meses de verano, en especial junio y julio, están marcados por las altas temperaturas y las fuertes lluvias.

Posiblemente los mejores meses para viajar son los de primavera y sobre todo los de otoño, cuando La temperatura media se sitúa en unos agradables 18 º. El mayor problema de esta época son las probabilidades de lluvia y fuertes vientos.

Además del clima, conviene también tener bastante en cuenta que durante la última semana de abril y la primera de mayo es cuando la mayoría e los japoneses tienen vacaciones, lo que se traduce en trenes llenos, hoteles completos y precios más altos.

Terremotos.

Aunque no son comúnmente fuertes, Japón es un país donde se suceden terremotos con cierta normalidad para lo que sus edificios están preparados con sistemas Mass Dumper.

En todos los hoteles se puede consultar el protocolo de seguridad y la situación de las salidas de emergencia. En caso de seísmo en el interior de un edificio, se debe permanecer cerca de un pilar de soporte o en habitaciones pequeñas como cuartos de baño. El canal 1 de televisión y las emisoras NKH Radio 2(639 AM) y AFN-Eagle (810 AM) de radio emiten instrucciones de actuación en caso de seísmo en inglés.



 Idioma.


La mayoría de japoneses, exceptuando los estudiantes universitarios, no hablan otro idioma que no sea el japonés, manejan bajísimos niveles de inglés y muchísimo menos son capaces de comprender el castellano, sin embargo se desvivirán por ayudarte en cuanto te vean parado consultando un mapa o en cualquier dificultad.

El japonés estándar, llamado hyojungo, es la lengua oficial con la que todos se pueden comunicar entre ellos, pero la mayor parte de las zonas geográficas japonesas disponen de su propio dialecto incomprensible por los demás.

En cuanto al japonés escrito, tiene varios sistemas de escritura, que además es posible ver mezclados en la misma frase: el Kanji o escritura ideográfica introducida por los chinos y que contiene más de 2.000 caracteres, el katakana, formado por 42 caracteres que representan sílabas formadas por una consonante y una vocal, empleado generalmente para escribir palabras tomadas de otros idiomas o para nombres en textos científicos. El hiragana, que consta de 46 caracteres que representan sílabas formadas por una consonante y una vocal, o bien una única vocal y finalmente el romaji, que utiliza los caracteres europeos basándose en dos sistemas de "romanización" del japonés llamados Hepburn y Monbusho.

guia de tokio Mezcla de caracteres en una señal de aviso del metro.
Mezcla de caracteres en una señal de aviso del metro.

El romaji es usado en Japón sobre todo en letreros para extranjeros y en la transcripción de nombres de personas o empresas.

Los letreros en redes de ferrocarril y de metro así como en áreas geográficas suelen estar también traducidos al inglés.



 Visado.


Los visitantes con pasaportes de Estados Unidos, de Europa y de Australia y Nueva Zelanda no necesitan una visa si quieren quedarse en Japón menos de 90 días siempre y cuando no vayan a llevar a cabo actividades lucrativas ni remuneradas.

El único requisito realmente obligatorio es asegurarse de que el pasaporte no caduque durante la estancia en Japón.

Para más información sobre otro tipo de visados u otras nacionalidades se puede visitar la web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

Web oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón



 Dinero.


La moneda en Japón es el Yen (¥), cuyo significado es literalmente “objeto redondo”, que es como los japoneses llamaban a las monedas de Dólar español provenientes de Filipinas que utilizaban antes de la introducción de su propia moneda en el siglo XIX.

Los billetes abarcan los valores de 1.000, 2.000, 5.000 y 10.000 ¥, mientras que las monedas existen en denominaciones de 1, 5, 10, 50, 100 y 500 ¥.

Se puede cambiar efectivo o cheques de viajero en los bancos y en las casas de cambio autorizadas, aunque también se pueden hacer cambios en algunos de los hoteles y centros comerciales más grandes de la ciudad. Para pagar lo mínimo en comisiones lo mejor es llevar euros o dólares y cambiar a yenes en los bancos y casas de cambio.

guia de tokio Lector de tarjetas monedero.
Lector de tarjetas monedero.

Algunos cajeros automáticos no aceptan tarjetas de crédito extranjeras y a pesar de que son aceptadas en los hoteles y grandes almacenes de las ciudades más importantes, el efectivo es el rey en Japón, y en la mayoría de establecimientos no se puede pagar con tarjeta. En su lugar los japoneses utilizan tarjetas monedero como Suica y PASMO.

Estas tarjetas son recargables y se pueden utilizar para pagar cómodamente en todo el transporte público así como para hacer pagos en máquinas expendedoras y en un número cada vez mayor de tiendas y restaurantes con sólo pasar la tarjeta por un lector.

Las tarjetas se pueden adquirir en máquinas expendedoras de billetes y en los mostradores de las estaciones ferroviarias de Japan Rail (Suica) o en las de otras compañías de trenes (Pasmo).

Además del importe a cargar por primera vez, ambas tarjetas tienen un coste inicial de 500 ¥ en concepto de depósito. Este importe se devuelve en su totalidad al retornar la tarjeta en las oficinas de Japan Rail (Suica) o de otras compañías (PASMO), junto al saldo sin utilizar, que también será devuelto una vez descontados 210 ¥ en concepto de gestión.

Las tarjetas se pueden recargar en algunas máquinas expendedoras estratégicamente colocadas en comercios o lugares de paso y en las maquinas de venta de billetes de las estaciones de ferrocarril. La cantidad máxima que se puede cargar en una tarjeta es de 20.000 ¥.

La primera y mejor oportunidad para adquirir una tarjeta será en el aeropuerto de Narita, en cuyas taquillas de JR en el sótano se puede adquirir la oferta Suica & NEX por 3.500 ¥, que incluye el monedero electrónico con 1.500 ¥ de saldo y el billete de ida en el Narita Express.



 Oficina de Información y turismo de Tokio.


La oficina de información y turismo oficial de Tokio está dirigida por el Tokyo Convention & Visitors Bureau (TCVB), y se encarga de proveer información práctica permitiendo preparar la estancia y disfrute de actividades culturales y visita de la ciudad.

Su oficina principal se sitúa en el primer piso del Edificio Principal del Municipio de Tokio (Tochou) en Shinjuku, siguiendo la calle Chuo Dori desde la estación. Abre desde las 9:30 hasta las 18:30 y ofrece todo tipo de información, mapas, folletos, etc. Además gestionan un interesante servicio de contacto con guías voluntarios de turismo en Tokio.

A la oficina central de turismo del ayuntamiento se suman los importantes puntos de información situados en las principales puertas de entrada a la ciudad: Aeropuerto de Haneda, en la terminal 1, que abre de 09:00 a 22:00 y en la zona de la línea Keisei de la Estación de Ueno, que permanece entre las 09:30 y las 18:30.

Web oficial del Tokyo Convention & Visitors Bureau



 



 Aeropuerto Internacional de Narita. NRT.


El Aeropuerto Internacional de Narita, situado en la prefectura de Chiba, dispone de dos terminales desde las que operan la mayoría de compañías internacionales importantes.

Web oficial del aeropuerto de Narita

El aeropuerto está situado a unos 60 kilómetros del centro de la ciudad y está conectado convenientemente mediante diferentes servicios de trenes de la JR.

El más rápido es el Narita Express "NEX", que invierte solo 53 minutos en cubrir la distancia entre la estación de Tokio y el aeropuerto. El tren también llega a Shinjuku y a las ciudades de Omiya y Yokohama.
Los NEX salen desde la terminal 1 del aeropuerto de Narita a partir de las 7:42 y el último sale a las 21:43.

Desde la estación de Tokio, los trenes parten entre las 6:30 y las 20:03. En ambos sentidos su frecuencia suele ser de uno a la hora y cada 30 minutos en horas punta.

El coste del trayecto es de 2.940 ¥ en segunda clase y 4.430 ¥ en "clase verde".

guia de tokio Aeropuerto Internacional de Narita
Aeropuerto Internacional de Narita.

Los tickets del Narita Express están disponibles en máquinas expendedoras automáticas en el piso B1 de la estación de Narita y de la terminal 2 y pueden reservarse previamente con incluso un mes de antelación.

Narita Express.

Si tenemos intención de adquirir una tarjeta monedero, la primera y mejor oportunidad para comprarla será adquirir la oferta Suica & NEX por 3.500 ¥, que incluye el monedero electrónico con 1.500 ¥ de saldo y el billete de ida en el Narita Express.

El segundo tren rápido, el Skyliner Airport Express, alcanza su estación del parque Ueno, situada en el centro de la ciudad, en 59 minutos. El servicio funciona desde las 7:52 hasta las 22:00 con frecuencias menores a una hora y desde las 6:30 a las 22:00 desde Tokio Ueno hasta el aeropuerto.

Los tickets se pueden comprar en la parada del tren y su precio es de 2.400 ¥ para adulto y 1.200 ¥ para niños.

Web oficial del Skyliner Airport Express.

Tanto Japan Railway como Keisei, las compañías que operan los trenes rápidos al aeropuerto, ofrecen también un servicio de trenes locales hasta la estación de Tokio y Ueno respectivamente, pero tardan unos 90 minutos en alcanzar sus destinos y las frecuencias de paso son mucho menores, eso sí, el precio también es más barato.

El otro medio para llegar a Tokio, aunque es el más desaconsejable, por los enormes atascos que puede conllevar, es utilizar el autobús del servicio Limousine Bus, que transporta directamente a sus clientes a la mayor parte de los hoteles del centro de la ciudad.

Parten de ambas terminales y sus horarios, costes y destinos están disponibles en su web.

Web oficial de Limousine Bus Express.



 Aeropuerto Internacional de Haneda. HND.


El aeropuerto de Narita absorbe el tráfico de la mayoría de los vuelos internacionales a Tokio pero la ciudad dispone además del más antiguo Aeropuerto de Haneda, que sólo recibe vuelos internacionales que hagan escala o partan desde los aeropuertos de Seúl, Shanghai y Hong Kong.

Web oficial del aeropuerto de Haneda

guia de tokio Espectacular aproximación a Haneda sobre la bahía
Espectacular aproximación a Haneda sobre la bahía.

El aeropuerto dispone de dos terminales desde donde gestiona la mayor parte de los vuelos domésticos a y desde Tokio y una terminal auxiliar para los vuelos internacionales, todas ellas unidas entre sí por un servicio shuttle.

Está situado al suroeste de la bahía de Tokio y dispone de los servicios de transporte de pasajeros del Keihin Kyuko Railway (Keikyu) y Tokyo Monorail.

Keikyu dispone de trenes que alcanzan la estación de Shinagawa en 19 minutos por 400 ¥ y donde podemos tomar los principales servicios metropolitanos de JR o Yokohama Station en 27 minutos por 470 ¥, que permite el transito con el aeropuerto de Narita en unas dos horas por 1.700 ¥.

Web oficial de Ferrocarriles Keikyu Haneda

Por otra parte el Monorail de Tokio lleva desde el aeropuerto hasta la estación de Hamamatsucho, desde donde operan las líneas metropolitanas Keihin-Tohoku y Yamanote, que conectan con la estación central de Tokio en tres paradas. El coste del trayecto es de por 470 ¥.

Web oficial de Tokyo Monorail

Limousine Bus también da servicio desde el aeropuerto de Haneda transportando directamente a sus clientes a la mayor parte de los hoteles del centro de la ciudad.

Sus horarios, costes y destinos están disponibles en su web.

Web oficial de Limousine Bus Express.



 Ferrocarriles.JAPAN RAIL PASS.


La Japan Railways está formada por un grupo de 6 empresas de transporte de pasajeros que utilizan las líneas estatales de ferrocarril del Japón. Evidentemente dada la condición de isla del país no existe ningún trayecto internacional, así que a Tokio, solo se puede llegar por tren desde otras ciudades Japonesas.

Existen varios sistemas ferroviarios de JR de los que el más famoso es el Shinkansen, el tren bala japonés, que opera en casi todas sus líneas desde Tokio y varios sistemas ferroviarios privados que generalmente operan líneas locales.

La división de JR que opera en Tokio es la JR Este, que dispone de servicios de trenes interurbanos y metropolitanos, estos últimos apoyados por varias líneas de ferrocarriles privados.

Web oficial de JR east.

Si se va a utilizar el tren como transporte prolongadamente, cosa muy recomendable ya que los servicios metropolitanos conectan los principales centros urbanos de la ciudad, es conveniente obtener el Japan Rail Pass.

Este pase permite utilizar cualquier servicio de trenes de JR, excepto el NOZOMI y el MIZUHO (trenes directos), cualquier autobús de línea local JR (JR Hokkaido Bus, JR Bus Tohoku, JR Bus Kanto, JR Tokai Bus, West Japan JR Bus, Chugoku JR Bus, JR Shikoku Bus, JR Kyushu Bus), el JR Miyajima ferry y el Tokyo Monorail. Existen tres periodos diferentes de validez:

7 días por 28.300 ¥ o 37.800 en clase verde.
14 días por 45.100 ¥ o 61.200 en clase verde.
21 días por 57.700 ¥ o 79.600 en clase verde.

¡Cuidado!, el pase solo es válido para turistas con estatus de "visitantes temporales" y sobre todo, el Japan Rail Pass no puede ser comprado en Japón, hay que comprarlo en el distribuidor oficial de cada país, que se debe consultar en la web oficial de Japan Rail Pass.

El distribuidor facilitará el Exchange Order, que junto con el pasaporte sellado al presentarlo en una de las JAPAN RAIL PASS exchange offices de los aeropuertos, se obtiene el pase. Cada vez que se toma un tren (excepto locales), se debe reservar el asiento en la oficina de la estación y cada vez que se atraviesa el acceso a andenes para entrar o salir deberemos mostrar el pase al personal de estación.

guia de tokio Shinkansen del tipo N700 a las afueras de Tokio.
Shinkansen del tipo JR500 en la estación de Shinagawa.

Web oficial de Japan Rail Pass.

Para viajar en tren por Japón existe una página web fundamental que dispone de una potente herramienta llamada hyperdia, que diseñada para crear trayectos introduciendo los puntos de origen, destino e incluso puntos intermedios, muestra al usuario todos los detalles necesarios del viaje incluyendo trasbordos y horarios.

hyperdia.



 Autobús.


Los autobuses de largo recorrido de Tokio están gestionados por JR y por varias empresas privadas, como Keio o Willer Express y generalmente parten y llegan a la estación central de Tokio o a la de Shinjuku, dependiendo del destino.

En realidad la única ventaja de los autobuses de largo recorrido es su precio, que es bastante más barato que el de los trenes o aviones para desplazarse por el país. Por lo demás, no alcanzan destinos a los que no se pueda llegar en tren y en ocasiones no podremos llevar grandes equipajes, por no hablar del tiempo extra que necesitan para llegar a su destino.

Web oficial de JR bus routes
Web oficial de Willer Express
Web oficial de Keio



 



 Metro.


El Metro de la ciudad de Tokio está formado por el conjunto de las estaciones de Tokyo Metro y por la red de Toei, y está dividido en 13 líneas que completan 290 kilómetros de raíles con 274 paradas. El sistema abre a las 5:00 y cierra a las 24:00.

Tokyo Metro
dispone de 168 estaciones en 9 líneas y los precios de acceso varían entre 160 ¥ y 300 ¥ dependiendo de la distancia que se quiera cubrir.

Web oficial de Tokyo Metro.

Por su parte TOEI dispone de 106 estaciones distribuidas en 4 líneas y los precios de acceso los calculan automáticamente las máquinas de acuerdo con la mínima distancia entre las estaciones de origen y destino, independientemente de la ruta tomada con un mínimo de 170 ¥. Los niños pagan la mitad y si para llegar al destino hay que cambiar a alguna línea de Tokyo Metro se aplica un descuento de 70 ¥.

TOEI ofrece el ticket Toei-Marugoto-Kippu, que permite a sus usuarios utilizar su red de metro, Toei Streetcars y autobuses durante un día por 700 ¥ y 350 ¥ para niños. Se puede adquirir en las máquinas automáticas de venta de billetes en estaciones de metro TOEI y en los autobuses.

Web oficial de TOEI.

En caso de no adquirir el ticket con el precio correcto, a la salida de la mayor parte de las estaciones de ambas redes se puede completar en las máquinas automáticas situadas a tal efecto y marcadas con los letreros de "Fare adjustment machines".

Para utilizar las máquinas de venta, generalmente tendremos la opción de inglés (ENGLISH).

Podremos seleccionar el billete por coste (FARE) si lo conocemos o por estación de destino (SELECT STATION) o por línea (SELECT ROUTE) o adquirir algún ticket combinado buscándolo por su nombre mediante el menú.

El pago se puede realizar mediante monedas, billetes o algún medio electrónico permitido.

guia de tokio Batería de maquinas automaticas en una estación del metro.
Batería de maquinas automaticas en una estación del metro.

Tickets combinados.
Ichinichi Josya Ken es un ticket especial valido durante un día para las dos redes de metro. Su precio es de 1.000 ¥ para adultos y 500 ¥ para niños y se puede adquirir en las máquinas automáticas de TOEI y Tokyo Metro.

Tokyo Free Kippu es la modalidad de ticket que permite utilizar TOEI Streetcars, autobuses TOIEI, metro TOIEI y Tokyo Metro y líneas de JR East durante un día por 1.580 ¥ para adultos y 790 para niños y se puede adquirir en las máquinas automáticas de TOEI y Tokyo Metro.

Las tarjetas PASMO y Suica, son un popular método de pago para ambas compañías de metro y para sus análogas de autobuses urbanos y servicios de la JR.

La PASMO/Suica integra un chip que permite al usuario utilizar un medio de transporte público simplemente pasándola por un lector marcado con las letras IC y situado sobre el módulo de servicio de las barreras de acceso. Adicionalmente ambas sirven de monedero electrónico para pagar cualquier cosa en establecimientos y máquinas expendedoras con el logotipo de PASMO/Suica.

Pueden ser adquiridas en puntos de venta de billetes y oficinas de las estaciones de la red de metro por 500 ¥ de fianza.
Se pueden recargar en maquinas de venta de tickets con 1.000, 2.000, 3.000, 4.000, 5.000 y 10.000 ¥ o en las oficinas de las estaciones entre 1.000 y 20.000 ¥ en fracciones de 1.000.



 Trenes metropolitanos y de cercanías.


El sistema de trenes metropolitanos tokiota es prácticamente todo lo que necesitamos ya que sus horarios y frecuencias son muy adecuados… y sus precios no son muy diferentes de los del metro… y en el caso de que disfrutemos del Japan Rail Pass, podremos utilizar el sistema ilimitadamente.

Los trenes son operados por la JR East y la red cuenta con siete estaciones fundamentales que conectan con la mayoría de redes de transporte públicas y privadas de la ciudad y que además representan la mayoría de los centros neurálgicos de la ciudad: Akihabara, Ikebukuro, Shibuya, Shinagawa, Shinjuku, Tokio y Ueno, todas ellas unidas entre sí en forma de anillo por la línea Yamanote.

La estación que se puede considerar como “central” es la de Tokyo, donde convergen las 6 líneas de Shinkansen que pasan por la ciudad: Tokaido, Tohoku, Joetsu, Nagano, Yamagata, y Akita.

Los precios comienzan en 130 ¥ y se van incrementando a medida que dejamos atrás más y más estaciones. Los trenes de la Yamanote funcionan entre 04:26 y las 01:18 y las demás líneas tienen horarios muy similares.

Un Keihin-Tohoku se cruza con un Yamanote cerca de Ueno.
Un Keihin-Tohoku se cruza con un Yamanote cerca de Ueno.

JR East ofrece billetes que permiten el uso ilimitado de la red durante 1 día conocido como Tokunai Pass por 730 ¥, que merecen la pena adquirir a partir de 3 viajes si no disponemos del Japan Rail Pass. Además recordemos que el Tokyo Free Kippu permite utilizar TOEI Streetcars, autobuses TOIEI, metro TOIEI y Tokyo Metro y líneas de JR East durante un día por 1.580 ¥ para adultos y 790 para niños.

Además de JR East existen varias empresas ferroviarias privadas que conectan Tokio con las regiones exteriores de la metrópoli y las prefecturas circundantes. Sus líneas comienzan típicamente en alguna de las estaciones de la línea Yamanote y llama la atención el hecho de que además de los trenes generalmente también operan grandes almacenes, que se sitúan sobre los andenes desde los que parten los trenes.

Tokyu Railways brinda servicio al sudoeste de Tokio y Kanagawa.
Tokyu Railways

guia de tokyo ferrocarriles privados.

Tobu Railways conecta con la prefectura de Saitama y con Tochigi, donde se sitúa la ciudad sagrada de Nikko.
Tobu Railways

Seibu Railways cubre la región tokiota de Tama y conecta con la prefectura de Saitama desde las estaciones de Ikebukuro y Shinjuku.
Seibu Railways

Keio Railways se limita a servicios locales en la región de Tama.
Keio Railways

Odakyu Railways provee servicios a la prefectura de Kanagawa y conecta con la zona de Hakone, desde donde se puede visitar el Monte Fuji.
Odakyu Railways

Keisei Railways se dirige a la prefectura de Chiba y conecta mediante el Skyliner Airport Express con el aeropuerto de Narita.
Keisei Railways

Por su parte Keikyu Railways conduce al aeropuerto de Haneda y se adentra en la prefectura de Kanagawa.
Keikyu Railways

Finalmente Tsukuba Express ofrece servicios desde Akihabara con Tsukuba City, en la prefectura de Ibaraki.
Tsukuba Express



 Monorraíl.


En Tokio operan dos líneas de monorraíl, ambas conectando el céntrico distrito de Minato con dos importantes sitios de la ciudad: El más antiguo es el Tokyo Monorail, que desde los Juegos Olímpicos de 1964 conecta el aeropuerto con la estación de Hamamatsucho, desde donde operan las líneas metropolitanas Keihin-Tohoku y Yamanote, las cuales conectan con la estación central de Tokio en tres paradas.

El trayecto se cubre en tan solo 13 minutos y su coste es de por 470 ¥.

Web oficial de Tokyo Monorail

El segundo sistema de monorraíl es el New Transit Yurikamome, que conecta la importante estación de tren y metro de Shimbashi con Odaiba a través del futurista distrito de Hamamatsucho y del Rainbow Bridge.

El sistema dispone de 11 estaciones en Odaiba, que brindan servicio a todas las atracciones de la isla y finaliza en la estación de Toyosu, donde podemos tomar la línea Yurakucho de metro.

El precio del trayecto depende de la distancia recorrida, pero la compañía ofrece un ticket (One-day Open Pass) por 800 ¥ (400 ¥ para niños), que permite tomar el monorraíl tantas veces como sea necesario durante un día completo, lo que permitirá a los turistas con tiempo limitado recorrer todo el complejo rápidamente… o dedicar un día a la visita de Odaiba con toda la calma.

guia de tokio Tokyo Monorail.
Tokyo Monorail.

El precio de un billete sencillo a la isla oscila entre los 310 ¥ y los 370 ¥ y no existen descuentos en billetes de ida y vuelta con lo cual en cuanto queramos ir y venir en monorraíl, merece la pena adquirir el One-day Open Pass, que por apenas 90 ¥ más nos permitirá tomarlo para desplazarnos dentro de la enorme isla. El sistema admite pagos con PASMO.

Web oficial de New Transit Yurikamome



 TODEM, TOEI Streetcars.


guia de tokio Tranvía TOEI.
Tranvía TOEI.

La línea Arakawa de tranvías operada por TOEI es la única línea superviviente de tranvías de la extensa red que Tokio tenía. Actualmente recorre la parte norte y oeste de la ciudad entre las paradas de Waseda y Minowabashi.

A pesar de que el segmento más oriental del trayecto pasa bastante cerca de Ikebukuro, en realidad el sistema no es demasiado bueno para la visita de la ciudad, pues realmente no conecta ninguna atracción tokiota, así que para el viajero solo será interesante si se aloja en las cercanías de alguna parada del tranvía.

El precio es de 160 ¥ por adulto y 80 ¥ por niño y acepta pases combinados del tipo Tokyo Free Kippu. También se pueden adquirir pases disponibles en el propio tranvía validos durante 24 horas por 400 ¥ (Niños 200 ¥).

Línea Arakawa



 Autobuses urbanos.


Los autobuses públicos de Tokio desempeñan un papel más secundario que el resto de los sistemas de transporte de la ciudad. En general las líneas están básicamente enfocadas a conectar las estaciones de tren y en realidad para el viajero su única posible ventaja es la de poder contemplar de cerca el ambiente de las calles.

El sistema dentro de los 23 barrios especiales está operado por TOEI, mientras que las empresas privadas de autobuses, la mayoría filiales de los grandes operadores ferroviarios, operan rutas hacia las ciudades colindantes de Tokio como Kawasaki o Yokohama.

Los autobuses TOEI tienen una tarifa fija de 200 ¥ por trayecto, y se puede utilizar el billetes combinados del tipo Tokyo Free Kippu, mientras que la mayoría de las otras empresas cobran en función de la distancia.

guia de tokio bus tokio.

En el interior de cada autobús, junto al conductor hay una máquina que gestiona la venta de billetes aceptando monedas y billetes de 1000 ¥ dando cambio y los billetes requeridos. Por supuesto se puede pagar con PASMO/Suica.



 Taxi.


El sistema de taxis de Tokio no es una opción fácil para viajeros que no dominen el japonés. Es fundamental llevar el nombre del destino escrito en japonés y no debe alarmarnos que el taxista necesite buscarlo en su callejero pues el número de calles en Tokio es inmenso.

Viajar en taxi es muy cómodo pero puede resultar bastante caro, de hecho los taxis japoneses se encuentran entre los más caros del mundo. Cada compañía tiene sus propios precios pero finalmente todos son muy similares. La media habitual para la bajada de bandera es de 710 ¥ y cubre hasta 2 kilómetros a partir de los cuales hay que pagar 312 ¥ por cada kilómetro y 51 ¥ por cada minuto de espera en parado.



 Bicicletas.


Aunque pueda parecer increíble para una ciudad tan tecnológica y futurista como Tokio, la bicicleta es uno de los medios de transporte más vigente hoy en día entre sus calles.

Gracias a la uniformidad de la ciudad y a la laxitud en el control de las normas de circulación, las bicicletas son el elemento favorito de movilidad de muchos habitantes, que además no entiende de edades, sexo o credo: jóvenes y ancianos, estudiantes y ejecutivos, hombres y mujeres por igual hacen uso de ella para desplazarse de un lugar a otro.

Las amplias avenidas permiten el paso de ciclistas por las aceras, compartiéndolas con los peatones siempre guiados por el habitual respeto por el prójimo y el sentido común de los japoneses, mientras que las tranquilas callecitas residenciales son perfectas para avanzar por la calzada.

Desplazarse en bici nos permitirá conocer la ciudad mucho mejor que si viajamos en metro o en tren, y tiene la ventaja respecto de andar en que las distancias no se harán tan largas.

La mayoría de hoteles y hostels de la ciudad disponen de servicio de alquiler de bicicletas, o pueden al menos indicarnos donde alquilar una, y es fácil encontrar tiendas de alquiler en las estaciones principales.



 Barcos.


guia de tokio Futurista Himiko surcando las aguas del Sumida.
Futurista Himiko surcando las aguas del Sumida.

Dada su localización en plena bahía y la continua necesidad en el transporte de masas de Tokio, es natural que la ciudad aproveche convenientemente sus superficies acuáticas y ofrezca un eficiente sistema de transporte marítimo/fluvial que cubra las zonas más importantes o populares de la ciudad próximas al agua.

Los servicios de Suijo Bus (“autobuses de agua”), son una alternativa agradable a los trenes o al metro para visitar lugares de interés como las islas de Odaiba y el jardín Hamarikyu Onshi Teien, en la bahía o Asakusa y Ryogoku, situados a orillas del río de Sumida.

La mayoría de las líneas de Suijo Bus son operadas por la Tokyo Cruise Ship Company. De estas, la más popular es la Asakusa-Odaiba Direct Line, cuyos futuristas barcos panorámicos Himiko cubren el trayecto en 50 minutos por 1520 ¥.

Sumida River Line conecta Asakusa con el jardín Hamarikyu Onshi Teien, situado en la bahía, en 45 minutos por 720 ¥. El muelle en Hamarikyu se encuentra dentro de los terrenos del jardín, por lo que al desembarcar los viajeros también tienen que pagar el ticket de entrada al jardín de 300 ¥. Los barcos continúan el trayecto durante otros cinco minutos más hasta alcanzar el muelle de Hinode, desde donde se pueden tomar los barcos con destino a Odaiba.

Hay que tener en cuenta que la parada en Hamarikyu solo la hacen los barcos que vienen de Asakusa.

Odaiba conecta con el embarcadero de Hinode mediante la Odaiba Line, que desembarca en Odaiba Seaside Park, frente a los estudios de Fuji TV, mientras que los barcos de la Big Sight - Palette Town Line hacen lo propio en Tokyyo Big Sight y en la zona de entretenimiento de Palette Town (como cavia esperar).

Las frecuencias, precios y horarios de todos los servicios son bastante variables, así que conviene echarles un vistazo antes de aproximarse a los embarcaderos.

Web oficial de Suijo Bus

Por otra parte la operadora Tokyo Metropolitan Park Association explota la Mizube Line, que navega a través de los ríos Sumida y Arakawa, la bahía de Odaiba y el parque Kasai Rinkai.

Web oficial de Tokyo Metropolitan Park Association

Además de los “autobuses acuáticos”, existen todo tipo de cruceros privados disponibles en el embarcadero de Hinode, que incluyen almuerzos y cenas con vistas a la bahía y música en directo. Los precios dependen de la comida y por lo general varían entre los 6.000 y los 15.000 ¥.

guia de tokio Water bus map.


 



¿Qué no ver?...hay tantas cosas que ver en Tokio que necesitaremos al menos una semana para quedarnos satisfechos... y aún así, parecerá que quedan cosas en el tintero. Todo esto por supuesto desde el punto de vista de un occidental, que somos capaces de quedarnos maravillados observando durante un buen rato el incesante trasiego de luces y ruidos de un pachinko… cosa que para un oriental, bueno, pues es bastante poco llamativo.

La ciudad esta arquitectónicamente distribuida en torno a las estaciones ferroviarias o de metro. Las amplias zonas en torno a los alrededores de estos importantes centros neurálgicos se componen de imponentes rascacielos que albergan sobre todo centros comerciales y servicios, así como restaurantes u hoteles.

Desde estos centros parten las avenidas principales, y saliéndonos de éstas amplias vías de comunicación descubriremos una inesperada ciudad de casas bajas y zonas muy tranquilas, donde residen las familias japonesas. Este es otro mundo: en los barrios residenciales apenas se escucha más ruido que el graznar de los cuervos y la iluminación nocturna suele ser suficientemente tenue como para que no parezca que nos encontramos en una de las mayores urbes mundiales.

Aunque resulte difícil de creer, apenas hay tráfico gracias a un más que increíble sistema de transporte público, que se puede considerar un atractivo más de la ciudad, y gracias a que la mayoría del tráfico rodado atraviesa Tokio por las autovías elevadas que articulan eficazmente la megalópolis.

Además de todo este despliegue de medios, Tokio también esconde un importante conjunto de atractivos espacios verdes en el centro de la ciudad, y a pocas horas en tren, podremos visitar algunas de las poblaciones y parques naturales más mágicos y misteriosos del Japón más tradicional e histórico.



 Como utilizar esta guía.


El mejor modo de distribuir la información descriptiva de la ciudad en esta guía es indudablemente comenzar con el recorrido de la línea Yamanote, cuyos raíles recorren a lo largo de 35 kilómetros la mayoría de centros neurálgicos en Tokio.

Es más, una vez terminemos con la Yamanote, nos quedara poquito que visitar en la ciudad. En el interior del anillo, el Tokio Central ofrece algunas atracciones diseminadas entre los vecindarios residenciales más caros de la ciudad, mientras que en la zona de la bahía de Tokio podremos disfrutar de la atmosfera de Hamamatsucho, uno de los barrios más modernos de la ciudad y puerta de entrada a Odaiba, un archipiélago artificial gracias al que Tokio extiende sus dominios sobre el mar.

Para finalizar daremos un paseo por la vereda del Sumida, a lo largo de cuyas aguas se encuentran los barrios más tradicionales del Tokio que nos quedó de la Segunda Guerra Mundial.

El título de cada descripción está acompañado del nombre de la estación del sistema público de transporte más cercana, así como las líneas que dan servicio en ellas.



JR East.
Tokyo Metro.
TOEI Metro.
Yurikamome.
JR Shinkansen.
Ferrocarril Keio.
Ferrocarril Keisei.
Ferrocarril Seibu.
Ferrocarril Odakyu.
Ferrocarril Tobu.
Ferrocarril Tokyu.
Ferrocarril Tsukuba.
Ferrocarril Keikyu.
Suijo Bus.


Sobre cada título se han añadido iconos que representan las actividades o puntos de interés que podemos encontrar en torno al monumento o área descrito.

Cada monumento o área están descritos detallando sus características más importantes y reseñas históricas, así como precios y horarios actualizados.

La descripción de museos incluye dirección, precio, horarios y brinda acceso a la web oficial de cada institución.

Esta guía incluye sencillos planos detallados de las zonas de interés donde se señalan los monumentos descritos y las estaciones de medios públicos de transporte.

Los puntos de conexión entre planos están señalados e identificados por un número y cada plano se acompaña de un pequeño diagrama donde se puede ver un esquema del conjunto para facilitar la orientación.

Monumento/edificio histórico.
Zona de ocio nocturno.
Teatro.
Museo.
Zona verde/parque natural.
Área comercial.
Zoo.
Playa.
Senderismo.
Hospital.
Restaurante.
Información turística.
Supermercado.
Zona deportiva.
Sala de conciertos.
Estación ferrocarril.



 Los templos Shinto.


Basta alzar un palmo la vista para comprender que el panorama arquitectónico de Tokio se apoya mayoritariamente en modernas líneas verticales. Prácticamente en cualquier sitio por donde vallamos en la capital nipona reinaran los faraónicos rascacielos que se construyen a pasos agigantados en la ciudad desde la década de los 60.

Más feos o más bonitos… y más altos o más bajos, al final, una vez superada esa primera euforia por las fachadas de cristal, la mayoría de ellos acaban pareciendo más o menos lo mismo…, con fantásticas excepciones, por supuesto. A partir de entonces estaremos preparados para afinar nuestra búsqueda de edificios monumentales y lo que nos quedará serán los edificios eclécticos occidentales de la restauración Meiji, bastante escasos tras el Gran Terremoto de Kanto y la Segunda Guerra Mundial, y finalmente la expresión arquitectónica japonesa más pura: los templos sintoístas/budistas.

Las construcciones japonesas tradicionales hacen uso extensivo de materiales de madera debido al clima templado de las islas y a la alta disponibilidad de árboles por todo el país. La gran mayoría de los templos están construidos en este material, recubierto de brillante pintura roja, blanca o marrón, y presentan profusas decoraciones en los dinteles que sostienen techos de teja negra o corteza.

En realidad a pesar de que un templo sea muy antiguo…, en general, siempre parecerá nuevo ya que al ser de madera, las estructuras son continuamente reparadas y posiblemente en la actualidad no quede ninguna pieza original del complejo.

Existen un importante número de estilos reconocidos, sin embargo las diferencias principales entre ellos radican en el tamaño, las proporciones y la distribución de los elementos arquitectónicos sobre fachadas muy parecidas. Los estilos más extendidos son el Nagare-zukuri, característico por un techo a dos aguas que se proyecta hacia el exterior, sobre la entrada principal, para formar un pórtico y el Kasuga-zukuri, que por su parte presenta tejados muy inclinados, cubiertos con corteza de ciprés y curvados hacia arriba en los aleros. Los vértices y travesero del tejado están terminados en los característicos chigi y katsuogi, que son todos esos tablones ornamentales que parecen “espinar” las superficies del tejado.

Antes de continuar con la distribución de los templos es importante comprender los aspectos de la religión sintoísta: El sintoísmo, o Shinto, es la doctrina religiosa japonesa mayoritaria. El número de practicantes varía desde el 84% de la población, que tienen prácticas y/o influencias sintoístas, hasta el 3,3%, que lo practica regularmente y se identifica con la forma oficial del Shinto, cuya traducción es "El camino de los Dioses".

En general, el sintoísmo sostiene que todas las vidas son sagradas, por lo que debemos alcanzar una coexistencia mutua, apoyada por todos, para que el espíritu divino de la sinceridad, agradecimiento y felicidad, pueda florecer en cada uno de nosotros. Entre muchas otras virtudes, invoca la purificación de la mente y del corazón para acceder a las bendiciones y a la felicidad.

Esta purificación incluye admirar los dones de la naturaleza, personificados en los Kami o espíritus de la naturaleza, como por ejemplo, disfrutar con devoción plena de la salida del sol o cultivar la bondad entre los hombres.

guia de Tokio Amaterasu, Kami personificado del Sol.
Amaterasu, Kami personificado del Sol.

Originalmente las divinidades japonesas no tenían unos templos propios que habitar, los Kamis y dioses del panteísmo primitivo tenían su morada en cualquier lugar de la naturaleza. Podían habitar donde les gustase. Esas divinidades escogían generalmente como sitios más apropiados para morar las montañas, las piedras y los árboles y así la naturaleza completa se convierte en un espacio sagrado, en un gran templo cósmico.

Los primeros santuarios fueron construidos como sencillas casas con techo a dos aguas cubierto de caña o cortezas y paredes de tablón, sin incluir un espacio específico para el culto. Durante el siglo sexto, el budismo llegó a Japón y se aplicó a los santuarios el concepto de los templos como lugar de reunión. Poco más tarde se añadirían espacios adicionales para el culto en forma de salas extendidas, denominadas Haiden, junto a la sala principal o Honden.

Al no haber originalmente edificios en los santuarios, sino un árbol, un bosque, o una gran roca o una montaña, estos eran los foco de la adoración y a la hora de construir las estructuras de los nuevos templos, se cortaba la madera de los árboles sagrados y se utiliza en la construcción de un santuario, de esta manera se cree que la cualidad sagrada permanece en el edificio.





Como signo determinante del santuario, desde los tiempos más antiguos se coloca en medio del paisaje natural una especie de arcos, a menudo pintados de rojo, llamados Torii. Estas portadas o arcos, fabricados generalmente de madera, son los indicadores de un espacio sagrado en que los Kami de una región o clan son especialmente adorados.

Cerca de dichas entradas encontramos las Chozuya y las Temizuya, fuentes de purificación utilizadas para limpiar las manos y la boca antes de acercarse a la sala de oración, aunque actualmente la mayor parte de los fieles se salta el enjuague bucal por completo.

Tras el Torii se extiende un camino rodeado de linternas de piedra, usadas por primera vez, cuando se introdujeron desde Corea, como luces votivas, aunque hoy en día sirven solo como simples luces para marcar el camino hacia el santuario principal.


Omikuji.

Antes de alcanzar las estructuras principales del templo nos encontramos con el Ema, un conjunto de soportes verticales donde se cuelgan las planchas de madera sobre las que los visitantes escriben sus deseos de buena salud, éxito en los negocios, en los exámenes de ingreso, en el amor o en la riqueza.

Junto al Ema, generalmente encontraremos también una serie de cordeles verticales dispuestos sobre marcos o amarrados a las ramas de algún árbol sagrado cuya función es la de sujetar los Omikuji, unas tiras de papel de la adivinación, que son escogidas al azar.

Estas predicciones pueden ser de dos tipos: Daikichi, "gran suerte" o Daikyo, "gran mala suerte" y mediante la vinculación de la hoja de papel con el árbol sagrado, se atraerá o evitará la buena o mala suerte según a corresponda.

Al final del camino nos encontramos con el santuario principal, llamado Itsukushima, cuya entrada está custodiado por los Komainu, fieros leones guardianes de piedra que pueden mostrar la boca abierta en señal de buena suerte, o la boca cerrada, para capturar el mal.

El santuario consiste en 3 áreas fundamentales: La más importante es el salón santo, donde habitan los dioses, o Honden, y cuyo acceso hoy en día está reservado solo para los sacerdotes. El Haiden es el área externa para la adoración del público y es común que esté conectado con el Honden mediante un vestíbulo dedicado a las ofrendas que se conoce con el nombre de Heiden.

En torno a las estructuras principales del santuario podemos encontrar los Sessha y Massha, santuarios de menor escala relacionados de alguna manera con el objeto de culto del templo o como representación de una deidad local o de otro santuario con estrechos vínculos con el santuario principal.

Para finalizar también es común encontrar Pagodas en los santuarios, más comúnmente en los budistas, pero en los sintoístas también ya que ambas religiones son compatibles y para la mayoría complementarias como ya hemos visto antes. Su origen es puramente budista y en Japón se construyen como torres de madera de cinco alturas con sus aleros correspondientes; estos cinco pisos representan a los cinco elementos: tierra, agua, viento y cielo.

Al contrario que las torres en las iglesias cristianas, las Pagodas japonesas no tienen función práctica alguna, sino que son simplemente una representación simbólica del universo, con una base cuadrada de la que emerge, que simboliza la tierra y un pilar central, que la atraviesa toda, desde la base hasta el punto más alto y que simboliza el “Axis Mundi”, el eje del mundo que une los tres niveles cósmicos: Cielo, Tierra y Regiones infernales.

La composición de un santuario sintoísta es sumamente variable, y no es necesario que todas sus posibles funciones estén presentes. Incluso el Honden, la parte que aloja el Kami y que normalmente es la pieza central de un santuario, puede estar ausente. Sin embargo, es extremadamente raro que no estén rodeados de una almaciga llamada Tamagaki o que carezcan de puertas Torii.

 



 La línea Yamanote




De la mano de la alucinante cifra de 3,5 millones de pasajeros diarios, la Yamanote line es seguramente la línea más conocida y usada en Tokio y Japón, si no lo es en todo el mundo. Además es una de las líneas de tren más fascinantes del globo y uno de los servicios de cercanías que más tiempo lleva en funcionamiento ininterrumpido del mundo.

Se inauguró en 1885 y desde entonces la cosa ha cambiado mucho, hoy en día en hora punta, en una estación cualquiera de la línea Yamanote pasa un tren cada minuto. Los primeros trenes eran unos incómodos y destartalados cacharros ruidosos que apenas alcanzaban los 40 kilómetros por hora mientras que actualmente los nuevos convoyes comprenden 11 vagones que, dependiendo del modelo, dispone de 6 u 8 puertas (durante las horas punta se ven muchos más vagones de 8 puertas que de 6) y sobre cada puerta hay 2 pantallas LCD de 15 pulgadas. Es decir, en los modelos de 8 puertas, existen hasta 16 pantallas por vagón y nada menos que 176 por tren.

Teniendo en cuenta toda está capacidad multimedia y sabiendo que poner un anuncio en todas las pantallas de todos los vagones de todos los trenes de la Yamanote Line durante un día cuesta 250.000 €, o que pintar un vagón con publicidad externa cuesta 353.000 € diarios, rápidamente comprenderemos que como negocio también es un medio estupendo. Pero no solo eso, Yamanote se "mete" en más aspectos de la vida: existen videojuegos cuya única temática es la línea Yamanote y cuando se aburren, los niños tokiotas juegan a recitar de memoria todas las paradas del trayecto. Para otros es sin embargo el lugar apropiado para perder la vida, ya que la línea también está considerada el lugar preferido de Japón para suicidarse.


En lo que a nosotros respecta, la línea Yamanote es un excelente medio de familiarización con Tokio. Su anillo de 35 kilómetros recorre la mayoría de centros de la ciudad y en la mayor parte de sus 29 estaciones se puede intercambiar con casi todo el resto de la red de tren y metro de Tokio.

El primer tren parte a las 4:30 desde Osaki y el último llega a esta misma estación sobre la 1:30 de la madrugada. Una vuelta dura entre 60 y 65 minutos y funciona normalmente a intervalos de un tren cada dos minutos y medio.
Dependiendo de la dirección que toman, los trenes se llaman soto-mawari, si es siguiendo el sentido de las agujas del reloj o uchi-mawari, si es al contrario.



 Tokyo Central. Chiyoda y Ginza.
 Tren
 Tokyo
Yamanote. Tokaido. Tohoku.  
 
Sobu. Keiyo. 
 Metro
 Tokyo
M. 
 Shinkansen
 Tokyo
JR East. JR Central. 


Chiyoda
A diferencia de las ciudades de la vieja Europa, en la megalópolis de Tokio se distinguen claramente varios "centros" urbanos, sin embargo, si tuviéramos que elegir uno de ellos como centro único de la ciudad, este se localizaría en el barrio de Chiyoda, aunque no precisamente por ser el más popular o comercial de Tokio, si no por albergar probablemente los dos edificios de mayor importancia simbólica para la ciudad: La Estación Central de Tokyo y el Palacio Imperial Kokyo.

guia de Tokio Rascacielos en Marunouchi
Rascacielos en Marunouchi.

Ambos se localizan en el distrito de Marunouchi, zona financiera y núcleo político de la ciudad, donde encontramos una densa amalgama de grandes torres y rascacielos cubiertos de cristal en cuyo interior se asientan las sedes de las más importantes compañías financieras japonesas. De entre todos estos edificios de construcción moderna destaca sobre todo el Tokyo International Forum, un espectacular complejo utilizado como sede de conferencias y exposiciones que fue construido en 1996 bajo el diseño del uruguayo Rafael Viñoly, quien lo concibió con la forma de un barco surcando las "aguas" urbanas de Tokio.

La Estación Central es la principal de la ciudad y la primera de todo Japón en número de operaciones diarias. Desde las 20 pistas que alberga su destacable estructura, diseñada y construida al estilo occidental por el arquitecto japonés Tatsuno Kingo en 1914, parten la mayoría de los Shinkansen con origen en Tokio y sirven a varias líneas de metro y de los ferrocarriles japoneses.

La fachada principal, parte del edificio original, se sitúa en la zona este del edificio y está construida mediante ladrillo rojo, sin embargo el resto de la superestructura ha sido cuidadosamente reconstruido tras los severos bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial.

Bajo la estación se extiende una inimaginable red laberíntica de interminables pasillos donde se suceden pequeños comercios, cafeterías, restaurantes y demás servicios y que completan una maravillosa ciudad subterránea conectada a los edificios de oficinas y centros comerciales más importantes del área. Para hacernos una idea de la extensión de esta ciudad, basta saber que la estación central de Tokio esta interconectada con las estaciones de metro de Otemachi, Nihonbashi, Kayabacho, Hibiya, Ginza Itchome, Yuracucho, Ginza e Higashiginza, esta última situada a casi un kilómetro de la estación ferroviaria.

En principio estas galerías son pasillos convenientes que facilitan los cambios de línea en el metro, sin embargo para alguien que no esté habituado a su uso, pueden resultar algo desconcertantes, con miles de personas atravesándolas bajo la luz de los fluorescentes y rodeados por centenares de señales e indicaciones mezcladas con publicidad.

Por otra parte es un estupendo medio de moverse sin padecer los estragos de la lluvia de Tokio, donde por alguna extraña razón, rara vez llueve de arriba a abajo, sino que lo suele hacer de lado.

El otro edificio emblemático de la zona, el Palacio Imperial Kokyo también fue dañado durante la Segunda Guerra Mundial, hasta tal punto que su reconstrucción no se dio por terminada hasta 1968.

Se sitúa frente a la fachada principal de la estación, a unos 400 metros hacia el oeste y su importancia radica en su función, ya que sirve como residencia para la familia imperial japonesa desde la restauración Meiji, cuando la corte se traslado de Kioto a Tokio. El actual palacio es producto del paulatino desarrollo del antiguo Castillo de Edo, propiedad de los shogun Tokugawa, que dominaron el país desde el año 1600 hasta el año 1867.

guia de Tokio Fachada principal de la estación central
Fachada principal de la estación central.

Los terrenos circundantes están rodeados en todo su perímetro por imponentes muros de enormes piedras y fosos llenos de agua donde actualmente nadan apaciblemente varios cisnes. En su interior una enorme extensión ajardinada conocida como la Explanada Imperial mantiene el palacio lejos del Tokio moderno, tras los muros de un segundo anillo defensivo del antiguo castillo.

La mayor parte del complejo no puede ser visitado excepto el 23 de diciembre, cumpleaños del Emperador y el 2 de enero, por el año nuevo. Sin embargo el acceso a los jardines del este, Kokyo Higashi Gyoen, y las ruinas de la torre del castillo y de las murallas de Edo están permanentemente abiertas al público.

guia de Tokio Muros exteriores del palacio de Kokyo
Muros exteriores del palacio de Kokyo.

Inmediatamente al norte de los terrenos de palacio se extiende el Parque Mizugami, que sirve de asiento para el Santuario Yasukuni, un templo sintoísta construido en 1869 con el fin de salvaguardar las almas de aquellos que algún día dieron su vida por Japón.

El santuario se construyó por orden del Emperador Meiji en recuerdo a los caídos durante la Guerra Boshin contra los partidarios del antiguo gobierno del shogunato Tokugawa. Una vez terminado, el nuevo mandatario lo visitó por primera vez, e inspirado compuso un poema que traducido queda algo así: "Les aseguro a todos aquellos que lucharon y murieron por su país que vuestros nombres vivirán para siempre en este templo". Y como dichos versos rezan, el templo alberga hoy en día el alma de algo más de 2.466.000 de japoneses que hicieron un último sacrificio por su nación y que son considerados divinidades conocidas por los sintoístas como kamis.

El complejo tiene una superficie de 6,25 hectáreas y está precedido por un tranquilo paseo rodeado de linternas en cuyo extremo exterior se erige el impresionante Daiichi Torii, construido en metal y cuyas dimensiones alcanzan los 25 metros de ancho por 34 de alto. En 1921, momento de su construcción, era el más alto de Japón.

A continuación nos topamos con el segundo torii, el Daini Torii, erigido en 1887 para reemplazar a uno anterior de madera que se encontraba bastante deteriorado y considerado actualmente el mayor torii de bronce del país. Inmediatamente después del Daini Torii se yergue el shinmon, la puerta principal del templo, que alcanza los 6 metros de altura y está construida en madera de ciprés hinoki. Cada una de sus dos hojas presenta un bonito crisantemo encrestado de 1,5 metros de diámetro.

Finalmente el Chumon Torii nos brinda la entrada definitiva al recinto sagrado donde se extienden las estructuras religiosas propias de un templo jinja, abundantemente rodeadas de árboles gingko y cerezos. Además del haiden, el salón principal de adoración, destaca el honden, destinado a albergar las almas de los kami y el Reijibo hoanden, donde se almacena un registro simbólico donde aparecen los nombres de todos aquellos que "duermen" en el templo.

Junto al templo se encuentra el museo de los caídos de la guerra, donde entre otras cosas, se expone un caza zero japonés de la Segunda Guerra Mundial.

El carácter gubernamental del barrio lo encontramos en la zona situada al suroeste del recinto del palacio conocida como Kasumigaseki y su edificio más visible es el Kokkai-gijido, palacio donde se reúne la Dieta, el órgano máximo de poder del estado de Japón de acuerdo a la Constitución japonesa.

guia de Tokio Haiden del santuario de Yasukuni
Haiden del santuario de Yasukuni.

El edificio destaca por una torre central de 65 metros de altura de extraño aspecto y estilo hibrido, difícilmente clasificable probablemente debido al hecho de que cuando se construyó, en 1936, se mezclaron varios diseños presentados a concurso público.

En torno al Kokkai-gijido se localizan una notable cantidad de edificios administrativos. Al norte se sucede la Kokuritsu Kokkai Toshokan, Biblioteca Nacional de la Dieta, y tras sus sencillas dependencias encontramos el edificio de Saiko-Saibansho, la Corte Suprema del Japón, cuya estructura destaca por un diseño masivo y pesado, ideal para su propósito.

guia de Tokio Kokkai-gijido
Kokkai-gijido.

Por otra parte, al sur del Kokkai-gijido se extienden varios edificios de un estilo solamente clasificable como "administrativo asiático", destinados a albergar las sedes de los ministerios de exteriores, asuntos internos, finanzas, ministerio de la tierra, economía, medioambiente, agricultura, etc.

Rodeado de todas estas grises torres destaca el pintoresco edificio del ministerio de justicia, Homu-sho, construido en 1895 siguiendo el estilo neobarroco de una mansión francesa y considerado actualmente como un magistral ejemplo de la arquitectura de la era Meiji.

Al sur, el distrito gubernamental termina sobre los terrenos del Hibiya Park, un estupendo parque de 161 metros cuadrados donde encontraremos, además de jardines y lagos, un anfiteatro, la Biblioteca Hibiya y el magnífico edificio Shisei Kaikan, una obra maestra del neogótico cuya maravillosa arquitectura bien podría competir con el neogótico de los mejores rascacielos de New York.





Ginza
Al otro lado de las pistas ferroviarias, a unas pocas manzanas al sur de la estación central se extiende el acaudalado barrio de Ginza, famoso por sus grandes almacenes, boutiques, galerías de arte, restaurantes, clubes nocturnos y cafés.

Un metro cuadrado de tierra en el centro del distrito tiene un valor aproximado de más de diez millones de yenes, lo que la convierte probablemente en la zona más cara de Japón. Es el lugar donde podemos pagar hasta 10 € por una taza de café y en el que prácticamente todas las marcas líder en moda y cosmética están presentes.

guia de Tokio Tienda departamental Wako en Ginza
Tienda departamental Wako en Ginza.

El distrito debe su nombre, que se puede traducir al castellano como "tierra de plata", al hecho de que en 1612 se construyó una casa de moneda en la zona, sin embargo la historia del Ginza que podemos visitar hoy en día se remonta a 1872, cuando la mayoría de edificios fueron destruidos por un gran incendio.

Tras el desastre, la reconstrucción de Ginza se asignó al arquitecto británico Thomas Waters, quien abarrotó la zona de edificios de arquitectura occidental en torno a una avenida comercial que unía el puente Shinbashi con el puente Kyobashi.

La gran mayoría de estos edificios ha desaparecido con el tiempo para dejar espacio a una nueva generación de construcciones puramente japonesas y mastodónticos centros comerciales, sin embargo en el cruce entre Chuo dori y Harumi dori aún sobrevive la tienda departamental Wako, un fino ejemplo arquitectónico occidental construido en 1932.

Ginza también concentra un importante número de sedes corporativas como la de Sony, situada en el cruce de Ginza, donde se pueden ver los últimos adelantos de la compañía o la de Toho Pictures, empresa filmográfica que produjo las películas de Godzilla y frente a cuya fachada se puede ver una pequeña estatua de su monstruoso protagonista en bronce.



 Akihabara Electric Town.
 Tren
 Akihabara
Yamanote. Tohoku. Chuo.  
 Metro
 Akihabara
H. 
 Tren
 Akihabara
Tsukuba Express. 


Akihabara se puede definir básicamente como el paraiso en la tierra para un geek (friki de toda la vida). Su extensión se reduce a unas pocas cuadras en torno a la estación de ferrocarril y a lo largo de Chuo dori y se localiza a menos de cinco minutos en tren de la estación central de Tokyo, en la zona más septentrional del distrito de Chiyoda.

Su historia pasa apenas por una triste barriada durante la era Edo, que tras el grave incendio de 1869 fue desalojada y convertida en cortafuegos, hecho del que toma su nombre que se traduce como "hoja de otoño en el campo" en alusión al desolador paisaje que presentaba, cubierto sólo de las hojas secas de los árboles.

En 1890 se acondicionó la estación ferroviaria y con ella volvió la vida pero no fue hasta los años 50, con el estallido del boom de la electrónica, que Akihabara prosperara gracias a la proliferación de tiendas situadas bajo la protección de las pasarelas del ferrocarril.

En un principio se vendían elementos eléctricos y electrónicos pero la zona ganó nuevos adeptos cuando la fotografía se hizo su hueco y miles de otaku, como se conoce a los frikis de la fotografía, llenaban la zona durante los años 80.

guia de Tokio Centros comerciales en Akihabara junto a la estación
Centros comerciales en Akihabara junto a la estación.

La década de los 90 convirtió a Akihabara en lo que es hoy en día. La informática se convirtió en un bien de consumo común y nuevos centros comerciales dedicados a la tecnología se instalaron en torno a la estación junto a las típicas tiendecitas y puestos comerciales que llevaban años funcionando. Llegaron las consolas, se popularizó el manga y nuevos gadgets y figuritas coleccionables inundaron el mercado.

El siglo XXI presenta un Akihabara en pleno apogeo. Los centros comerciales y tiendas de toda la vida continúan abiertas y dada la gran afluencia de turistas en busca de gangas en la zona se pueden encontrar algunos establecimientos duty free donde sus vendedores hablan castellano e inglés y se ofrecen grandes descuentos para portadores de pasaportes con visados de turista.

guia de Tokio Camareras cosplay maid
Camareras cosplay maid.

Lo más destacable es la floreciente industria "auxiliar" que ha florecido gracias a la particular personalidad de las personas que cada fin de semana inundan la zona y cada día abren nuevos negocios de videojuegos, karaokes, tiendas anime o Maid Coffeshops, donde guapas chicas japonesas sirven los pedidos disfrazadas de sirvientas francesas.

En cuanto a la rica fauna que convive en la zona podemos encontrar hordas de "tecnopandillas" vistiendo extravagantes ropas propias de películas de ciencia ficción, bonitas chicas disfrazadas de conejitas o camareras francesas repartiendo publicidad, avezados conductores de scooter "supersónicas" adornadas con llantas cromadas y luces de neón o simplemente frikis al uso rebuscando entre pilas de juegos descatalogados de consolas igualmente descatalogadas.

Merece la pena echarle un vistazo, o dado el caso, vivirlo a tope!



 Ueno.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


A algo más de 1 kilómetro al norte de Akihabara y a tan solo 3 minutos en tren siguiendo la Yamanote, se extiende el histórico barrio de Ueno. Sus callejuelas y grandes avenidas forman parte del actual distrito de Taito, perteneciente al antiguo Shitamachi, que era la zona donde vivían los plebeyos en la época del castillo de Edo y de la misma manera la zona representa hoy en día al Tokio más austero, el que aún no ha sido presa del salvaje consumismo que arrasó la ciudad durante los 80 y 90.

A pesar de que la Yamanote es muy rápida y de que seguro que disponemos del Japan Rail Pass, merece la pena pasear entre Akihabara y la estación de Ueno, ya que bajo las plataformas ferroviarias se extiende el mercadillo de Ameyoko. Su nombre se traduce como "callejón de tiendas de golosinas" y proviene de la época en que los norteamericanos ocupaban Japón durante la posguerra, cuando las restricciones eran más duras para los japoneses y en la zona los soldados yanquis vendían productos americanos en el mercado negro.

En contraste con el Tokio más futurista, en Ameyoko nos encontramos con algo más tradicional. El ajetreado mercado se extiende entre las estaciones de Okachimachi y Ueno y se divide en pequeños sectores donde cada día se venden pescados y frutas frescas o ropa de segunda mano, cuero, cosméticos y cacharrería en general. En torno a los puestos y en las calles aledañas también encontramos tiendas de ropa a precios muy asequibles, muchos restaurantes modestos y un importante número de locales de ocio, en su mayor parte desquiciantes pachinkos y salones recreativos.

guia de Tokio Entrada a Ameyoko desde la estación de Ueno
Entrada a Ameyoko desde la estación de Ueno.

El mercado permanente puede ser visitado entre las 10:00 y las 19:00 a diario.

El extremo norte del mercado termina en el Parque Ueno, considerado la mayor atracción del barrio y un importante nudo de comunicaciones gracias a su estación ferroviaria, desde donde parten un importante número de Shinkansen y donde se encuentra la parada final del Skyliner, que conecta con el aeropuerto de Narita.

El parque se sitúa en la colina de Ueno, sobre los antiguos terrenos del templo Kaneiji, construido para vigilar el Castillo Edo y fue el lugar donde se escenificó la rendición del Shogunato de Tokugawa, cuando el poder paso a manos del emperador Meiji tras la última batalla luchada por Edo durante la Guerra Boshin.

Como reminiscencia de aquella época encontramos la estatua de Saigo Takamori, quien nos da la bienvenida y custodia la entrada del parque. Este regordete personaje fue un samurái y político japonés detractor del Shogunato Tokugawa que respaldó la restauración Meiji. Tras la caída del Shogunato el emperador le traicionó iniciando la persecución sistemática de los samurái.

guia de Tokio Estatua de Saigo Takamori
Estatua de Saigo Takamori.

Desde entonces Takumori encabezaría la Rebelión Satsuma para defender los valores esenciales japoneses en contra de la occidentalización del país siendo considerado como el último samurái.

Diseminados por el parque encontramos partes del antiguo templo Kaneiji como la campana Toki-no-kane, utilizada durante la época de Edo para señalar las horas del día y los edificios del actual templo de Kiyomizu Kannon do, donde se guarda una estatua de Kannon (bodhisattva de la compasión) y la Pagoda de Gojuno to, que flanquea el acceso al Santuario de Toshogu, dedicado a Tokugawa Ieyasu, fundador del Shogunato.

Otros templos incluyen Gojo-Tenjinsha, un templo shintoista dedicado a la salud o el templo de Bentendo, escondido en el estanque de Shinobazu y dedicado a Benten, diosa de la riqueza.

Las amplias zonas verdes del parque comprenden estupendos espacios naturales y bellos jardines de frondosos cerezos donde podremos practicar el anami, insigne arte japonés de observar la belleza de las flores.

El resto del parque se completa con el zoo más antiguo del Japón y con un impresionante conjunto de museos, cuya información detallada se encuentra en la sección de Museos de esta guía.

Una vez fuera del parque, en la esquina suroeste a apenas dos manzanas dirección sur, en Kasuha dori, se encuentra el santuario de Yushima Tenmangu, construido en el año 458 y dedicado a Michizane Sugawara y frente a este, al otro lado de la calle se erige un gran representante del apogeo de la época Meiji: El Kyu-Iwasaki Tei Teien, edificio de 1896 al estilo occidental como finca del clan Iwasaki, nada menos que los fundadores de Mitsubishi.







 Nippori.
 Tren
 Nippori
Yamanote. Tohoku. Joban. Narita.  
 Metro
 Nippori
Nippori-toneri liner. 
 Tren
 Nippori
Kisei services. 


A pocos minutos de Ueno y siguiendo la línea Yamanote encontramos Nippori, uno de esos poco frecuentemente apacibles distritos de la capital que no suelen figurar en los típicos itinerarios de Tokio. Sin embargo su visita es imprescindible ya que en su mayor parte las apiñadas casas desplegadas a lo largo de estrechos callejones de los barrios de Sendagi y Nezu sobrevivieron al terremoto de 1923 y no fueron demasiado castigadas durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, con lo que aún conservan algo del ambiente de la vieja Shitamachi.

Cabe destacar que en este barrio existen más de 200 pequeños templos, lo que lo convierte en el vecindario con más templos de toda la ciudad.

Al oeste de la estación y saliendo por la salida sur nos encontramos con una pequeña cuesta a la izquierda que accede directamente al cementerio de Yanaka. Los cementerios japoneses presentan una atmósfera de serenidad y reposo muy peculiar. Se encuentran diseminados por toda la ciudad, escondidos entre zonas de edificios, como remansos de paz entre el omnipresente ruido de Tokio.

Antiguamente Yanaka formó parte del templo budista de Tenno-ji y tradicionalmente está considerado el cementerio más importante de la ciudad. Cuenta con una superficie de unos 100.000 metros cuadrados donde se despliegan unas 7.000 tumbas al estilo japonés clásico acompañadas de curiosas tablas de madera conmemorativas.

guia de Tokio Tablillas conmemorativas en Yanaka
Tablillas conmemorativas en Yanaka.

Se recorre fácilmente en apenas media hora, sin embargo merece la pena descansar un rato y disfrutar de la romántica atmosfera producida por el misterioso aislamiento que proporciona su cubierta vegetal, refugio para centenares de oscuros cuervos y compañía eterna para sus silenciosos residentes. Durante el periodo de floración de los cerezos el cementerio se transforma en un colorista festival de eclosión y su tranquilidad se ve reemplazada por el jolgorio de los oportunistas visitantes que cada primavera se lanzan a tomar fotografías de este flagrante espectáculo.

Desde la zona más al norte del cementerio y hacia el oeste se extiende Yanaka Ginza Shotengai, una estupenda calle peatonal con un sabor profundamente oriental, abarrotada de típicas tiendecitas pensadas para cubrir las necesidades de la gente de la zona.

guia de Tokio Yanaka Ginza Shotengai
Yanaka Ginza Shotengai.

Generalmente cada comerciante despliega un toldo a la calle y bajo su protección extiende sus productos tapando los austeros escaparates detrás de los cuales se adivina la trastienda, que además es generalmente la casa del tendero. Podemos encontrar comida preparada como croquetas y rebozados, pescaderías, fruterías, tiendas especializadas en té o artesanía, entre otras cosas... y además a muy buen precio.

Sin embargo Nippori no es especialmente conocido por los tokiotas ni por sus calles tradicionales ni por el magnífico cementerio de Yanaka. Si se le pregunta a un tokiota, para él, Nippori es la ciudad de las telas.

Al otro lado de las vías del tren se extiende hacia el este la calle Higashi Nippori, donde encontraremos más de un centenar de establecimientos dedicados a la venta al por mayor y al por menor de telas, hilos, etc.



 Sugamo.
 Tren
 Sugamo
Yamanote. 
 Metro
 Sugamo
I. 


Situado en el segmento norte de la línea Yamanote, en el distrito de Toshima y aproximadamente entre Ikebukuro y Ueno, Sugamo también se encuentra un poco fuera de las trilladas rutas turísticas de Tokio.

Y es que este tranquilo y apacible barrio residencial está habitado en su mayoría por residentes de la tercera edad y ofrece poco en términos de "centro de entretenimiento", además de karaoke y Pachinko, que es estándar mínimo para cualquier área residencial en Tokio.

Nadie va a Sugamo para hacer compras o disfrutar de la vida nocturna de la ciudad, para eso ya están Akihabara y Shinjuku. No, Sugamo lo que ofrece es una experiencia más tradicional y su falta de acción es lo que constituye su encanto.

Su principal atractivo es la calle Jizo dori, uno de los secretos mejor guardados de Tokio y una popular calle comercial sobre todo dirigida a la venta de ropa, complementos y calzado para ancianas japonesas... que esto no eche a nadie para atrás, el ambiente es muy tradicional y pintoresco.

guia de Tokio Mercado de Jizo dori
Mercado de Jizo dori.

Los vendedores ambulantes venden casi cualquier cosa comestible, desde pollo frito a takoyaki y no sólo hay una terrible variedad de tiendas, sino que además hay dos templos locales localizados a la izquierda de la entrada principal y en el centro del mercado, al lado derecho.

En la zona oriental del barrio, más cerca de la estación de Komagome (también en la líena Yamanote) que de la de Sugamo, encontramos el Jardín Rikugien, uno de los parques principales de la ciudad. A primera vista no lo parece, ya que al igual que la mayoría de los jardines japoneses comienzan en una zona boscosa con árboles oscuros y un sencillo camino de tierra, nada digno de mención, sin embargo tras esta cortina natural se alcanza un claro y de repente se abre a nuestros ojos la verdadera belleza del jardín y sus fantásticas características.

guia de Tokio Apacible paisaje en el Jardín Rikugien
Apacible paisaje en el Jardín Rikugien.

Intencionalmente o no, el jardín presenta un inteligente diseño que provoca que a cada paso a lo largo de las orillas del lago se obtenga una perspectiva nueva y espectacular de su ordenado paisaje.

En el año 1702, cuando el jardín fue construido, se colocaron 88 marcadores de piedra en diversos puntos del jardín que servían como "puntos de vista de belleza o interés", sin embargo hoy en día sólo quedan 32, una prueba de la misteriosa capacidad de este jardín para transformase.

En el centro del lago "emerge" el Imo-yama, una cuidadosamente bien cuidada isla con un puente a tierra que por desgracia no está abierto para los visitantes, mientras que arbustos perfectamente recortados de color rosa con un punto rojo de azalea acompañan la orilla del lago y la línea de los serpenteantes caminos que recorren el parque.



 Ikebukuro.
 Tren
 Ikebukuro
Yamanote. Saikyo.  
 
Shonan-Shinjuku.  
 Metro
 Ikebukuro
M. Y. F.  
 Tren
 Ikebukuro
Tobu Tojo Line. 
 Tren
 Ikebukuro
Seibu Ikebukuro Line. 


Situado en la esquina noroeste del anillo Yamanote, Ikebukuro es uno de los más importantes centros de Tokio. Su estación ferroviaria recibe más de un millón de pasajeros diarios, lo que hace de ella la segunda más activa del país, sólo superada por la estación de Shinjuku.

La estación es enorme y nos introduce directamente de nuevo y sin escrúpulos al consumismo exacerbado, ya que sus vestíbulos están formados por un conglomerado de centros comerciales en los que se puede pasar un buen rato husmeando. Además dispone de varias salidas directas a los principales centros comerciales de la zona, que además cuentan con el privilegio de estar considerados los centros comerciales más grandes del mundo. El primero de ellos rodea la estación por su margen este y pertenece a la compañía Seibu mientras que el segundo, al lado oeste, pertenece al grupo Tobu y entre ambos dividen el distrito en dos partes, hecho por el que reciben de sus vecinos el sobrenombre de "el muro de Berlín de Ikebukuro".

guia de Tokio Los grandes almacenes dominan Ikebukuro
Los grandes almacenes dominan Ikebukuro.

Para recibir el mayor impacto posible, lo mejor es abandonar la estación de tren por la salida este, cruzar la calle y darse la vuelta. Ante nuestros ojos se extiende la fachada principal de los almacenes Seibu, y es verdaderamente grande. A continuación encontraremos una gran avenida perpendicular a la estación donde se suceden negocios de electrónica y a más adelante una calle peatonal atestada de gente que pulula entre recreativos, pachinkos y restaurantes.

A pesar del descomunal tamaño de los centros comerciales, el edificio más icónico de la zona es el Sunshine 60, situado una vez sobrepasada la autovía aérea que corre paralela a las pistas ferroviarias del anillo de Yamanote, unos 300 metros directamente al este de la estación.

En 1978 el rascacielos, el más alto de Asia oriental en el momento de su construcción, fue edificado sobre los antiguos terrenos de la Cárcel de Sugamo, construida durante los años 20 para encarcelar a prisioneros políticos y de la que hoy en día solo queda una de las piedras de sus muros con la inscripción en japonés "recemos por la paz eterna".

guia de Tokio Rascacielos Sunshine 60
Rascacielos Sunshine 60.

La robusta y sobria fachada en estilo internacional de la torre alcanza los 240 metros de altura y forma parte de un complejo conocido como Sunshine City, donde se ofrece una amplia oferta de ocio incluyendo las estupendas vistas del observatorio instalado en lo alto del rascacielos, el Sunshine Aquarium o el planetario.

A la sombra del Sunshine 60 emerge la futurista fachada del Toyota Amlux, edificio donde el fabricante japonés de vehículos reserva hasta 5 plantas para mostrar sus coches de serie y competición de ayer y de hoy.

El salón también reserva un espacio a la enseñanza y mediante cortometrajes y maquetas facilita la comprensión de la arquitectura aerodinámica y de las visiones de la belleza del diseño de los vehículos del fabricante nipón de automoción por excelencia.

La entrada es gratuita y permanece abierto entre las 11:00 y las 20:00 de martes a domingos.

Justo al norte de la Sunshine City se extiende la Carretera Otome, que aunque desde luego no es tan grande o conocida como la zona de Akihabara, es también un importante centro cultural otaku, aunque a diferencia de Akihabara, Ikebukuro recibe más a una clientela femenina y gay, hecho por el cual los cafés anime de la zona son atendidos por elegantes y masculinos mayordomos.

Al otro lado de las vías, el margen oeste de la estación se enfrenta con la fachada del edificio de Tokyo Metropolitan Art Space, un fantástico complejo construido mediante el uso de cemento y cristal que abrió sus puertas en octubre de 1990 con el objetivo de proporcionar un lugar para el arte y la cultura a los ciudadanos de Tokio, y a su vez, funcionar como plataforma para el intercambio cultural internacional.

La sala principal se ha diseñado especialmente para conciertos de música clásica y dispone de uno de los órganos de tubos más grande del mundo. El Salón mediano y dos más pequeños se utilizan principalmente para obras de teatro, música y de baile. Además, hay tres espacios de para exposiciones, sala de conferencias y salas de ensayo que se utilizan para conferencias y seminarios, talleres y otras actividades culturales.

Dos manzanas más al sur del Metropolitan Art Space, pasada la comisaría de policía encontramos uno de los museos más interactivos y divertidos de la ciudad: Ikebukuro Earthquake Museum, instalado en una antigua estación de bomberos, donde entre otras cosas podremos probar nuestra capacidad de supervivencia en un terremoto. La entrada es gratuita y el horario es de 9:00 a 16:00.

guia de Tokio Futurista fachada del Toyota Amlux
Futurista fachada del Toyota Amlux.


 Shinjuku.
 Tren
 Shinjuku
Yamanote. Saikyo. Shonan-Shinjuku.  
 
Chuo Line. Chuo-Sobu.  
 Metro
 Shinjuku
M.  
 Metro
 Shinjuku
E.  
 Tren
 Shinjuku
Keio Line. 
 Tren
 Shinjuku
Odakyu Odawara. 
 Tren
 Shinjuku
Seibu Shinjuku Line. 


Shinjuku está considerado el distrito más importante de Tokio ya que en él se encuentran la zona comercial y administrativa más importante de la ciudad.

La estación ferroviaria es una gigantesca ciudad subterránea y sus decenas de kilómetros de pasillos y vestíbulos forman el centro neurálgico del distrito. Probablemente sea la más famosa del mundo y desde luego es la más utilizada del globo con más de dos millones y medio de viajeros diarios y hasta 50 salidas diferentes que además de sus tres principales a la calle, brindan acceso a edificios contiguos y centros comerciales.

guia de Tokio Enorme fachada principal del Tochou
Enorme fachada principal del Tochou.

El distrito debe su nombre a Naito Shinjuku, quien poseía una mansión en la zona, aunque el desarrollo actual del área comenzó a partir de 1945, tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, cuando la zona quedo completamente asolada. Esta disponibilidad de espacio se sumo a la estabilidad del terreno, ampliamente probada durante el terremoto de Kanto de 1923 que demostró que el suelo era apropiado para la construcción de rascacielos.

Al oeste de la estación, saliendo por nishi-guchi, encontramos la zona de rascacielos, donde se han instalado todas las grandes empresas japonesas, los hoteles más importantes de la ciudad y sobre todo el magnífico Tochou o Gobierno Metropolitano de Tokio, que ubicado en el complejo Tokyo City Hall y con sus 243 metros de altura es el edificio más alto de Japón. Subir al mirador de la planta 45 es extremadamente recomendable.

Se ve todo Tokio y si no hay nubes incluso se puede llegar a ver el monte Fuji. El acceso es gratuito y permanece abierto hasta las 22:00.

Junto a su robusta fachada de metal y cristal rematada en dos enormes torreones se elevan hacia el cielo otros impresionantes rascacielos creando un equilibrado skyline, especialmente llamativo de noche y visto desde el mirador del propio Tochou.

A la derecha del Tochou destaca la Torre NS, cuyo interior está hueco y alberga varios restaurantes en los pisos altos del edificio desde los que se puede disfrutar de maravillosas vistas mientras se cena. Otros rascacielos incluyen la Ópera de Tokio, de 234 metros de altura, el Park Tower de 233 metros, el Mitsui Building de 225 metros o el Shinjuku Center Building, con una altura de 223 metros.

En el lado opuesto de la estación, la franja oriental del distrito, es donde se encuentran los restaurantes, las salas de Pachinko, los clubes de mejor o peor reputación y el segundo barrio de electrónica de la ciudad.

El área comercial, atestado hasta el imposible, concentra varias tiendas de electrónica, entre ellas las 3 franquicias más importantes de Japón : Yodobashi camera, Sakuraya y Big camera, con varios establecimientos y a pesar de que Akihabara es el mejor sitio para este tipo de compras, en Shinjuku se pueden encontrar buenos precios. También hay varios centros comerciales y tiendas de ropa y complementos pero es una zona cara y bastante exclusiva para comprar.

Afortunadamente para todos aquellos a los que todo este bullicio pueda resultar un poco estresante, existe el Shinjuku Gyoen, un magnífico parque de casi 59 hectáreas situado frente a la salida sur de la estación. El parque está construido en tres estilos diferentes: francés, inglés y japonés tradicional y en el viven más de 20.000 árboles de los cuales unos 1.500 son ciruelos creando una increíble estampa entre finales de marzo y principios de abril, cuando florecen y cubren sus paseos de color rosa.

guia de Tokio Atestadas calles comerciales de Shinjuku
Atestadas calles comerciales de Shinjuku.

El parque es accesible desde tres puertas: Shinjuku, Okido y Sendagaya y permanece abierto entre las 9:00 y las 16:30 cerrando todos los lunes excepto durante la temporada de la floración de los ciruelos.

Para los más noctámbulos, Shinjuku reserva Kabuki-cho, el barrio rojo más grande de Japón, que se distribuye a lo largo de toda la zona situada al norte del área comercial una vez cruzada la avenida Yasukuni dori. Aquí es donde está la diversión: karaokes, pachinkos, salones recreativos, restaurantes de todo tipo, love hotels y muchas, muchas discotecas.

Las bulliciosas calles se iluminan de neón y junto al entretenimiento "convencional", Kabuki-cho ofrece a sus visitantes cientos de bares, tiendas de entretenimiento para adultos y clubes de alterne masculinos y femeninos, salas de masajes, cabarés, etc.

guia de Tokio Santuario de Hanazono
Santuario de Hanazono.

Este es el barrio donde se mueve la Yakuza tokiota y no es difícil encontrártelos vistiendo elegantes trajes negros buscando a chicas para trabajar en sus locales, o conduciendo sus mercedes blancos o negros con los cristales tintados y aparcando en medio de la calle. En comparación con otros paises, incluso europeos o norteamericanos, no es una zona conflictiva, pero sí que está considerada la zona más peligrosa de la ciudad, aunque como en todo Japón, en general nada suele ser peligroso.

En la zona situada más al este del barrio podemos visitar el Hanazono-Jinja, santuario protector del distrito de Shinjuku desde que se estableciera en sus terrenos durante el lejano período Edo.

El templo está dedicado principalmente Yamato-takeruno-miko, un príncipe imperial mitológico de Japón y fue construido hace más de 300 años como lugar de encuentro en Shinjuku para los caminantes que atravesaban la ruta de Koshu-kaido, que unía Edo con Shimosuwa.







 Harajuku.
 Tren
 Harajuku
Yamanote.  
 Metro
 Meiji-Jingumae
C. F.  


Harajuku es sin duda una de las zonas más especiales de Tokio y desde luego es un barrio de obligada visita para quién desee ver de cerca las excentricidades más extremas de la sociedad japonesa.

El barrio conjuga tiendas de moda con el parque de Yoyogi y el santuario de Meiji Jingu, el templo sintoísta más importante de Tokio, sin embargo su fama se debe en mayor medida a los extravagantes personajes que pasean, especialmente los fines de semana, por toda la zona portando increíbles vestimentas que llevan a la moda a su máxima expresión.

El pasatiempo favorito de estos fashion victims es juntarse en pandillas y pasearse exhibiéndose toda la mañana a lo largo y ancho de Harajuku. Así encontramos lolitas y kodona, chicas y chicos respectivamente portando ropas al estilo victoriano, Oshare Kei, criaturas andróginas relacionadas con el techno y el happy hardcore, Ganguro girls, que exageran el estilo californiano, Rockabilly portando tupes de hasta medio metro de altura (de verdad) y sobre todo Cosplay, disfrazados de sus ídolos de música, personajes manga, anime o personajes occidentales.

Entre toda esta fauna urbana con aire de modernidad sobrevive un pedazo tradicionalidad a mitad de la calle Takeshita dori (perpendicular a la estación, salida Takeshita): el Santuario Togo, construido en 1940 para conmemorar al almirante Togo Heihachiro, héroe japonés de guerra que derrotó a la flota rusa durante la guerra ruso-japonesa de 1905.

Hasta 2010, cada primer y cuarto domingo de mes, se celebra uno de los mejores mercadillos de Tokio con más de 100 puestos donde se pueden encontrar incluso kimonos de seda a buen precio. Lamentablemente este mercadillo funciona de forma discontinua así que durante nuestra visita puede que esté abierto y puede que no. Suerte!

guia de Tokio cosplay

Por lo demás el barrio es otro paraíso del shopping, los alrededores del lado este de la estación de Harajuku y especialmente las calles Omotesando dori, Takeshita dori y Meiji dori están atestadas de centros comerciales, zapaterías, esteticienes y tiendas de moda como levis, Zara, Lacoste, Gap, La Foret, etc, donde los jóvenes tokiotas compran el último grito en ropa y complementos.

Para alejarnos del consumismo desgarrador que devora el barrio debemos cruzar al otro lado del edificio de la estación, más parecida a un apeadero sueco que a una futurista estación japonesa, donde se extiende el parque de Yoyogi. Este amplio espacio está considerado la cuna de la aviación japonesa, ya que en 1910 despegó desde aquí el primer avión autopropulsado del país nipón y además es fantástico para la práctica de deportes desde que durante las olimpiadas de 1964 fuera sede de gran cantidad de citas olímpicas.

De aquel evento aún queda el Estadio Nacional de Yoyogi, obra del renombrado arquitecto Tange Kenzo, reservada para las pruebas de natación, aunque actualmente mantiene una pista de patinaje sobre hielo, pistas de voleibol y sirve de salón para conciertos y otros eventos culturales.

guia de Tokio Entrada principal al santuario Meiji
Entrada principal al santuario Meiji.

Hoy en día el parque es un lugar muy popular y una de las zonas verdes de Tokio más placenteras, con amplias praderas, apacibles lagos y tupidos bosquecitos atravesados por decenas de senderos aptos para correr o pasear en bicicleta, de hecho el parque dispone de una tienda para alquiler de bicicletas.

Los terrenos más al norte del parque están ocupados por el Meiji Jingu, que queda convenientemente comunicado con la estación de ferrocarril mediante un bonito paseo que termina en un tradicional torii de madera de ciprés. Uno de los más grandes del país. Nada más traspasarlo se extiende un camino de grava que recorre 600 metros rodeados de un bosque del que se dice que contiene al menos un ejemplo de cada especie de árbol que se encuentra en Japón y al final del camino nos topamos con el edificio principal del santuario.

El templo Meiji se construyó en 1920 dedicado al emperador y a su esposa para conmemorar la muerte del primero en 1912, sin embargo las estructuras originales fueron destruidas durante los raids aéreos de 1945, por lo que todo aquello que encontramos es una reproducción reconstruida en 1958. Lo más interesante son los bellos jardines que lo rodean y el Museo del tesoro Meiji, confinado en el interior de un recinto de estilo azekurazukuri donde se exhiben objetos que pertenecieron al emperador Meiji y la emperatriz Shoken, su esposa.



 Shibuya.
 Tren
 Shibuya
Yamanote.  
 Metro
 Shibuya
G. Z. F.  
 Tren
 Shibuya
Keio Inokashira line.  
 Tren
 Shibuya
Den-en-toshi line. Tokyu Toyoko line.  


Vibrante, alegre, divertido, caprichoso, atestado, agobiante, y sobre todo "lleno", muy "lleno". Así es, nos encontramos en Shibuya, el distrito comercial y de ocio situado en el oeste de Tokio que gracias a su "juventud" y su reputación de limpieza y seguridad, le hace sombra incluso a Shinjuku.

guia de Tokio Dos jovenes kogal junto a la estatua de Hachiko
Dos jóvenes kogal junto a la estatua de Hachiko.

Para comenzar, desde la estación, en primer lugar deberíamos tomar la salida de Hachiko y prepararnos para bucear entre las multitudes para buscar la pequeña estatua de Hachiko, el legendario perro que estuvo esperando a su amo durante años tras la muerte de éste. El animal se hizo tan famoso que consiguió conmover los corazones del pueblo de Japón y finalmente, cuando murió el 8 de marzo de 1935, su cuerpo fue enviado al Museo Nacional de Ciencias, donde descansa hasta la actualidad. Su estatua es el sitio más indicado para quedar con alguien en Tokio.

Las calles de Shibuya, en su mayoría peatonales, se componen de una impresionante amalgama de centros comerciales y tiendas, y es que 1964 no sólo fue el año de los Juegos Olímpicos para Tokio, sino también el año en que estalló la guerra de los grandes almacenes en Shibuya. Hasta entonces solo los almacenes de la compañía ferroviaria Tokyu dominaban el barrio, sin embargo, tras los Juegos Olímpicos, otra compañía ferroviaria, Seibu, comenzó a invertir y Tokyu respondió con todas sus armas para fundar el Shibuya 109, probablemente el centro comercial de moda más famoso de Tokio. Se sitúa justo frente al la plaza de Hachiko.

Aparte de por las tiendas y los grandes almacenes Shibuya es también famoso por los estudios de la NHK, por el gimnasio olímpico y por haber sido la zona precursora de los hoteles cápsula, donde podremos alquilar por horas un claustrofóbico compartimento no más grande que un ataúd, pero totalmente equipado. La idea de estos hoteles surgió de la necesidad de dormir antes de ir al trabajo si te habías "liado de más" en la zona y ya no funciona el transporte público.

Otro tipo de hoteles que han surgido en la zona son los Hoteles del amor, cuyas románticas fachadas de estilo Italiano sirven como escondite a las jóvenes parejas que buscan darse un "descanso" de "corta estancia".

En torno a estos hoteles se originó la subcultura kogal, una dudosa tribu urbana formada por chicas adolescentes característica por sus zapatos de plataforma, minifaldas estudiantiles, lentes de contacto, cabellos teñidos de rubio y llenos de extensiones extremas, uñas postizas y maquillajes espectaculares.

Parte de este colectivo, integrado generalmente por inseguras estudiantes de secundaria, acepta aparecer en pornografía o participar en "citas compensadas" (enjo kosai) como parte de su cultura underground.

De vuelta al espíritu consumista que le sale por los poros a Shibuya, añadiremos que también es una zona muy animada con decenas de locales de ocio como salones recreativos, karaokes y pachinkos y con centenares de bares, restaurantes y cafeterías, orgullosas de ofrecer imposibles cartas de hasta más de 300 tipos diferentes de cafés.

Destaca una empinada calle conocida como "Spain zaca" (cuesta de España), una estrecha calle, en cuesta con algunos comercios y un restaurante español que sigue la estética que los japoneses imaginan cuando piensan en España.

guia de Tokio Cruzando Shibuya
Cruzando Shibuya.

En definitiva, Shibuya en su viaje a la velocidad de la luz representa eficazmente el futuro de Japón. Es el barrio de la juventud japonesa por excelencia y es otro de los lugares sublimes para tomar fotografías nocturnas. ¿Recordáis haber visto en la tele o en alguna foto un enorme cruce peatonal, con gente cruzando a la vez en todos los sentidos y rodeados de gigantes pantallas? Es el cruce Kousaten, frente a la plaza de Hachiko, donde las estadísticas apuntan a que sobre su tramado cebreado en diagonal cruzan más de 1 millón de personas cada día.



 Ebisu.
 Tren
 Ebisu
Yamanote. Saikyo. Shonan-Shinjuku.  
 Metro
 Ebisu
H.  


Todavía en el distrito de Shibuya, pero algo más al sur de todo el mogollón, encontramos el pequeño barrio de Ebisu, famoso por la confortable atmósfera de sus pequeños bares y estrafalarios restaurantes rodeados de boutiques de alta clase y tiendas vintage.

guia de Tokio Contrastes arquitectónicos en Ebisu
Contrastes arquitectónicos en Ebisu.

Para visitantes a corto plazo quizá no sea una zona imprescindible pero si ya hemos visitado lo más interesante de Tokio, Ebisu nos ofrece algo diferente y sobre todo un lugar perfecto para "echar el rato" tranquilamente.

La salida este de la estación conduce a través de una pasarela señalizada como Ebisu Skywalk al centro neuralgico del barrio, la Yebisu Garden Place.

Este complejo, que consta de aproximadamente una docena de edificios y rascacielos, fue construido en los antiguos terrenos de la fábrica de cerveza Yebisu y, a modo de una microciudad dentro de Tokio, ofrece a sus visitantes atracciones de ocio tales como un pequeño cine y teatro, el Museo de la Cerveza Yebisu, el Museo Metropolitano de Fotografía de Tokio o estupendas panorámicas de la ciudad desde lo alto de la Torre Garden Place.

 



 Tokio Central





 Roppongi.
 Metro
 Roppongi
E. 
 Metro
 Roppongi
H. 


No demasiado lejos de Shibuya y "más o menos" en el centro del anillo de la línea Yamanote se extiende el distrito de Minato, cuyo centro neurálgico se concentra en torno al área conocida como Roppongi. Su nombre se puede traducir literalmente como "6 árboles" y proviene de la época de Edo, cuando la zona era controlada por seis importantes daymios, señores feudales, cada uno de los cuales marco un árbol con el kanji que los representaba.

Tras la Segunda Guerra Mundial Roppongi comenzó a ganar popularidad gracias a los restaurantes, bares y discotecas que comenzaron a instalarse en la zona y que eran frecuentados por los residentes extranjeros que comenzaban a ocupar la vecina zona de Hiroo, donde se concentran un buen número de embajadas. Sin embargo el punto cúlmen para Roppongi llegaría con el siglo XXI, cuando se inauguraron los complejos de Roppongi Hills en el 2003 y Tokyo Mid Town en el año 2007, convirtiendo el área en una de las zonas más modernas y renovadas de la ciudad.

Así, en la zona de Roppongi encontramos los 2 edificios más altos de Tokio tras la torre Dokomo, situada en Shinjuku. La Torre Mori de 238 metros y la Torre Mid Town, que alcanza los 248 metros desde el suelo. Antes uno iba a Roppongi de noche, pero ahora también merece la pena visitarlo de día.

Roppongi Hills se puede considerar una micro-ciudad del futuro. El complejo incluye más de 800 apartamentos, oficinas, entre las que se localizan las oficinas de Yahoo Japan, Livedoor, Lehman Brothers, Rakuten, Konami o Goldman Sachs entre otras, un cine, un hotel, bares y restaurantes de lujo, el Mori Art Museum, estudios de televisión, jardines, gimnasios, centros comerciales etc, etc. En definitiva todo lo que se necesita para vivir en una ciudad comprimido en varias torres, la principal es la Mori Tower de 54 plantas de altura en cuya cúspide se encuentra el Tokyo City View, desde donde se pueden disfrutar estupendas vistas panorámicas de la ciudad previo pago de 1.500 ¥.

A apenas 5 minutos a pie se erigen las impresionantes torres del complejo Tokyo Midtown, construido tan solo cuatro años después y muy similar a Roppongi Hills, incluyendo de igual modo oficinas, restaurantes, el Suntory Museum of Art, un hotel y más de 100 tiendas de moda. Sin embargo cuando cierran las tiendas y la gente abandona las oficinas esta zona se queda bastante más desierta que Roppongi Hills.

guia de Tokio Mori Tower
Mori Tower.

Si los museos instalados en los complejos no han sido suficientes, muy cerquita de Midtown encontramos el National Art Center of Tokyo, concebido como un gran espacio abierto a eventos artísticos temporales de todo tipo.

Ahora, lo mejor de la zona llega cuando oscurece y la deslumbrante iluminación nocturna de estos espacios "brinda la salida" a las locas noches de Roppongi, donde se juntan todos los extranjeros que pululan por la ciudad. En la avenida principal de Roppongi se sitúan las mayoría de pubs y discotecas, generalmente salvaguardados por enormes "armarios" afroamericanos de "2x2" en cuyo interior encontramos decenas de dispuestos camareros que nos ofrecen bebida constantemente para que la fiesta no decaiga hasta al menos las 6 de la madrugada, cuando ya podremos tomar el metro de vuelta a casa.



 Tokyo Tawa.
 Metro
 Shibakoen
I. 


A apenas 700 metros de Roppongi Hills, dirección sudeste, se erige la monstruosa Torre de Tokio, situada todavía en el distrito de Minato, entre Roppongi y los jardines Hamarikyu, ya en la bahía.

guia de Tokio Tokyo Tawa
Tokyo Tawa.

Esta majestuosa estructura de metal se ha convertido en uno de los más famosos iconos de Tokio y es una pieza distintiva de la arquitectura de la ciudad. Sobra decir que su diseño se basa en la Torre Eiffel, sin embargo es un pelín más alta que esta, ya que desde la base la torre alcanza los 333 metros de altura, 9 metros más que su homónima francesa, por lo que está considerada como la torre autosoportada de hierro más alto del mundo.

Durante la década de 1950, en pleno auge económico de posguerra, Japón estaba buscando un monumento que simbolizara su ascenso como potencia mundial y no le fue difícil encontrar en occidente su inspiración, así, el Gobierno de Tokio decidió erigir su propia Torre Eiffel. Su construcción fue completada por la Corporación Takenaka en 1958 con un impresionante coste total de 2.800 millones de yenes y en el momento de su finalización fue la estructura más alta de la ciudad, aunque hoy en día ha sido ampliamente superada por varios de los nuevos edificios de Shinjuku e Ikebukuro.

Su estructura sólo pesa alrededor de 4.000 toneladas, lo que es extremadamente ligero en comparación con las 10.100 toneladas que alcanza la torre Eiffel, y está pintada de blanco y naranja de acuerdo a las normativas de seguridad de la aviación.

Desde la caída del sol hasta las 23:00 su estructura se ilumina en color naranja brillante, aunque ocasionalmente cambia de color para celebrar eventos especiales, como el estreno en Japón de The Matrix, por ejemplo, cuando la torre fue espectacularmente iluminada con luces de neón verde.

A pesar de que principalmente funciona como antena de radio y televisión, lo más interesante para sus visitantes es la posibilidad de acceder a su estructura y disfrutar de todo lo que tiene para ofrecer. Lo más llamativo a simple vista son desde luego sus dos observatorios, el primero situado a 150 metros del suelo ofrece la posibilidad de disfrutar de una panorámica de 360 grados, además de hacer compras en sus inevitables tiendas o beber algo en su cafetería. Por otra parte, el segundo observatorio se alza a 250 metros de altura y ofrece inigualables vistas del Monte Fuji y el Monte Tsukuba si la meteorología lo permite.

En la parte más baja encontramos una estructura de cuatro pisos de altura denominada Foot Town, que alberga gran variedad de actividades entre las que se destacan algunas galerías, restaurante, el Tokyo Tower Wax Museum, la Trick Art Gallery, la Mysterious Walking Zone y la Aquarium Gallery, hogar de hasta 50.000 peces.

El acceso a la torre permanece abierto a diario entre las 9:00 y las 22:00 y el coste para un adulto para ascender al primer observatorio es de 820 ¥ al que, si queremos subir al segundo observatorio, deberemos añadir otros 600 ¥.

Al pie de la torre se extiende el parque Shiba y sobre sus terrenos, creando un maravilloso contraste con la torre al fondo, se alzan los edificios del templo Zojoji, principal institución de la rama budista del Jodo (Tierra Pura).

Su historia arranca en el año 1393 cuando fue fundado como seminario en Japón para la secta. Originalmente el enorme complejo contaba con hasta 48 templos y daba covijo a más de 3.000 sacerdotes y 150 escuelas, sin embargo en 1598 fue trasladado a su actual emplazamiento por orden de Tokugawa Ieyasu y hoy en día, tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, a perdido todo su glorioso pasado dado que solo ocupa una pequeña fracción de su superficie anterior, a lo que hay que añadir que la mayoría de los edificios que lo forman datan de la década de 1970. La única estructura que ha pervivido en el tiempo es el Sangedatsumon, una enorme puerta de madera de 21 metros de altura que data de 1622.

Zojoji estaba estrechamente asociado a la familia Tokugawa, que gobernó Japón durante el Período Edo, y por ello acoge los mausoleos de 6 de los 15 shogun Tokugawa que gobernaron el Shogunato.

guia de Tokio Templo Zojoji
Templo Zojoji.

El templo esconde algunas otras cosas de interés como Daibonsho, una campana gigante de 15 toneladas de peso forjada en 1673 que suena seis veces al día o un cedro del Himalaya plantado por el general Ulysses S. Grant, el 18 presidente de Estados Unidos, cuando visitó el templo como invitado de la nación en 1879.

A las espaldas del templo nos topamos con cientos de pequeñas estatuas de Buda vestidas con ropas infantiles. En principio es una estampa bastante divertida, pero su significado es tan crudo que sobrecoge el corazón y es que cada una de las estatuas allí presentes ha sido erigida para proteger el alma de un niño muerto o no nacido en su camino hasta el paraíso.

 



 La bahía de Tokio





 Tsukiji.
 Metro
 Tsukiji
H. 


Tokio, mucho antes que la superurbe que es hoy, fue un pequeñísimo poblado de pescadores hasta la fundación de Edo y es en la bahía de Tokio donde encontramos el último vestigio de su pasado, eso sí, desarrollado al igual que el resto de la ciudad: hasta su máxima expresión.

En la misma costa de la bahía, junto a la desembocadura del río Sumida, se sitúa el Mercado de Tsukiji, quizá el más conocido y uno de los mercados de pescado más grandes del mundo. Cada día pasan por esta lonja cerca de 2.000 toneladas de productos marinos.

guia de Tokio Subasta del atún
Subasta del atún.

La visión de la gran variedad de pescado fresco y marisco que se vende en los mostradores, junto al animado ambiente de motos, camiones, vendedores y compradores corriendo por aquí y por allí, hacen del mercado de Tsukiji una las principales atracciones turísticas de la ciudad. De hecho, el número de visitantes ha aumentado mucho durante los últimos años, lo que llega a convertirse en un problema para el normal curso de los negocios, como el prematuro envejecimiento de las instalaciones, por lo que sus usuarios tratan de evitar que funcione como un atractivo más de Tokio.

Las infraestructuras se componen de un gran mercado interior donde se llevan a cabo la mayoría de los negocios al por mayor y por supuesto las famosas subastas de atún, y un mercado exterior donde se instalan las tiendas y restaurantes para el público, aunque en el interior también encontraremos algunos pocos restaurantes. Con el fin de evitar interferir con los negocios, deberemos observar varias normas que a seguir durante la visita a las diferentes áreas del mercado:

La subasta del atún.
Considerada el corazón del mercado. El número de visitantes a la subasta del atún está limitado a 120 personas por día ya que es el número máximo que la infraestructura del mercado puede admitir. Los turistas que deseen presenciar la subasta tienen que solicitar a partir de las 5:00 y en orden de llegada, su admisión en el centro de información (Osakana Fukyu), situado en la Puerta de Kachidoki. A partir de aquí, un primer grupo de 60 visitantes serán admitidos entre las 5:25 y las 5:50, mientras que un segundo grupo de otros tantos visitantes podrán acceder al recinto entre las 5:50 y las 6:15.

Los afortunados podrán observar la subasta desde un área designada para visitantes y no tienen permiso para ver la subasta desde cualquier otro lugar ni utilizar flash en fotografías o interferir en los negocios de cualquier otra manera. Un consejo bueno: Llevad abrigo.

Venta mayorista.
El área de venta mayorista se compone de cientos de pequeños puestos extendidos a lo largo de una inmensa sala, llena de gente, donde compradores y vendedores pululan a lo largo de estrechas callejuelas con sus carros y camiones. Es un área muy interesante para tomar fotografías de espectaculares pescados y para captar la acción de todo lo que sucede.

Con el fin de prevenir accidentes e interferencias en los negocios, los turistas no pueden entrar en la zona antes de las 9:00, cuando el pico de las actividades comerciales ya ha cesado. Incluso cuando se visita después de las 9:00, deberemos tener cuidado con no llevar cualquier tipo de bulto y estar siempre alerta de lo que está sucediendo a tu alrededor para evitar el bloqueo del tráfico.

Otras áreas.
Las autoridades del mercado potencian que en lugar de visitar el mercado interior, los turistas rodeen el exterior de Tsukiji, donde se atiende al público en general y no se molesta a los negociantes. El mercado externo mantiene el ambiente. Está formado por unas pocas cuadras de pequeñas tiendas y restaurantes llenos de gente a lo largo de estrechas calles, y aunque no sea tan auténtico, encontraremos todo tipo de productos relacionados con la pesca y mariscos frescos vendidos al por menor.

guia de Tokio Mayoristas en busca de la
Mayoristas en busca de la "captura del día".

La mejor manera de visitar el mercado de Tsukiji es desde luego combinarla con un típico desayuno de sushi fresco o comer en uno de los restaurantes locales, que permanecen abiertos entre las 5:00 de la mañana y mediodía.



 Hamarikyu Onshi Teien.
 Metro
 Shiodome
E. 
 Monorraíl
 Shiodome
Yurikamome. 
 Barco
 Hamarikyu
Asakusa-Odaiba. Sumida River. Mizube. 


Situados hoy en día entre los rascacielos del área de Shiodome, la bahía de Tokio y el mercado de Tsukiji, Hamarikyu son los jardines por excelencia de los Shogun Tokugawa. Su extensión alcanza la nada despreciable superficie de 250 hectáreas de jardines y lagos construidos sobre terrenos ganados al mar haya por el año 1654, cuando la ciudad comenzó a invadir la superficie marina en tiempos de Ietsuna Tokugawa, cuarto Shogun de la dinastía.

Desde su proyección el jardín fue ampliado y desarrollado hasta tomar su forma definitiva como jardín de paseo y lugar de residencia veraniega, por lo que sobre sus terrenos se hicieron construir un palacio y varias casas de té. Así, desde tiempos de Iesada Tokugawa, onceavo Shogun, el jardín ha permanecido invariable.

guia de Tokio Hamarikyu bajo los impresionantes edificios de Shiodome
Hamarikyu bajo los impresionantes edificios de Shiodome.

Durante el periodo Meiji, Hamarikyu pasó a usarse como residencia de mandatarios extranjeros para, poco después, convertirse en lugar de retiro de la familia imperial tras imponerse definitivamente la restauración Meiji.

Tras el gran terremoto de Kanto de 1923 y los posteriores bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, los jardines y edificios fueron enormemente dañados y finalmente el Emperador cedió el jardín al pueblo de Tokio en 1945, para a partir de 1952, ser designados como lugar de interés cultural e histórico.

En su interior destaca el estanque de Shioiri-no-ike, inundado de aguas saladas tomadas de la bahía mediante exclusas que regulan los niveles según las mareas. En medio del estanque se sitúa la isla de Nakajima-no-ochaya, donde podemos disfrutar de una exquisita taza de té y dulces japoneses tras atravesar el largo puente de madera de 118 metros de longitud que separa el islote de los jardines.

El conjunto se completa con diferentes casas de té, un hermoso pino de más de 300 años de edad, un extenso y variado jardín de peonias con más de 60 variedades diferentes y desde luego, las inigualables vistas de la bahía de Tokio y el puente Rainbow.

El parque abre de 9:00 a 17:00 y la entrada cuesta 300 ¥.



 Odaiba.
 Monorraíl
 Daiba
Yurikamome. 
 Barco
 Palette Town
Big Sight-Palette Town.  


Frente a la porción de costa que baña los jardines de Hamarikyu, Tokio extiende sus dominios sobre el mar gracias a un archipiélago artificial compuesto por seis islas conocido como Odaiba o Daiba. Las islas fueron construidas en 1853 por orden del shogunato Tokugawa como sistema defensivo para proteger Tokio de ataques por vía marítima. En japonés, la palabra Daiba se utiliza para referirse a las baterías de cañones colocadas en las fortalezas.

Sin embargo el desarrollo de la zona llegaría durante el boom económico que Japón experimento en la década de los 80, cuando la isla más grande, de unos 300 km² de superficie, se transformó en un futurista distrito financiero con el que mostrar al mundo el futurista estilo de vida japonés. A finales de los 90, tras la ralentización en la expansión del área sufrida a consecuencia de la explosión de la burbuja económica, Odaiba fue replanteada como un área comercial y de entretenimiento, lo cual revitalizó a la isla hasta convertirla en una de las más interesantes atracciones turísticas de la ciudad.

La isla está unida a la ciudad desde el puerto de Shibaura mediante el impresionante Rainbow Bridge, un colosal puente colgante de 570 metros de longitud por el que discurren tres niveles de paso que permiten el tráfico de trenes, vehículos de motor y del mejor medio para acceder y recorrer la isla, el Monorail Yurikamome, que parte desde la estación de Shimbashi JR.

Una vez superado el puente, los perfectos límites geométricos de Odaiba ofrece a sus visitantes una ordenada amalgama de espectaculares edificios capitaneados por los Estudios Fuji TV, cuya imposible arquitectura imaginada por el arquitecto Kenzo Tange se sale de cualquier patrón previo. No menos espectaculares, pero quizá menos representativos encontramos la robusta estructura del Telecom Center, cuya plataforma de observación permite admirar el Monte Fuji en los días claros, el Miraikan, sede del museo de ciencias de la ciudad o el Tokyo Big Sight, un megalítico centro de exposiciones cuya estructura consistente en cuatro pirámides invertidas de pie sobre una estrecha base, parece desafiar valientemente la gravedad.

guia de Tokio Estudios Fuji TV
Estudios Fuji TV.

Por supuesto que una zona de este cariz no estaría completa sin sus correspondientes centros comerciales, encuadrados en un área conocido como Palette Town, que entre otros, incluye el grandilocuente complejo comercial Venus Fort, cuyo interior recrea a la perfección oriental el ambiente y las calles de Venecia, mientras que fuera, combina el consumismo con la diversión gracias a la impresionante noria Daikanransha, considerada la tercera más grande del mundo con sus 115 metros de altura.

Además de los museos, a los que haremos referencia en la sección de museos de esta guía, la isla incorpora otras atracciones como el Toyota Mega Web, showroom del fabricante japonés de automoción o Leisureland, un monstruoso complejo recreativo donde encontraremos arcades, boleras, karaokes, actividades deportivas y casi cualquier cosa aplicada al entretenimiento que uno pueda imaginarse.

Para relajarnos, podemos tomar unos saludables baños en Oedo Onsen Monogatari, un Spa tradicional que saca sus aguas termales desde profundidades superiores a los 1000 metros.

Por último, una curiosidad para los nostálgicos: No es fácil saber exactamente dónde, dado que esta zona ha vivido un desarrollo impresionante en los últimos años, pero en la esta isla es donde se rodaba Humor Amarillo… así que vigilad vuestros pasos y no caigáis en las garras del espíritu del chino cudeiro.

 



 A la vereda del Sumida





 Asakusa.
 Metro
 Asakusa
G.  
 Metro
 Asakusa
A.  
 Tren
 Asakusa
Tobu Skytree Line.  
 Barco
 Asakusa
Asakusa-Odaiba. Sumida River. Mizube. 


Asakusa es un barrio del distrito de Taito que se sitúa a unos 1300 metros al este de Ueno y que se extiende más hacia el este hasta encontrarse con las orillas del rio Sumida en su extremo oriental.

guia de Tokio Kappabashi dori
Kappabashi dori.

Si venimos de paseo desde Ueno por la interminable Asakusa dori nos toparemos en unos 1.000 metros con una de esas curiosidades japonesas que en occidente nos pueden resultar excéntricas … pero que sin embargo aquí son muy normales: la calle Kappabashi, bien marcada en su esquina por la enorme cabeza de un típico cocinero italiano y bajo cuyo poblado bigote se extienden docenas de tiendas de mayoristas de productos para restauración, entre las que se incluyen las de venta de los modelos de comida de plástico y cera para los restaurantes.

Como seguramente ya hemos advertido, en Japón cada restaurante exhibe en su escaparate los platos y especialidades que se sirven en el interior… y de aquí es de donde sacan las reproducciones. Quizá acabamos de encontrar la extraña oportunidad de adquirir un curioso suvenir con el que recordar cariñosamente nuestro plato favorito de las tierras niponas.

Siguiendo Kappabashi dori, a unos 100 o 150 metros podemos tomar alguna de las callecitas que giran a nuestra derecha para toparnos con el enorme Honden del templo Higashihongan-ji en Asakusa, nada verdaderamente remarcable por su antigüedad o belleza, pero sus dimensiones son de mencionar.

Sin embargo Asakusa no es verdaderamente famoso por este templo o por las reproducciones en cera de Kappabashi, si no por el fantástico templo de Sensoji, así que si queremos ir al grano es aconsejable dirigirse directamente a la estación de Asakusa en transporte público y evitar el paseo de casi dos kilómetros que separan Sensoji de Ueno.

El templo está ligado a una leyenda que cuenta que en el año 628 dos hermanos pescaron una estatua del dios Kannon en el río Sumida y que a pesar de devolverla a sus aguas, está siempre volvía a sus manos, así que en el 645 se decidió construir un templo en honor a la deidad.

Para visitar Sensoji primero deberíamos atravesar el Kaminarimon, la puerta del trueno, para tras adentrarnos unos 200 metros a través de la calle Nakamise dori, típica calle comercial de tradición nipona, encontrar la segunda puerta llamada Hozomon, o puerta del tesoro, que finalmente brinda acceso al Honden, edificio principal del templo y a su estupenda pagoda de cinco plantas.

El templo, en la forma en la que podemos visitarlo hoy en día, es bastante nuevo ya que fue reducido a cenizas durante la Segunda Guerra Mundial.

En torno a Sensoji se asientan otros templos de menor importancia o al menos de aspecto más sencillo: El mayor, el templo Dempoin, se localiza al margen sur de las estribaciones de Sensoji y permanece cerrado al público, mientras que el templo de Asakusa, también conocido como Sanja-sama, se emplaza en el extremo opuesto al complejo.

Sus orígenes se remontan al periodo Edo y es bien conocido en Tokio por celebrar uno de los festivales Matsuri más espectaculares del país. Sobrevivió milagrosamente a la Segunda Guerra Mundial y permanece en pie desde 1649, cuando fue erigido por orden de Tokugawa Iemitsu.

guia de Tokio Pagoda del templo Sensoji
Pagoda del templo Sensoji.

Alrededor de los templos se extiende todo un enorme área dedicado al entretenimiento conocido históricamente como Rokku. El barrio tiene su origen histórico en el periodo Edo, cuando Asakusa estaba considerado el suburbio del entretenimiento al modo de la época… ósea: kabuki alcohol y prostitución. Tras la restauración Meiji fue el lugar donde se instaló el primer cine de Japón y en la actualidad esta densamente poblado de bares, restaurantes, locales comerciales y salones de pachinko e incluso un parque de atracciones en miniatura llamado Hanayashiki.

En perpendicular y a media altura de Nakamise dori, la calle que conectaba las puertas monumentales de Sensoji, se cruza Shin-Nakamise (Nueva Nakamise), que no es otra cosa que una calle cubierta al estilo de las galerías europeas del siglo XIX, a lo largo de cuyos cerca de 400 metros, se extienden centenares de tiendas, bares y restaurantes.

Otro atractivo en la zona es el Asakusa Culture Tourist Information Center, que además de ayudar con información práctica a los turistas, añade un toque de diversidad arquitectónica a la zona con su espectacular diseño. En su piso más alto hay una plataforma de observación que ofrece fantásticas vistas de Nakamise dori y del templo Sensoji.







 Tokyo Skytree.
 Tren
 Skytree
Tobu Skytree Line.  
 Metro
 Honjo-azumabashi
A.  


Al otro lado del río, imposible de pasar desapercibida, se recorta la mastodóntica silueta de Tokyo Skytree, la más reciente de las megaestructuras tokiotas en ser erigida y actualmente, con una altura de 634 metros, la torre de comunicaciones más alta del mundo y la segunda estructura más alta del mundo por detrás solo del Burj Khalifa en Dubái.

guia de Tokio Skytree
Tokio Skytree.

Su altura además no es casual, ya que el número 634 se puede leer como "Musashi", nombre histórico de la región de Tokio.

Su concepción, al igual que Roppongi Hills, Yebisu Garden Place o Sunshine City, obedece a la máxima de formar una “microciudad” con todo tipo de servicios y pseudoautónoma dentro de Tokio. En su base encontraremos una enorme estructura con oficinas, restaurantes, un gran centro comercial, e incluso un acuario y un planetario.

Sin embargo el mayor atractivo de la torre son sus dos miradores que ofrecen vistas verdaderamente espectaculares de Tokio. Las dos cubiertas cerradas se encuentran a alturas de 350 y 450 metros respectivamente, por lo que son las plataformas de observación más altas de Japón y algunas de las más altas del mundo.

Tembo Deck, la primera de las dos cubiertas, se sitúa a 350 metros de altura y se divide en tres niveles, todos ellos con excelentes vistas. El nivel superior cuenta con amplios ventanales, que ofrecen algunas de las mejores vistas panorámicas de 360 grados de la ciudad. La planta intermedia tiene una tienda de regalos y un restaurante donde se sirve cocina de fusión franco-japonesa, mientras que el nivel inferior cuenta con una cafetería y unos paneles de vidrio en el suelo, desde los que se puede ver todo el camino hasta la base de la torre.

Un segundo grupo de ascensores conecta Tembo Deck con Tembo Gallery, a nada menos que 450 metros de altura. Esta segunda cubierta es en realidad una galería tubular ascendente en espiral, cuyo vertiginoso recorrido permite observar toda la ciudad hasta alcanzar la cubierta de observación, donde podremos seguir admirando la ciudad desde la mayor altura posible.

Las entradas para la primera plataforma de observación, Tembo Deck, se adquieren en la cuarta planta del complejo, sin embargo para la subida hasta la galería deberemos comprar la entrada en Tembo Deck, y antes de bajarnos, ya que es desde aquí desde donde se toma un segundo juego de ascensores.

El precio de acceso a Tembo Deck media hora es de 2.000 ¥ y cuando lo adquirimos en se nos indicará la hora a la que podemos subir. Si además queremos subir a Tembo Gallery, deberemos abonar otros 1.000 ¥.



 Ryogoku.
 Tren
 Ryogoku
Chuo Line. Chuo-Sobu.  
 Metro
 Ryogoku
E.  
 Barco
 Ryogoku
Asakusa-Odaiba. Sumida River. Mizube. 


Ryogoku es el vecindario más importante del distrito de Sumida y es famoso en el mundo entero por ser el barrio del Sumo en Tokio. Aunque solo fuera por que por las calles y la estación es normal cruzarse con algún luchador de sumo vestido en yukata, merece la pena darse un paseo por la zona… sin embargo actualmente Ryogoku también es visitado por ser el lugar donde se ubica el estupendo Museo de Edo-Tokyo.

La arquitectura del edificio del museo se inspira en la forma de un antiguo almacén y sus 62,2 metros de altura son exactamente los mismos que medía la Torre del Castillo de Edo. El museo abrió sus puertas el 28 de marzo de 1993.

En su interior se ofrece una visión de la historia de la ciudad desde finales del siglo XVI hasta su revolución industrial. La colección permanente se divide entre dos grandes salas que se corresponden con los periodos de Edo y Tokio y que están unidas entre sí por el puente de madera Nihonbashi, restaurado de la época de Edo.

Inmediatamente al este del museo se erige el Kokugikan, posiblemente el salón de Sumo más importante de la ciudad y en el que se localiza el museo de este deporte tradicional.

En la ciudad se celebran 6 torneos profesionales de sumo al año y de estos, tres toman parte en Kokugikan, en enero, mayo y septiembre. Las reglas son muy sencillas, un combate suele durar unos 40 segundos, y de hecho lo más interesante es el ritual previo a los combates.

Básicamente dos luchadores se enfrentan en un área circular y el primer luchador en tocar el suelo o salirse del círculo con alguna parte de su cuerpo a excepción de sus pies queda eliminado. Por supuesto si un luchador utiliza una técnica ilegal, también queda eliminado, y si pierde el mawashi, única vestimenta utilizada durante un combate de sumo, también queda eliminado.

Los luchadores de Sumo son muy respetados y bien tratados allá por donde vayan y el entrenamiento y el acondicionamiento físico que siguen es durísimo.

Para ver en directo un torneo profesional de Sumo, en primer lugar, no olvide reservar su asiento con anticipación en un compartimento de su gusto. Obviamente si desea disfrutar de cerca el fragor de los combates, sin duda los compartimientos cercanos a las primeras filas son los mejores, aunque también los más caros.

guia de Tokio Kokugikan en primer término y museo Edo-Tokyo al fondo
Kokugikan en primer término y museo Edo-Tokyo al fondo.

Los torneos profesionales comienzan hacia las 9 de la mañana con los combates de los luchadores todavía sin clasificar (maezumo) y la división inferior del sumo (jonokuchi). Por la tarde combaten los mejores, y después de disfrutar del torneo, tendremos la oportunidad de cenar en alguno de los numerosos restaurantes que hay en Ryogoku, cuya especialidad es el caldo Chankonabe, que es básicamente el medio con el que los luchadores de Sumo alcanzan esos volúmenes a veces desmesurados que algunos llegan a tener.

Justo frente a la arena, el parque Yokoamicho conmemora los dos eventos más destructivos que golpearon la capital japonesa durante el siglo XX: el Gran Terremoto de Kanto de 1923 y los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.



 



 Nikko.


La ciudad de Nikko, famosa por sus templos y balnearios, se encuentra situada a 130 kilómetros de Tokio en la prefectura vecina de Tochigi, es patrimonio de la humanidad desde diciembre de 1999 y está asentada sobre parte del Parque Nacional de Nikko, que con una extensión de 1.500 km2 esconde bellísimos puntos de interés natural como el lago Chuzenji o las Cataratas de Kegon.

Desde Akechidaira, situado en las faldas del monte Nantai, de 2.486 metros de altura, se puede tomar el teleférico que permite disfrutar de las maravillosas vistas que esta cascada ofrece. El autobús que se toma en la estación de Nikko tarda unos 45 minutos en llegar.

En cuanto a la ciudad, es fruto de la combinación de cinco urbes que nacieron alrededor de la antigua Nikko, junto al río Daiya, donde al primer templo, construido en 766 por el monje budista Shoho, comenzaron a anexarse viviendas, almacenes y artesanos que servían a los religiosos. Poco a poco Nikko empezó a florecer hasta que alcanzó su punto más álgido de desarrollo cuando en 1616 los Tokugawa escogieron está ciudad para instalar su mausoleo.

guia de Tokio Nikko Santuario de Toshogu
Yomeimon del Santuario de Toshogu.

En un incomparable entorno natural presidido por el río Daiya, el conjunto es un precioso y apacible lugar salpicado de templos y edificios históricos entre bosques de cedros. Lo más destacable de todo es el Santuario de Toshogu, mausoleo construido por orden de Tokugawa Ieyasu y terminado bajo el mando de su nieto Iemistu en 1637, siendo éste el más representativo de la zona por su monumental construcción característica y por los detallados adornos que lo acompañan o por su magnífica Yomeimon, la puerta de entrada.

En el santuario podemos encontrar la tumba de Ieyasu además de una magnífica pagoda y algunos otros atractivos de interés como el Gato Labrado o una magnífica representación de los Tres Monos Místicos, que se tapan con las manos los ojos, oídos y boca, labrados en madera.

El templo abre todos los días de 8:00 a 17:00 o hasta las 16:00 en invierno y su entrada normal es de 1.300 ¥.

Al este, el Santuario Futarasan, unido al mausoleo mediante el puente Shinkyo, fue reconstruido tras su destrucción por una riada en 1902 y tiene su origen en los primeros asentamientos budistas en la zona. Está compuesto por 23 edificios construidos en diferentes épocas, aunque la mayoría a principios de la era Edo.
El templo abre igualmente todos los días entre las 08:00 y las 17:00 o hasta las 16:00 en invierno, y su entrada normal es de 200 ¥.

Iemitsu también tiene su mausoleo en Nikko, en este caso conocido como Taiyuinbyo. Se accede a él a través de una puerta Niomon, custodiada por dos guerreros Nio, que nos darán paso a la segunda puerta, Niteimon, está rodeada de los dioses Komoku, Jikoku, el dios del viento y el de los truenos, y ya por fin, tras pasar otras dos puertas se hayan el oratorio, Haiden, el santuario interior, Honden y el Okunoin, donde se encuentran las cenizas del shogun.
El templo abre todos los días de 08:00 a 17:00 o hasta las 16:00 en invierno, y su entrada normal es de 550 ¥.

En la zona más al sur, Rinno-ji es un complejo formado por los 15 templos supervivientes de los más de 100 que completaron el centro religioso del shogunato. Sanbutsudo es el mayor de los edificios, alberga las estatuas de Amida Buda, Senju Kannon, y Bato Kannon de 8 metros de altura y además ofrece a sus visitantes el salón del tesoro o el jardín Shoyoen entre otras cosas de interés.
Sanbutsudo abre todos los días de 08:00 a 17:00 o hasta las 16:00 en invierno y su entrada normal es de 400 ¥, y para la casa del tesoro y jardín Shoyoen, 300 ¥.

Existen Tickets Combinados, Nisha-Ichiji por 1.000 ¥, que incluye la visita a Toshugu, Rinnoji y Futurasan.

Tobu Railways, en la estación de Asakusa, cuyas oficinas están abiertas entre las 08:00 y las 14:30, ofrece otros dos tickets combinados que además incluyen el transporte:

El World Heritage pass por 3.600 ¥ (1.700 ¥ para niños), es válido durante 2 días e incluye el tren, autobuses de la zona de las líneas Tobu y el acceso a los templos Toshugu, Rinnoji y Futurasan.

All Nikko Pass por 4.400 ¥ (2.210 ¥ para niños), es igualmente valido durante 2 días e incluye el tren a Nikko y al área de Kinugawa, autobuses de la zona de Nikko y Okunikko de las líneas Tobu, y el acceso a los templos Toshugu, Rinnoji y Futurasan.

guia de Tokio Nikko Shinkyo
Puente Shinkyo.

Web oficial de Tobu Railway

Como llegar

El mejor medio para alcanzar Nikko desde Tokio es utilizar el tren de la línea Tobu-Nikko desde la estación de Asakusa en Tokio.

La compañía ferroviaria Tobu Railways opera desde su estación de Tobu Asakusa, a la que se accede desde las líneas de metro Ginza y Asakusa y desde donde parten trenes rápidos cada hora cubriendo el trayecto en unas 2 horas con un precio de 1.320 ¥.

Para los portadores de un Japan Rail Pass, JR East también llega a Nikko desde las estaciones de Tokyo o Ueno mediante el servicio del Tohoku Shinkansen hasta Utsunomiya, donde hay que cambiar a la línea JR Nikko Line.



 Ruta de Hakone.


Hakone, situado a cerca de 100 kilómetros de Tokio, es una ciudad históricamente importante porque durante el Período Kamakura había un punto de control en el camino de Tokaido, que atravesaba la localidad.

Actualmente desde la ciudad parte una ruta "mecanizada" que atraviesa parte del Parque Nacional de Fuji Hakone Izu, famoso por sus fuentes termales, su belleza natural, sus actividades exteriores y sobre todo por las maravillosas vistas que brinda del Monte Fuji.

guia de Tokio Hakone Ropeway a su paso sobre las minas de azufre
Hakone Ropeway a su paso sobre las minas de azufre.

Para llegar al área de Hakone el mejor modo es tomar un tren llamado Romance Car desde la estación de Shinjuku, operado por la compañía ferroviaria Odakyu y que nos conduce directamente a la estación de Hakone Yumoto en apenas 1 hora.

La compañía ferroviaria ofrece un ticket especial para la zona, llamado Hakone Freepass, que cuesta 5.000 ¥ (1.500 ¥ para los niños). Se puede adquirir en cualquier estación de la Odakyu line e incluye uso ilimitado de los medios "mecánicos" de la ruta: Hakone Tozan Train (tren de vía estrecha), Hakone Tozan Cablecar (funicular), Hakone Ropeway (teleférico), Hakone Sightseeing Cruise (barco) y los autobuses de la zona Hakone Tozan Bus, Odakyu Hakone Highway Bus y Numazu Tozan Tokai Bus, además de descuentos en varias actividades ofertadas en la zona que se pueden consultar en la web de Odakyu.

Cuidado!, porque solo se puede tomar un tren Odakyu de regreso desde Hakone Yumoto a la estación de origen.

Web de Hakone Freepass

El tramo Hakone Tozan Railway cruza un estrecho valle rodeado de naturaleza salvaje sobre varios puentes y bajo innumerables túneles, parando en pequeñas estaciones. La línea se divide en dos secciones, la primera desde Odawara a Hakone-Yumoto, utilizada también por trenes de la Odakyu, y la más espectacular, desde Hakone-Yumoto a Gora, donde se toman los teleféricos hacia el lago Ashi.

Desde Gora se toma el teleférico que asciende a la cima de Souzan, a 1.153 metros de altura, donde se toma el siguiente teleférico hacia Owadakuni, lo que nos permite ver un increíble paisaje marciano sobre minas de azufre. La parada se hace en un área volcánica llena de fumarolas y fuentes termales volcánicas acompañadas de espectaculares vistas del Monte Fuji. Algo muy típico de Owakudani es comer huevos cocidos en el agua hirviendo que sale de la tierra.

Se toma de nuevo el teleférico que conduce hasta el lago Ashi, cuyas apacibles aguas se cruzan durante 30 minutos más o menos en una réplica de los típicos veleros pirata japoneses del siglo XVII, que nos conducen a Hakonemachi, desde donde se tiene unas estupendas vistas del Monte Fuji.

Desde Hakonemachi se anda aproximadamente 30 minutos hasta que se alcanza Moto-Hakone y de camino se puede ver el museo de Hakone Check Point, aunque el camino también puede hacerse en barco o autobús.

Hakone Check Point era un puesto de control donde los viajeros debían presentar sus permisos de viaje, situado en el camino Tokaido, la más importante de las cinco rutas del Japón en el periodo Edo que unía Kyoto con Edo.


En Moto-Hakone podemos visitar su pintoresco templo y desde allí se parte en bus a Yumoto, desde donde podremos volver a Tokio.

guia de Tokio Barco turístico atravesando el lago Ashi
Barco turístico atravesando el lago Ashi.

Los autobuses entre los últimos puntos de la ruta parten cada 15 o 30 minutos durante las horas del día. Los trenes Romance Car entre Shinjuku y Yumoto funcionan entre las 07:00 y las 21:20 y entre Yumoto y Shinjuku de 06:12 a 21:57.



 Kamakura.


La ciudad de Kamakura se encuentra a unos 50 kilómetros al sureste del centro de Tokio, en la prefectura de Kanagawa, rodeada de montañas y situada en la costa pacífica. Es una zona muy turística no solo por sus templos, sino también por la estupenda playa con la que cuenta.

Kamakura fue la capital de Japón entre 1192 y 1333, durante el Shogunato de Kamakura, primer gobierno shogun del Japón.

Antes de los shogunatos, el poder civil se centralizaba en los Emperadores nombrados por la corte y los clanes aristocráticos y el poder militar estaba sometido al civil, sin embargo el clan Minamoto, que controlaba un vasto poder militar, subió al poder en 1185 tras la Guerra Genpei y proclamó a Minamoto Yoritomo shogun, líder de un régimen de tipo militar y feudal en el año 1192.

guia de Tokio Daibutsu
Daibutsu.

Paralelamente el emperador continuaba simbólicamente en Kyoto para mantener la unidad nacional, pero secretamente buscaban recuperar el poder perdido, así que cuando los mongoles trataron de invadir Japón en 1274 y en 1281, al verse el shogunato debilitado, el Emperador Go Toba inició la rebelión de 1221 sin conseguir desestabilizar el shogunato, ahora controlado por el clan de los Hojo, descendientes de la viuda de Yoritomo.

Finalmente el shogunato de Kamakura fue eliminado en 1333 por el Emperador Go-Daigo, a quién rápidamente sustituyó un nuevo shogunato, el Ashikaga.

Hoy en día Kamakura es un bonito pueblo en el que se encuentran varios templos y santuarios. El más destacado es el Templo de Kotokuin gracias a su Daibutsu, una magnífica estatua de bronce que representa un Buda de casi 14 metros de alto y que sobrevivió a un tsunami en el siglo XV que destruyó el templo donde se situaba.

En el pueblo se encuentran varios templos más, como los templos Zen de Kenchoji, Jochiji y Engakuji, o el Tokeiji, templo de las divorciadas, donde se refugiaban las mujeres que deseaban separarse de sus maridos, el Hasedera, donde Jizo guarda las almas de los niños muertos, el Santuario Tsurugaoka Hachiman y las tumbas de Minamoto no Yoritomo y Hojo Masako, entre otras atracciones turísticas.

Como llegar

Para llegar a Kamakura el mejor modo es tomar un tren desde la estación de Shinjuku de la compañía Odakyu que ofrece el Enoshima-Kamakura Free Pass, ticket con el cual se pueden tomar trenes ilimitados del Enoden Train, la Odakyu Line y los tranvías de la línea Enoden por 1.430 ¥ y 720 ¥ para niños.

para alcanzar Kamakura hay que tomar el Romance Car en Shinjuku y tras 65 minutos cambiar en la estación de Enoshima a la línea Enoden. Hay trenes desde Shinjuku a las 8:53, 15:50, 16:50, 18:30, 20:30 y 22:15 y hacia Shinjuku a las 8:42, 11:12, 19:05, 19:38 y 20:42 entre diario y los fines de semana, desde Shinjuku a las 8:10, 9:10, 11:20, 13:20, 15:20, 17:20, 18:30, 20:30 y 22:20 y hacia Shinjuku a las 8:34, 10:08, 11:05, 13:05, 15:05, 17:05, 19:04 y 20:43.

Web de Enoshima-Kamakura Free Pass

Para portadores del Japan Rail Pass, se puede tomar la línea JR East Kamakura- Enoshima desde cualquier estación de la línea Yamanote.



 



 Tokyo Kokuritsu Hakubutsukan.Museo Nacional.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 13-9 Ueno Park,Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días de 9:30 a 17:00 y los viernes hasta las 20:00.
Precio adulto: 600 ¥.
Web oficial del museo

El Museo Nacional de Tokio se encuentra en el Parque Ueno, en un conjunto de edificios presididos por el impresionante Honkan, diseñado por el arquitecto británico Josiah Conder.

El museo fue fundado en 1872 con lo que está considerado el museo más antiguo de Tokio y es actualmente el más visitado de la ciudad. En su interior acoge la mayor colección de arte japonés del mundo.

El museo ofrece una extensa colección de incalculable valor arqueológico y artístico compuesto por más de 100.000 objetos procedentes de Japón y otros países orientales, entre los que se incluyen 87 piezas pertenecientes al Tesoro Nacional Japonés y 610 clasificadas como Propiedad Cultural de Importancia.



 Kokuritsu Kagaku Hakubutsukan. Museo de Ciencias.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 7-20 Ueno Park, Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días de 9:30 a 17:00 y los viernes hasta las 20:00.
Precio adulto: 600 ¥.
Web oficial del museo

El Museo Natural de Ciencias también se encuentra situado en el parque Ueno, junto al Museo Nacional de Tokio, e igualmente fue abierto en 1871, aunque ha sido profundamente renovado recientemente.

En sus salas podemos encontrar una amplia variedad de exposiciones con experimentos interactivos sobre geología, fauna y flora, biodiversidad, dinosaurios, naturaleza japonesa, el universo, etnología, diseño y creatividad humana, etc, etc, etc... en su mayoría diseñados para ayudar al visitante a comprender la evolución natural de las islas niponas.

El museo además ofrece una interesante colección de ciencia pre-Meiji.



 Tokyo-to Bijutsukan Hakubutsukan. Museo Metropolitano de Arte.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 8-36 Ueno Park, Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días de 9:00 a 17:00.
Precio adulto: Depende de la exhibición.
Web oficial del museo

Ubicado también en Ueno, el “metropolitano” ha sido desde su fundación en 1926 sede de una gran variedad de exhibiciones de arte japonés.

Actualmente acoge diferentes clases de exhibiciones temporales, sobre todo de arte contemporáneo japonés, sin embargo también contempla otras formas más tradicionales de expresión artística como pinturas al óleo de estilo japonés tradicional, escultura, diseño gráfico o manualidades, entre otras cosas.

La otra gran especialidad de este museo son las exhibiciones multimedia de la mano de compañías de TV y periódicos en el ala reservada a la Galería del Museo.

Desde que fuera renovado en 1975, el museo ofrece además de las exhibiciones temporales, una importante biblioteca sobre arte abierta al público y varios talleres.



 Kokuritsu Seiyo Bujutsukan. Museo Nacional de Arte Occidental.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 7-7 Ueno-koen, Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días de 9:30 a 17:00 y los viernes hasta las 20:00. En invierno cierra a las 17:00. El segundo y cuarto sábado de cada mes y el 3 de noviembre la entrada es gratis.
Precio adulto: 420 ¥.
Web oficial del museo

El Museo Nacional de Arte Occidental, último de aquellos situados en el parque de Ueno, se sitúa en un peculiar edificio diseñado por Le Corbusier y ofrece a sus visitantes una colección de cerca de 400 pinturas, esculturas y grabados europeos obtenidos por Matsukata Kojiro en Francia.

Entre los autores se incluyen relevantes figuras como El Greco, Hubert Robert, Ruysdael, Tintoretto, Rubens, Reynolds, Picasso, Miró, Ernst, Delacroix, Monet o Pollock entre otros.



 Tokyo Geijutsudaigakudaigakubijutsukan. Museo de Artes de la Universidad.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 12-8 Ueno Park, Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días de 10:00 a 17:00.
Precio adulto: 300 ¥.
Web oficial del museo

Lo primero que nos gustaría aclarar acerca de esta organización es que su nombre es este, no es una broma en absoluto.... una vez superado el escollo: Este museo comenzó a coleccionar material artístico para educación de acuerdo a sus principios fundamentales desde 1887.

Actualmente, más de 100 años después de su fundación, conserva material de la antigua biblioteca de Bunk, de la facultad universitaria de música, piezas pictóricas de los estudiantes de la universidad de arte e incluso hasta 22 objetos de los llamados tesoros nacionales del país nipón, hasta completar las 28.000 piezas mostradas que hacen de él el mayor museo de Japón en número de objetos exhibidos.



 Museo Shitamachi.
 Tren
 Ueno
Yamanote. Utsunomiya. Takasaki.  
 
Keihin-Tohoku. Joban. 
 Metro
 Ueno
H. G. 
 Shinkansen
 Ueno
JR East. JR Central. 
 Tren
 Ueno
Kisei services. 


Dirección: 2-1,Ueno-koen, Taito-ku, Tokyo.
Horario: Abre de martes a domingo entre las 9:30 y las 16:30.
Precio adulto: 300 ¥.
Web oficial del museo

El Museo Shitamachi es toda una máquina del tiempo que transporta a sus visitantes a los barrios típicos del Japón de las eras Meiji, Taisho y Showa. En su interior podremos visitar una típica casa de barrio o pasear por la réplica de un típico callejón de los barrios de antaño, así como una tradicional tienda de golosinas dagashi o el taller de un artesano del cobre.

También se reproduce a escala natural la casa del mercader propietario del bloque y se exhiben diversos objetos y fotografías que ilustran la vida cotidiana de la época.



 Museo de Publicidad de Tokio. ADTM.
 Tren
 Shimbashi
Yamanote. Tokaido. Tohoku. Yokosuka. 
 Metro
 Shimbashi
G. 
 Metro
 Shimbashi
A. 
 Monorraíl
 Shimbashi
Yurikamome. 


Dirección: Caretta Shiodome, 1-8-2, Higashi-Shinbashi, Minato-ku, Tokyo.
Horario: Abre de martes a viernes entre las 11:00 y las 18:30 y los sábados y festivos de 11:00 a 16:30.
Precio adulto: gratis.
Web oficial del museo

Este interesantísimo museo para los profesionales del marketing está situado en el edificio Caretta Shiodome, localizado entre las plantas B1 y B2 con un área total de 1.200 m2, y contiene una biblioteca, una sala de proyecciones y un hall audiovisual.

Entre sus fondos el visitante podrá encontrar una base de datos de hasta 150.000 items digitalizaos referentes al mundo de la publicidad desde el periodo Edo hasta hoy en día, anuncios en periódicos, revistas, collages y casi cualquier cosa referente al mundo de la publicidad japonesa.



 Museo Edo-Tokyo.
 Tren
 Ryogoku
Chuo Line. Chuo-Sobu.  
 Metro
 Ryogoku
E.  


Dirección: 1-4-1 Yokoami, Sumida-ku, Tokyo.
Horario: Abierto de jueves a domingo, de 19:30 a 17:30, jueves y viernes cierra a las 20:00.
Precio adulto: 600 ¥.
Web oficial del museo

Situado en un magnífico edificio replica de un clásico almacén tokiota, pero al estilo modernista, el museo Edo-Tokyo alcanza una simbólica altura de 62,2 metros, igual que el antiguo castillo de Edo.

En su interior se ofrece una visión de la historia, arte y elementos y costumbres de la vida del pasado de la ciudad desde finales del siglo XVI hasta su revolución industrial. La colección permanente se divide entre dos grandes salas que se corresponden con los periodos de Edo y Tokio y que están unidas entre sí por el puente de madera Nihonbashi, restaurado de la época de Edo.



 Museo conmemorativo del terremoto de Kanto.
 Tren
 Ryogoku
Chuo Line. Chuo-Sobu.  
 Metro
 Ryogoku
E.  


Dirección: 2-3-25 Yokoami, Sumida, Tokyo.
Horario: Abre de martes a domingo entre las 09:00 y las 16:30.
Precio adulto: Gratis.
Web oficial del museo

El Gran Terremoto de Kanto golpeó la capital japonesa en apenas dos minutos durante el mediodía del 1 de septiembre de 1923. El 70% de la ciudad quedó reducida a escombros y los pocos edificios de madera que sobrevivieron se convirtieron en trampas mortales para los 58.000 tokiotas que murieron por los incendios que se extendieron durante las siguientes 48 horas.

El museo conmemorativo repasa crudamente los sucesos acaecidos a través de objetos, fotografías, dibujos y dioramas. Frente al museo encontraremos también un templo que conmemora a todos los que murieron durante otro terrible desastre para la ciudad, los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.



 Museo del Sumo.
 Tren
 Ryogoku
Chuo Line. Chuo-Sobu.  
 Metro
 Ryogoku
E.  


Dirección: 1-3-28 Yokoami, Sumida, Tokyo.
Horario: Abre de lunes a viernes entre las 10:00 y las 16:30.
Precio adulto: Gratis.
Web oficial del museo

El Museo del Sumo fue trasladado en 1985 a la nueva arena del sumo profesional Kokugikan en Ryogoku, un lugar perfecto para preservar los centenares de objetos históricos del deporte nacional de Japón recogidos durante años por Sakai Tadamasa, antiguo director del viejo estadio de sumo de Kuramae.

La función principal del museo es recopilar y salvaguardar una amplia gama de materiales relacionados con la historia del sumo, que incluyen desde grabados en madera y banzuke (listados oficiales de rango) a los delantales ceremoniales usados por los grandes rikishi del pasado.



 Museo de Arquitectura al Aire Libre de Edo-Tokio.
 Tren
 Hana-Koganei
Seibu Shinjuku Line. 


Dirección: 3-7-1 Sakura-cho, Koganei-shi, Tokyo.
Horario: Abre de martes a domingo de 9:30 a 17:30.
Precio adulto: 400 ¥.
Web oficial del museo

El Museo de Arquitectura al Aire Libre de Edo-Tokio se sitúa en el parque Koganei y ofrece una fantástica colección de 30 construcciones restauradas del período que abarca desde el año 1600, la era Edo, hasta la década de 1940, a comienzos de la era Showa.

Las estructuras resultaron imposibles de preservar en su ubicación original así que fueron trasladadas a Tokio por su gran valor cultural e histórico, siendo restauradas, mantenidas y exhibidas como un patrimonio cultural para las generaciones futuras.

Estas construcciones permiten apreciar la transformación histórica y cultural de Edo y Tokio, y observar la vida cotidiana de antaño mediante diversas demostraciones que tienen lugar durante el segundo fin de semana de cada mes y que incluyen el teñido de sedas mediante la técnica Yuzen o escultura en madera.



 Museo Bunkamura.
 Tren
 Shibuya
Yamanote.  
 Metro
 Shibuya
G. Z. F.  
 Tren
 Shibuya
Keio Inokashira line.  
 Tren
 Shibuya
Den-en-toshi line. Tokyu Toyoko line.  


Dirección: 24-1, Dogenzaka 2-chome, Shibuya-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días entre las 10:00 y las 19:00.
Precio adulto: 1.000 ¥.
Web oficial del museo

El museo Bunkamura encarna tres principios con la idea de promover el intercambio artístico y cultural de las personas: La expresión, la producción y el encuentro, todos ellos representados en una magnífica sala de conciertos, un teatro y un cine, en los que se gestan y soportan los diversos eventos y actividades audiovisuales representados en Bunkamura.



 Museo de Arte Teien de Tokio.
 Tren
 Meguro
Yamanote. 
 Tren
 Meguro
Tokyu Meguro line. 
 Metro
 Meguro
N. 
 Metro
 Meguro
I. 


Dirección: 5-21-9 Shiroganedai, Minato-ku, Tokyo.
Horario: Temporalmente cerrado hasta reapertura en 2014.
Precio adulto: -
Web oficial del museo

Este museo además de exhibir atractivas exposiciones de arte ofrece a sus visitantes un apacible jardín lleno de los colores de las distintas flores de cada estación del año, mezclado con la arquitectura art déco que reinaba en la Europa de las décadas de 1910, 20 y 30.

El edificio del museo fue construido en 1933 como residencia para el príncipe Asaka y es posiblemente el mejor ejemplo del estilo art déco en la ciudad. El interior es principalmente obra del diseñador francés Henri Rapin, mientras que obras de René Lalique y otros artistas completan la decoración.



 Funenokagakukan. Museo Marítimo.
 Monorraíl
 Funenokagakukan
Yurikamome. 


Dirección: 3-1 Higashi-yashio, Shinagawa-ku, Tokyo.
Horario: Abre de martes a domingo entre las 10:00 y las 17:00.
Precio adulto: 700 ¥.
Web oficial del museo

El museo Funenokagakukan está ubicado en la isla artificial de Odaiba, en un singular edificio con forma de transatlántico, y muestra la vida de los japoneses en el mar repasando su historia pasada y futura.

En sus exteriores se pueden ver amarrados el Seikan railway ferry, barco que unía las islas de Honshu y Hokkaido antes de la construcción del túnel y el Soya, barco destinado a la observación atlántica.





 Miraikan. Museo Nacional de Ciencias Emergentes e Innovación.
 Monorraíl
 Telecom Center station
Yurikamome. 


Dirección: 2-41, Aomi, Koto-ku, Tokyo.
Horario: Abre de lunes a domingo excepto martes entre las 10:00 y las 19:00.
Precio adulto: 500 ¥.
Web oficial del museo

El Museo Miraikan ofrece los últimos adelantos en ciencia y tecnología. Sus muestras están supervisadas por los mejores científicos tecnológicos del actual panorama industrial de Japón. La exposición permanente permite a sus visitantes observar la ciencia y tecnología desde todas las perspectivas, considerando la vida natural de la tierra y comprendiendo la relación entre ciencia y sociedad.

El museo además acoge gran número de exposiciones temporales más concretas.



 Museo Ferroviario.
 Tren
 Tetsudohakubutsukan
Takasaki.  


Dirección: 3-47 Onari-cho, Omiya-ku, Saitama, Saitama Prefecture, Tokyo.
Horario: Abre de lunes a domingo entre las 10:00 y las 18:00. Los martes permanece cerrado.
Precio adulto: 1.000 ¥.
Web oficial del museo

El museo del ferrocarril de East Japan Railway acoge una fantástica exposición de trenes que cuenta con cerca de 30 locomotoras y vagones, entre los que destaca la primera locomotora de vapor que funcionó en Japón. Junto al material rodante de la colección, encontraremos infinidad de objetos relacionados con el mundo ferroviario como fotografías, dioramas, mini trenes, libros y videos.

El museo se completa con una sala de usos múltiples, simuladores de cabina de tren, una cafetería, una tienda y una sala de investigación.



 Syabi. Museo Metropolitano de Fotografía de Tokio.
 Tren
 Ebisu
Yamanote. Saikyo. Shonan-Shinjuku.  
 Metro
 Ebisu
H.  


Dirección: 1-13-3, Mita Meguro-ku, Tokyo.
Horario: Abre todos los días entre las 10:00 y las 18:00, jueves y viernes hasta las 20:00.
Precio adulto: Depende de la exposición.
Web oficial del museo

El Museo Metropolitano de Fotografía de Tokio, situado en la moderna zona de Ebisu, ofrece a sus visitantes exposiciones temporales de los mejores fotógrafos japoneses e internacionales tanto de tiempos pasados como de la actualidad.

Para mantener entretenido a público de todas las edades, el museo también mantiene exhibiciones de anime y videojuegos.



 Museo de la cerveza Yebisu.
 Tren
 Ebisu
Yamanote. Saikyo. Shonan-Shinjuku.  
 Metro
 Ebisu
H.  


Dirección: 4-20-1, Ebisu, Shibuya, Tokyo.
Horario: Abre de martes a domingo entre las 11:00 y las 19:00.
Precio adulto: Gratis.
Web oficial del museo

El museo de la cerveza Yebisu básicamente muestra la historia del brebaje y el proceso de elaboración de la cerveza Sapporo. A la entrada se puede conseguir un folleto explicativo en inglés, algo muy útil ya que todos los paneles del museo están en perfecto japonés.

Lo mejor es la posibilidad de degustar todas las variedades de cerveza de la marca Sapporo, aunque claramente esto no es gratis.



 



Tokio cobra vida por la noche… más vida en realidad, porque de día ya está bastante viva, sin embargo descubriremos una forma totalmente diferente de movimiento. Mientras que durante las mañanas la gente se desplaza para trabajar o para llegar al trabajo, una vez cae el sol las luces de neón comienzan a brillar y los tokiotas pululan por las calles comerciales de la ciudad en busca de diversión, que normalmente se resume en comprar y cenar.

Los hombres, una vez terminada la jornada laboral se suelen reunir en pequeños bares para dedicar un par de horas a beber con los colegas. De esta costumbre nacieron los hoteles cápsula, ya que los trabajadores solían perder el último tren de regreso a casa y además, estaban demasiado borrachos para que les vieran sus esposas. La estancia normalmente se cobra por horas.

Shinjuku es donde brillan más neones. De noche es una de las zonas más animadas de la ciudad. Hay una gran cantidad de importantes centros comerciales, bares, restaurantes y centenares de pequeñas tiendas en la zona, a las que se suman salas de karaoke y pachinko.

guia de Tokio Kabuki-cho
Kabuki-cho.

Destaca una zona de estrechos callejones conocida como Golden Gai, que se localiza a pocos minutos a pie desde la salida este de la estación de Shinjuku, entre la Oficina de la Ciudad de Shinjuku y el Santuario de Hanazono, y donde se concentran varios pequeños bares al estilo chabolero y clubs conocidos por la calidad artística de sus dueños, generalmente artistas, actores y músicos, que suelen decorarlos a sus característicos gustos.

Muy cerca, volviendo hacia la estación, junto a Yasukuni dori se encuentra el barrio de Kabuki-cho, el barrio rojo más grande de Japón. De noche sus calles se llenan de brillantes luces de neón y está plagado de todo tipo de locales: bares, clubes de alterne masculinos y femeninos, salas de masajes, cabarés y muchos, muchos karaokes. En este punto conviene advertir que una cerveza en "compañía" puede resultar verdaderamente cara siendo prudente preguntar el precio antes de pedirla.

Este es el barrio donde se mueve la Yakuza tokiota y no es difícil encontrártelos vistiendo elegantes trajes negros mientras buscan a chicas para trabajar en sus locales, o conduciendo sus mercedes blancos o negros con los cristales tintados y aparcando alegremente en medio de la calle. En comparación con otros países, incluso europeos o norteamericanos, no es una zona conflictiva, pero sí que está considerada la zona más peligrosa de la ciudad, aunque como en todo Japón, en general nada suele ser peligroso.

El área más al oeste y la zona denominada Shinjuku 2-chome está enfocada al ambiente gay.

Shibuya, es un poco como Shinjuku, pero algo más pequeño, y es el lugar predilecto de los más jóvenes, por lo que también encontraremos clubs temáticos de todos los colores y sabores con Dj en directo.

Si lo que buscamos es más parecido al modo occidental de divertirse los fines de semana, deberemos dirigirnos a Roppongi, sin duda la zona más animada de copas y discotecas para los turistas, lo que no significa que no haya japoneses. Aquí abundan los bares, pubs y discotecas de estilo occidental, muchos de ellos abiertos toda la noche. Se sitúan a pie de calle y en las plantas altas de los edificios y el más famoso de todos es el emblemático Gas Panic.

Roppongi también se caracteriza por sus hypertecnológicos karaokes en los que los japoneses se convierten en estrellas musicales por unos minutos, caracterizando en todos los aspectos a sus estrellas favoritas, aunque este no es el mejor panorama musical que Roppongi puede ofrecer al viajero ya que el barrio esta levemente salpicado por pequeños bares de Jazz, donde se puede escuchar alguna banda japonesa o internacional en directo. Están bastantes escondidos, generalmente en el interior de edificios o sótanos, pero últimamente se han puesto muy de moda en Tokio con lo cual será fácil encontrar alguno si ponemos suficiente interés.

Si en lugar de gastar nuestro tiempo en bares y clubes occidentalizados, preferimos pasar un buen rato disfrutando de algunas formas tradicionales japonesas de entretenimiento, nuestra zona es Asakusa, considerada tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial, la zona más “antigua” de la ciudad y donde podremos encontrar, además de pequeños bares y restaurantes, algunos teatros tradicionales de Kabuki, y donde todavía unas 50 geishas trabajan activamente.

En definitiva, de lo que no cabe duda es que la noche en Tokio es una de las más movidas del mundo, con una variedad y posibilidades casi infinitas, y al igual que en cualquier otra cosa, es muy diferente a lo que estamos acostumbrados en occidente.

Los precios, bueno, son muy altos, sobre todo para el alcohol. No hay restricción en los horarios de su venta aunque la edad mínima para consumirlo es de 20 años.

guia de Tokio Clubbing en Roppongi
Clubbing en Roppongi.

Otra cosa importante es llevar una identificación con foto, ya sea pasaporte, carnet de conducir, o carnet de identidad, porque si no, no te dejan entrar en las discotecas.

En cuanto a los horarios, como no hay servicio de metro o tren hasta las 5:30 de la mañana, algunos locales y la mayoría de las discotecas permanecen abiertos hasta primera hora, cuando el servicio público de transporte funciona otra vez.



 



La cocina japonesa se caracteriza por su variedad de sabores y aromas, su estacionalidad y sobre todo por la frescura de sus alimentos, que continúan siendo la base de una tradición gastronómica influida por la cultura china y evolucionada hasta sus sofisticados platos actuales, mezcla de tradición y vanguardismo culinario.

Su exacerbada sencillez, rayana en la austeridad, se distingue por el diseño de un “conjunto alimenticio” en el que cada ingrediente se identifica por separado, de tal manera que los ingredientes de los platos estarán preparados y presentados por separado, para que el comensal los deguste por sus cualidades intrínsecas más que por los sabores creados por los cocineros.

En cuanto a su reconocimiento, basta con decir que la gastronomía tokiota ha sido recientemente considerada por el prestigioso ranking de la Guía Michelin como el número uno mundial de la alta cocina con casi el doble de estrellas que París; sus más de 160.000 restaurantes, más que ninguna otra ciudad del mundo, han obtenido un record de 191 estrellas.

Los más famosos y no por ello menos tradicionales platos son el Sushi y el Sashimi, ambos platos elaborados con pescado o marisco crudo. El primero servido junto con arroz cocido aderezado con vinagre de arroz, azúcar y sal y el segundo presentado con diferentes tipos de salsas.

El Sushi se come generalmente en los típicos restaurantes de Sushi, donde los clientes se sientan en la barra y hacen sus pedidos uno a uno al chef. También hay cadenas muy populares de restaurantes de Sushi con cintas transportadoras donde se pueden coger pequeños platos con dos piezas de Sushi transportados por una cinta que pasa por el mostrador por delante de los clientes, o pedir un encargo especial si no se ve nada que guste en la cinta.

Otro de los platos favoritos de los japoneses es la Tempura, importada desde Portugal en el siglo XVI gracias a los navegantes portugueses. Esta cocinado a base de verduras fritas, marisco y pescado y generalmente acompañado de salsa de soja.

guia de Tokio Delicias de sushi
Delicias de sushi.

El tofu de origen chino, obtenido de la coagulación de la leche de soja, sirve de base para varios platos tradicionales como el Hiyayakko, simplemente tofu, o el Tofu Agedashi, en el que se sirven cubitos fritos de tofu en caldo caliente.

Lo que está claro es que el pescado es el ingrediente estrella de la cocina entre los tokiotas, y no es por casualidad, de hecho ni siquiera es porque la ciudad se encuentre a orillas del Pacifico, si no que esta preferencia culinaria se debe más bien al tabú sobre el consumo de carne que siempre ha acompañado a la historia japonesa.

El primer decreto que prohibía la ingesta de carne se remonta a tiempos del emperador Temmu, en el año 675 antes de nuestra era. Decretos parecidos, basados en la prohibición budista de quitar la vida, se promulgaron durante los siglos VIII y IX, y sólo hasta el siglo XV se comenzaron a consumir huevos y carne de granja. Esta exclusión de la carne condujo hacia el gusto especial de los japoneses por el pescado y los productos de la mar e incluso provocó una cierta aversión, aún latente, hacia los sabores aceitosos o grasientos.

guia de Tokio Peces Fugu en un restaurante especializado
Peces Fugu en un restaurante especializado.

Los pescados populares por excelencia son el atún y el bacalao, sin embargo el más conocido de todos es sin duda el pez Fugu, o pez globo, cuya ingesta pueda resultar simplemente mortal. Así es, por muy insensata que la experiencia pueda parecerle a la mayoría de los occidentales, algunos japoneses pagan auténticas fortunas por comer una delicia que podría acabar con su vida en unos instantes.

En el hígado, los ovarios y la piel del pez globo hay una cantidad bastante significativa de uno de los venenos letales más peligrosos del mundo llamado tetradotoxina, que al hacer contacto con la víctima genera un hormigueo en rostro y extremidades, seguido de parálisis y colapso visual, colapso respiratorio y cardiovascular, parestesia, parálisis general y fallo respiratorio. Y lo peor de todo, es que ese veneno no penetra a nivel neuronal, por lo que el afectado está con plena conciencia de lo que ocurre durante todo el proceso y para concluir NO existe antídoto.

Obviamente los restaurantes que lo sirven contratan a cocineros especialistas en su preparación, con licencia para manipular y servir fugu, cuya obtención pasa por un periodo de aprendizaje de entre 2 y 3 años para finalmente someterse a un examen oficial que concluye con una prueba práctica en la que deberá preparar fugu y después comérselo. A pesar de su destreza, los cocineros ocasionalmente yerran en el preparado de esta exquisitez gastronómica y apenas un pelín de neurotoxina olvidada en el plato acaba con la curiosidad y la vida del comensal.

Las formas más populares de ingerir el pez globo es en sahimi o en ensalada y su precio puede rondar los 300€ la ración.

Además de los platos cocinados con pescado la alimentación japonesa está altamente basada en la pasta. Ya sean tallarines o fideos, existen varios modos de cocinarlos y servirlos con varios tipos diferentes de coberturas o caldos calientes. Entre los platos de tallarines destacan el famoso soba o el ramen y con fideos gelatinosos se elabora el shirataki.

También es posible encontrar platos hechos a base de carne como el suki-yaki, mezcla de tallarines con carne de vacuno troceada en finas lonchas, aros de cebolla, huevo y verduras hervidos en una salsa de caldo de pescado, soja, azúcar y sake o el Motsunabe, donde se cocina intestino de vaca con diferentes verduras en una sopa ligera y el yaki-tori, brochetas asadas de pollo con una salsa de soja.

Las comidas sean del tipo que sean se acompañan con el gohan, un cuenco de arroz para complementar los platos fuertes de la comida y de cerveza para beber, costumbre tomada de occidente y muy popularizada hoy en día entre los japoneses. Una vez finalizada la comida, es tradicional beber una taza de ocha, un té verde seguido de un vaso de sake, vino japonés obtenido de la fermentación del arroz que se puede consumir tanto frío como caliente.

Las opciones para comer en Tokio son muchísimas y muy variadas, como ya hemos dicho, es la ciudad del mundo con más restaurantes así que se puede comer a casi cualquier hora, los tokiotas comen normalmente al mediodía y cenan entre las siete y las ocho de la tarde.

En los restaurantes, las comidas suelen ser mucho más baratas que las cenas y lo más común es tomar un teishoku, menú del día que cuesta en torno a los 1.000 ¥ y que generalmente incluye arroz, sopa, plato principal y postre aunque el idioma no debe ser un problema para pedir cualquier otro plato porque en casi todos los restaurantes tienen expuestas las replicas de cera de cada plato en los escaparates y las cartas suelen estar traducidas al menos al inglés.

Las calles de Tokio están abarrotadas de todo tipo de restaurantes, desde comida rápida japonesa o de cualquier tipo, a los de más alto estanding situados en lo alto de los rascacielos con vistas a la bahía, pasando por los izakaya, muy populares en Tokyo, de ambiente oficinista, donde se sirven comidas y bebidas para la gente después del trabajo y los yatai, tenderetes callejeros donde se pueden tomar tallarines, tempuras, etc hasta altas horas de la madrugada.

guia de Tokio Replicas de comida en un restaurante
Replicas de comida en un restaurante.

Una zona interesante para comer es Shimokitazawa, en la estación de Shimokita, situada en la línea Odakyu. Sus ajetreadas calles están repletas de todo tipo de restaurantes y bares con precios muy competitivos.



 



 Sociedad.


La sociedad japonesa es muy diferente de la occidental… de hecho es diametralmente opuesta, es una sociedad compleja, que compatibiliza a su modo la influencia occidental con sus tradiciones milenarias.

La población tiene un nivel educativo muy alto, con una despreciable tasa de analfabetismo. La educación de los niños está orientada a que logren el perfecto equilibrio físico y mental, lo que les conduce a seguir un inmaculado orden inalterable a lo largo de su vida en todas las facetas. Las consignas son sencillas: Haz tus actividades con toda pasión y si algo sale mal continúa intentando, y no importa lo trivial de la actividad, siempre hay un procedimiento de operación.

De igual modo los convencionalismos sociales son rígidos y se basan en una feroz cortesía y un nivel de detallismo exagerado. Cada petición que se hace a otra persona siempre va acompañada de un por favor “onegai shimasu”, y el “no” jamás será la respuesta, en todo caso darán mil rodeos con el fin de que no ofender a su interlocutor.

El respeto por los demás es tal, que en invierno, las personas que sienten alguna molestia, aunque no muestren síntomas, utilizan una mascarilla para no contagiar a los demás. Otra muestra extrema de respeto es la conciencia de que si algo está tirado es porque a alguien se le olvidó o se le perdió, y jamás cogerán algo que no sea suyo. En los lugares muy concurridos hay oficinas de objetos perdidos.

guia de Tokio Sociedad

Es común que las personas dejen sus bicicletas en la vía pública y ahí permanezcan durante varios días sin que nadie las toque.

La otra gran característica de la sociedad japonesa es por supuesto su gran autodisciplina en el trabajo. Trabajar mucho está considerado tradicionalmente una virtud y el absentismo es extremadamente bajo. Los trabajadores japoneses raramente tienen días libres y es normal que no se tomen todos los días de vacaciones que les corresponden, además, no ofrecen resistencia a hacer horas extras o trabajos en días de fiesta.

Debido al pesado ambiente de rigidez y presión al que se ven sometidos los japoneses en el trabajo, durante sus vidas de estudiante, y en la vida en sociedad en sí… y junto al hecho de que Tokio es la mayor aglomeración urbana del mundo, están surgiendo un importante número de extraños trastornos mentales que afectan cada vez a un espectro mayor de la sociedad.

Muchas de estas extrañas neuropatías son lo suficientemente graves como para que se registren más de 32.000 suicidios al año en Tokio, sin embargo otros muchos ciudadanos padecen todo tipo de trastornos sin tratar, en silencio, durante toda su vida.

Este ambiente de estrés y presión también está provocando que el crecimiento de la población japonesa esté cayendo alarmantemente: el índice de fecundidad es de 1,3 hijos por mujer, lo que sumado a que la esperanza de vida supera los 81 años, provoca que la población japonesa también sea una de las más longevas del mundo.

Como podemos ver la sociedad japonesa no está en absoluto exenta de problemas… podemos añadir problemas relativamente estúpidos como los tocaculos en los trenes, o algo más graves, como los yakuza, sin embargo curiosamente nadie dice nada y nadie hace nada, simplemente hacen como si no pasara nada y como si fuera a solucionarse solo.

Un extraño y remarcable fenómeno que ocurre en las principales ciudades del país es el creciente desinterés por la práctica del sexo en pareja. Los jóvenes nipones prefieren las relaciones virtuales a través de internet y consideran que el amor es un obstáculo para sus carreras. Un tercio de los hombres menores de 30 años nunca ha salido con una mujer y el 45% de las mujeres y el 25% de los hombres menores de 24 años, declaran no tener interés en el sexo.

La sociedad japonesa es tan distinta de las nuestras que para ellos en realidad el problema de los “sin sexo”, no es un problema, es solo el resultado lógico de un país que sigue tildando el sexo como un tema tabú y en el que la mayoría de sus habitantes no habla de su vida íntima.

La juventud está simplemente más interesada en otras cosas y no desean que el sexo les perturbe. Posiblemente la mayor de sus aficiones, además de los videojuegos, sea la moda, y pasearse por Shibuya o Harajuku mostrando los más diversos y extravagantes estilos de vestimenta.

Así, entre otras tribus urbanas, encontramos lolitas y kodona, chicas y chicos respectivamente portando ropas al estilo victoriano, Oshare Kei, criaturas andróginas relacionadas con el techno y el happy hardcore, Ganguro girls, que exageran el estilo californiano, Rockabilly portando tupes de hasta medio metro de altura (de verdad) y sobre todo Cosplay, disfrazados de sus ídolos de música, personajes manga, anime o personajes occidentales.

La verdad es que cada pequeño detalle de la sociedad japonesa puede acabar llamándonos la atención de un modo u otro, así que para resumir, concluiremos nombrando el resto de factores fundamentales solo por encima: los hombres, al igual que las mujeres son muy machistas, la jerarquía es importantísima y nadie se la puede saltar, inclusive físicamente, y a pesar de que los japoneses no sean xenófobos, en algunos aspectos tienen una percepción de superioridad frente a algunos países y en algunos aspectos piensan que occidente está bastante atrasado.



 Museos.


Tokio cuenta con más de 50 museos y galerías de arte, que pueden resultar estupendos para conocer más de cerca la cultura asiática, especialmente la japonesa, pero sin embargo realmente no son el fuerte en el panorama cultural de la ciudad, ya que solo unos pocos de estos son de verdadero interés cultural.

Indudablemente los más importantes son los localizados en el parque Ueno, donde se concentran museos con colecciones de gran calidad artística como el Museo Nacional de Tokio, el Museo Oriental, el Museo Nacional de Arte Occidental y la Galería Metropolitana de Arte de Tokio. Junto a estos también se encuentran, el Museo Nacional de Ciencias y el Museo Shitamachi, donde podremos ver cómo era la ciudad antes de la devastación provocada por la Segunda Guerra Mundial.

guia de Tokio Museo Edo-Tokyo
Museo Edo-Tokyo.

Otros dos museos importantes se sitúan no muy lejos, en Ryogoku, a orillas del río Sumida, donde no podremos eludir visitar el Museo Edo-Tokyo, en cuyo interior se ofrece una visión de la historia, arte y elementos y costumbres de la vida del pasado de la ciudad, desde finales del siglo XVI hasta su revolución industrial. El otro museo es el del Sumo, situado en la Arena profesional de Sumo de Kokugikan.

En Odaiba se localizan el Museo Nacional de Ciencia Emergente e Innovación, donde podremos echarle un vistazo al futuro, y el Museo Marítimo, situado en un singular edificio con forma de barco.

Dos museos también muy recomendables son el Museo de Arquitectura al Aire Libre de Edo-Tokyo, donde se yerguen 30 construcciones perfectamente restauradas del período que abarca desde el año 1600 hasta la década de 1940, y el Museo Ferroviario, ambos bastante alejados de las zonas más céntricas de la ciudad.

El resto de museos se diseminan a lo largo y ancho de la ciudad, generalmente en torno a las estaciones más importantes de transporte en el centro de Tokio, y están dedicados a expresiones artísticas menos clásicas, como el Museo de Publicidad de Tokio y el Museo Metropolitano de Fotografía de Tokio, o a exhibir colecciones de curiosidades, como por poner algún ejemplo práctico, el Museo de los Parásitos, el Museo de Lavandería o el Museo de los Botones.

Revisa la sección de museos de esta guía, donde se describen los museos más importantes de la ciudad y se facilitan sus datos básicos.



 Artes escénicas.


Lógicamente y debido a que las artes escénicas clásicas occidentales no existieron jamás en Japón hasta la llegada del siglo XX, la música clásica, el ballet o la ópera no alcanzan en Tokio, a pesar de su importancia y tamaño, la dimensión de la que disfrutan ciudades clásicas centroeuropeas como Viena, Praga o Salzburgo.

De hecho para disfrutar de las artes escénicas clásicas en Tokio la oferta se ciñe casi exclusivamente a lo agendado por el Teatro Metropolitano de Tokio y por el Bunka Kaikan.

El Teatro Metropolitano de Tokio se localiza cerca de la estación de Ikebukuro, en el Tokyo Metropolitan Art Space, un fantástico complejo que abrió sus puertas en octubre de 1990 con el objetivo de proporcionar un lugar para el arte y la cultura a los ciudadanos de Tokio, y a su vez, funcionar como plataforma para el intercambio cultural internacional. Su sala principal se utiliza para presentaciones de música clásica, teatro, musicales, danza y una amplia variedad de otros géneros además de conciertos de orquestas sinfónicas de primer nivel.

En su interior destaca el órgano que, con alrededor de nueve mil tubos, está considerado uno de los mayores de su tipo en el mundo. Posee dos caras, entre las que alterna girando180° sobre su eje. Una combina con la moderna imagen del teatro, mientras que la otra es más clásica y entre ambas permiten tocar tres modalidades de sonido, según la época y la tonalidad de la pieza a interpretar.

Web oficial del Teatro Metropolitano de Tokio

La segunda institución en importancia de este tipo es el Bunka Kaikan, situado en el parque Ueno, donde demás de conciertos, se ofrecen también, casi a diario, representaciones de ópera y ballet entre otras artes de interpretación. El Bunka Kaikan también es muy famoso en el mundo entero por el Concurso de Música de Tokio, una competición dirigida a la búsqueda de nuevos intérpretes.

Web oficial del Bunka Kaikan

En el panorama de las artes escénicas tradicionales japonesas, el kabuki es la referencia. Sus raíces se remontan a la época de Edo y es reconocido como una de las tres artes escénicas clásicas de Japón junto con el noh y el bunraku. Está reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO.

En el Kabuki se representan básicamente dramas. Introduce acciones muy exageradas que se mezclan con canto, baile y habilidad, como se desprende de su nombre (cantar (ka), bailar (bu), y habilidad (ki)), acompañado de un complejo maquillaje, trajes de elaborado diseño y música tradicional.

Escenografías dinámicas compuestas por plataformas giratorias, pasarelas y trampillas, permiten el desarrollo de efectos visualmente impresionantes que acaban cautivando a cualquier público, a pesar de no entender ni jota.

Las obras se basan generalmente en acontecimientos históricos, dramas amorosos, conflictos morales y sobre todo en cuentos de la tragedia de la conspiración u otras historias conocidas. A menudo se representa sólo una parte de una historia, por lo que es altamente recomendable averiguar algo de la historia completa antes de asistir a un acto. En algunas salas, es posible alquilar audífonos que ofrecen narraciones y explicaciones en inglés.

El más famoso teatro de Kabuki en Tokio es el Kabuki-za, situado en Ginza, en Harumi dori 84-12-5 Ginza, Chuo-ku, y en él se representan diariamente, por la mañana y tarde, obras divididas en actos que se pueden disfrutar independientemente.

guia de Tokio Acto de una representación de kabuki
Acto de una representación de kabuki.

Web oficial de Kabuki-za

Hay que tener dos factores básicos en cuenta para comprender bien una representación de kabuki. Para comenzar, las mujeres no pueden participar de ello, así que varios actores del kabuki masculinos son por tanto especialistas en interpretar papeles femeninos. Todos aquellos que aparezcan en el escenario completamente vestidos de negro… no existen, solo ayudan a la correcta representación de los actos.

Una práctica aceptada por la audiencia es gritar los nombres artísticos de los actores en un momento apropiado como muestra de apoyo.

El bunraku por su parte es algo muy parecido al kabuki, pero los actores son sustituidos por marionetas, mientras que el noh es otra forma clásica de teatro, pero a diferencia del kabuki se representa en una tarima elevada y rodeada del público por dos lados. En uno de los otros laterales hay un balcón con un coro de diez cantantes y al fondo, un estrado para cuatro músicos.

El Teatro Nacional, justo al oeste del Palacio Imperial Kokyo, es el lugar donde asistir a cualquier arte escénica clásica en la ciudad.

Web oficial del Teatro Nacional



 Deportes.


A nivel deportivo, a los japoneses les encanta el béisbol, el fútbol y las artes marciales; Judo, Kendo, Karate, Aikido o Kyudo son algunas de ellas originarias de Japón, pero de todas las luchas destaca sobre todo el Sumo, combate donde dos luchadores de grandes proporciones se enfrentan en un circulo con el objetivo de echarse el uno al otro del mismo. Su origen se aproxima a hace cerca de 2.000 años y sigue una serie de reglas y rituales supervivientes de una larguísima tradición.

Los grandes torneos de Sumo en Tokio, celebrados en enero, mayo y septiembre, se practican actualmente en la arena de Kokugikan, situada en Ryogoku, y donde además podremos visitar el Museo de Sumo. El emperador en persona asiste normalmente al torneo de mayo. Los entrenamientos de sumo se llevan a cabo en los establos, o beya, y muchos permiten la entrada de espectadores.

De entre los deportes de masas, el beisbol es el más seguido por los aficionados. El equipo más popular de Tokio, y del país, los Gigantes de Yomiuri, juegan en el Tokyo Dome, situado en el municipio de Bunkyô, y cuya asombrosa estructura “inflable” suele acoger demostraciones y grandes encuentros de otros deportes como el baloncesto o el fútbol americano.

guia de Tokio Combate de Sumo en Ryogoku
Combate de Sumo en Ryogoku.

El edificio del Tokyo Dome también alberga el Salón de la Fama del Béisbol Japonés, ocupado de preservar y promocionar la historia del béisbol en el país.

En cuanto a la Liga profesional japonesa de fútbol, conocida como J. League, incluye dos alineaciones tokiotas: el F.C. Tokyo y el Tokyo Verdy 1969, ambos con sede en el estadio Ajinomoto, ubicado en Chofu.

Otros deportes seguidos y practicados en mayor o menor medida en la ciudad son el atletismo, el baloncesto, el boxeo, el golf, el tenis y sobre todo, los deportes de motor, cuyos emocionantes lances se desarrollan en los cercanos circuitos de Suzuka speedway y de Fuji Speedway, cuyas pistas son testigo de los trepidantes adelantamientos de importantes campeonatos como la formula 1 o el mundial de motociclismo.

Por último hay que destacar que el Comité Olímpico Internacional decidió que la treintaidosava edición de los Juegos Olímpicos se celebrará en la ciudad de Tokio en 2020 por segunda vez, pues ya se hizo antes en 1964.

Aquellos Juegos Olímpicos de 1964 tuvieron un gran impacto urbano en la ciudad, ya que se construyeron grandes obras de infraestructura deportiva, turística, de comunicaciones y de servicios, y justamente, la mayoría de los recintos utilizados en aquella ocasión serán remodelados y usados nuevamente para el 2020.



 Eventos.


La vida cultural tokiota es muy próspera, sus ciudadanos están muy interesados al respecto y además pueden disfrutar de una gran oferta cultural gracias al importante número de museos de todas las temáticas, junto a multitud de salas de conciertos, teatros y una apretada agenda anual llena de eventos y festivales para todas las edades y todos los gustos.

Los eventos más populares son sin duda alguna los matsuri, festivales locales de arraigada tradición patrocinados por un santuario o templo local, aunque también pueden ser seculares.

La mayoría de los festivales se celebran anualmente y conmemoran a la deidad del santuario o a un evento de temporada o histórico. Algunos de ellos pueden durar varios días.

El elemento más importante de los festivales japoneses son las procesiones, en las que los espíritus kami del santuario local son paseados a lo largo y ancho del barrio encerrados en el mikoshi, un pequeño templete transportado de muy diversas maneras por los integrantes de la procesión.

La mayoría de los festivales también cuentan con coloristas carrozas decoradas que acompañan al mikoshi y que acompasan el recorrido con música de tambor y flauta interpretada por las personas que se sientan en las carrozas. Cada festival tiene sus propias características. Mientras que algunos son tranquilos y promueven la meditación, la mayoría se pueden definir como más enérgicos y ruidosos.

guia de Tokio Procesión durante el matsuri de Sanja
Procesión durante el matsuri de Sanja.

Primavera

La primavera arranca en Tokio con las celebraciones del Equinoccio de Primavera, el día 21 de Marzo, y los japoneses suelen reservar este día para visitar los cementerios.

Otra costumbre muy representativa del Setsubun, la fiesta del equinoccio de primavera, es el mamemaki o lanzamiento de judías, que se celebra en casi todos los templos de todo el país. El primer lugar donde este rito se llevó a cabo con la participación del público fue, como no, el templo Sensoji, y el esplendor que alcanzó aquel día quedó registrado en la guía ilustrada Edo Meisho Zue. En Sensoji el típico eslogan del mamemaki no es "oni wa soto" (¡fuera demonios!), como es normal, sino "senshubanzei fuku wa uchi" (que haya fortuna por toda la eternidad), ya que se considera que frente a Kannon, el Dios que se venera en el templo, no puede haber demonios.

Durante la segunda quincena de marzo se celebra el Tokyo anime fair en las impresionantes instalaciones del Tokyo Big Sight, situadas en Odaiba y donde millares de amantes del anime se reúnen para disfrutar de las nuevas creaciones de este particular estilo de animación japonesa.
Tokyo anime fair

A finales de marzo y principios de abril la floración de los cerezos llena los parques de la ciudad de preciosos paisajes, muy apreciados por los japoneses, que salen en tropel con sus cámaras de fotos a invadir cada parque o cementerio de la ciudad. Este es también el momento en el que comienza la “temporada” del ikebana, el arte japonés de la disposición floral de los jardines, que busca crear una línea armónica característica por el uso de los colores para encontrar un elegante y rítmico diseño.

El ikebana se centra en expresar las estaciones anuales a través de la simbología de cada flor y se lleva a cabo solo en algunos de los jardines tokiotas, donde los japoneses practican el anami, o arte japonés de observar la belleza de las flores.

guia de Tokio Cerezos en Flor en Ueno
Cerezos en Flor en Ueno.

Algunos de los más importantes jardines tokiotas son el Koshikawa Korakuen, próximo a la estación de Korakuen y accesible desde la línea Marunouchi o desde la estación de JR Sobu, el Rikugi-en, en el área de Ikebukuro, estación Komagome de la línea Yamanote o el Hama-rikyu y Ueno, de los que se puede leer más en esta guía en la sección de que ver en la bahía de Tokio.

Durante abril y hasta principios de mayo se celebra el Festival de las Azaleas en el Santuario de Nezu, donde se exhiben más de 3000 azaleas de 50 variedades diferentes. Los fines de semana se celebran además conciertos de Taiko (tambores japoneses) y Koto (harpa japonesa), además de poder disfrutar de la ceremonia del té.

El 29 de abril se celebra el Día de Showa, cumpleaños de Hiroito, el anterior emperador de Japón, y momento en el que comienza la famosa Golden week, cuando la mayoría de los tokiotas se cogen las vacaciones.

Al día siguiente, el 30, el templo Okunitama celebra su matsuri, conocido como Kurayami, que incluye fuegos artificiales, carreras de caballos, concurso de música y desfile de O-Mikoshi.

A principios de mayo, el día 3 se conmemora la constitución del Japón, creada por los norteamericanos tras la guerra. El día 4 es el día verde, dedicado al medio ambiente y la naturaleza y el 5, el día de los niños, reservado a implorar que los hijos tengan éxito poniendo muñecos, igual que el día de las niñas, celebrado el día 3.

A mediados/finales del mes, generalmente en torno a al día 20, se celebra uno de los más famosos y espectaculares matsuris de la ciudad: el Sanja Matsuri de Asakusa. El festival conmemora a los tres fundadores del templo de Sensoji, consagrados como dioses sintoístas (kami) en el Santuario de Asakusa, al lado del templo. Casi dos millones de personas visitan Asakusa durante los tres días del festival, por lo que es uno de los tres festivales más grandes de Tokio junto con el Kanda Matsuri y el Sanno Matsuri.

El Sanja Matsuri cuenta con cerca de un centenar de mikoshi, santuarios portátiles, en los que los kami desfilan simbólicamente por las calles del barrio para traer buena fortuna a los negocios y residentes locales.

Desde principios de junio hasta mediados de julio es temporada de lluvias en Japón, por lo que no hay demasiados eventos agendados, sin embargo se celebran dos importantes matsuri: el Torikoe Matsuri, destacable por su enorme mikoshi de 4 toneladas de peso y el Sanno Matsuri, considerado también uno de los grandes festivales de la ciudad. Destaca por sus multitudinarios y vistosos desfiles en el corazón de Tokio en trajes típicos de la época de Edo. La apoteosis se alcanza durante el gran desfile en el que sus dos mikoshi desfilan acompañados de magníficas carrozas.

Verano

El verano y Julio comienzan con el mercado de Plantas de Otomisan de Asakusa, donde durante los dos primeros días del mes podremos disfrutar de un agradable y colorista paseo por las calles más concurridas del barrio. Y más floristería, la Feria de Campanillas de Iriya es el mayor mercado de campanillas del país y se celebra entre el 6 y el 8 de julio en Iriyakishimojin, en la calle Kototoi-dori, donde encontraremos multitud de puestos de estas bellas flores que empezaron a ser populares a finales de la era Edo.

El día 7 tiene lugar el festival de Tanabata en varios templos de la ciudad. La costumbre más popular durante la festividad es escribir nuestros deseos en un trozo de papel, y colgarlo de un árbol de bambú especialmente erigido, con la esperanza de que los deseos se hagan realidad.

A mediados de mes el Festival de Verano de Ueno ofrece un sinfín de actividades de todo tipo que incluyen mercadillos de antigüedades, exhibiciones de esculturas de hielo y flores, linternas flotantes, conciertos, etc. En el parque de Ueno.

Durante tres días, también a mediados de Julio, los japoneses celebran el Obon, una festividad japonesa de tradición semirreligiosa que honra a los espíritus fallecidos de sus antepasados. Destaca la ceremonia de Toro nagashi, en la que los participantes encienden centenares de farolillos flotantes.

El tercer lunes de Julio se celebra el Día del Mar, que conmemora la llegada del emperador Meiiji de un viaje en barco desde Hokkaido en el 1876 y es el día en que los japoneses agradecen la riqueza de los recursos del mar que les rodea. Merece la pena acercarse a Odaiba, donde multitud de voluntarios encienden linternas en la costa de la playa.

guia de Tokio Linternas flotantes
Linternas flotantes.

A finales de mes destaca el matsuri Kagurazaka, uno de los festivales tokiotas más impregnados de sabor tradicional centrado en el templo Bishamontenzenkoku-ji, junto a la estación de Lidabashi. Durante el festival se celebra el mercado de alquequenjes, cuyo fruto es una baya globulosa de color rojo escarlata, parecida a la cereza, y está envuelta por una cubierta de color rojo escarlata en forma de linterna japonesa. Los restaurantes en torno al templo sacan a la calle decenas de puestos de venta.

Para finalizar el mes, podemos disfrutar de los más espectaculares castillos de fuegos artificiales de todo Japón a orillas del Sumida durante el festival Sumida Hanabi.

En agosto podemos disfrutar de las espectaculares exhibiciones de artes marciales del Nippon Budokan, un magnífico pabellón dedicado a la lucha y ubicado en el Parque Kitanomaru, en el centro de Tokio, a dos minutos de la Estación del Metro de Kudanshita, y cerca del Santuario Yasukuni.

A finales de mes, el Carnaval de Samba Asakusa, la versión nipona del festival de Río, congrega a miles de personas en un multitudinario festival de samba por las calles de Asakusa con desfiles y concursos de grupos de baile de samba.
Carnaval de Samba Asakusa

En paralelo y al lado opuesto de la ciudad, podemos pasearnos por el festival Super Yosakoi, que trae la danza tradicional yosakoi desde su lugar de nacimiento en la ciudad de Kochi al vanguardista centro de la moda de Harajuku. El punto culmen del festival es el desfile de la danza nagashi-odori a lo largo de la calle peatonal de Omotesando.
Super Yosakoi

A principios de Septiembre Tokio celebra el prestigioso festival internacional de Tokyo Jazz, uno de los principales festivales de jazz de Asia con la participación de artistas internacionales de primera línea y bandas japonesas.
Tokyo Jazz

También a principios de mes, Ikebukuro celebra su matsuri local: el Fukuro; en este caso y como se corresponde con el carácter del barrio, de marcado enfoque comercial. De hecho, esta festividad surgió en 1968 como un acto promocional patrocinado por los principales grandes almacenes de Ikebukuro. Desde entonces ha crecido hasta convertirse en uno de los eventos más grandes de la comunidad, que incluye una espectacular ceremonia de apertura con desfiles de mikoshi, espectáculos de tambor taiko, danzas del león, festival de música hayashi, y demostraciones de danza de Okinawa Eisa.

Cada 8 de Septiembre el distrito de Meguro se anima con las celebraciones del matsuri Sanma Meguro, durante el que más de 7.000 piezas de caballa a la parrilla son degustadas en las zonas en torno a la estación de tren.

Alrededor del día 15 podemos asistir a varios eventos. Por un lado se celebra el Tokyo Game Show, la segunda feria de videojuegos más importante del mundo, que tiene lugar en Makuhari Messe (Chiba), mientras que en el Santuario Nezujinja, podemos asistir a uno de los matsuri más tradicionales de la ciudad, durante el cual podremos presenciar las danzas Sanzanomai y Urayasu, entre otras atracciones. Otro festival celebrado a mediados de mes es el dara-dara, el festival más largo de Japón, en el que destacan las exhibiciones de taiko, el tambor tradicional japonés.

guia de Tokio Demostración de la ceremonía del té.
Demostración de la ceremonía del té.

El festival Hagi, también a mediados de mes, atrae a multitud de gente a pasar un día en los jardines de Mukojima-Hyakkaen, junto al río Sumida, donde se puede disfrutar de la elegancia y el buen gusto de las típicas plantas otoñales del Japón.

Finalmente el matsuri Nezu Gongen conmemora el final del verano con variadas representaciones de música y danza tradicional shinto en el distrito de Bunkyo. Durante el equinoccio de Otoño es común que los tokiotas visiten a sus seres queridos en los cementerios de toda la ciudad.

Otoño

El otoño comienza para los tokiotas por un lado con el mítico Gran Premio de Fórmula 1 de Japón y por otra parte, con la muchísimo más tradicional festividad de la ceremonia del té, que conmemora esta milenaria costumbre japonesa en el Museo Arquitectónico al Aire Libre Edo-Tokyo, situado en los terrenos del parque Hama-rikyu.

El mes de octubre está salpicado de eventos entre los que destacan la Feria internacional de cine y la Feria de las artes escénicas japonesas.
Festival/Tokyo
Feria internacional de cine de Tokio

El mes de noviembre arranca para los entusiastas vecinos de Asakusa con los vistosos desfiles con participantes ataviados con las ropas de la época Edo que el Festival Jidai matsuri concentra frente al Nitenmon, en el templo de Sensoji.

Uno de los símbolos nacionales japoneses, el crisantemo, es celebrado en varios festivales cada otoño. Se pueden visitar exposiciones de crisantemos en el templo de Sensoji, Asakusa desde el 1 de octubre al 15 de noviembre, en el santuario de Yushima desde el 1 al 23 de noviembre y en el jardín de Shinjuku Gyoen del 1 al 15 de noviembre.

Mientras tanto en Odaiba podremos acudir a las importantes ferias de IREX, la mayor exhibición del planeta de robots y tecnologías afines, y al Salón del Automóvil de Tokio, ambas celebradas anualmente en las instalaciones del Tokyo Big Sight.
IREX
Salón del Automóvil de Tokio

Los jardines de Rikugi-en en Komagome se iluminan desde finales de noviembre hasta principios de diciembre en este precioso parque de la época de los daimyos de Edo.

A mediados de diciembre tiene lugar en el distrito de Setagaya el Setagaya Boro-ichi, una popular feria que desde sus comienzos, hace más de 400 años, ofrece a sus visitantes una gran variedad de artículos de segunda mano y deliciosa comida típica. El mercado está designado como uno de los bienes culturales populares intangibles de la ciudad.

También a mediados de mes, en el templo de Sensoji, en Asakusa, los puestos en torno al santuario ponen a la venta las raquetas hagoita, indispensables para jugar al hanetsuki, un juego de pelota similar al badmigton y que sirve de divertimento simbólico cada año nuevo. Las hagoita que se pueden comprar aquí tienen también un sentido decorativo y están bellamente decoradas con figuras y dibujos japoneses tradicionales.

Invierno

El invierno empieza para los tokiotas con los preparativos de las festividades del nuevo año entrante. Es un momento de gran actividad ya que para los japoneses es muy importante terminar todo aquello que tuvieran pendiente de hacer, y es que es fundamental recibir el año en las mejores condiciones posibles, es decir con todo acabado y el ánimo dispuesto para empezar nuevos negocios o asuntos.

Las casas se decoran con ornamentos de pino, bambú y flores, y es costumbre que unos días antes de que comience el año se reúnan las familias para hacer la limpieza de la casa, durante la que se tiran las cosas viejas y se cambia el papel de los paneles japoneses.

La Víspera de Año Nuevo, el día de Omisoka, los templos budistas tocan sus campanas las 108 veces equivalentes a los valores negativos que acarreamos los humanos y finalmente, el 31 de Diciembre, tras la cuenta atrás, los tokiotas suelen visitar los templos cercanos esa misma madrugada. Otra costumbre es esperar hasta ver el amanecer desde la cumbre del Monte Takao.

La festividad dura hasta el 3 de Enero y durante esos días son pocos los comercios abiertos y la gente no suele trabajar. Esos días se suelen compartir con la familia y se generalmente sigue con las visitas a los templos más importantes.

Una vez superada la resaca de año nuevo podemos acercarnos al templo Torikoe, en Taito, donde una ceremonia tradicional llena el santuario de fogatas donde quemar los adornos del año nuevo y talismanes viejos u otros objetos.

Durante el mes de Enero los más pequeños acuden al parque de Arakawa Todabashi Ryokuchi para brindar la bienvenida del año nuevo volando las tradicionales Tako, cometas rectangulares hechas de papel con estructura de bambú y decoradas con motivos como samurais, textos en Shodo, etc... La tradición dicta que serán llevadas al cielo por los vientos, otorgando una vida sana y fuerte a los más jóvenes.

Las celebraciones del año nuevo se extienden durante los primeros 15 días del año a nivel local, y casi cada templo de la ciudad celebra algún día de fiesta o ceremonias especiales en sus terrenos.

A finales de mes merece la pena arrimarse al templo Takahata Fudoson, muy cerca de la estación de Takahatafudo, sobre cuya colina se extienden centenares de puestos de venta de muñecos Daruma, unas curiosas figuras votivas sin brazos ni piernas que representan a Daruma, el fundador y primer patriarca del Zen.

guia de Tokio Pila de muñecos Daruma.
Pila de muñecos Daruma.

Los Daruma viejos tienen los días contados, ya que a principios de Febrero es costumbre acercarse al templo Nishiarai Daishi, en el distrito de Adachi, para quemar los muñecos en un ritual que comenzó en el año 1954 para garantizar la seguridad en el hogar y el éxito en los negocios …. y para comprar otros nuevos muñecos que quemar el año siguiente.

Los días de mediados de febrero son la mejor época para contemplar los ciruelos en flor del festival de los ciruelos de Bunkyo, en el templo Yushima Tenman-gu, y del festival de los ciruelos de Setagaya, que además incluye diversos eventos como recitales de música koto, lecciones de haiku o ceremonias del té al aire libre.

Febrerillo el loco termina con la popular Marathon, clasificada para todo tipo de modalidades imaginables, cuyos corredores recorrerán las principales calles y parques de la ciudad en busca de sus límites.

Cada 3 de marzo el santuario de Meiji-Jingu, en Harajuku, celebra el matsuri Hina, una tradición originada en el periodo Heian, desde cuando centenares de muñecas japonesas y casitas de muñecas adornan el Santuario, además el primer domingo de marzo se celebra el popular Nagashi-bina, otra antigua ceremonia tradicional durante la que se colocan muñecos de papel o madera sobre unos pequeños barcos que se ponen a la deriva en el río o el mar, con la creencia de que así se llevan consigo los malos espíritus.

El segundo domingo del mes, el templo de Yakuoin, en el monte Takao, se convierte en escenario del matsuri Takaosan Hiwatari, entre cuyos tradicionales rituales de demostración ascética destaca el Hiwatari, que consiste en que los monjes caminan sobre carbones candentes.

Para ir concluyendo con este repaso de las más representativas festividades tokiotas no podemos pasar por alto la multitudinaria Fiesta de la Aparición del Kannon de Asakusa, que conmemora cada 18 de marzo el día en que dos hermanos pescaron una estatua del dios Kannon en el río Sumida. La leyenda cuenta que a pesar de devolverla a sus aguas, está siempre volvía a sus manos, así que en el 645 se decidió construir un templo en honor a la deidad y así nace el prolífico en festividades templo Sensoji.





©Copyright: AllWorldGuides Ltd /Reg: 8727139. - All Rights Reserved 2015.
145-157 St. John Street, London, EC1V 4PW. - info@allworldguides.com.